Juan Carlos Díaz Lorenzo

No es frecuente ver en el puerto de Santa Cruz de Tenerife la contraseña del grupo italiano Grimaldi. Pero, hace unos días, fondeó en el antepuerto el buque Grande Argentina, adscrito al Central Express Service, que arribó procedente de Lagos (Nigeria) en viaje a Amberes, para suministrarse combustible.

Estos barcos resultan muy llamativos por su notable obra muerta. Construidos en los astilleros de Palermo (Sicilia), son una mezcla de portacontenedores, transportes de vehículos y carga rodada, con las siguientes capacidades: 2.500 coches, 2.500 metros lineales para carga rodada y 800 TEUS. Tienen un registro bruto de 56.650 toneladas en un casco de 214 metros de eslora y mantienen una velocidad de servicio de 20 nudos, propulsados por un motor Sulzer 7RTA6ZU, con una potencia de 15.545 kw. También disponen de alojamiento para 12 pasajeros.

La serie está formada por diez buques: Grande Amburgo, Grande Brasile, Grande San Paolo, Grande Francia y Grande Buenos Aires, adscritos al Northern Express Service & South America; y Grande Atlántico, Grande Nigeria, Grande Argentina, Grande África y Grande América, al citado Central Express Service. 

El buque "Grande Argentina", fondeado en Tenerife

Ese día el puerto estaba pintado de barcos

Fotos: Antonio Sáez