Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalizada su XVIII Campaña Antártica, el buque de investigación oceanográfica “Hespérides” ha comenzado su viaje de regreso a España. El 2 de marzo zarpó del puerto de Usuhaia y a mediados de mes realizará una escala técnica en el puerto de Buenos Aires, desde donde continuará a su base en el Arsenal Militar de Cartagena, informa la Armada Española.

El BIO “Hespérides” –comandante, capitán de fragata Jaime Cervera Valverde- inició su actual campaña el 15 de diciembre de 2011 y después de sendas escalas en Mar del Plata (Argentina) y Punta Arenas (Chile), continuó su viaje para iniciar una campaña de 44 días en la Antártida, en un recorrido de seis mil millas náuticas navegadas por la zona, para hacer posible dos proyectos de investigación en los que han participado diversos organismos militares y públicos vinculados al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), universidades españolas e Instituto Hidrográfico de Marina.

La campaña del BIO "Hespérides" ha durado 44 días y ha navegado 6.000 millas en zonas polares

Por lo que se ha informado, el primer proyecto ha consistido en el fondeo de diferentes equipos científicos para la obtención de muestras de sedimentos y agua, así como un levantamiento batimétrico de la zona a cargo de personal del Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), continuación de los trabajos ya realizados en febrero de 2009 y enero y febrero de 2010 a bordo del BIO “Las Palmas”.

Del trabajo resultante de este proyecto se editarán nuevas cartas náuticas que cancelarán las existentes y que cubrirán zonas que actualmente no están incluidas en la Cartografía Náutica Nacional. Las zonas de trabajo han sido la Costa Sur de la Isla Livingston, Isla Decepción, Islas Shetland del Sur y el Estrecho de Bransfield, todas en el continente antártico.

Durante el desarrollo de los trabajos realizados en la zona próxima a la base española “Gabriel de Castilla” se ha conseguido ultimar la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción, dotada de una calidad sin precedentes. La combinación del sondador multihaz del BIO “Hespérides” con el sondador de aguas someras portable del IHM, de reciente adquisición, hicieron posible este hito.

Se ha conseguido la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción

Los trabajos de campo realizados en la Península de Byers permitirán la elaboración de documentos de apoyo como son los derroteros, que contienen información relevante para la aproximación, fondeo y acceso a la playa desde embarcaciones menores, además de la fauna y vegetación de la zona.

En el levantamiento batimétrico del área situada al sur del Campamento Byers, se ha localizado un bajo aislado de 11 metros no hidrografiado hasta el momento y alejado de la costa en fondos de más de 35 metros. Se propondrá que lleve por nombre “La Pepa”, en homenaje al bicentenario de la que fue la primera Constitución española, que se cumplirá el próximo 19 de marzo.

Al sur del Campamento Byers se ha localizado un bajo aislado de 11 metros, para el que se propone el nombre de "La Pepa"

Además de la labor científica, el buque oceanográfico español también ha realizado misiones logísticas, prestando apoyo a las distintas bases antárticas españolas y de otros países, traslado de personal y material científico y militar y auxilio en labores de avituallamiento.

El BIO “Hespérides” está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena -en cuya puesta a flote, en presencia de los Reyes de España, tuvimos el honor de estar presentes- y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m². Su dotación la forman 55 personas y puede alojar, además, a 37 técnicos y científicos.

Fotos: BIO “Hespérides” / Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides (A-33) arribó el 16 de agosto al puerto de Santa Cruz de La Palma, en una escala de descanso para el personal, que se prolongó por espacio de unas treinta horas. El citado buque se encuentra ahora situado al noroeste de Canarias, continuando con la misión encomendada, consistente en una expedición oceanográfica en el Atlántico Ecuatorial, dentro del marco del proyecto MOC2 (Memoria Oceánica del Clima), financiado por el Plan Nacional de Investigación.

El BIO Hespérides tiene su base en Cartagena y está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena, y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m².

El próximo mes de noviembre, informa la Armada, el BIO Hespérides participará en la expedición “Circunnavegación Malaspina 2010: Cambio Global y Exploración de la Biodiversidad del Océano Global”, una campaña científica en la que participarán 400 investigadores de todo el mundo y 57 oficiales de la Armada, que estudiarán la biodiversidad del océano y el impacto del cambio global.

Dicha expedición toma su nombre del marino Alejandro Malaspina, quien a finales del siglo XVIII dirigió la primera expedición científica de circunnavegación española y de cuya muerte se cumplen 200 años en el presente año 2010.

El BIO Hespérides ha sido el primer buque de la Armada Española que rebasó el Círculo Polar Ártico. Ha realizado quince campañas en la Antártida, llevando a bordo a equipos de científicos de diversas ramas que han profundizado sobre el conocimiento del clima, biología, oceanografía física, geología o geofísica del planeta.

El BIO "Hespérides", en aguas de Santa Cruz de La Palma

Foto: Francisco Noguerol Cajén