Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la mañana del pasado miércoles, 29 de julio, el almirante Francisco Javier Franco Suanzes juró su cargo como Almirante de la Flota (ALFLOT), en el transcurso de una ceremonia naval celebrada en la cubierta de vuelo del buque LHD “Juan Carlos I”, mientras navegaba en aguas de la Bahía de Cádiz, informa la Armada española.

Una representación compuesta por las fragatas “Reina Sofía”, “Victoria” y “Canarias” acompañó al  “Juan Carlos I” durante el transcurso de la ceremonia. Tras recibir el bastón de mando de manos del almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río, el recién nombrado ALFLOT dirigió unas palabras a los allí presentes.

El Almirante de la Flota, en su toma de posesión

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 24 de julio el nombramiento del almirante Francisco Javier Franco Suanzes como nuevo almirante de la Flota (ALFLOT), quien releva al almirante Santiago Bolíbar Piñeiro. Asimismo, el almirante José Antonio Ruesta Botella ha sido nombrado segundo jefe del Estado Mayor de la Armada y el almirante Juan Rodríguez Garat, almirante jefe de personal (ALPER).

Francisco Javier Franco Suanzes (Madrid, 1953) ingresó en 1972 en el Escuela Naval Militar y en 1977 recibió el despacho de alférez de navío. Ha estado embarcado en el destructor “Jorge Juan”, dragaminas “Júcar”, corbeta “Infanta Elena”, fragata “Santa María” y fue Jefe de Órdenes de la 41ª Escuadrilla de Escoltas. Ha sido comandante del patrullero “Javier Quiroga”, corbeta “Cazadora” y fragata “Numancia”.

Entre sus destinos de tierra figuran la Oficina de Valoración de Adiestramiento a Flote (OVAF) y profesor en el Centro de Instrucción de Guerra Electrónica. También ha estado destinado en la Sección de Planes de Recursos Humanos y en la Jefatura de Personal de la Armada. Entre 2003 y 2006 fue director de la Escuela Naval Militar, con sede en Marín (Pontevedra).

Ascendido a contralmirante, dirigió la División de Operaciones del Estado Mayor de la Armada y el Grupo de Unidades de Proyección de la Flota, compuesto por el portaaviones “Príncipe de Asturias”, los buques anfibios y las embarcaciones de desembarco.

En agosto de 2009 ascendió a vicealmirante, empleo en el que estuvo al frente al Mando Naval de Canarias -en julio de 2010 asistió a la Bajada de la Virgen de las Nieves, en La Palma, donde tuvimos ocasión de conocerle- y la Fuerza de Acción Marítima. Desde septiembre de 2012 desempeñaba el cargo de segundo AJEMA. Es especialista en Electrónica y diplomado en Guerra Naval. Está casado y tiene tres hijos.

Foto: Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta mañana se ha celebrado a bordo del buque LHD “Juan Carlos I”, atracado en la Base Naval de Rota, el acto de despedida del almirante Santiago Bolíbar Piñeiro como Almirante de la Flota (ALFLOT), cargo que ha desempeñado durante casi cuatro años, informa la Armada española. A la ceremonia asistieron diversas autoridades civiles y militares de la Bahía de Cádiz.

En el acto participó un batallón de honores compuesto por una compañía del Tercio de Armada y otra formada por personal de la Flotilla de Aeronaves y de la Fuerza de Acción Naval. El almirante de la Flota, que próximamente pasará a la situación de reserva tras cuarenta años de servicio activo, tuvo ocasión durante el acto de despedirse de la Bandera y de dirigir unas palabras a los asistentes. Unas horas antes había recibido en el puerto de Cádiz la llegada del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”.

El almirante Santiago Bolíbar Piñero, en su alocución de despedida

Nació en 1950 en Pontevedra. Obtuvo el despacho de alférez de navío en 1975, empleo en el que desempeñó destinos a bordo de la fragata “Andalucía”, fragata “Vicente Yánez Pinzón” y destructor “Méndez Núñez”. Ascendido a teniente de navío en 1978, embarcó en las fragatas “Baleares” y “Cataluña”, fue comandante de brigada y profesor en la Escuela Naval Militar y estuvo en el buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” en el crucero de instrucción de 1986. Ascendió a capitán de corbeta en 1988 y desempeñó destinos en el Estado Mayor de la Flota y Flotilla de Aeronaves como jefe de la División de Armas.

