Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha sido una larga espera, aplazada en cinco ocasiones y hace unas horas llegó la confirmación oficial desde el otro lado del Atlántico, de que los dos buques floteles de Pemex serán construidos en los astilleros Barreras, en Vigo y Navantia, en Ferrol. Ambos presentaron su oferta bajo la marca PMI Norteamérica. Serán dos años de trabajo para un sector, el naval, que se encuentra atravesando una de las peores crisis de su historia. Unos quinientos trabajadores se verán beneficiados, lo que supone una quinta parte de la plantilla.

El contrato de cada buque está estimado en unos 300 millones de euros. Básicamente serán una repetición, con algunas mejoras y cambios, del buque “Edda Fides”, construido en el mencionado astillero de Vigo, que desde hace poco tiempo tiene a Pemex en su capital social, con el 51 % de las acciones. El precio ha sido fundamental, por lo que Navantia ha tenido que ajustar su oferta, pues era 50 millones de euros más cara que la del grupo mexicano Eyva, que es uno de los proveedores más destacados de Pemex. Ambos buques deberán estar entregados en julio de 2016. 

Silueta de los nuevos floteles de Pemex que serán construidos en Galicia

Los motores de los nuevos buques serán fabricados en Cartagena

Imagen: Navantia