Juan Carlos Díaz Lorenzo

Azamara Club Cruises, una de las compañías selectas en el sector de la industria de cruceros marítimos, ha elegido el puerto de Santa Cruz de La Palma para sus escalas en la temporada de invierno. Razón por la cual el pasado 23 de noviembre realizó su primera visita el buque “Azamara Quest”, un barco bonito y llamativo por los colores con los que está pintado. En la maniobra de atraque asesoró el práctico Francisco Noguerol Cajén, autor de la foto que acompaña.

Este buque es el séptimo de una serie de ocho construidos en los astilleros de St. Nazaire (Francia) por encargo de la compañía Renaissance Cruises, un proyecto que fracasó poco después de iniciada su aventura naviera. Éste, en concreto, salió a navegar en septiembre de 2000 con el nombre de “R Seven”. Registra 30.277 toneladas brutas y son sus principales dimensiones 181 m de eslora total, 25,46 m de manga y 5,95 m de calado máximo. Tiene capacidad para 702 pasajeros y está propulsado por cuatro motores Wärtsila, con una potencia de 13.500 kw, acoplados a dos ejes y una velocidad de 18 nudos.  Código IMO 92102218.

Bonito encuadre del buque “Azamara Quest” mientras maniobra

Foto: Capitán Francisco Noguerol Cajén

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque “Azamara Quest” permaneció varias horas a la deriva en aguas de Filipinas, después de que un incendio en la sala de máquinas ocurrido el viernes por la noche dejara al buque sin propulsión y causara cinco heridos, uno de ellos grave. El siniestro se produjo cuando el barco navegaba por aguas del Mar de Joló, entre Manila y Sandakan (Malasia), a unas 70 millas al sur del arrecife de Tubbataha, con 590 pasajeros en su mayoría norteamericanos y europeos y 411 tripulantes.

Horas después de que el barco quedara sin gobierno, el personal de máquinas consiguió arrancar los motores auxiliares y los motores principales, lo que permite que el buque disponga de aire acondicionado, instalaciones sanitarias, suministro de agua corriente y cocina, informan medios internacionales.

El buque se dirige a velocidad moderada hacia el citado puerto de Malasia, donde desembarcará a los pasajeros y se procederá a su reparación. Había zarpado de Hong Kong el 26 de marzo en un crucero con escalas en Manila, Sandakan, Palapo, Benoa, Semerang, Komodo y Singapur, a donde tenía previsto arribar el 12 de abril.

Azamara Club Cruises es una compañía del grupo Royal Caribbean. Su presidente, Larry Pimentel, espera la llegada mañana del barco siniestrado para recibir a los pasajeros y consultarles personalmente las intenciones de éstos, de seguir el viaje o regresar a sus casas, además de devolverles el importe completo del billete y ofrecerles otro viaje gratuito por el mismo importe.

Sigue la mala racha en el sector. Ya van tres siniestros en este año