Ascendió a capitán de fragata en 1995, desempeñando en el Estado Mayor de la Flota el destino de jefe de la Sección de Inteligencia. En 2011 ascendió a capitán de navío y ejerció el destino de secretario del Estado Mayor de la Armada. En 2005 ascendió a contralmirante, siendo destinado como jefe de la División de Sistemas de Información y Comunicaciones del Estado Mayor de la Armada y jefe CIS de la Armada. En septiembre de 2006 fue nombrado comandante del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota y en mayo de 2008 fue promovido al empleo de vicealmirante y nombrado almirante-jefe del Arsenal de Ferrol.

Como Almirante de la Flota tiene como responsabilidad principal la preparación y generación de la Fuerza, así como el planeamiento, dirección y control de la ejecución de las misiones específicas, que con carácter permanente, se le asignen en tiempo de paz. Ascendió a almirante el 8 de abril de 2011, día en que asumió el mando de la Flota.

En cuanto a mando, siendo teniente de navío fue comandante del remolcador de altura “Mahón” (1986/1987); de capitán de corbeta mandó la nao histórica “Santa María” y la flotilla en la celebración del V Centenario del Descubrimiento (1990/1992), con las que recorrió unas 27.000 millas en 300 días de mar. También mandó en este empleo el patrullero de altura “Chilreu”.

El almirante Bolibar besa la Bandera en su acto de despedida

De capitán de fragata mandó la fragata “Baleares” (1999/2000) y participó en múltiples ejercicios y maniobras e integrados en la Fuerza Permanente de la OTAN en el Atlántico durante cuatro meses. De capitán de navío fue comandante del Centro de Evaluación y Apoyo a la Calificación para el Combate (CEVACO) (2000/2002) y comandante del buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” (2002/2003), efectuando el LXXV crucero de instrucción, que correspondió a la décima vuelta al mundo con una duración de nueve meses y medio.

En el empleo de contralmirante y como comandante del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota en 2006 mandó la Fuerza Anfibia Operativa 150, desplegada durante dos meses en el Líbano hasta el reembarco de las Unidades de Infantería de Marina, enarbolando su insignia a bordo del buque de desembarco “Galicia”.

En 2007 mandó el Grupo Táctico durante el despliegue Galiber 07, primer despliegue del Grupo de Combate de dos meses en el Mediterráneo y el Atlántico, enarbolando su insignia en el portaviones “Príncipe de Asturias”. En 2008 mandó la Fuerza Anfibia a bordo del buque de desembarco “Galicia” durante el despliegue Espabras 08, de dos meses de duración en el Atlántico, efectuando ejercicios anfibios en Brasil y Canarias, siendo el primer despliegue de un grupo anfibio de esta duración en los tiempos actuales. El almirante Bolíbar Piñero es a su vez comandante del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima.

Especialista en artillería y tiro naval y operaciones aeronavales, tiene en su haber el curso de Coordinación de Fuegos a nivel de División, Curso de Guerra Naval y el de Defensa de la OTAN en el Colegio de Defensa de esta organización en Roma. Es Caballero de la Legión de honor francesa y está en posesión de quince condecoraciones militares españolas y extranjeras, entre las que destacan la Gran Cruz al Mérito Naval y la Gran Cruz de San Hermenegildo.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El rey Felipe VI presidió el pasado jueves 16 de julio en la Escuela Naval Militar (ENM) los actos de fin de curso, en el que juraron bandera los alumnos aspirantes a militar de carrera, y se entregaron los reales despachos a 80 nuevos oficiales –entre ellos, uno de la Real Marina Tailandesa– que han finalizado su período formativo y han ascendido al empleo de alférez de navío. Esta es, además, la primera promoción que posee también el título de ingeniero mecánico por la Universidad de Vigo.

La ceremonia naval contó además con la presencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés; el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoó, y otras autoridades civiles y militares, entre ellas el almirante-jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado, informa la Armada española.

img_02

Felipe VI pasa revista a las fuerzas que le rinden honores de ordenanza

img_01

Ochenta nuevos oficiales de la Armada recibieron sus reales despachos

Ante la presencia del buque escuela “Juan Sebastián de Elcano”, que atracó el lunes en el Muelle de Torpedos de la ENM para desembarcar a los guardiamarinas que han tomado parte en su 86º Crucero de Instrucción, así como de la fragata “Méndez Núñez” y de los patrulleros “Serviola” y “Tabarca”, Felipe VI recibió honores de ordenanza y pasó revista al batallón de alumnos.

