Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife –el de su matrícula naval– se encuentra la barcaza de suministro “Petrobay”, que ha venido desde Las Palmas cargada hasta las marcas de residuos MARPOL para su tratamiento en la refinería de CEPSA. Su llegada ha despertado cierta expectación, pues se pensó que podría ser el buque de “bunkering” que el puerto tinerfeño necesita para una mayor competitividad. Sabemos que la Autoridad Portuaria no ha cejado en su empeño y desde la llegada de Ricardo Melchior a la presidencia del ente, este tema tiene prioridad. Es posible que haya noticias pronto. Y buenas, por supuesto.

Desde febrero de 2015 este buque tiene su base en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Construcción número 608 de Astilleros Zamakona, en Pasajes y puesto en servicio en diciembre de 2004, es el antiguo “Barnoil”, de Flota Suardíaz. Desde diciembre de 2014 está en manos de Boluda. Es un buque de 1.704 toneladas brutas y 3.059 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 66 m de eslora total, 15,32 m de manga y 5,19 m de calado. Tiene capacidad de carga para 3.000 metros cúbicos. Está propulsada por dos motores Guascor, que suman una potencia de 2.774 caballos y le permite mantener siete nudos de velocidad. Código IMO 9301172.

Superestructura del buque «Petrobay», vista por la banda de babor

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A partir del próximo 25 de septiembre, Boluda Lines pondrá en marcha un nuevo servicio semanal entre los puertos de Alicante, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Dicho servicio, que tendrá un tiempo de tránsito de dos días, se suma al existente entre Barcelona, Valencia y Canarias. Con ello, la división de transporte de Boluda Corporación Marítima, dice que trata de atender la “incipiente demanda” de sus clientes, acortando el plazo de entrega de las mercancías. Todo parece indicar que hay “algo más de alegría” en el consumo del archipiélago.

La nueva línea será atendida por un barco fletado llamado “Wega”, abanderado en Alemania, con capacidad máxima para 749 TEUS, aunque en realidad puede cargar unos 400 contenedores con un peso de 14 toneladas por unidad, de ellos 50 frigoríficos. Está alquilado a una empresa alemana y tiene algo más de 21 años de vida marinera, pues entró en servicio en mayo de 1994. Es una pena que Vicente Boluda no mire más por el empleo de nuestros marinos mercantes y opere líneas nacionales con barcos alquilados, cuyos fletes van a parar a arcas extranjeras. Pero es lo que tenemos.

Estampa marinera del buque «Wega», visto por la amura de estribor

Foto: Jens Taxwedel (shipspotting.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hemos sabido que el “fondo buitre” Cerberus ha ofrecido 120 millones de euros por Trasmediterránea. Según una valoración de Ahorro Corporación, vale casi 83 millones. Por lo que se comenta en el sector, la compañía tiene una deuda con sociedades del Grupo Acciona de unos cien millones y por ahí andan rondando otros cien millones de deuda financiera, informa Julián Larraz en el periódico valenciano Las Provincias.

La opción de Balearia ha perdido peso y se considera prácticamente descartada, a pesar de que había elaborado un plan de reactivación de la flota que está amarrada y prescindiría de los barcos alquilados, que en Baleares son mayoría frente a los barcos propios. Son muchas las trabas que pone Competencia por la coincidencia en determinados tráficos y la previsible posición de dominio que ello podría suponer.

La decadencia de Trasmediterránea en los últimos años es evidente. Una tristeza

En el escenario ha aparecido también el Grupo Boluda, que ya fue pretendiente de Trasmediterránea cuando la operación finalmente se decantó a favor de Acciona y sus asociados, entre ellos Naviera Armas, que es competidora directa en algunas líneas e incluso tiene un barco alquilado en la línea de Sevilla. Parece ser que Vicente Boluda podría tener el apoyo de un posible socio financiero, pero la cuantía de su oferta no ha trascendido, como tampoco la de Balearia.

En cualquier caso, sea quien sea el comprador, el futuro de Trasmediterránea es una incógnita. Existe una gran inquietud entre el personal de flota y tierra, pues apenas tienen noticias y lo poco que llega lo hace a cuentagotas. Por lo que se ha publicado, se pretende dejar el asunto zanjado antes de que acabe el año. El declive de la casi centenaria naviera en los últimos tiempos ha sido penoso. Los gestores de Acciona han demostrado su incapacidad para lidiar en el sector naviero y ahí están las consecuencias.

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Procedente de Sevilla en viaje a Lanzarote, anoche, a las 20 h arribó en su primera escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife –el de su matrícula naval- el rolón español Volcán de Teneguía, que atracó en la terminal de El Bufadero para realizar operaciones de carga y/o descarga de contenedores.

Como ya conocen nuestros lectores, el citado buque, recientemente adquirido por el Grupo Armas, pasa a ocupar el hueco que dejó libre Contenemar en la línea Canarias-Sevilla cuando presentó suspensión de pagos y lleva carga de OPDR y Boluda, que ha amarrado en Las Palmas el buque Reyes B, después de navegar en dicha línea durante algún tiempo.

El buque Volcán de Teneguía, ex Clara del Mar, es un buque tipo con-ro, es decir, carga rodada y contenedores. Puesto en servicio en diciembre de 2007, registra 11.197 toneladas brutas, 2.800 toneladas netas y 7.300 toneladas de peso muerto. Mide 145 m de eslora -135 m entre perpendiculares-, 22 m de manga, 13,90 m de puntal y 6 m de calado. Está propulsado por un motor Mak 12M32C y mantiene una velocidad de crucero de 16,5 nudos. Puede cargar 500 TEUS (de ellos 125 frigoríficos) en dos cubiertas y 104 trailers. Código IMO 9335161.

El buque "Volcán de Teneguía", atracado en la terminal de CAPSA

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo