Juan Carlos Díaz Lorenzo

Andreas Dombret, miembro de la junta directiva del Deutsche Bundesbank, afirmó en el transcurso de un discurso pronunciado el pasado 18 de febrero en Hamburgo, que el transporte marítimo se encuentra en una “crisis profunda”, lo cual representa “un riesgo significativo regional y sectorial”. Y aunque aparentemente la baja tasa de interés actual ofrece incentivos para aplazar posibles ajustes en los balances de las navieras, “ese no es el camino a seguir”.

Desde el otoño de 2008 los fletes han caído a niveles mínimos sin precedentes y según el directivo bancario, la caída aún no ha tocado fondo. El Con Tex Index de Hamburgo, referente de los índices de fletes en los buques portacontenedores, se encuentra ahora a un poco más del tercio del valor que cuando empezó a publicarse en octubre de 2007, según leemos en la prensa económica especializada.

La crisis del transporte marítimo alemán amenaza a la banca nacional

Los bancos alemanes tienen un riesgo en el sector del transporte marítimo estimado en 100.000 millones de euros y el panorama se presenta poco claro. Los armadores deben a los diez principales bancos del país más del doble de lo que tienen pendiente los gobiernos de España, Grecia, Irlanda, Italia y Portugal. Las alarmas han saltado hasta el punto de que el Gobierno federal, a través de una entidad de supervisión financiera llamada BaFin, ha iniciado una auditoría de los bancos más importantes del sector marítimo, caso de HSN Nordbank y NordLB.

El director financiero de Commerzbank, Stephan Engels, precisó que el 26 % de la cartera de clientes del transporte marítimo está considerada de “alto riesgo” y, en caso de incumplimiento, estamos hablando de un agujero de 3.700 millones de euros. Razón por la cual este banco ha reducido en un 10 % su exposición en el sector marítimo en el último semestre de 2012. En el último trimestre del citado año, Commerzbank –en cuyo accionariado el Estado alemán participa con un 25 %– registró unas pérdidas de 716 millones de euros, de los que una parte proceden de impagos de créditos marítimos.

Foto: Bermaxo

Anuncios