Juan Carlos Díaz Lorenzo

El regreso, ayer, de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105) a su base en Ferrol sirvió de argumento, como ya hemos publicado en esta misma sección, para que se reunieran por primera vez los cinco buques de la clase “Álvaro de Bazán” en aguas de Galicia, después de realizar unos ejercicios periódicos de su nivel de alistamiento. La colaboración de un helicóptero de SASEMAR permitió dejar constancia fotográfica del histórico encuentro. 

La fragata “Cristóbal Colón” regresó después de una campaña de 136 días de duración, de los que 107 días han sido de navegación y once escalas en tres continentes, 13 aprovisionamientos en la mar con buques logísticos aliados y 120 tomas y despegues del helicóptero embarcado, informa la Armada española. El buque zarpó el 24 de febrero de Ferrol y ha navegado más de 29.000 millas náuticas.   

Las cinco fragatas de la clase “Álvaro de Bazán”, ayer, en aguas de Galicia

La fragata española, última de la serie F-100, ha estado integrada en la segunda agrupación naval permanente de la OTAN (SNMG-2, en sus siglas en inglés) y ha participado en las operaciones “Ocean Shield” de lucha contra la piratería en el océano Índico y “Active Endeavour”, de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo. 

Como ya se ha informado, la fragata “Cristóbal Colón” ha actuado durante su despliegue como buque de mando de la SNMG-2, alojando al Estado Mayor internacional que ha dirigido el contralmirante español Eugenio Díaz del Río Jáudenes desde junio del año pasado. A su llegada a Ferrol, el buque fue recibido por el comandante del Grupo de Acción Naval 1 (COMGRUP-1), contraalmirante Antonio Pintos, quien felicitó a su dotación por el éxito de su misión y el esfuerzo realizado. 

La fragata “Cristóbal Colón” ha realizado patrullas en el Corredor Internacional de Tránsito Recomendado (IRTC) y en la cuenca de Somalia, ha participado en reuniones con autoridades locales, ha prestado asistencia médica a pescadores y ha colaborado en el adiestramiento de las marinas de los países ribereños, con el fin de contribuir juntos a la lucha contra la piratería. Asimismo, ha tenido la oportunidad de participar en diferentes ejercicios con unidades aliadas desplegadas en la zona. 

En esta fase de la operación “Ocean Shield”, el buque visitó los puertos de Djibouti, Doha (Qatar), Salalah (Omán), Port Victoria (Seychelles), Dubai (Emiratos Árabes), Jeddah (Arabia Saudí) y Estambul (Turquía) y recibió a bordo a diferentes autoridades de la zona, así como al ministro de Defensa, Pedro Morenés, el 15 de marzo. En el Mediterráneo hizo escala en los puertos de Nápoles y Málaga, donde se produjo el relevo como buque insignia de la SNMG-2 por el crucero “Leyte Gulf”, de la U.S. Navy, en el que enarbola su insignia el contralmirante Brad Williamson.

Foto: Armada española

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con motivo del regreso a su base en Ferrol de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105), después de una campaña de 136 días, en la que ha servido de buque de mando de la OTAN, esta tarde se ha producido una imagen para la historia de la Armada española, en la que aparecen juntos los cinco buques de la clase F-100. En la foto de Manuel Candal Casado los vemos navegando en fila enfilando los  faros de Mera, en aguas de A Coruña.   

Esta mañana zarparon de Ferrol las fragatas “Álvaro de Bazán” (F-101), “Almirante Juan de Borbón” (F-102), “Blas de Lezo” (F-103) y “Méndez Núñez” (F-104) para encontrarse con la fragata “Cristóbal Colón” (F-105). Entre los cinco buques se realizaron varios ejercicios y esta tarde regresaron a puerto, cediendo el primer turno a la última fragata, que ha sido recibida en medio de grandes muestras de emoción por el mando militar, presidido por el almirante comandante del Grupo de Acción Naval 1, contralmirante Antonio Pintos, familiares y amigos.  

Magnífica imagen de los cinco buques de la serie F-100 navegando en fila

Foto: Manuel Candal Casado

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Para el próximo mes de marzo está previsto el calendario de pruebas de mar de los sistemas de plataforma de la fragata “Cristóbal Colón” (F-105), actualmente en fase de armamento a flote en las instalaciones de Navantia, en Ferrol. A lo largo del presente mes de febrero se está procediendo a las pruebas funcionales de los subsistemas del sistema de combate y para el mes de mayo están previstas las pruebas de mar oficiales. De cumplirse el calendario previsto, la entrega a la Armada Española se realizará en el mes de julio siguiente.

Aunque la fragata “Cristóbal Colón” es continuación del programa de la serie F-100, el buque incorpora nuevas aplicaciones de soluciones y tecnologías militares, por lo que el resultado corresponde a un nuevo proyecto más avanzado y capaz de hacer frente a los retos más exigentes ante amenazas presentes y futuras.

