Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta mañana, a primera hora, arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife el “car carrier” “Viking Odessa”, en una escala breve. Llegó procedente de Zeebrugge, Vigo y Las Palmas y ahora se dirige a Casablanca. Es propiedad de Gram Car Carriers, está fletado por K Line y operado por OSM Ship Management, compañía con sede en Singapur y tripulado íntegramente por ucranianos, que gestiona OSM Crew Management, en Chipre.

Construido en el astillero Kyokuyo Zosen K.K., en Shimonoseki (Japón), entró en servicio en agosto de 2009 y es el primero de cuatro buques construidos por encargo de la citada compañía dedicada al transporte de vehículos, aunque la serie está formada por un total de doce buques, seis de ellos construidos en Japón y otros tantos en China.

El buque “Viking Odessa”, a su llegada al puerto de Santa Cruz de Tenerife

La novedad más importante se refiere, según resalta la prensa especializada, al equipamiento de “car deck” y rampas interiores eléctricas e hidráulicas desarrolladas por MacGregor’s. El equipo de comunicaciones incluye el sistema VSAT y todos los espacios públicos y camarotes disponen de conexión a internet. Tiene capacidad para 2.000 coches. 

De 20.216 toneladas brutas, 6.064 toneladas netas y 6.500 toneladas de peso muerto, mide 140 m de eslora, 22 m de manga y 5,70 m de calado máximo. En las pruebas de mar alcanzó una velocidad máxima de 21,2 nudos, aunque la velocidad de crucero es de 18,5 nudos, propulsado por dos motores diesel con una potencia de 16.316 caballos acoplados a un eje. Código IMO 9398876.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la ayuda de la marea y varios remolcadores, el buque car carrier “Höegh Osaka” fue reflotado en la tarde de ayer y remolcado a las proximidades del puerto de Portsmouth. Ahora se trabaja en adrizarlo, pues presenta una escora de unos 45º sobre la banda de estribor, que fue como quedó varado en los arenales de Bramble Bank. Luego vendrá la evaluación de daños, que tienen su importancia, según han manifestado inspectores de Hoegh Autoliners y del UK Maritime & Coastguard Agency.

Leemos en la prensa inglesa que el buque fue deliberadamente varado, por decisión del capitán y el práctico, después de que se advirtieran problemas de estabilidad a la salida del puerto de Southampton. Ante la probabilidad de que pudiera volcar y hundirse en medio del canal, se tomó una decisión de emergencia, con el resultado que ya conocemos. De los 1.400 vehículos que se encuentran a bordo, unos 1.200 son Jaguar y Range Rover de alta gama, con un valor de mercado de unos 150 millones de dólares.  

Los trabajos de reflotamiento del buque “Höegh Osaka” concluyeron con éxito

Foto: Casey Sheargold / gcaptain.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los 25 tripulantes del buque car carrier “Höegh Osaka”, embarrancado anoche en un banco de arena en las proximidades de la isla de Wight, fueron rescatados por vía aérea. Reina el buen tiempo en la zona del Solent, en la que el protagonista se muestra con una escora de 45 grados sobre la banda de estribor, localizado en Bramble Bank, entre Southampton y Cowes. El suceso ocurrió cuando navegaba en demanda de Bremerhaven (Alemania). La policía de Hampshire ha tenido que organizar el tráfico ante la avalancha de vehículos y curiosos que han acudido para ver el inusual espectáculo.

Representantes de Hoegh Autoliners, operadora del buque, se han desplazado hasta la zona llamados por el Maritime and Coastguard Agency para que se ocupen del reflotamiento. El buque, de 52.000 toneladas, está abanderado en Singapur y tiene capacidad para 5.400 vehículos. Aunque se trata de un suceso aislado, existen algunos antecedentes, caso del ocurrido en noviembre de 2008 al buque “Queen Elizabeth 2”, que embarrancó en la misma zona con 1.700 pasajeros a bordo. Cuatro remolcadores se ocuparon de reflotarlo al día siguiente.

Este es el espectáculo que se encontraron esta mañana los habitantes de la zona

Y este el aspecto a plena luz del día, con una escora de 45 grados

Fotos: Lloyd’s Images

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió recientemente la escala del “car carrier” “Baltic Breeze”, que realizó operaciones en la terminal de Bouzas, para descargar semi-remolques para Citröen con piezas para automóviles y embarcar vehículos de nueva factura con destino a mercados internacionales. El citado buque –al que vemos en las fotos de nuestro estimado amigo y colaborador Alfredo Campos Brandón- arribó procedente de Marsella en viaje a Bremerhaven, despachado por Bergé Marítima.

Construcción número 2.257 del astillero Shin Kurushima Dockyard Co. Ltd., en Onishi (Japón), entró en servicio en octubre de 1983 y es propiedad de la compañía Wallenius Marine Singapore Pte Ltd., cuya matriz es sueca.

Está al servicio de UECC (United European Car Carriers) y es un buque de 29.979 toneladas brutas y 9.364 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 164 m de eslora total, 28 m de manga y 7,20 m de calado máximo. Propulsado por un motor diesel que le permite mantener una velocidad de 18 nudos. En diez cubiertas tiene capacidad para 3.242 coches tipo estándar o 1.530 coches y 260 vehículos pesados. Código IMO 8312590.

El buque "Baltic Breeze", en toda su eslora por la banda de estribor

Visto de popa, maniobrando para la salida de la ría de Vigo

Cayendo a babor mientras se pone a la vía y dando avante

Fotos: Alfredo Campos Brandón (alfysumundonaval)