Tras el homenaje a los que dieron su vida por España, 49 alumnos tomaron juramento de fidelidad a la Bandera frente a la escalera monumental de la Escuela Naval. Tras la despedida de quienes han finalizado su formación tras cinco años de estudios y ahora son oficiales del Cuerpo General e Infantería de Marina, figuran también los del Cuerpo de Intendencia e Ingenieros, que accedieron con titulación universitaria y han permanecido sólo un curso académico.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Infantería de Marina española, la más antigua del mundo, cumple 478 años de existencia. Por este motivo, entre los días 20 y 27 de febrero se celebraron en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria una serie de actos culturales e institucionales. El jueves 26 se procedió al arriado solemne de la Bandera en la fachada principal del Cuartel General del Mando Naval de Canarias, en la plaza de la Feria, presido por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Manuel de la Puente Mora-Figueroa.

El viernes 27 de febrero, la Unidad de Seguridad de Canarias (USCAN), perteneciente a la Fuerza de Protección de la Armada, celebró una parada militar en la plaza de armas del Arsenal Militar de Las Palmas. Durante el acto, presidido asimismo por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, se dio lectura al real decreto 1888/78, por el que se establece la antigüedad del cuerpo de Infantería de Marina.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias preside el arriado de la Bandera

Momento del solemne arriado de la Bandera, en la sede del Cuartel General

Infantes de Marina, en el momento de recogida y plegado de la Bandera 

Posteriormente, el teniente coronel Miguel Ángel Ferreira Velón, comandante de la USCAN, actuando en representación del comandante general de la Infantería de Marina, entregó una copia del real decreto de antigüedad al soldado más moderno de la unidad, como símbolo de la trasferencia del legado histórico del Cuerpo. El acto concluyó con un homenaje a los que dieron su vida por España, el himno de la Infantería de Marina y el desfile de la fuerza.

La Infantería de Marina es un cuerpo de la Armada que tiene en la capacidad de desembarco su característica distintiva y única dentro de las Fuerzas Armadas. Estas operaciones aportan la capacidad de proyección de la fuerza en tierra desde la mar. Su capacidad única para poder desplegar una gran cantidad de recursos rápidamente allá donde se necesite, le han permitido participar en las principales operaciones en las que ha participado España, como la estabilización de los Balcanes, las operaciones en Haití, Irak, Líbano e Indonesia, así como en la lucha contra la piratería en aguas de Somalia, a bordo de los buques de la Armada.

Recibimiento al almirante comandante del Mando Naval, en el Arsenal Militar

El almirante comandante del Mando Naval pasa revista a las fuerzas que rinden honores

El almirante comandante del Mando Naval preside el acto en el Arsenal Militar

Formación de infantes de Marina, con la oficial abanderada de la ceremonia naval

Homenaje a los todos los caídos que dieron su vida por España 

Dentro de sus cometidos está el de aportar seguridad y protección a las instalaciones de la Armada. Concretamente, la USCAN es la responsable de llevarlo a cabo en el archipiélago desde hace 75 años. La Infantería de Marina española tiene reconocida la antigüedad de 1537, correspondiente a la del Tercio Viejo del Mar de Nápoles, del que procede, y se fija la fecha del 27 de febrero como el día de su creación, por corresponder ese día al de la constitución de los Tercios de la Armada del Mar Océano, de Galeras de Sicilia y de Nápoles.

Fotos: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Armada celebró ayer en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria la festividad de su Patrona, la Virgen del Carmen, con unos actos presididos por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa. A su llegada fue recibido con los honores de ordenanza y pasó revista a las fuerzas en formación. 

La celebración comenzó con una misa en el Arsenal y, a continuación, se desarrolló una ceremonia naval en el patio de armas, en la que destacó el homenaje a los caídos, la imposición de condecoraciones y el discurso del almirante comandante, en el que puso de relieve la actividad de la flota y el personal de la Zona, así como el compromiso de servicio de la Armada española ante los nuevos retos. Tuvo palabras de especial recuerdo para los fallecidos en acto de servicio del helicóptero del SAR y de un subteniente del Mando Naval de Canarias y se felicitó de la sintonía existente entre la sociedad civil y las Fuerzas Armadas.

Momento de la ofrenda a los caídos, en el Arsenal Militar de Las Palmas

En el acto celebrado ayer asistieron, entre otras autoridades, la delegada del Gobierno, María del Carmen Hernández Bento; el presidente del Cabildo Insular, José Miguel Bravo de Laguna; el concejal Ángel Sabroso en representación del alcalde de la ciudad; fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido y el obispo de la diócesis canariense, monseñor Cases.

Otras autoridades presentes fueron el general jefe del Mando de Canarias, teniente general Pedro Galán García; jefe del Mando Aéreo de Canarias, general de división Javier Salto Martínez-Avial; jefe de la Guardia Civil de Canarias, general de brigada Juan Manuel Sánchez Medina; y el jefe superior de la Policía Nacional en Canarias, Valentín Solano. Asistieron, además, otras representaciones regionales e insulares civiles y militares y Cuerpo Consular, y representantes de las marinas de pesca, mercante, deportiva y científica con las que la Armada comparte una misma devoción por su Patrona. 

