Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque “Juan Carlos I” recibió ayer en el puerto de Cádiz la Bandera de Combate de manos de la reina Sofía, en un acto que presidió y en el que ejerció de madrina de la ceremonia naval, a la que asistieron las autoridades civiles y militares de la provincia y de las Junta de Andalucía, así como el ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate; el almirante jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz Pacheco.

Al comienzo del acto, el AJEMA ofreció la Bandera a Su Majestad. Previa bendición de la enseña por parte del vicario de la Armada, doña Sofía hizo entrega de la misma al comandante del buque “Juan Carlos I”, capitán de navío Antonio Piñeiro Sánchez quien, antes de tomarla, hizo el antiguo gesto de pleitesía de besarla con la rodilla izquierda en tierra.

La reina Sofía recibe la Bandera de Combate de manos del AJEMA

A continuación, el comandante izó la Bandera de Combate en el buque de su mando, auxiliado por su oficial ayudante de derrota y se interpretó el Himno de la Armada. En la ceremonia participó un batallón de honores compuesto por una compañía de marinería de unidades de la Flota, una compañía de Infantería de Marina y una compañía del Ejército de Tierra. Completaban el batallón, la banda de cornetas y tambores del Tercio Sur y una escuadra de gastadores.

La reina Sofía entrega la Bandera de Combate al comandante del “Juan Carlos I”

Foto de familia de la reina Sofía y la dotación del buque “Juan Carlos I”

Fotos: Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Navantia ha sido invitada por el Gobierno de la India al concurso para la construcción de cuatro buques LHD similares al Buque de Proyección Estratégica “Juan Carlos I” que posee la Armada española. El contrato se estima en dos mil millones de euros. En estos momentos el proceso se encuentra en la fase de requerimientos generales y en el segundo semestre de este año se conocerá el presupuesto final y los criterios técnicos y operativos.

El contrato implica la construcción en la India con un socio local. El ganador se encargará del diseño, la dirección del proyecto, la transferencia de tecnología, la asistencia técnica y el mantenimiento. Se trata de un esquema cada vez más habitual en el mundo naval. Es posible, como sucede en el caso de Australia, que los cascos sean construidos en el astillero principal -lo que, en el caso de Navantia, supondría carga de trabajo para los astilleros nacionales- y el armamento a flote lo sea en el astillero del país comprador.

El modelo del buque “Juan Carlos I” tiene posibilidades en el exterior

Foto: Bermaxo