Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía italiana Costa Crociere ha tomado la decisión de vender para desguace el buque “Costa Allegra”. El reciente accidente de un incendio en la sala de máquinas, que afectó a los generadores de electricidad y dejó el barco al garete, ha acelerado la decisión, pues en los planes de la compañía ya se preveía la baja de este buque, el más antiguo de su flota junto al “Costa Marina”, vendido hace unos meses a la compañía asiática Harmony Cruises.

Se ha dicho que la reparación del buque no es asumible debido a su coste y la antigüedad, si bien, en realidad, todo parece indicar que han preferido quitarse del barco de encima, ante el agravamiento de la imagen de la compañía, después del accidente del buque “Costa Concordia”. No es comparable, por supuesto, pero el siniestro vivido en aguas del Índico con 927 pasajeros a bordo durante tres días ha vuelto a golpear el buen nombre de Costa Crociere, que vive la crisis más grave de su historia en la última década.

Con dos barcos menos en apenas dos meses, la situación ha obligado a una reorganización de las rutas de Costa Crociere, modificando algunas programaciones, como la del “Costa Voyager” en el Mar Rojo para posicionarlo precipitadamente en el Mediterráneo occidental, así como los buques “Costa neoRomántica” y “Costa Mágica”, cuyas capacidades no cubren la del malogrado “Costa Concordia”.

"Costa Allegra" en sus buenos tiempos. Una imagen para el recuerdo

Foto: Costa Crociere

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Puesto que la zona en la que se encuentra averiado el crucero de turismo italiano “Costa Allegra” es poco segura, la dirección de la compañía ha tomado la decisión de cancelar el desembarque de los pasajeros y tripulación en la isla Desroches, y el barco será remolcado a la isla Mahé, en el archipiélago de las Seychelles, que ofrece más garantías, según leemos en los medios digitales italianos y españoles.

El buque zarpó el pasado sábado de Diego Suárez en viaje a Port Victoria (isla de Mahé, Seychelles), a donde tenía previsto arribar hoy en condiciones normales. Un incendio en la sala de máquinas afectó ayer a los generadores eléctricos, lo que dejó al barco sin energía eléctrica y sin gobierno. A bordo viajan, según se ha informado, 627 pasajeros –entre ellos 15 españoles- y 413 tripulantes, que están bien.

Un pesquero navega en las proximidades del buque "Costa Allegra"

Port Victoria, capital de las Islas Seychelles

El buque “Costa Allegra” –el más viejo de la flota de Costa Crociere- está a la estela de los remolcadores y estaba previsto, como se cita, que arribara hoy a la isla Desroches, situada a 230 kilómetros al SW de Mahé, pero hubo contraorden aconsejados por los expertos marítimos de la zona, por lo que, atendiendo a razones de seguridad, se tomó la decisión de llevarlo a Port Victoria, base importante del tráfico pesquero de la región. La llegada está prevista a primera hora de mañana.

Mientras tanto, Costa ha asegurado el suministro de víveres y artículos de uso personal mediante una operación con helicópteros, de manera que, dentro del inconveniente serio que supone que el barco esté sin energía eléctrica, pueda atenderse las necesidades básicas de turistas y tripulantes.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero de turismo italiano “Costa Allegra” se encuentra a la deriva a unas 260 millas de las islas Seychelles, en el Océano Indico, después de sufrir un incendio que ha dejado al buque sin gobierno, aunque la situación está controlada, según leemos en medios informativos digitales italianos y españoles. El fuego fue extinguido con los medios propios, desde el momento en que se activó la alarma contraincendios.

El incendio se produjo en la sala de máquinas, por lo que se ha dicho en los generadores eléctricos, lo cual dejó al barco sin corriente, en unas condiciones meteorológicas de mar fuerza 4 con vientos de 25 nudos, lo cual convierte al “Costa Allegra” en una cuna que se mece a merced del viento y la corriente. A bordo hay 1.049 personas (636 pasajeros y 413 tripulantes) todos en buen estado, informa la guardia costera italiana.

El buque "Costa Allegra", visto por la aleta de estribor

Al menos tres buques mercantes y dos pesqueros se han aproximado al buque siniestrado para auxiliar en lo necesario, mientras que desde Seychelles han salido también dos remolcadores, un buque de apoyo y un avión para reconocimiento aéreo. Se han descartado problemas de seguridad.

Mal año para Costa Crociere, que todavía –y por mucho tiempo- sufre las secuelas del trágico accidente del buque “Costa Concordia”, del que hasta el momento se han recuperado 25 cadáveres y todavía quedan, según fuentes oficiales, once desaparecidos.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El crucero italiano Costa Marina despidió el mes de febrero en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, al que llegó procedente de Arrecife de Lanzarote en viaje largo, pues había bordeado la costa sur de Gran Canaria y continuó hacia Santa Cruz de La Palma y Madeira, donde ha estado hoy y continúa su viaje en demanda de Málaga.

Como bien dice nuestro estimado amigo y colaborador Antonio Sáez, “la mañana, que empezó gris, se despejó posteriormente para recibir uno de los buques de turismo que más me atraen por su peculiar historia y silueta nada frecuente”.

Y es que el citado buque y su casi gemelo Costa Allegra, fueron en origen dos barcos portacontenedores de la compañía sueca Johnson Line, construidos en 1969 en astilleros finlandeses y transformados entre 1988 y 1990 en los astilleros Mariotti en cruceros de turismo.

El crucero "Costa Marina" maniobra en la Dársena de Anaga

Visto de popa con su llamativa cristalera

El casco corresponde, en origen, a un buque portacontenedores

Maniobrando entre puntas y dejando buen penacho de humo

Fotos: Antonio Sáez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nuestro amigo y colaborador Antonio Sáez nos muestra en sus fotos la acusada personalidad del crucero italiano Costa Marina, visitante asiduo del puerto tinerfeño. Y lo hace, además, con el buen y bien hacer de su estética fotográfica, en la que conjuga armoniosamente luz, color y encuadres. Y es cierto lo que dice, porque, en unión de su gemelo Costa Allegra, ambos buques muestran una estampa marinera única, que los identifica claramente.

Los dos cruceros son el resultado de una curiosa operación de cirugía naval, ya que los cascos pertenecieron en su día a sendos portacontenedores de la compañía sueca Johnson Line: Axel Johnson y Annie Johnson, respectivamente, unidades gemelas construidas en Finlandia en 1969.  

Entre 1988 y 1990 se procedió a su transformación en los astilleros Mariotti, en los que la ingeniería y la arquitectura naval se dieron la mano en un magnífico resultado y desde entonces se han convertido en referente de los barcos de tipo medio de la compañía italiana Costa Cruceros. Prometemos un reportaje más amplio sobre las vidas marineras de estos buques.

Despunta el día con el barco en puerto

Maniobrando entre puntas, a la salida del puerto tinerfeño

Fotos: Antonio Sáez (sergio@cruises)