Juan Carlos Díaz Lorenzo

A la hora en que escribimos esta crónica, el catamarán venezolano “Virgen de Coromoto”, ex “Dolphin Jet”, navega en el canal que separa las islas de Tenerife y Gran Canaria, al rumbo 219º y una velocidad de 16 nudos, según vemos en el sistema AIS. Este buque es una de las recientes adquisiciones de Nueva Conferrys, empresa nacionalizada y dependiente de Bolipuertos, organismo del Gobierno venezolano.

Como ya habíamos adelantado en esta misma sección el pasado 19 de noviembre, Nueva Conferrys estaba negociando con FRS Iberia la adquisición de este buque para la renovación de flota y servicios marítimos en Venezuela. Por su mediación se han adquirido los buques de alta velocidad “Euroferrys Pacífica” y “Federico García Lorca”. El primero ya está operativo en Venezuela rebautizado con el nombre de “Virgen del Valle II” y el segundo, rebautizado “San Francisco de Asís”, se está acondicionando en el puerto de Algeciras para emprender el largo viaje de entrega.

FRS Iberia operó este buque en dos oportunidades con nombres distintos

Al contrario de lo que sucede en Europa y en otras partes del mundo, el coste del combustible no es problema en Venezuela y la mencionada compañía Nueva Conferrys estaba necesitada de nuevos buques, que resolvieran las carencias importantes que existen en las comunicaciones marítimas del país, sobre todo entre Cumaná y la isla Margarita, que es el destino vacacional preferente. El Gobierno venezolano se lo ha tomado en serio y ha resuelto encontrar soluciones comprando buques de segunda mano, en venta y amarrados debido al elevado coste de explotación.

El buque “Dolphin Jet” se estrenó en 2004 en el Lago Ontario, en la línea entre Toronto y Rochester con el nombre de “Spirit of Ontario I”. Desde 2007 se encuentra operativo en Europa, con algunos períodos de amarre, desde su adquisición por Förde Reederei Seetouristik (FRS). Dispone de la certificación MLC 2006 (Maritime Labour Convention), convenio sobre trabajo marítimo adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (ILO) en febrero de 2006 y ratificado en agosto de 2012 por 30 países que representan más del 33% del tonelaje bruto mundial. 

Foto: FRS Iberia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Medios marítimos venezolanos han afirmado que Nueva Conferrys –la compañía resultante de la expropiación de Conferrys en tiempos de Hugo Chávez– tiene cerrado el contrato para la adquisición del catamarán “Dolphin Jet”, operado por FRS Iberia en las líneas del Estrecho. Los hechos parecen confirmarlo habida cuenta de que el nombre del buque ha sido borrado y se están pintado en los costados los colores de la mencionada compañía estatal venezolana.

Nueva Conferrys depende de Bolivariana de puertos (Bolipuertos), compañía estatal competente en esta materia. Por su mediación se han adquirido los buques de alta velocidad “Euroferrys Pacífica” y “Federico García Lorca”. El primero ya está operativo en Venezuela rebautizado con el nombre de “Virgen del Valle II” y el segundo se está acondicionando en el puerto de Algeciras para emprender el largo viaje de entrega. Sabemos también que ha habido gestiones con Fred. Olsen Express para el buque “Benchijigua Express”, pero no ha trascendido acuerdo alguno.

El catamarán “Dolphin Jet”, hasta hace poco al servicio de FRS Iberia

Al contrario de lo que sucede en Europa y en otras partes del mundo, el coste del combustible no es problema en Venezuela y la mencionada compañía Nueva Conferrys estaba necesitada de nuevos buques, que resolvieran las carencias importantes que existen en las comunicaciones marítimas del país, sobre todo entre Cumaná y la isla Margarita, que es el destino vacacional preferente. El Gobierno venezolano se lo ha tomado en serio y ha resuelto encontrar soluciones comprando buques de segunda mano, en venta y amarrados debido al elevado coste de explotación.

El buque “Dolphin Jet” se estrenó en 2004 en el Lago Ontario, en la línea entre Toronto y Rochester con el nombre de “Spirit of Ontario I”. Desde 2007 se encuentra operativo en Europa, con algunos períodos de amarre, desde su adquisición por Förde Reederei Seetouristik (FRS). Dispone de la certificación MLC 2006 (Maritime Labour Convention), convenio sobre trabajo marítimo adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (ILO) en febrero de 2006 y ratificado en agosto de 2012 por 30 países que representan más del 33% del tonelaje bruto mundial. 

Foto: FRS Iberia