Juan Carlos Díaz Lorenzo

El fabricante de motores marinos Wärtsila, que recientemente ha cambiado su denominación a Wärtsila Marine Solutions, ha anunciado el despido de unas seiscientas personas a nivel mundial, con lo que espera ahorrar unos 40 millones de euros anuales. La medida se hará efectiva a partir del tercer trimestre de 2015 y se habrá completado el año próximo. Los costes no recurrentes en relación con la reestructuración se estiman entre 25 y 30 millones de euros.

De los 600 despidos, 160 corresponden a Finlandia. Wärtsila Marine Solutions tiene algo más de siete mil empleados en todo el mundo. El ajuste se mantendrá mientras no aumente la demanda, pues debido a la crisis financiera global, los pedidos de nuevos motores y equipos navales ha descendido. Además, en el caso de la actividad “of shore” se ha visto afectada por los precios del petróleo a la baja. Wärtsila afirma que el compromiso con sus clientes se mantiene intacto, pese a la racionalización de la organización.

Wärtsila Marine Solutions anuncia 600 despidos en todo el mundo

Foto: Wärtsila

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se impacienta y advierte a Europa de “graves consecuencias” si el primero de los dos buques anfibios de la serie “Mistral”, construidos en Francia, no le es entregado a principios de diciembre próximo, informa la prensa digital moscovita después de unas declaraciones en televisión del citado mandatario. El gobierno de Rusia firmó en 2011 el contrato antes de que comenzara la crisis de Ucrania, cuyo desarrollo ha transformado y complicado en las últimas semanas las relaciones internacionales entre los dirigentes de Moscú y Occidente. El primero de los buques, llamado “Vladivostok”, ya está terminado. 

El presidente de Francia ha dicho que si no hay cambios en las condiciones políticas, no habrá autorización para la entrega de los barcos, cuya capacidad militar anfibia es notable. La situación en Ucrania complica el escenario y se considera factible que la entrega de los dos buques pueda ser pospuesta –algo probable dada la fuerte presión ejercida por EE.UU. y otros países europeos– e incluso cancelada. Ello tendría consecuencias más graves para Francia que para Rusia, pues hablamos de un contrato de 1.200 millones de euros. Y Rusia, mientras tanto, amenaza con demandas y otras acciones.

800px-BPC_Dixmude

Estampa marinera del buque anfibio “Dixmude”, de la serie “Mistral”

Foto: Simon Ghesquiere/Marine Nationale

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Kristina Cruises ha resuelto su crisis financiera con la venta del buque “Kristina Katarina”, que se encuentra amarrado en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. La entrega se producirá el próximo primero de agosto y el comprador es una sociedad con sede en Miami (EE.UU.). Con esta decisión, la compañía finlandesa propiedad de la familia Partanen queda sin flota, aunque todo parece indicar que continuará en la gestión de cruceros de turismo, en especial los de tipo fluvial.

El cese de operaciones de Kristina Cruises conlleva el despido de los tripulantes del buque “Kristina Katarina”, que pasarán a engrosar las listas del paro de Finlandia. Mikko Partanen, capitán y director gerente de la compañía, les ha agradecido públicamente su dedicación y esfuerzo. La campaña turística de 2014 ha sido cancelada, por lo que a los afectados se les está ofreciendo la devolución del importe de sus reservas o el acomodo en un buque e itinerario similar. 

Kristina Cruises pone final a su actual etapa con la venta del buque “Kristina Katarina”

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Andreas Dombret, miembro de la junta directiva del Deutsche Bundesbank, afirmó en el transcurso de un discurso pronunciado el pasado 18 de febrero en Hamburgo, que el transporte marítimo se encuentra en una “crisis profunda”, lo cual representa “un riesgo significativo regional y sectorial”. Y aunque aparentemente la baja tasa de interés actual ofrece incentivos para aplazar posibles ajustes en los balances de las navieras, “ese no es el camino a seguir”.

Desde el otoño de 2008 los fletes han caído a niveles mínimos sin precedentes y según el directivo bancario, la caída aún no ha tocado fondo. El Con Tex Index de Hamburgo, referente de los índices de fletes en los buques portacontenedores, se encuentra ahora a un poco más del tercio del valor que cuando empezó a publicarse en octubre de 2007, según leemos en la prensa económica especializada.

La crisis del transporte marítimo alemán amenaza a la banca nacional

Los bancos alemanes tienen un riesgo en el sector del transporte marítimo estimado en 100.000 millones de euros y el panorama se presenta poco claro. Los armadores deben a los diez principales bancos del país más del doble de lo que tienen pendiente los gobiernos de España, Grecia, Irlanda, Italia y Portugal. Las alarmas han saltado hasta el punto de que el Gobierno federal, a través de una entidad de supervisión financiera llamada BaFin, ha iniciado una auditoría de los bancos más importantes del sector marítimo, caso de HSN Nordbank y NordLB.

