Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque-escuela colombiano “ARC Gloria” arribó esta mañana al puerto de Cádiz, donde permanecerá hasta el próximo lunes. Realiza un crucero de instrucción con guardiamarinas de la Academia Naval Militar de su país y el pasado 26 de junio zarpó del puerto de Cartagena de Indias. A su llegada fue recibido por el embajador de Colombia en España, Fernando Carrillo y la cónsul en Sevilla, Laura Arango. A bordo trae, además, una exposición cultural de su país, que podrá ser visitada por el público.

Construido en Astilleros y Talleres Celaya, en Bilbao, el contrato fue firmado el 6 de octubre de 1966. Botado el 2 de diciembre de 1967, entró en servicio en octubre de 1968. Es el más antiguo de los cuatro buques veleros construidos en el desaparecido astillero y en su viaje de entrega zarpó de Ferrol y cruzó el Atlántico hasta recalar en Cartagena de Indias. Aparejado de brickbarca, desplaza 1.300 toneladas y mide 67 m de eslora total, 10,60 m de manga y 4,80 m de calado.

El buque-escuela “Gloria” se encuentra en el puerto de Cádiz

Foto: Eduardo Bianchi

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Presidido por el embajador de España en EE.UU. y con la presencia del alcalde de Pensacola y de otras autoridades locales, los guardiamarinas embarcados en el “Juan Sebastián de Elcano” participaron en una ofrenda floral ante el busto en honor del general Bernardo de Gálvez, sito en Fort George, Pensacola. 

El general Gálvez, nacido en Macharaviaya (Málaga) y reconocido por el Congreso de EE.UU como ciudadano honorario el pasado diciembre, entró en 1781 al mando de cuatro buques en la angosta bahía de Pensacola fuertemente defendida por fuerzas británicas. Su heroica acción desembocó en la rendición de los británicos en la batalla de Pensacola, hito decisivo en la Guerra de la Independencia estadounidense. 

DCIM101MEDIA

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, a su llegada a Pensacola

El buque-escuela español permaneció atracado en Pensacola desde el 27 de mayo hasta el 1 de junio, coincidiendo con la Fiesta de las Cinco Banderas, en referencia a los cinco gobiernos que han tenido soberanía sobre la ciudad a lo largo de la historia, España el primero de ellos. Dotación y alumnos fueron partícipes de ceremonias y celebraciones, a las que se añadieron las recepciones ofrecidas por la Liga Naval y la Marina de EE.UU., informa la Armada española. 

Pensacola mostró, en la séptima visita del buque a la ciudad, su especial cariño y agradecimiento a España, engalanando las principales calles con numerosas banderas rojigualdas. A pesar de las altas temperaturas, más de nueve mil personas visitaron el barco, convirtiéndose en el puerto que más visitantes ha recibido durante el presente crucero de instrucción. 

Antes de zarpar, el escuadrón acrobático de la Marina, los Blue Angels, sobrevoló el buque, mientras a bordo se entregaban premios a escolares por sus trabajos sobre la figura del general Gálvez. Tras ser despedido en bahía por una multitud de embarcaciones, el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” inició la derrota en demanda de Boston, su última escala prevista en el continente americano.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Sesenta y dos años, nada menos, hacía desde la anterior escala del buque-escuela Juan Sebastián de Elcano” en el puerto de Ceuta. De ahí que, como siempre ocurre cada vez que el emblemático embajador flotante de España arriba a cualquier puerto, el número de visitantes sea considerable. En el caso que nos ocupa, además, fue objeto de un cálido recibimiento institucional y en el Palacio de la Asamblea ceutí se celebró una recepción en la que el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas, se refirió que Ceuta comparte con el buque-escuela “esencia, identidad y carácter”.

La anterior escala se produjo en 1953.  Ha pasado demasiado tiempo y bien queremos sugerir al Estado Mayor de la Armada la consideración de que el buque-escuela pueda visitar en los próximos años aquellos puertos del país donde todavía no ha estado o en los que hace mucho que no está. Mañana arribará de nuevo al puerto de Las Palmas de Gran Canaria –comandante, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro– en la segunda escala de su 86º crucero de instrucción.

