Juan Carlos Díaz Lorenzo

Efectuadas las pruebas por parte de Fred. Olsen Express ante la tentativa de que pudiera cambiar de atraque en el puerto de Santa Cruz de Tenerife –lo que finalmente no se llevará a cabo, según confirman fuentes solventes-, el histórico vapor La Palma, que durante unos días permaneció atracado en la segunda alineación del muelle sur, volvió de nuevo a su atraque en el muelle Norte.

Desde la retirada de Acciona-Trasmediterránea, la estación del “jet-foil” permanece desocupada y acusa las señales inequívocas del abandono. Es una verdadera lástima que un espacio emblemático del puerto tinerfeño permanezca en esta situación. Un concurso de ideas no estaría mal para que la Autoridad Portuaria refresque su aparente letargo y haga realidad, si es que realmente está interesada, en que fructifique la relación puerto-ciudad.

El vapor "La Palma" permaneció unos días atracado en el muelle Sur

El vapor "La Palma", en el muelle Norte y en el muelle de ribera, el novísimo "José María Entrecanales"

Se dice que la Asociación que tiene a su cargo la restauración y recuperación del vapor La Palma pasa por serios apuros económicos que, agravados por la situación actual de crisis generalizada, pueden condicionar la viabilidad futura del proyecto, que pretende poner el barco a navegar.

En la imagen vemos al histórico correíllo, que llegó a Canarias en 1912 y es de la misma “quinta” del tristemente famoso trasatlántico Titanic, atracado en el muelle de Ribera y muy cerca uno de los máximos exponentes de Acciona-Trasmediterránea, el nuevo buque José María Entrecanales. Por espacio de 46 años, el vapor La Palma perteneció a Compañía Trasmediterránea –desde 1912 hasta 1930 fue propiedad de la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios-, cuya contraseña luce en la chimenea y siempre figuró inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de La Palma.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios