Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de investigación oceanográfica “Hespérides” ha realizado esta mañana una exploración en aguas de La Restinga para conocer la situación actual en la que se encuentra el volcán submarino de El Hierro, informa el Mando Naval de Canarias. Los trabajos realizados se han centrado en la búsqueda de indicios de burbujeo de gas entre 1.000 y 4.000 metros de profundidad.

Los equipos e instrumentales instalados a bordo del BIO “Hespérides” permiten la exploración de fondos de gran profundidad. Razón por la cual, atendiendo la batimetría de la isla de El Hierro, el buque ha actuado tanto en la zona alrededor del volcán como en El Golfo, en el norte de la isla, donde en la actualidad se están detectando nuevos movimientos sísmicos.

El BIO “Hespérides”, de nuevo en aguas de La Restinga

El BIO “Hespérides” ha realizado una búsqueda de posibles roturas del fondo marino provocadas por ascenso de magma, para lo que ha utilizado técnicas y equipos de última generación. En cada pasada del buque a 3.000 metros de profundidad se realiza una observación de más de nueve kilómetros sobre los fondos marinos. La sonda instalada a bordo permite radiografiar la superficie del fondo y permite detectar emisiones procedentes del subsuelo de hasta 20 metros por debajo del mismo.

El BIO “Hespérides” puede obtener imágenes en alta resolución y muy detalladas de los sedimentos que componen el lecho marino, pudiendo observar entre 100 y 200 metros por debajo del fondo en la vertical, y distinguiendo capas de menos de un metro de espesor a profundidades de 5.000 metros.

Foto: “Hespérides” / Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Unos días después de su llegada de la Antártida, el BIO “Hespérides” está de nuevo en movimiento. Esta mañana zarpó de su base en el Arsenal Militar de Cartagena para iniciar una expedición en el marco de la campaña Zona Económica Exclusiva 2012, destinada a obtener los datos científicos que avalen la propuesta de la ampliación de la soberanía española ante la ONU sobre los fondos marinos al oeste de Canarias, informa la Armada española.

Esta expedición oceanográfica, denominada “Amuley” (nombre de un endemismo canario), está dirigida por Luis Somoza, geólogo marino del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y asesor científico del Ministerio de Asuntos Exteriores y cooperación para la ampliación de la plataforma continental española.

Nueva misión científica de calado para el BIO “Hespérides”

La expedición está conformada por investigadores del IGME, del Instituto Español de Oceanografía, personal hidrógrafo del Instituto Hidrográfico de la Marina y técnicos de la Unidad de Tecnología Marina del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), fruto de la coordinación entre diferentes organismos.

Durante los dos próximos meses, el BIO “Hespérides” explorará una de las zonas más profundas y desconocidas de los fondos canarios, situada entre 4.500 y 5.200 metros a más de 200 millas náuticas al oeste de El Hierro.

La expedición tiene como objetivo demostrar, mediante las más modernas técnicas de investigación oceanográfica, que dichos fondos profundos son prolongación natural del archipiélago canario, es decir, que tienen la misma naturaleza geológica que las islas.

En una primera estimación, y dada la gran extensión de la actual zona de soberanía de los fondos marinos de Canarias, se prevé que puedan ampliarse en torno a 220.000 kilómetros cuadrados, una extensión que supone casi la mitad de la España peninsular.

Por lo que se he informado, en la actualidad, con el límite de las 200 millas marinas, 151 países costeros del mundo tienen derechos sobre unos 60 millones de kilómetros cuadrados, es decir, un 20% del área ocupada por los océanos. Entre los países que han ratificado la Convención se han presentado 60 propuestas de 54 Estados ante la ONU para la ampliación de su plataforma continental más allá de las 200 millas marinas, entre ellos España.

