Juan Carlos Díaz Lorenzo

Dos fragatas de la clase “Álvaro de Bazán” están desplegadas en maniobras internacionales. La fragata “Cristóbal Colón” (F-105) zarpó el pasado 30 de septiembre de su base en el Arsenal Militar de Ferrol para iniciar el tránsito hacia Faslane (Escocia), donde participa desde el pasado 5 de octubre en unos ejercicios conjuntos organizados por la Royal Navy, denominados “Joint Warrior 142”, en los que participan además fuerzas navales, terrestres y aéreas de países aliados, informa la Armada española.

Las maniobras tienen una duración de casi dos semanas en el norte de Escocia. En este periodo se realizarán ejercicios de guerra convencional y asimétrica, conjuntamente con ciberataques que pondrán a prueba la seguridad de los sistemas de mando y control de las diferentes unidades. Para ello se crea un entorno complejo en el que unidades de países aliados se adiestran en tácticas y procedimientos con el objetivo de poder integrarse eficaz y eficientemente en un Grupo de Combate multinacional. El regreso a Ferrol está previsto para el 21 de octubre.

La fragata “Cristóbal Colón”, el buque más moderno de la Armada, está en Escocia

Otro buque de la misma clase, la fragata “Almirante Juan de Borbón”, se incorporó el pasado 30 de septiembre, a su salida del puerto de Souda (Creta, Grecia) a la agrupación de escoltas de la OTAN SNMG-2 y participará en el ejercicio “Noble Mariner 2014”. Se trata de un hecho habitual en las unidades que forman esta agrupación de la Alianza y que complementan la aportación de otras unidades aéreas, de superficie y submarinos proporcionados por el resto de los países de la OTAN de manera puntual. Los medios asignados están dirigidos desde el Cuartel General Marítimo de la OTAN en Northwood (Reino unido) y son desplegados a lo largo de todo el Mediterráneo.

Durante la AOE, la misión principal de la fragata “Almirante Juan de Borbón” consiste en llevar a cabo operaciones de vigilancia en las aguas internacionales del Mediterráneo, así como operaciones de visita y registro de los buques mercantes que se determinen, para contribuir a la disuasión, defensa y protección frente a las actividades terroristas marítimas en la región. A continuación participará en el ejercicio de la OTAN “Noble Mariner 2014” en aguas de Cádiz, Cartagena y Mar de Alborán. 

Lanzamiento de un misil Standard SM-1 desde la fragata “Victoria”

La Armada concluyó el pasado lunes un ejercicio de lanzamiento de misiles antiaéreos en el Golfo de Cádiz, que contó con la participación de cinco fragatas (cuatro de la clase “Santa María” y una de la clase “Álvaro de Bazán”) y diversos medios aéreos y de apoyo. El adiestramiento ha durado tres días y ha consistido en comprobar la eficacia de los misiles “Standard SM-1” y el correcto alistamiento de los sistemas de armas (dirección de tiro, lanzador, programas). Además, estas maniobras elevan la preparación de las dotaciones de los buques en enfrentamientos antiaéreos con misil y con artillería principal.

Durante el ejercicio se efectuaron diez lanzamientos de misiles, que actuaron contra blancos aéreos teledirigidos tipo “Scrab”, de fabricación española, y “Chukar”. La dirección y coordinación de estas maniobras corrió a cargo del Comandante de la 41ª Escuadrilla de Escoltas, capitán de navío Domingo Gómez del Pamo. El almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado, y el almirante de la Flota, Santiago Bolíbar, siguieron el desarrollo del ejercicio a bordo de las fragatas “Méndez Núñez” y “Victoria”.

Fotos: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Cristóbal Colón” –comandante, capitán de fragata Enrique Núñez de Prado– salió a navegar el lunes 23 de junio en compañía de la fragata canadiense “Regina” y la fragata turca “Kemalreis”, después de haber permanecido dos días atracada en puerto de Estambul, para participar en apoyo directo a la operación de la OTAN “Active Endeavour” de lucha contra el terrorismo en el mar Mediterráneo, informa la Armada española.