En Santa Cruz de Tenerife, la festividad se celebró con una misa en la Comandancia Naval presidida por el comandante naval, capitán de navío Luis Marcial García Rebollo, con la asistencia de diversas autoridades y del personal de la Armada con sus familiares y amigos. Estas celebraciones se suman a las actividades organizadas por la Armada para conmemorar esta fecha tan señalada en diversas localidades tanto nacionales, como fuera del territorio nacional, en los buques y unidades desplegados en el exterior.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo 

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Palma y la Armada Española renovaron sus vínculos afectivos e históricos en el transcurso de la ceremonia naval celebrada a mediodía del pasado jueves, 22 de noviembre, en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en la que el Cabildo Insular, representado por su presidenta, Guadalupe González Taño, hizo entrega de la Bandera de Combate al Buque de Acción Marítima “Rayo” (P-42).

Se cumplía así un acuerdo institucional de la primera corporación insular, adoptado en su día por unanimidad a propuesta del Grupo Popular, después de consultar al entonces almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR) y actual almirante de Acción Marítima (ALMART), vicealmirante Salvador Delgado Moreno.  El acuerdo se trasladó para su aceptación al gabinete del almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada, que contestó afirmativamente.

Comienza la ceremonia naval con el traslado de la Bandera a tierra

La Bandera recibe los honores de ordenanza

Con este acto, La Palma, isla en la que han nacido tres almirantes -Francisco Díaz Pimienta, Antonio Fernández Rojas y Amancio Rodríguez Castaños-, reafirma su relación con la Armada Española, como ya lo hizo anteriormente con la Medalla de Oro de Santa Cruz de La Palma al buque-escuela “Galatea” (1943), la Bandera de Combate al patrullero “Centinela” (1995) y la Medalla de Oro de La Palma al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” (1998).

La ceremonia estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Gregorio Bueno Murga, que pasó revista a las fuerzas que le rindieron honores. El día anterior había llegado en su primera visita oficial a La Palma desde que tomó posesión de su cargo y cumplimentó a las primeras autoridades insulares.

El almirante del Mando Naval de Canarias pasa revista a las fuerzas militares

El almirante del Mando Naval de Canarias saluda a la sección de Infantería de Marina

El almirante saluda a las autoridades civiles y militares presentes en el acto

Tras la entrega de la Bandera de Combate al comandante del buque, capitán de corbeta Vicente Rubio Bolívar, la presidenta del Cabildo Insular –que no respetó la tradición en su condición de madrina y prescindió de la peineta y la mantilla- expresó su voluntad “de quedar vinculada de esta forma permanente al futuro de este buque”, al que deseó grandes éxitos. “En este día tan señalado, deseo expresar mi más sincera y cordial felicitación a toda su dotación, a la que uno la de todos los palmeros, a los que hoy represento”.

La presidenta del Cabildo agradeció al Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma y a la Autoridad Portuaria su colaboración en la realización del acto, con el que “se pone de manifiesto, una vez más, el entrañable y continuado vínculo entre las gentes de La Palma y la Armada Española, tantas veces mostrado en el pasado por gestos notables de ayuda mutua y solidaridad”.

La presidenta del Cabildo besa la Bandera antes de entregarla al comandante

El comandante del BAM “Rayo” recibe la Bandera de Combate de su buque

La presidenta del Cabildo Insular de La Palma se dispone a leer su discurso

Destacó que la Bandera entregada es “símbolo de nuestro país, quisiera que fuera en el futuro depositaria del espíritu de grandeza y sacrificio tradicionales en nuestra Armada. Virtudes a las que se añade un esmerado concepto de servicio y entrega a los demás, basado en la generosidad, la lealtad, la eficacia y la disciplina. Estad seguros de que de esta forma serán dignos de cuantos marinos les antecedieron en el servicio a nuestro país, para la que estáis obligados a reverdecer nuevos éxitos y esperanzas”, e invitó a la tripulación a que “sean siempre fieles, con convencimiento profundo, al juramento que en su día prestaran, de servirla y engrandecerla”.

El comandante del buque agradeció la entrega de la Bandera de Combate y destacó en su discurso de agradecimiento que “hoy es un gran día para los que tenemos el orgullo de servir España a bordo del ‘Rayo’. Asistimos a un acto cargado de solemnidad y tradición, que dejará una huella imborrable en nuestras vidas”.