Con anterioridad, España ya ha presentado dos propuestas de extensión en el Cantábrico y Galicia. Para el primero ya ha sido aprobada la ampliación de 70.000 kilómetros cuadrados, mientras que en Galicia se ha presentado formalmente la propuesta de ampliación de 79.000 kilómetros cuadrados. De esta forma, la ampliación de la plataforma continental de Canarias puede suponer la mayor ampliación de la soberanía de los fondos marinos de España.

Los datos científicos que resulten de la investigación formarán parte de la documentación que el Ministerio de Asuntos Exteriores presente, antes de mayo dl 2014, ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU, para que sea reconocida la soberanía de la plataforma extendida de acuerdo con la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, más conocida como “Ley del Mar”-.

Esta convención, ratificada por la mayoría de los Estados costeros del mundo, les permite extender la soberanía sobre sus fondos y subsuelo marino de 200 a 350 millas marinas, siempre que se demuestre el cumplimiento de los requisitos establecidos en la “Ley del Mar”. Para ello, los Estados deben presentar una serie de datos científicos que demuestren la prolongación natural y geológica de su territorio emergido.

Asimismo, se indica que el BIO “Hespérides” aprovechará su presencia en aguas canarias para realizar nuevas batimetrías del volcán submarino de El Hierro, con el fin de actualizar los datos, así como detectar posibles emisiones submarinas de gases en los alrededores y su grado de actividad mediante las más modernas técnicas hidroacústicas.

Foto: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el transcurso de esta mañana, el buque de investigación oceanográfica “Hespérides” ha efectuado una serie de sondeos batimétricos en la zona donde se produjo la erupción del volcán submarino del Mar de las Calmas, en la isla de El Hierro, cuyos datos serán aportados al comité del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico en la Comunidad Autónoma de Canarias (PEVOLCA), informa el Mando Naval de Canarias.

Durante el tiempo en que estuvo trabajando en la zona, el BIO “Hespérides” realizó varias líneas de prospección en una cuadrícula de trabajo situada en las coordenadas latitud 27º 40’ N – 27º 30’ N y longitud 18º 05’ W – 17º 55’ W, con la finalidad de determinar el punto de mayor altura del edificio volcánico y comprobar posibles variaciones desde el último levantamiento batimétrico.

El BIO “Hespérides” regresa de su XVIII Campaña Antártica y tiene previsto arribar el próximo 3 de abril al puerto de Cartagena, donde tiene su base. Recientemente visitó la isla de El Hierro el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Salvador Delgado Moreno, desplazándose hasta el recién inaugurado Centro de Interpretación Volcánico, situado en La Restinga.

El BIO "Hespérides" maniobra en la zona del volcán del Mar de las Calmas

En la pantalla se observan las maniobras realizadas por el buque

El BIO "Hespérides" maniobra en el Mar de las Calmas

Fotos: BIO “Hespérides” / Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de investigación oceanográfica “Las Palmas” (A-52) ha concluido su XV campaña antártica y ayer, después de desembarcar a los miembros de las bases españolas “Gabriel de Castilla” y “Juan Carlos I” zarpó del puerto de Ushuaia comenzando así su viaje de regreso a España, después de seis meses de viaje, informa la Armada Española.

El BIO “Las Palmas” –comandante, capitán de corbeta Enrique Valdés Garaizábal- tiene previsto arribar a su base en Cartagena  a mediados del próximo mes de abril y realizará escalas en los puertos de Buenos Aires (Argentina) y Natal (Brasil).

Las bases antárticas españolas se abrieron el 22 de noviembre de 2011, con el apoyo proporcionado desde el citado buque, que durante esta campaña ha recalado en 21 bases de trece nacionalidades diferentes. Se informa de que el BIO “Las Palmas” ha navegado una distancia equivalente a una vuelta al mundo y ha cruzado doce veces el Mar de Hoces, conocido también como Paso de Drake y considerado el más tempestuoso del mundo.