La Asamblea de Ceuta ofreció una recepción en su sede

Informa la página web del Gobierno de Ceuta que, cuando el barco entró en servicio en 1927, coincidió con la inauguración del Palacio de la Asamblea ceutí, acto que contó con la presencia del rey Alfonso XIII. En su primera vuelta al mundo, en 1928, iba a bordo del buque-escuela un ceutí llamado Cristóbal Serrán, cuyo hijo Ginés escribió “La memoria del viento”, un diario confeccionado con los recuerdos que atesoraba su padre de aquel crucero. Casualidades de la vida, el actual comandante del buque también vivió parte de sus años infantiles en  Ceuta.

Foto: gobiernodeceuta.es

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” zarpó este mediodía desde el puerto de Cádiz en la primera singladura de su LXXXVI crucero de instrucción. En esta ocasión han embarcado 76 guardiamarinas de cuarto curso de la Escuela Naval Militar de Marín, así como 14 aspirantes a cabos primeros de la Escuela de Especialidades de La Graña en Ferrol.

Está previsto que el buque –comandante, capitán de navío Enrique Torres– haga escala en los puertos de Ceuta, Las Palmas de Gran Canaria, Río de Janeiro, Montevideo, Punta Arenas, Valparaíso, El Callao, Veracruz, Pensacola y Boston para arribar a Marín en julio en los días previos a la festividad de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de la Armada.

Numerosas embarcaciones despidieron al buque-escuela de la Armada española

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La memoria fértil nos hace desgranar el rosario de los recuerdos de un blanco sueño de juventud. Viendo las imágenes que nos brindan nuestros amigos Manuel Candal Casado y Quique Blanco Tarrela, testigos presenciales de la llegada el pasado domingo del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” a la ría de Pontevedra, donde se encuentra la Escuela Naval Militar, de regreso de su 85º crucero de instrucción, evocamos el paso del tiempo, medido en años, en el que viajamos a bordo del gallado velero. 

Del sonido agudo del silbato del contramaestre en las maniobras, del izado y el arriado de las velas, de los travesaños a mano para virar el cabestrante, de las guardias de mar en los alerones del puente abierto, de la mar mansa y a veces brava, del crujido seco del casco tras el duro pantocazo, de los rociones de salitre impregnando el rostro, del ruido ligero del agua en el costado, de la escora permanente a babor con el velamen desplegado, de la limpieza rítmica de la cubierta, de los ratos de asueto en el combés y en la malla del bauprés, del momento del rancho, de las clases y las partidas de cartas y dominó en la camareta, del toque de diana y el toque de oración, del compañerismo entrañable hecho virtud y el trato amable y respetuoso del comandante, los oficiales y los suboficiales, de la misa dominical con el páter, de la bandera de España, majestuosa, grande y hermosa aleteando al viento y dejando por la popa una estela de espuma fina y efímera…

El embajador navegante de España regresa a la Escuela Naval Militar

Ha pasado el tiempo y la evocación de aquella experiencia vivida y cada día más lejana, se resiste a dejar de ser algo cercano y por momentos nos hace pensar que hemos vuelto a bordo. Y de alguna manera así sucede. No existían entonces las nuevas tecnologías que hoy nos invaden y la vida cotidiana tenía su dosis de monotonía y también de agudeza e ingenio. Las horas pasaban lentas y a veces parecía que el tiempo se había detenido. La memoria fértil, como decíamos, se mantiene desde entonces como un blanco sueño de juventud, acaso uno de los más hermosos de nuestra vida.

En las bellas imágenes de los distinguidos colaboradores gallegos, vemos al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” con el aparejo aferrado y sobre la máquina, dando avante para atracar estribor al muelle de torpedos. Mañana, 16 de julio, será testigo destacado de la celebración de la festividad de la Virgen del Carmen, Patrona de la Armada española y de las gentes de la mar, en cuyo transcurso se procederá a la entrega de los despachos a los nuevos oficiales.

La llegada del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” siempre es un acontecimiento

Ayudado por dos remolcadores maniobra para atracar al muelle de la Escuela Naval

Fotos: Manuel Candal Casado y Quique Blanco Tarrela

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con el aparejo aferrado y sobre la máquina y los acordes de “Ganando barlovento” de la banda de música, esta mañana arribó de nuevo al puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”. Atracó por la banda de estribor al muelle de ribera, con la ayuda de los remolcadores “VB Canarias” y “VB Risban”. A su llegada fue recibido por las autoridades navales y las salvas de honor y desfile de los miembros de la Asociación Histórico Cultural de la Gesta del 25 de Julio de 1797, que dirige Javier Gorostiza. Aquí permanecerá hasta el próximo lunes, en que se hará de nuevo a la mar largando velas para adentrarse en el Atlántico inmenso, camino de la América hispana.