“Esta ceremonia tiene como protagonista a la Bandera. La Bandera que nos une, une a quienes tenemos la responsabilidad de formar las fuerzas armadas y también a todos aquellos españoles que al contemplarla ven en ella representados los más altos valores, la tradición, la herencia recibida y la esperanza de un gran futuro”.

“Esta Bandera, que la madrina me ha entregado y que de acuerdo con la tradición he recibido rodilla en tierra, nos recuerda el compromiso que cada uno de nosotros adquirimos en su día, y que, llegado el momento, y en caso necesario, nos demandará el más alto sacrificio”.

El comandante del BAM “Rayo”, CC Vicente Rubio Bolívar, en su intervención

El comandante Rubio Bolívar señaló que “mediante esta entrega, hoy se renuevan los lazos de unión entre La Palma y la Armada. Lazos que vienen de muy antiguo y que han perdurado durante siglos. La vocación marinera de los palmeros, intrínseca a su carácter insular entronca con la vocación de todos los que hemos decidido servir a España en la mar”.

“La grandeza de esta isla y de su gente –dijo-, unida al cariño que siempre ha mostrado por la Armada contribuye a que todos los que componemos la dotación del ‘Rayo’ nos sintamos hijos adoptivos de La Palma” y manifestó que “en años venideros, con cariño, entrega y lealtad mostrará esta Bandera a lo largo y ancho de los siete mares”.

Por último enfatizó que “todos los que hoy formamos parte de la dotación del “Rayo” y los que nos releven en el futuro, pondremos todo nuestro empeño en defender y honrar esta Bandera, la defenderemos siempre, y la honraremos cumpliendo a diario con nuestros deberes y obligaciones”, e hizo un ruego a la Virgen del Carmen, como patrona de los marinos y a la Virgen de las Nieves, como patrona de los palmeros, “entre los que desde hoy se cuenta el ‘Rayo’, que nos proteja y de larga vida a este buque para que sea digno de llevar esta bandera y pasear el orgullo de ser español por todos los mares del  mundo”.

La sección de Infantería de Marina efectuó una descarga de fusilería

En la ceremonia naval participó una compañía de honores que estuvo formada, además de las escuadras y secciones de la Armada y de Infantería de Marina, por una sección del Ejército de Tierra del Centro de Formación de Tropas de La Palma y la banda de música del Mando Aéreo de Canarias, que desfilaron al finalizar el acto, después de que hubiera sido izada la Bandera de Combate en el tope del BAM “Rayo”.

A continuación, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias y la presidenta del Cabildo Insular subieron a bordo del BAM “Rayo” para firmar en el Libro de Oro del buque y antes de desembarcar se tomó una foto de familia con toda la dotación.

La presidenta del Cabildo firma en el Libro de Oro del BAM “Rayo”

Foto de familia en la cubierta de vuelo del BAM “Rayo”

Los buques “Rayo” y “Meteoro”, atracados en el puerto de Santa Cruz de La Palma

El BAM “Rayo” (P-42) es el segundo buque de su clase

El acto contó con la asistencia de las primeras autoridades civiles y militares de La Palma, entre ellas el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos; varios consejeros del Cabildo y el coronel del CEFOR, José Pardo de Santayana. Asistieron, asimismo, el general Colás Campo, jefe de la Subinspección del Mando de Canarias y el general Sánchez Medina, jefe de Zona de la Guardia Civil de Canarias; el capitán de navío Blas Romero, comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, varios alcaldes, diputados nacionales y regionales, senadora por La Palma, los presidentes de las instituciones culturales y científicas más relevantes de La Palma y otros invitados.

En el puerto palmero se encontraba atracado, asimismo, el BAM “Meteoro” (P-41), primero de la serie de los cuatro BAM construidos, todos ellos con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata, en su clase, de los buques más avanzados de la Armada Española.

Fotos: José Guillermo Rodríguez Escudero, Mando Naval de Canarias y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Palma, isla marinera por excelencia, cuyos vínculos históricos con la mar se remontan al siglo XV y alcanzó su mayor esplendor en el siglo XIX, ofrecerá el próximo jueves, 22 de noviembre, la bandera de combate al Buque de Acción Marítima “Rayo” (P-42), en el transcurso de una ceremonia naval que se celebrará a mediodía en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Con este motivo también se desplazará al puerto palmero el BAM “Meteoro” (P-41), primero de la serie.

El acto estará presidido por el almirante jefe del Mando Naval de Canarias, Gregorio Bueno Murga y la madrina será, por razón del cargo político que ostenta, la presidenta del Cabildo. En su momento, y a iniciativa del Grupo Popular en la primera corporación insular, se adoptó el acuerdo institucional entre las fuerzas que lo componen de hacer entrega de la Bandera de Combate a uno de los nuevos BAM de la Armada española con base en Canarias.