Entre otros hitos destacados de la campaña que acaba de concluir, el BIO “Las Palmas” ha realizado 168 movimientos de científicos españoles, portugueses, japoneses, argentinos, alemanes, búlgaros, mongoles, italianos y norteamericanos. Ha transportado 77 toneladas de material para las bases antárticas, 38 toneladas de víveres y ha retirado 14 toneladas de residuos y suministrado 93.500 litros de combustible a las bases y realizado un total de 402 barqueos.

El BIO "Las Palmas", fondeado en Isla Decepción

Durante la su XV campaña antártica, el BIO “Las Palmas” ha dado apoyo directo a cuatro proyectos científicos:

– Proyecto FOSTER, encargado de medir la temperatura del agua en el interior de Isla Decepción. El buque se encargó de largar líneas de sensores térmicos con un total de 43 operaciones de largado y recogida de líneas con 20 sensores por línea. Un total de 27.950 metros de maniobra.

– Proyecto ACTIQUIM, de “actividad ecológica de productos naturales marinos del fondo marino antártico, ecología química in situ, potencial farmacológico y alteraciones acusadas por la actividad humana”. El BIO “Las Palmas” ha apoyado a los buceadores que han realizado 19 inmersiones tanto dentro como fuera de Isla Decepción.

– Proyecto MIDAH, de “monitorización de impactos derivados de las expediciones turísticas y científicas”, encargado de observar el impacto medioambiental del turismo y de la comunidad científica en la Antártida.

– Proyecto GEOTINANT, de investigaciones geodésicas y geotérmicas, análisis de series temporales e innovación vulcanológica en las Islas Shetland del sur y en la península antártica.

Construido en Astilleros del Atlántico, se trata en origen un remolcador de altura para apoyo a plataformas petrolíferas, que entró en servicio en 1978, bautizado con el nombre de “Somiedo” y contraseña de la Compañía Hispano Americana de Offshore. En 1982, en unión de su gemelo “Circos”, fueron adquiridos por la Armada Española y rebautizados “Las Palmas” y “Mahón”, siendo dedicados a misiones de salvamento, remolque, vigilancia marítima, ejercicios, auxilio en zonas catastróficas, lucha contra la contaminación marina y apoyo a la flota pesquera española.

Diseñado para tareas de apoyo y suministro para plataformas petrolíferas, desplaza 1.437 toneladas a plena carga, mide 41 m de eslora, 11,60 m de manga y 5,50 m, de calado máximo y posee dos motores con una potencia de 7.744 caballos y un radio de acción muy extenso, lo cual fue determinante para su elección como buque de investigación antártica, antes de la entrada en servicio del Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) “Hespérides” (A-33).

El remolcador “Las Palmas” fue reconvertido para tareas polares en 1988, siendo su casco reforzado y equipado de un moderno sistema de comunicaciones por satélite, habilitación para 22 investigadores y estiba a popa para dos contenedores científicos. Se trata del primer buque español que participó en misiones científicas en la Antártida, en los años 1988 y 1991. Pertenece a la Fuerza de Acción Marítima y tiene una dotación de 36 personas.

Foto: José Sempere

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalizada su XVIII Campaña Antártica, el buque de investigación oceanográfica “Hespérides” ha comenzado su viaje de regreso a España. El 2 de marzo zarpó del puerto de Usuhaia y a mediados de mes realizará una escala técnica en el puerto de Buenos Aires, desde donde continuará a su base en el Arsenal Militar de Cartagena, informa la Armada Española.

El BIO “Hespérides” –comandante, capitán de fragata Jaime Cervera Valverde- inició su actual campaña el 15 de diciembre de 2011 y después de sendas escalas en Mar del Plata (Argentina) y Punta Arenas (Chile), continuó su viaje para iniciar una campaña de 44 días en la Antártida, en un recorrido de seis mil millas náuticas navegadas por la zona, para hacer posible dos proyectos de investigación en los que han participado diversos organismos militares y públicos vinculados al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), universidades españolas e Instituto Hidrográfico de Marina.

