Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió recientemente la escala del “car carrier” “Baltic Breeze”, que realizó operaciones en la terminal de Bouzas, para descargar semi-remolques para Citröen con piezas para automóviles y embarcar vehículos de nueva factura con destino a mercados internacionales. El citado buque –al que vemos en las fotos de nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón- arribó procedente de Marsella en viaje a Bremerhaven, despachado por Bergé Marítima.

Construcción número 2.257 del astillero Shin Kurushima Dockyard Co. Ltd., en Onishi (Japón), entró en servicio en octubre de 1983 y es propiedad de la compañía Wallenius Marine Singapore Pte Ltd., cuya matriz es sueca.

Está al servicio de UECC (United European Car Carriers) y es un buque de 29.979 toneladas brutas y 9.364 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 164 m de eslora total, 28 m de manga y 7,20 m de calado máximo. Propulsado por un motor diesel que le permite mantener una velocidad de 18 nudos. En diez cubiertas tiene capacidad para 3.242 coches tipo estándar o 1.530 coches y 260 vehículos pesados. Código IMO 8312590.

El buque "Baltic Breeze", en toda su eslora por la banda de estribor

Visto de popa, maniobrando para la salida de la ría de Vigo

Cayendo a babor mientras se pone a la vía y dando avante

Fotos: Alfredo Campos Brandón (alfysumundonaval)