El director financiero de Commerzbank, Stephan Engels, precisó que el 26 % de la cartera de clientes del transporte marítimo está considerada de “alto riesgo” y, en caso de incumplimiento, estamos hablando de un agujero de 3.700 millones de euros. Razón por la cual este banco ha reducido en un 10 % su exposición en el sector marítimo en el último semestre de 2012. En el último trimestre del citado año, Commerzbank –en cuyo accionariado el Estado alemán participa con un 25 %– registró unas pérdidas de 716 millones de euros, de los que una parte proceden de impagos de créditos marítimos.

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía norteamericana Royal Caribbean International ha obtenido un beneficio neto en el primer semestre del año de 43,3 millones de dólares, lo que representa una reducción del 75 % con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, en que su beneficio fue de 171,9 millones de dólares.

En el segundo trimestre de 2012, las pérdidas ascienden a 3.6 millones de dólares, cuando en igual periodo de 2011 había registrado unas ganancias de 93,5 millones de dólares. Informa la compañía que la cifra de negocio entre abril y junio fue de 1.821 millones de dólares, un 3 % más que en igual periodo del año anterior, en que ingresó 1.767 millones de dólares.

El megacrucero “Mariner of the Seas”, en el puerto de Barcelona

El presidente de la compañía, Richard D. Fain, ha reconocido que la difícil situación económica por la que atraviesa Europa y, sobre todo, el mercado ibérico y el mediterráneo han lastrado los resultados. Por el contrario, se produce un destacado crecimiento en el mercado asiático y se mantiene estable en EE.UU. y Canadá.

Los ingresos en el último trimestre alcanzaron la cifra de 3.655 millones de dólares, un 6,3 % más con respecto al volumen registrado en la primera mitad de 2011. La compañía ha reducido sus perspectivas para el cierre del ejercicio ante el fortalecimiento del dólar en casi 0,13 dólares por acción, lo que se ha visto compensado por la caída de los precios del combustible.

Royal Caribbean es la sociedad matriz de Azamara Club Cruises, Celebrity Cruises, Croisieres de France y Pullmantur. Posee una flota importante de buques de nueva generación, que en el caso de la compañía principal está representada por los mayores del mundo en su clase.

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días leemos en la prensa nacional y en la digital especializada varias noticias en las que se pone de manifiesto el impacto que la crisis económica y los recortes presupuestarios están causando en la flota de la Armada española. La reducción de un 8,8 por ciento del presupuesto del Ministerio de Defensa implica lo propio en todas las partidas de los tres ejércitos y en el caso de la Armada, sus cuentas se reducen en un 10,10 por ciento, de modo que dispone de 903 millones de euros.

En su comparecencia ante el Congreso, el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, advirtió de que esta situación obliga a la baja de ciertos buques y “a la reducción selectiva del nivel de sostenimiento de los medios materiales”.

El buque de desembarco “Pizarro” fue comprado de segunda mano

Por ahora han cesado en sus cometidos el buque de desembarco “Pizarro”, el buque de mando “Diana” y el patrullero de altura “Chilreu”. En breve lo hará el submarino “Siroco” y el patrullero “Grosa”. Como conocen nuestros lectores, en el plazo de dos años han causado baja casi una veintena de buques: quince patrulleros ligeros, el patrullero de altura “Descubierta”, el buque de desembarco “Hernán Cortés” y el petrolero auxiliar “Marqués de la Ensenada”.

Se había estimado la posibilidad de que el buque de desembarco “Pizarro” -comprado de segunda mano en EE.UU, lo mismo que su gemelo “Hernán Cortés”, apodados “las cornudas” por los soportes que llevan a proa- relevara en las misiones de transporte ligero al buque “Contramaestre Casado”, pero al final la decisión ha sido al revés: cinco años más de actividad para el veterano transporte ligero, hasta 2017 y la baja del primero, puesto que la capacidad de desembarco está suficientemente cubierta con los buques “Juan Carlos I”, “Galicia” y “Castilla”.

Buque de mando de la flotilla cazaminas “Diana”

La antigua corbeta “Diana”, reconvertida en buque de mando de la flotilla cazaminas, también cesa en su cometido debido a la cancelación de la participación de España en el despliegue y mando de cazaminas de la OTAN. Un buque de este tipo sin misión y con más de treinta años de existencia resulta poco útil, por lo que también pasa a engrosar la lista de los barcos que dejan de navegar.

El buque “Chilreu” ha sido un importante apoyo en las pesquerías de la UE

Otro barco que dice adiós es el patrullero de vigilancia pesquera “Chilreu”. El caso de este buque es diferente. Aunque forma parte de la Armada española, depende de la Secretaría General del Mar, organismo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que ha dicho que no dispone de fondos para su mantenimiento, lo cual ha sentenciado su continuidad.

El citado buque, que ha tenido un relevante protagonismo en las campañas de pesquerías de la Unión Europea en Canadá y el sur de Islandia, así como buque de apoyo de la flota pesquera y como hospital de campaña, está amarrado en su base de A Graña, tiene tripulación reducida y causará baja efectiva en junio.