Los remolcadores “VB Risban” y “VB Canarias” auxilian en la maniobra

Después de Cádiz, Santa Cruz de Tenerife es el puerto que más ha visitado

Dentro de las actividades previstas durante su escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, el comandante del buque, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro, impartirá esta tarde a las 19,15 h la conferencia titulada “El Juan Sebastián de Elcano, embajador y navegante”, dentro del ciclo organizado con motivo de la exposición dedicada a Jorge Juan y la Ilustración y que se celebrará en la sede de la Fundación CajaCanarias.

El público que lo desee podrá visitar el buque en el siguiente horario:

Sábado día 8: 10 a 13,30 h y 15,30 a 17,30 h.

Domingo día 9: 10 a 12 h y 15,30 a 18,30 h.

El acceso para las visitas será en vía peatonal por la estación marítima.

Recibimiento de la Asociación Histórico-Cultural de la Gesta del 25 de julio de 1797

El rosario de los recuerdos nos hace evocar algunas vivencias imborrables relacionadas con este buque. Entre ellas la escala de 1981 en la que vino al mando del capitán de navío Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto, duque de Veragua y asistimos a la rueda de prensa. En diciembre de ese mismo año zarpó de Cádiz en el que sería sexto viaje de vuelta al mundo. Fue vilmente asesinado por ETA el 6 de febrero de 1986 en Madrid, cuando desempeñaba el empleo de vicealmirante. Su ayudante resultó gravemente herido y el conductor del vehículo también perdió la vida.

El viaje de 1987, en el que vino a bordo Felipe de Borbón. Salimos a recibirlo y despedirlo a bordo de una falúa de Antonio García “el bombero” en compañía de otros colegas de profesión periodística. Paco Almagro, con su buen quehacer, publicó una simpática viñeta que conservamos en nuestro archivo. La Gran Regata Colón 92 y la salida de todos los veleros participantes, grandes, medianos y pequeños de La Gomera y que presenciamos desde el ferry “Benchijigua”. Por cierto que aquella fue la única escala que el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano· ha hecho en el puerto colombino, donde también coincidió con el remolcador de altura “Mahón”.

La escala de enero de 1995, siendo nuestro ilustre y admirado amigo y paisano Amancio Rodríguez Castaños almirante-jefe de la Zona Marítima de Canarias, que así se denominaba entonces el actual Mando Naval de Canarias; la escala de 1997, en la que vino al mando del capitán de navío Sebastián Zaragoza Soto, años después AJEMA y aquella otra en enero de 1998 en la que recibió la Medalla de Oro de La Palma, en el Cabildo Insular, en la que algo tuvimos que ver.

Y el viaje, ese mismo año que hicimos a bordo desde la Escuela Naval de Marín a Cádiz, siendo segundo comandante el entonces capitán de fragata Manuel Rebollo García, que en 2001 sería su comandante y años después almirante general del Estado Mayor de la Armada. La escala de enero de 2012, al mando del capitán de navío Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, en la que compartimos grato encuentro con el almirante Salvador María Delgado Moreno, entonces ALCANAR y hoy ALMART, amigo de días felices. Esta nueva escala tiene para nosotros un encanto especial, pues entre los guardiamarinas se encuentra Álvaro Couce Sánchez, primogénito del capitán de fragata Antonio Couce Calvo, compañero de promoción del Príncipe de Asturias y amigo extraordinario y entrañable.

El buque-escuela permanecerá en Santa Cruz de Tenerife hasta el próximo martes

Durante algo más de cuatro meses, el buque-escuela tiene previsto cruzar el océano Atlántico en dos ocasiones. Desde Santa Cruz de Tenerife continuará viaje a Praia (Cabo Verde), Cartagena de Indias (Colombia), Santo Domingo (República Dominicana), Nueva York (Estados Unidos), Dublín (Irlanda), Hamburgo (Alemania) y Oslo (Noruega). La escala en la capital noruega será la más septentrional en los 86 años de vida del buque y después continuará a la Escuela Naval Militar en Marín (Pontevedra), donde finalizará el 85º crucero de instrucción. Luego seguirá a Cádiz, donde tiene su base.