Durante las próximas dos semanas, la fragata española permanecerá integrada dentro de la Segunda Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2 en sus siglas en inglés), con la misión de realizar operaciones marítimas en el Mediterráneo que contribuyan a demostrar la cohesión de la Alianza en la disuasión, defensa y protección contra el terrorismo. El próximo 5 de julio entrará en Málaga, donde se procederá al relevo de mando de la SNMG-2, que durante el último año ha ostentando el contralmirante español Eugenio Díaz del Río Jáudenes a bordo de tres fragatas de la clase “Álvaro de Bazán”.

La fragata “Cristóbal Colón (F-105), navegando en aguas del Mediterráneo

Foto: Armada española

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Cristóbal Colón” (F-105), buque de mando de la Segunda Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2 en sus siglas inglesas), que actualmente se encuentra desarrollando la operación “Ocean Shield” de lucha contra la piratería en el océano Índico, se ha adiestrado recientemente en un ejercicio conjunto con la corbeta omaní “Al Shamikh”, tras zarpar del puerto de Salalah (Omán).

La actividad realizada, consistente en ejercicios de oportunidad (PASSEX), “está encaminada a asegurarse que las marinas que colaboran en el adiestramiento están preparadas para comunicarse, cooperar en situaciones de emergencia y aumentar su interoperabilidad. Estos ejercicios se desarrollan normalmente con ocasión del tránsito de un buque por aguas de otro país”, informa la Armada española.

La corbeta omaní “Al Shamikh” simuló ser un buque mercante para ser inspeccionado

El adiestramiento consistió en la realización de distintas maniobras para ocupar puestos en formaciones entre los dos buques, ejercicios de comunicaciones visuales con proyectores de luz y, por último un ejercicio de visita y registro, en la que la corbeta “Al Shamikh” actúo como mercante y la fragata “Cristóbal Colón” realizó un interrogatorio y, a continuación, un abordaje sin oposición para comprobar toda la documentación y carga del buque.

La corbeta “Al Shamikh” es la tercera y última de la clase “Khareef”, construidas entre 2010 y 2013 por BAE Systems Maritime en el astillero de Portsmouth. Desplaza 2.660 toneladas y mide 99 m de eslora toral, 14,60 m de manga y 4,10 m de calado. Está propulsada por dos motores diesel MTU, que le permite mantener una velocidad de 28 nudos y una autonomía de 4.500 millas. Lleva cien tripulantes y está armada con cañones convencionales Oto Melara y lanzadores de misiles Exocet y SAM. Dispone, asimismo, de plataforma para el apontaje de un helicóptero de tipo medio.

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mañana, lunes 25 de junio, darán comienzo las pruebas de  mar oficiales de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105), que se prolongarán durante toda la semana, informa Navantia. Unas trescientas personas, entre personal del astillero Fene-Ferrol, Armada española, industria auxiliar y otros técnicos embarcarán para comprobar la integración del sistema de combate en la plataforma del buque, realizando pruebas de todos los sensores y armas del buque, con ejercicios de guerra antiaérea, superficie, antisubmarina, guerra electrónica y comunicaciones.

Para la ejecución de los diversos escenarios de combate, se contará con la colaboración de aeronaves y diversas unidades de superficie que incluye el apoyo a las pruebas de otra fragata de la clase F-100, además de estaciones radio en tierra,  satélites de comunicaciones y reserva de espacio aéreo para lanzamiento de globos.

La fragata “Cristóbal Colón”, en una de sus salidas de la ría de Ferrol

La fragata “Cristóbal Colón” tiene instalada la versión  SPY-1D (V) del sistema de combate, que es la más avanzada de todas las fragatas F-100. Incorpora el mayor grado de nacionalización de sensores y armas de toda la serie, lo que ha supuesto un reto durante todo el proceso de pruebas de integración en puerto, que culminará con estas pruebas de mar.

También está prevista la asistencia de personal australiano, como parte del adiestramiento que proporciona Navantia en el programa de los destructores AWD, cuyo proyecto está basado en la F-105. Para la construcción de tres destructores AWD en Australia, Navantia tiene un contrato para el diseño del buque, transferencia de tecnología y asistencia técnica. El astillero Fene-Ferrol está construyendo varios bloques de estos tres destructores, los cuales, una vez finalizados, serán enviados para su ensamblaje final.

Después de estas pruebas, la fragata “Cristóbal Colón” entrará en el dique nº 2 para la varada final, donde se procederá a aplicar el esquema final del pintado exterior del buque, antes de su entrega oficial a la Armada.

Foto: Navantia