El submarino “Siroco” también causa baja en la Armada

Aunque el submarino “Siroco” se intentó venderlo, sin éxito, a Tailandia, su mantenimiento no compensa debido a su coste económico, por lo que también se despide de la Lista Oficial de Buques. En 2015 entrará en servicio el primero de los nuevos submarinos de la clase S-80, actualmente en construcción en la factoría de Navantia en Cartagena, salvo que el calendario sufra algún retraso. La baja definitiva del “Siroco” deja a la Armada española con sólo tres submarinos, uno de los cuales, el “Mistral” (S-73), está fuera de servicio temporalmente, pues se encuentra en obras de gran carena.

El patrullero “Grosa” es uno de los diez gemelos de la serie de los “tacañones”, que ha pasado casi toda su vida operativa en Canarias. Los barcos de esta serie que todavía existen también tienen los días contados, y lo mismo sucede con los patrulleros de altura de clase “Descubierta”, que irán al tacho a medida que los nuevos BAM, todos ellos con base en Las Palmas, estén plenamente operativos.

Los recortes presupuestarios obligan a la Armada a concentrar prácticamente todos sus esfuerzos en aquellos buques susceptibles de participar en operaciones, reduciendo la actividad del resto a mínimos imprescindibles para que sea factible su reactivación en caso necesario y para el entrenamiento de sus dotaciones. Eso no quiere decir que se baje la guardia. En absoluto. Los nuevos BAM, por ejemplo, son unos buques mucho más eficientes que las corbetas precedentes y su rendimiento es muy superior. Lo mismo sucede con las fragatas tipo F-100, cuyo nivel tecnológico sitúa a España en un país respetable en su entorno.

Se ha publicado, asimismo, que el Cuartel General de la Armada plantea la posibilidad de amarrar dos fragatas FFG de la clase “Santa María”, bien en actividad restringida o para canibalizarlas con la finalidad de ahorrar costes. Todo ello pensando que cuando pase la crisis y las dotaciones presupuestarias vuelvan a crecer, se puedan recuperar las capacidades operativas anteriores al periodo más duro de la crisis económica.

Esta situación conlleva, obviamente, restricciones de movimientos por la reducción del presupuesto de combustible y el encarecimiento de éste, sin que ello impida la plena operatividad del grueso de la flota formado por las fragatas del tipo F-100, el buque de proyección estratégica “Juan Carlos I”, las fragatas tipo FFG, las unidades de desembarco y los nuevos BAM.

Ello conlleva, asimismo, la optimización de los recursos de personal, incluyendo la reducción del viaje de instrucción del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”. A menos barcos, menos personal. La estructura humana también está llamada a racionalizarse y parece que el adelgazamiento llegará a todas las escalas de la estructura militar.

El buque “Juan Carlos I” asume las funciones del “Príncipe de Asturias”

Habrá observado el lector que no hemos citado en el párrafo anterior al portaaeronaves “Príncipe de Asturias”. Y es que Defensa ha decidido adelantar su baja, pues no hay dinero para afrontar los costes de mantenimiento de este buque, estimados en 30 millones de euros anuales. Aunque todavía podría tener una década más de vida útil, será amarrado definitivamente en el transcurso de este año y, por lo que se comenta, es posible que sea desguazado.

Para su plena operatividad, el portaaeronaves “Príncipe de Asturias” precisa de una costosa modernización, programada desde 2003, pero que se ha ido aplazando en el tiempo. No parece factible que el citado buque pudiera ser vendido a terceros países, cuestión que se ha especulado, entre otras razones debido a sus costes de mantenimiento.

La decisión de amarrar el portaaeronaves “Príncipe de Asturias” se justifica por la incorporación plena de buque de proyección estratégica “Juan Carlos I”, tipo LHD, con capacidades muy superiores a las de su predecesor y, entre ellas, la de plataforma para las operaciones de aeronaves y buque de desembarco.

No todo son bajas en la Armada española. Cuatro nuevos BAM, tres de ellos ya entregados oficialmente y en fase de calificación operativa, traen un aire fresco a la eficacia de la flota. La quinta fragata de la clase F-100, llamada “Cristóbal Colón”, actualmente en fase de pruebas por parte de Navantia, también supondrá una importante incorporación, toda vez que su sistema Aegis y otros elementos electrónicos la diferencian notablemente de sus predecesoras.

La Armada quiere un sexto buque de esta clase, con lo que mantendría cubierta su plena capacidad operativa, aunque en estos momentos parece complicado, dadas las restricciones presupuestarias. Lo mismo sucede con la segunda serie de los Buques de Acción Marítima (BAM). Si finalmente el Gobierno accede a su contratación, además de impedir serios aprietos laborales a Navantia y a la industria auxiliar, dotaría a la Armada de un lote de barcos que podrían cumplir diversas misiones y ello comportaría la baja de otras unidades que, por edad, costes y obsolescencia, también tienen los días contados.

Fotos: Eugenio Castillo Pert, Infodefensa y Armada Española