Durante este viaje es la primera vez en la historia del buque-escuela que dispone de un profesor universitario civil a bordo. Su labor principal consiste en impartir las asignaturas previstas en el programa para que los guardiamarinas obtengan el título de grado en Ingeniería Industrial de la rama de Mecánica, de acuerdo al plan de estudios de la Escuela Naval Militar. Los alumnos reciben clases tanto teóricas como prácticas, teniendo la oportunidad de ampliar sus conocimientos técnicos y marineros, un mayor grado de cultura general y una mejor asimilación de los principios, hábitos y virtudes que constituyen el alma de la profesión.

Como ya hemos comentado en esta misma sección, en la primera fase del actual crucero, el buque zarpó el 9 de enero del puerto de Cádiz y durante casi dos meses navegó unas tres mil millas náuticas por aguas del Mediterráneo, navegando a vela aproximadamente la mitad del recorrido. Por primera vez, el “Juan Sebastián de Elcano” hizo escala en los puertos de Cagliari (Italia) y Sète (Francia), además de otras escalas en Mahón (Baleares) y Melilla, cuyos puertos no visitaba desde hacía más de una década.

El buque tiene una dotación de 23 oficiales, 22 suboficiales, 140 militares de tropa y marinería y cinco funcionarios civiles. En 2009 fue designado Embajador Honorífico de la Marca España. Su silueta es muy conocida por los amantes de los grandes veleros y siempre atrae la atención de gran cantidad de público en los puertos que visita. Como cada año, los guardiamarinas y futuros oficiales del Cuerpo General de la Armada y de Infantería de Marina que se encuentran en su cuarto curso de carrera, continuarán con su plan de estudios a bordo, compaginando su intensa agenda de estudios con la vida cotidiana.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” –comandante, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro– arribará el próximo viernes al puerto de Santa Cruz de Tenerife, primer puerto de la segunda fase del crucero de instrucción de guardiamarinas, iniciado el pasado primero de marzo en el puerto de Cádiz. El almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado, asisitió a la despedida del buque en aguas de la bahía gaditana, informa la Armada española

Durante algo más de cuatro meses, el buque tiene previsto cruzar el océano Atlántico en dos ocasiones, visitando los puertos de Santa Cruz de Tenerife, Praia (Cabo Verde), Cartagena de Indias (Colombia), Santo Domingo (República Dominicana), Nueva York (Estados Unidos), Dublín (Irlanda), Hamburgo (Alemania) y Oslo (Noruega). La escala en la capital noruega será la más septentrional en los 86 años de vida del buque y precederá a la recalada en la Escuela Naval Militar en Marín (Pontevedra).

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” arribará el próximo viernes a Tenerife

Durante este crucero, es la primera vez en la historia del buque que dispone de un profesor universitario civil a bordo. Su labor principal es impartir las asignaturas necesarias para que los guardiamarinas obtengan el título de grado en Ingeniería Industrial de la rama de Mecánica, de acuerdo al plan de estudios de la Escuela Naval Militar. Los alumnos reciben clases tanto teóricas como prácticas, teniendo la oportunidad de ampliar sus conocimientos técnicos y marineros, un mayor grado de cultura general y una mejor asimilación de los principios, hábitos y virtudes que constituyen el alma de la profesión.

Foto: Armada española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En una escala de dos semanas de duración, desde el 21 de enero se encuentra atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el buque-escuela alemán “Gorch Fock” –comandante, capitán de navío Helge Risch-–, que muestra en su estampa marinera rematada por los tres mástiles que apuntan al cielo, la gracia y la elegancia de un velero que es uno de los símbolos de su país, en su doble condición de embajador navegante.

Alemania es un país de larga tradición en buques a vela. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, toda la flota de entrenamiento fue entregada como botín de guerra a los vencedores. En 1957 desapareció el histórico “Pamir” –tan arraigado a la historia de La Palma– y entonces el Gobierno decidió la construcción del actual “Gorch Fock”, cuyos planos de 1938, con algunas modificaciones, son una repetición del primero de los buques del mismo nombre y sus gemelos.

