Juan Carlos Díaz Lorenzo

El constructor naval australiano Incat Tasmania Pty Ltd. puso a flote el pasado 17 de noviembre su primer catamarán propulsado por gas natural licuado (LNG), y prevé que pueda realizar las pruebas de mar en enero de 2013, cuando finalice la fase de armamento a flote. En su aspecto exterior es un buque similar a los que opera Fred. Olsen Express, de 99 metros de eslora y con capacidad para un millar de pasajeros y 140 coches.

El contrato fue firmado en noviembre de 2010 y su primer operador será la compañía argentina Buquebus, para cubrir la línea Buenos Aires-Montevideo, por lo que se presenta como un competidor muy serio del transporte aéreo entre los dos países. En su interior se han estipulado tres clases (turista, business y primera).

El citado buque es la construcción número 069 y según lo publicado por Incat, la velocidad  de crucero será de 50 nudos, aunque puede alcanzar una punta máxima de 53 nudos, muy superior a la que mantienen los catamaranes actuales propulsados por diesel, que ronda los 34 nudos de velocidad de crucero. La propulsión está a cargo de dos turbinas de gas sistema dual. A bordo se ofrece, asimismo, la tienda más grande instalada en un buque de esta clase, de 1.100 metros cuadrados de superficie.

Buquebús será el operador del primer catamarán propulpado por LNG

Foto: Incat Tasmania Pty Ltd.

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En escala técnica se encuentra atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el catamarán español Pinar del Río, en viaje de Algeciras a St. Johns. Se trata del antiguo Patricia Olivia, que luce en su casco pintorreado, entre otros, los colores de Balearia.

Con casi veinte años de existencia, este catamarán construido en Australia entró en servicio en julio de 1992 enarbolando la contraseña de la compañía uruguaya Buquebús. Es un buque de 3.454 toneladas brutas, mide 73,60 m de eslora total y tiene capacidad para 540 pasajeros y 96 coches.

Es uno de los nueve buques de la serie, de los cuales, el primero de ellos, Hoverspeed Great Britain, fue noticia el 28 de enero de 1990 por conquistar la famosa “cinta azul” del Atlántico Norte, después del hito mantenido durante años por el trasatlántico norteamericano United States. 

El catamarán español "Pinar del Río", en el puerto tinerfeño

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo