Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Pourquoi Pas?”, así con interrogante, “¿Por qué no?” traducido al castellano, es el curioso nombre de este barco francés, que se encuentra atracado en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, como podemos apreciar en las fotografías de nuestro estimado amigo y colaborador Manuel V. Samper Díaz. Se trata de un buque de investigación oceanográfica propiedad de L’ Institut Francais de Recherche pour l’ Exploitation de la Mer (IFREMER) y la Marine Nationale.  

Construido en el astillero STX France, en Lorient, entró en servicio en 2005. Registra 7.854 toneladas brutas y 1.250 toneladas de peso muerto, en un casco de 107 m de eslora, 20 m de manga y 6,6 m de calado. Está propulsado por un equipo diesel-eléctrico, que le permite una velocidad de 14,5 nudos y dispone de un sistema de posicionamiento dinámico avanzado, además de otros equipos de alta precisión. Código IMO 9285548.

El buque francés “Pourquioi Pas?”, visto por la amura de babor

Foto: Manuel V. Samper Díaz

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Ángeles Alvariño” es el nombre de un nuevo buque oceanográfico botado el pasado viernes, 24 de febrero, en Astilleros Armón (Vigo), ceremonia en la que actuó de madrina su hija, María de los Ángeles Leira Alvariño. Está previsto que su armamento a flote concluya el próximo mes de julio y a partir de entonces estará a disposición del Instituto Españoles de Oceanografía.

El citado buque es casi gemelo del “Ramón Margalef”, que se ha estrenado en la erupción volcánica submarina de El Hierro.  En su construcción se han invertido 20 millones de euros procedentes del IEO y de Fondos Feder y supone un apoyo importante para los estudios de geología marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental, entre otras funciones.

El buque oceanográfico "Ángeles Alvariño", recién puesto a flote

Curiosas las palabras del director del IEO, Eduardo Balguerías, cuando dijo que espera que el buque “Ángeles Alvariño” sea “infinitamente mejor” que el buque “Ramón Margalef”, aunque luego precisó que éste responde “maravillosamente bien” pese a trabajar en “condiciones extremas” como es “estar encima de un volcán”, según leemos en un despacho de la agencia Europa Press. Entonces, ¿en qué quedamos?

La secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, presente en el acto, dijo que “la ciencia que quiere el Gobierno es la de la excelencia, calidad, la que genera conocimiento y cambios innovadores radicales; pero también es la que puede ser aplicada y resuelve problemas”. Todos estos requisitos los cumple el Instituto Español de Oceanografía (IEO), institución de la que destacó su labor.

El nuevo buque rinde homenaje a la memoria de María de los Ángeles Alvariño González (1916-2005), ferrolana, vinculada al IEO entre 1948 y 1957. Trabajó en campañas oceanográficas en España, Inglaterra y EE.UU., país en el que residió hasta su fallecimiento. Especialista en zooplancton, descubrió al menos 22 especies de organismos marinos y fue la primera mujer que embarcó en un buque científico británico. Su única hija, madrina de la botadura, es arquitecta y urbanista establecida en EE.UU.

Foto: IEO