El BAM “Rayo” es el segundo de su clase con base en Canarias

El gabinete del almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada contestó afirmativamente a la propuesta del Cabildo Insular de La Palma, fijándose la fecha para el 22 de noviembre. Con este acto, La Palma, isla en la que han nacido tres almirantes (Francisco Díaz Pimienta, Antonio Fernández Rojas y Amancio Rodríguez Castaños),  reafirma su relación con la Armada, como ya lo hizo anteriormente con la bandera de combate al patrullero “Centinela” y la medalla de oro de la isla al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”.

En el acto también participará una compañía de honores que estará formada, además de las escuadras y secciones de la Armada, por una sección del Ejército de Tierra procedente del CEFOR de La Palma y la banda de música del Mando Aéreo de Canarias. El público que lo desee podrá visitar el BAM “Meteoro” mañana, miércoles, de 15,30 a 18 h y el BAM “Rayo”, el jueves de 15,30 a 18 h y el viernes de 09,30 a 13,30 h. Es la primera vez que ambos buques visitan el puerto palmero y se trata de las unidades más modernas de la Armada Española en su clase.

Foto: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Este retorno a la fuerza se produce en una zona singular, en el archipiélago canario, la parte del territorio nacional más alejado de la península y, al mismo tiempo, la frontera meridional tanto de la OTAN como de la Unión Europea”, dijo en su discurso de toma de posesión el contralmirante Gregorio Bueno Murga, nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR), en una ceremonia naval celebrada el pasado miércoles, 3 de octubre, en el Arsenal Militar de Las Palmas.

“El valor estratégico del archipiélago canario se ha mantenido intacto desde hace mucho tiempo (…) y como se usa hoy en día para ejercer el control del mar en estas aguas con un elevado tráfico marítimo de importancia vital, no solo para España sino para sus socios, aliados y amigos y para ejercer misiones relacionadas con la seguridad marítima en diversos aspectos: control de inmigración ilegal, control de actividades ilícitas, ampliación de la zona económica exclusiva hasta los límites de la plataforma continental, de la contaminación marítima y punto de apoyo para las misiones de seguridad cooperativa con los países del Sahel que tienen una fachada al amplio océano Atlántico”.

Gregorio Bueno Murga, nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias

“Cambian los tiempos, cambian las misiones, pero el valor estratégico de estas afortunadas islas se mantiene intacto y la Armada sabedora de ello, no solo mantiene su presencia y actividad en las islas sino que se dota de nuevos buques con mayores capacidades para estar en mejores condiciones de ejercer tanto las misiones de disuasión, defensa y gestión de crisis que puedan ser ordenadas por el gobierno de la nación como las misiones de seguridad marítima, seguridad cooperativa y cooperación con otras agencias que pertenecen al ámbito de las misiones permanentes asignadas a la Armada en la vigente legislación”.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias comenzó su alocución expresando gratitud al almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada y a su predecesor en el mando y actual almirante de Acción Marítima, presente en el acto, así como a las autoridades civiles y militares y fuerzas destacadas en Canarias.

Hizo mención, asimismo, a las unidades y dotaciones del Mando Naval que se encuentran ejecutando operaciones lejos del territorio nacional, caso del BAM “Relámpago”, desplegado en aguas del océano Indico donde participa en la “operación Atalanta” de lucha contra la piratería, “que desde el estado fallido de Somalia lleva años amenazando la libre actividad de transito marítimo ya actividad comercial y pesquera que en esas aguas se desarrollan. A ellos les deseo el mayor de los éxitos en su actual misión”.

El almirante Bueno Murga, en el transcurso de su alocución

El almirante Bueno Murga también se refirió a la “difícil coyuntura económica a la que nos enfrentamos y que a día de hoy es el principal reto que tendremos que gestionar. La progresiva reducción presupuestaria está obligando a que el Gobierno desvíe recursos económicos que otrora destinaba a las Fuerzas Armadas a otros gastos de carácter social”.

“La Armada está adaptando la entidad de su fuerza a esta situación cambiante, reduciendo la misma; esta situación no ha afectado a este Mando Naval, pues recientemente se ha actualizado la fuerza aquí destacada hasta disponer ahora mismo de los cuatro buques más modernos de la Armada, pero es cierto que esta situación nos obliga a ser tremendamente eficientes, a considerar el uso adecuado de cualquier recurso económico que tengamos que gestionar buscando por un lado la eficacia de la fuerza y el bienestar del personal, que también ha hecho un tremendo sacrificio en términos retributivos en los últimos años. Esta gestión eficiente del recurso económico creo que será el principal desafío al que tanto yo como todos los miembros de este Mando nos enfrentemos en los próximos años”.

A pesar de las dificultades, el almirante Bueno Murga quiso enviar un mensaje de optimismo. “La Armada a lo largo de su dilatada existencia al servicio de la patria ha pasado por situaciones históricas muy difíciles con momentos coyunturales de una debilidad extrema, pero todos los marinos sabemos que después de una tempestad siempre, antes o después llega la calma. Para cuando ese momento llegue debemos estar preparados: aguantando el temporal, manteniendo el rumbo firme y preparando el momento en que escampe para poder enmendar la derrota. Es decir, teniendo claro que esta situación es coyuntural y que la Armada mantiene claros sus objetivos a largo plazo”.

En estos tiempos corresponde ser “tremendamente eficaces”, dijo en sus palabras

A continuación se refirió a las dotaciones de las unidades del Mando Naval de Canarias, a quienes recordó “los valores en lo que se basa el servicio de las armas: honor, valor, disciplina y lealtad. Valores que se mantienen más vigentes que nunca y que marcan el carácter del conjunto de personas que constituyen las diferentes Instituciones Militares. Valores que debemos practicar todos y exigir todos, pues si estamos en una crisis económica, esta no tiene por qué afectar a los valores de los que debemos hacer gala”.

“Adicionalmente a estos valores, hoy cobra especial importancia el compromiso individual de las personas con la Institución a la que sirven y con el resto de las personas que forman parte de la misma Institución. Compromiso pues con la Armada, con los miembros de la Armada y en sentido ascendente y descendente”.

El almirante finalizó su intervención haciendo mención a su deseo de mantener e incrementar “el excelente nivel de relaciones institucionales y personales que mi predecesor en el cargo ha dejado como una herencia de valor incalculable y que me comprometo a mantener, al menos” y con su “compromiso de hacer del Mando Naval de Canarias un ejemplo de excelencia dentro de la Flota, como muestra palpable de la confianza depositada en mi y de la que hablaba al comienzo de estas breves palabras. Que la Virgen del Carmen, patrona de la Armada, estrella de los mares y guía de los navegantes me ayude a conseguirlo”.

Discurso del ALMART

A continuación, el almirante de Acción Marítima, vicealmirante Salvador Delgado Moreno, resaltó en la presentación del nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias, que le sucede en el cargo, “llegas a una tierra que ocupa una posición estratégica privilegiada en las rutas marítimas del Atlántico; de la que se ve beneficiada pero también expuesta a los riesgos que amenazan la libertad de los mares. Para hacerles frente, dispones de las unidades más modernas de la Armada, de las que tendrás que obtener todo el potencial que aportan sus muchas y novedosas capacidades. Para ello, dispones de un equipo humano extraordinario: reducido pero con una gran capacidad de trabajo; joven pero experimentado; con el empuje propio de los que creen en lo que hacen y que trabaja en perfecta sintonía con el resto de unidades de la Armada en el archipiélago”.

La ceremonia naval se celebró en el patio de armas del Arsenal Militar

“Disfruta de esta tierra espectacular y variada. Pronto comprobarás el carácter abierto y acogedor de un pueblo que vive de cara al mar y que aprecia y valora a sus Fuerzas Armadas. Conoce a sus gentes y disfrutarás de su sincera amistad”. “Aprovecha el excelente espíritu de colaboración que existe entre las diferentes instituciones del estado, autonómicas, insulares y locales y muy en particular entre nuestros compañeros de los Ejércitos de Tierra y Aire y la Guardia Civil. Almirante, no me cabe duda que llevarás a buen puerto los cometidos que acabas de asumir. Te deseo toda la suerte del mundo. Recibe mi felicitación en nombre de toda la Armada y que la Virgen del Carmen ilumine siempre tu derrota en esta navegación que hoy emprendes. Buena suerte, almirante”.

Biografía del nuevo ALCANAR

El contralmirante Gregorio Bueno Murga nació el 8 de febrero de 1960 en Orense. Ingresó en la Armada en 1978 como alumno aspirante en la Escuela Naval Militar y recibió el despacho de alférez de navío en julio de 1983.

Ha sido el comandante del patrullero “Grosa”, con base en Las Palmas de Gran Canaria; patrullero de altura “Serviola”, fragatas “Santa María” y “Reina Sofía” y el  portaaviones “Príncipe de Asturias”.  Otros destinos de mar han sido en el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” y la fragata “Santa María”.

Entre sus destinos en tierra destaca su paso por la Escuela Naval Militar, el Estado Mayor de la Flota, el Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad de la OTAN en Rota, el Estado Mayor de la fuerza conjunta española desplegada en Irak y el Estado Mayor de la Armada.