El buque-escuela alemán “Gorch Fock”, visto por la aleta de babor

Construido en el astillero Blohm & Voss, en Hamburgo, fue botado el 23 de agosto de 1958 y entregado el 17 de diciembre de ese mismo año. Aparejado de brickbarca con una superficie vélica de 2.073 metros cuadrados, desplaza 1.760 toneladas y son sus principales dimensiones 89,40 m de eslora, 12 m de manga y 5,10 m de calado máximo. Para las maniobras en puerto y tiempos de calma chicha, dispone de un motor de 1.600 caballos de potencia, que le permite mantener una velocidad de 13,7 nudos.

Alrededor de unos quince mil cadetes han pasado por la cubierta del buque-escuela a lo largo de sus 56 años de existencia. Ha realizado dos viajes de vuelta al mundo (1987/88 y 1996/97) y ha participado en multitud de regatas de carácter internacional. Es un viejo amigo de los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, donde ha realizado algunas invernadas. El próximo 10 de febrero se hará de nuevo a la mar en el viaje de regreso a su base en Kiel (Alemania), con escalas en Portimao, Oporto y Cork.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En una escala de poco más de 24 horas, a media mañana del pasado viernes arribó al puerto de Mahón el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” y ayer, a mediodía, se hizo de nuevo a la mar. Aún así hubo tiempo suficiente para desarrollar diversas actividades y un número importante de personas subieron a bordo para visitarlo, no en vano tiene reconocido el papel de embajador flotante allá donde quiera que vaya. A la hora de escribir estas líneas navega en dirección a Sète (Francia), la siguiente escala de su 85º crucero de instrucción.

La primera fase del viaje comenzó el pasado 9 de enero en el puerto de Cádiz y regresará el próximo 22 de febrero. Luego vendrá la segunda fase de cruce del Atlántico, con escala en Santa Cruz de Tenerife. El viernes 24 el ayuntamiento de Mahón le ofreció una recepción de bienvenida en forma de espectáculo ecuestre en el puerto. Hubo una ofrenda a la memoria del rey Alfonso XIII en la plaza “Conquesta de Maó” y tres recepciones, dos en tierra –Ayuntamiento y Dirección Insular de Administración del Estado- y la tercera a bordo, en la que hizo de anfitrión el comandante del buque, capitán de navío Enrique Torres Piñeyro. 

Bella estampa del buque-escuela español iluminado en la noche de Mahón

Foto: Toni Pons Barro

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”’ zarpó el pasado jueves del Arsenal Militar de La Carraca, en San Fernando (Cádiz), para comenzar la primera fase del 85º crucero de instrucción, que se desarrollará hasta el 22 de febrero por aguas del Mediterráneo. Los alumnos que han embarcado para esta fase inicial son los 69 guardiamarinas de cuarto curso de la Escuela Naval Militar y los 33 aspirantes a cabo primero y cabo de la especialidad de Maniobra y Navegación, que desarrollan sus estudios en la Estación Naval de La Graña en Ferrol (La Coruña), informa la Armada española.

Esta primera fase continúa la experiencia que el buque-escuela comenzara en 2013, realizando por primera vez un crucero de instrucción con alumnos de tropa y marinería. Tras los buenos resultados del proyecto piloto, este año han embarcado 16 aspirantes a cabo primero y 17 aspirantes a cabo especialista de Maniobra y Navegación para realizar un crucero que contribuirá a su formación marinera, militar, social y humana, mediante la instrucción y el adiestramiento en la mar y en puerto.

El comandante del buque-escuela saluda a los guardiamarinas recién embarcados

También han embarcado los guardiamarinas de las promociones 415 del Cuerpo General de la Armada y 145 de Infantería de Marina que, por primera vez, recibirán a bordo enseñanza universitaria correspondiente al título de grado en ingeniería industrial de la rama de mecánica. Por este motivo también están a bordo cinco profesores del Centro Universitario de la Defensa adscrito a la Escuela Naval Militar. El buque está al mando del capitán de navío Enrique Torres Piñeyro y lleva una dotación de 23 oficiales, 22 suboficiales y 140 cabos y marineros.

Durante esta primera fase del crucero de instrucción, el buque hará escala en Cagliari (Italia), Mahón, Sete (Francia) y Melilla. Cuando regrese a su base en Cádiz, el 22 de febrero, habrá navegado alrededor de 2.300 millas náuticas. El 1 de marzo siguiente se hará de nuevo a la mar desde el puerto de Cádiz para comenzar la segunda fase del crucero de instrucción, llevando únicamente a los guardiamarinas como alumnos.

Foto: Armada Española