La campaña del BIO "Hespérides" ha durado 44 días y ha navegado 6.000 millas en zonas polares

Por lo que se ha informado, el primer proyecto ha consistido en el fondeo de diferentes equipos científicos para la obtención de muestras de sedimentos y agua, así como un levantamiento batimétrico de la zona a cargo de personal del Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), continuación de los trabajos ya realizados en febrero de 2009 y enero y febrero de 2010 a bordo del BIO “Las Palmas”.

Del trabajo resultante de este proyecto se editarán nuevas cartas náuticas que cancelarán las existentes y que cubrirán zonas que actualmente no están incluidas en la Cartografía Náutica Nacional. Las zonas de trabajo han sido la Costa Sur de la Isla Livingston, Isla Decepción, Islas Shetland del Sur y el Estrecho de Bransfield, todas en el continente antártico.

Durante el desarrollo de los trabajos realizados en la zona próxima a la base española “Gabriel de Castilla” se ha conseguido ultimar la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción, dotada de una calidad sin precedentes. La combinación del sondador multihaz del BIO “Hespérides” con el sondador de aguas someras portable del IHM, de reciente adquisición, hicieron posible este hito.

Se ha conseguido la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción

Los trabajos de campo realizados en la Península de Byers permitirán la elaboración de documentos de apoyo como son los derroteros, que contienen información relevante para la aproximación, fondeo y acceso a la playa desde embarcaciones menores, además de la fauna y vegetación de la zona.

En el levantamiento batimétrico del área situada al sur del Campamento Byers, se ha localizado un bajo aislado de 11 metros no hidrografiado hasta el momento y alejado de la costa en fondos de más de 35 metros. Se propondrá que lleve por nombre “La Pepa”, en homenaje al bicentenario de la que fue la primera Constitución española, que se cumplirá el próximo 19 de marzo.

Al sur del Campamento Byers se ha localizado un bajo aislado de 11 metros, para el que se propone el nombre de "La Pepa"

Además de la labor científica, el buque oceanográfico español también ha realizado misiones logísticas, prestando apoyo a las distintas bases antárticas españolas y de otros países, traslado de personal y material científico y militar y auxilio en labores de avituallamiento.

El BIO “Hespérides” está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena -en cuya puesta a flote, en presencia de los Reyes de España, tuvimos el honor de estar presentes- y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m². Su dotación la forman 55 personas y puede alojar, además, a 37 técnicos y científicos.

Fotos: BIO “Hespérides” / Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides (A-33) arribó el 16 de agosto al puerto de Santa Cruz de La Palma, en una escala de descanso para el personal, que se prolongó por espacio de unas treinta horas. El citado buque se encuentra ahora situado al noroeste de Canarias, continuando con la misión encomendada, consistente en una expedición oceanográfica en el Atlántico Ecuatorial, dentro del marco del proyecto MOC2 (Memoria Oceánica del Clima), financiado por el Plan Nacional de Investigación.

El BIO Hespérides tiene su base en Cartagena y está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena, y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m².

El próximo mes de noviembre, informa la Armada, el BIO Hespérides participará en la expedición “Circunnavegación Malaspina 2010: Cambio Global y Exploración de la Biodiversidad del Océano Global”, una campaña científica en la que participarán 400 investigadores de todo el mundo y 57 oficiales de la Armada, que estudiarán la biodiversidad del océano y el impacto del cambio global.

Dicha expedición toma su nombre del marino Alejandro Malaspina, quien a finales del siglo XVIII dirigió la primera expedición científica de circunnavegación española y de cuya muerte se cumplen 200 años en el presente año 2010.

El BIO Hespérides ha sido el primer buque de la Armada Española que rebasó el Círculo Polar Ártico. Ha realizado quince campañas en la Antártida, llevando a bordo a equipos de científicos de diversas ramas que han profundizado sobre el conocimiento del clima, biología, oceanografía física, geología o geofísica del planeta.

El BIO "Hespérides", en aguas de Santa Cruz de La Palma

Foto: Francisco Noguerol Cajén