La fragata "Cirstóbal Colón", en el dique del Arsenal de Ferrol

Destaca su condición de buque multipropósito de excelente comportamiento en todo tipo de estados de la mar; escolta oceánico de gran potencia optimizado para actuar como buque de mando y control en un escenario de conflicto, capacitado para operar integrado en una flota aliada y de proporcionar cobertura a fuerzas expedicionarias; preparado para actuar tanto en zonas costeras como en alta mar de una forma flexible, según las demandas de cada situación y dotado de una elevada capacidad antiaérea.

Respecto de sus predecesoras de la clase “Álvaro de Bazán”, la fragata “Cristóbal Colón” incorpora una serie de mejoras, entre las que se cita el sistema Aegis de Lockheed Martin asociado al radar SPY-1D (V), capaz de detectar aeronaves en un radio de 600 kilómetros; integración en el sistema Aegis de los nuevos sensores y armas nacionales a través de una última versión del CDS desarrollada por Sistemas Faba de Navantia; nuevo Sistema Integrado de Control de Plataforma también desarrollado por Sistemas Faba de Navantia, todo lo cual le permite actuar en igualdad de condiciones con las unidades militares más modernas existentes.

Todos las fragatas de la serie F-100 tiene capacidad para detectar y seguir hasta 90 blancos móviles y dirigir los proyectiles antiaéreos y de superficie. Están equipadas con sistemas de contramedidas y guerra electrónica Indra “Aldebarán”, de diseño y fabricación española, y un sistema acústico anti-torpedos AN/SLQ-25A “Nixie”. Puede operar con helicópteros  NH-90, para lo que dispone de hangar y cubierta de vuelo suficiente.

La fragata "Cristóbal Colón", el día de su botadura en el astillero ferrolano

Son los primeros buques españoles con casco de protección balística de acero de alta resistencia. También se ha actualizado el sistema de la Red de Distribución de Datos de Navegación, así como el sistema de “cáncamos deslizantes” para aprovisionamiento en la mar y hélice retráctil a proa de 8650 kw de potencia para maniobras y emergencias.

En cuanto a armamento dispone de dos lanzadores cuádruples de misiles anti-buque AGM-84 Harpoon; dos lanzadores dobles de torpedos Mk-46; un cañón tipo Mk-45 de cinco pulgadas con capacidad de disparo de 20 proyectiles por minuto y 23 kilómetros de alcance y un lanzador vertical Mk-41 con 48 celdas; cuatro “lanzachaff” que emiten señuelos para confundir a los misiles enemigos, y un helicóptero SH-60B Seahawk, preparado para la lucha antisubmarina y anti-superficie.

En el caso de la fragata “Cristóbal Colón”, además, en el armamento y sistemas de combate se ha instalado un cañón Mk-38 de 25 mm para defensa cercana, así como un nuevo sistema de control de guerra electrónica y submarina, un radar Aries de vigilancia de superficie y las mejoras ya comentadas en el radar SPY-1D y en los sistemas de comunicaciones y Mando y Control.

Caso de que en algún momento se decida, la capacidad de la fragata contempla  la instalación de un sonar remolcado TACTAS y la integración de los cohetes guiados ASROC en los VLS Mk 41 para completar sus capacidades en la lucha antisubmarina. Para ello, el buque posee la correspondiente reserva de peso y espacio.

El nivel tecnológico de las fragatas F-100 está al máximo nivel

La excelencia del proyecto ha encontrado su mejor refrendo en la elección de Navantia, por parte de la Armada de Australia, como diseñador de sus destructores AWD, actualmente en construcción, cuyo proyecto se basa en la F-105.

De 6.041 toneladas de desplazamiento a máxima carga, mide 133,20 m de eslora en flotación, 18,60 m de manga y 5 m de calado. El sistema de propulsión es CODOG, formado por un sistema combinado o independiente de turbinas de gas (46.648 caballos) y motores diesel Bravo 16V (12.000 caballos), acoplados a reductoras y dos ejes, que le permite una velocidad máxima es de 28,5 nudos y la velocidad de crucero de 18 nudos, régimen que le confiere una autonomía de 4.500 millas. Los motores están montados sobre piezas elásticas, que no transmiten ruido al casco, por lo que son más difícilmente detectables por submarinos.

La dotación está formada por 234 personas y disponen de un elevado nivel de acomodación y entretenimiento a bordo. Como datos relevantes de su construcción, el buque dispone de 573 compartimentos estancos; se han utilizado 2.450 toneladas de acero naval, 315.000 m de cable y 37.000 m de tuberías.

Ordenada su construcción el 20 de mayo de 2005, el 29 de junio de 2007 se puso en grada el primer bloque de su quilla y el 4 de noviembre de 2010 se procedió a su botadura, en la que actuó de madrina la infanta Margarita, acompañada por su esposo Carlos Zurita.

Fotos: Navantia