El pasado mes de julio ascendió a contralmirante y pasó al Estado Mayor de la Armada como Jefe de la División de Planes. Es diplomado en Guerra Naval, título que obtuvo en la Academia de Guerra Naval de la Marina de Chile y es especialista en Armas Submarinas. Hasta la fecha acumula más de 2.400 días de mar, 550 al mando de buques.

Ha sido condecorado en seis ocasiones con la Cruz del Mérito Naval, en una ocasión con la Cruz del Merito Militar, así como la Cruz, Encomienda y Placa de la Orden de San Hermenegildo, así como condecoraciones de Brasil, Chile y Arabia Saudí.

Secuencia del acto

La toma de posesión del nuevo ALCANAR estuvo presidida por el almirante de Acción Marítima (ALMART), Salvador Delgado Moreno, anterior almirante comandante del Mando Naval de Canarias. El vicealmirante Delgado Moreno fue ascendido el pasado  21 de septiembre y nombrado almirante de Acción Marítima con sede en Cartagena, tras haber permanecido los últimos 18 meses al frente del Mando Naval de Canarias.

De acuerdo con el ceremonial naval, el acto comenzó con la formación de la fuerza en el Patio de Armas del Arsenal. La compañía de honores, al mando del teniente de navío Teodoro Romero de Soto, estuvo formada por una escuadra de gastadores, una sección de Infantería de Marina de la Unidad de Seguridad de Canarias (USCAN), una Unidad de Música del Mando Aéreo de Canarias (MACAN), y dos secciones de Marinería del Mando Naval de Canarias y del arsenal de Las Palmas.

El ALMART pasa revista a las fuerzas que le rinden honores

Jefes y oficiales de los tres ejércitos presentes en el acto

Autoridades civiles y miembros del Cuerpo Consular

El almirante Bueno Murga saluda al cónsul de Finlandia en Canarias

A continuación se procedió a la incorporación de la Bandera Nacional a su puesto en la formación, momento en el que llegaron las diferentes autoridades civiles y militares asistentes al acto. Tras la llegada del nuevo ALCANAR, recibido por el Jefe de Estado Mayor, capitán de navío  Félix Díaz Espinar y el saludo a la Bandera, recibió a continuación al almirante de Acción Marítima, al que se le rindieron los honores de ordenanza.

Posteriormente se procedió a la lectura de la resolución de nombramiento del nuevo ALCANAR por el capitán de navío Díaz Espinar. A continuación el almirante de Acción Marítima dio lectura al artículo 601 de las Reales Ordenanzas de la Armada previstas para la toma de posesión. En esta parte de la ceremonia el nuevo ALCANAR juró su cargo y el ALMART le entregó el bastón de mando. Por último ambos almirantes pronunciaron sus alocuciones, se interpretó el Himno de la Armada y se procedió a la retirada de la Bandera y al desfile de las fuerzas presentes al son de la marcha “Ganando Barlovento”, interpretada por la banda de música del arma de Aviación.

Fotos: laprovincia.es

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la despedida en el Arsenal de Las Palmas, el pasado viernes, del patrullero de altura “Cazadora” (P-78) -comandante, capitán de corbeta Federico Peláez-, se cierra una etapa de la presencia naval de la Armada española en Canarias. Con tal motivo se celebró a bordo una ceremonia que estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Salvador Delgado Moreno.

El almirante Delgado Moreno y el CC Peláez atienden a los medios informativos

Los buques que hasta ahora tenían su base en Las Palmas –“Cazadora”, “Vencedora”, “Tagomago” y “Medas”- dejan paso a cuatro patrulleros oceánicos de nueva generación, los BAM (Buques de Acción Marítima), que suponen una notable renovación en la capacidad operativa, además de una mejor economía en los gastos de mantenimiento. Los dos primeros, “Meteoro” y “Rayo”, ya están operativos después de concluir satisfactoriamente su fase de evaluación.

Los patrulleros de altura “Vencedora” y “Cazadora” han regresado a la base de Cartagena, en la que estuvieron durante muchos años en su etapa como corbetas,  mientras los buques “Tagomago” y “Medas” están basados ahora en Málaga y Cádiz, respectivamente. Final de una etapa y comienzo de otra. Los nuevos BAM darán mucho que hablar. Estamos ante una nueva dimensión.

“Cazadora” (P-78), final de una etapa en Canarias

La ceremonia naval se celebró en el Arsenal de Las Palmas

Última salida del patrullero “Cazadora” del puerto de Las Palmas

El relevo y la continuidad están garantizados

Fotos: Armada española