Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de asalto anfibio “Galicia” (L-51) zarpó ayer de la Base Naval de Rota rumbo a aguas del Océano Índico para participar en la operación Atalanta de lucha contra la piratería, informa la Armada española. En esta oportunidad actuará como buque de mando de la fuerza que estará al mando del recién ascendido contralmirante Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, embarcado en dicho buque con su Estado Mayor. El almirante de la Fuerza de Acción Naval, vicealmirante Juan Rodríguez Garat, presidió el acto de despedida.

La campaña del buque “Galicia” tendrá una duración de seis meses. Se trata del quinto buque de la Armada Española que ejerce de unidad de mando en este despliegue. Para el buque de asalto anfibio será su tercera participación en la misión y la primera vez que desempeñe dicha función en este escenario. En esta oportunidad ha embarcado dos helicópteros SH-3D y de cuatro “drones” (RPA), así como once soldados de Infantería de Marina.

El buque “Galicia” (L-51), a su salida ayer de la Base Naval de Rota

Foto: Armada española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Navantia ha firmado recientemente con la U.S. Navy un contrato de mantenimiento para los cuatro destructores que serán desplegados durante  2014 y 2015 en la Base Naval de Rota, como parte del escudo antimisiles, según el acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos en 2011 y sellado en 2012, informa la compañía pública española. El contrato, que se estima supondrá para Navantia una carga de trabajo de unas 200.000 horas, contempla el mantenimiento de estas unidades en los períodos de inmovilización en Rota y tiene una vigencia de un año y otros seis meses opcionales.

“La experiencia de Navantia en el diseño, construcción y mantenimiento de los barcos de la Armada Española, similares en sus sistemas, su excelente infraestructura y capacidad humana, así como el apoyo institucional del Ministerio de Defensa español, han sido los factores decisivos para la adjudicación de este contrato”, destaca la firma naval española. La consecución de este contrato con la U.S. Navy, “con un altísimo nivel de requerimientos, supone para Navantia un gran prestigio internacional, afianzando su posición líder en la construcción naval militar”.

Destructor “USS Donald Cook”, equipado con el sistema de combate Aegis

Foto: U.S. Navy

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Flotilla de Aeronaves de la Armada (FLOAN) celebró el pasado 11 de noviembre en el aeródromo de la Base Naval de Rota sus 500.000 horas de vuelo, desde la creación de la aviación naval. Con tal motivo se celebró una ceremonia en el hangar central, presidido por el almirante Emilio José Nieto Manso –piloto más antiguo en servicio- en el que se rindió un homenaje a quienes dieron su vida por España en cumplimiento de su deber.

La FLOAN es el Arma Aérea de la Armada española desde 1954. Tiene a su cargo facilitar el soporte y la protección aérea a la Flota y prestar apoyo aéreo a la Infantería de Marina. Desde 1957 tiene su base en Rota y en la actualidad está formada por seis escuadrillas (cuatro de helicópteros y dos de aviones), cada una equipada con un modelo específico de aeronave.

Helicóptero Augusta Bell AB-212 sobre la cubierta de vuelo del transporte "Contramaestre Casado"

Foto: Armada Española

Redacción

La fragata española Canarias regresó ayer a la Base Naval de Rota, después de una campaña de cinco meses en la Operación Atlanta, desplegada en el Índico contra la piratería en aguas de Somalia. Antes de su llegada a puerto embarcó el almirante general jefe del Estado Mayor de la Armada, Manuel Rebollo García, para darles la bienvenida y felicitarles por los resultados obtenidos.

Según se informa en la página web de la Armada española, durante su permanencia en la misión la fragata Canarias investigó quince contactos, seis de los cuales fueron intervenidos. Los infantes de Marina evitaron el ataque y posible secuestro del pesquero Draco, abanderado en Seychelles, de propiedad y tripulación española, que fue perseguido por una ballenera y un esquife con once presuntos piratas a bordo armados con lanzagranadas y fusiles de asalto. La intervención se saldó con la neutralización de las dos embarcaciones y la captura de los presuntos piratas, que fueron entregados a las autoridades de Seychelles para su procesamiento judicial.

En otro acto contra la piratería, la fragata Canarias liberó a un pesquero iraní con 17 rehenes que permanecían secuestrados desde hacía cinco meses. En la operación participaron infantes de Marina desde una embarcación semirrígida, y un helicóptero proporcionando defensa y apoyo. Tras proporcionar combustible, agua y víveres a los recién liberados, el pesquero iraní puso rumbo a su puerto base, mientras los siete presuntos piratas eran retenidos a bordo de la fragata española.

El buque, al mando del capitán de fragata Rafael Fernández-Pintado Muñoz-Rojas, zarpó de la Base Naval de Rota rumbo al Océano Indico el 22 de diciembre para incorporarse, bajo bandera de la Unión Europea, a la operación contra la piratería en Somalia, y asumir el papel de buque de mando de la Fuerza Naval Europea (EUNAVFOR) desplegada en el Indico.

Con una dotación de 242 personas, el buque de la Armada tiene un equipo de visita y registro con capacidad para efectuar abordajes a buques y una unidad aérea embarcada (UNAEMB) formada por dos helicópteros Sikorsky SH60B, aeronave que ha demostrado su gran capacidad para localizar e interceptar embarcaciones piratas.

La fragata "Canarias" maniobra a su llegada a Rota

Foto: ORP Armada Española