Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los medios marítimos portugueses informan de la reventa del ferry “Atlántida” a la naviera noruega Hurtigruten, en la que, después de unas obras para su transformación en buque de turismo, navegará con el nombre de “Norwegian Explorer”. Hace unos meses había sido adquirido por una sociedad lusitana llamada Douro Azul, que lo compró en poco menos de nueve millones de euros, cuando su coste recién construido se estimaba en unos treinta millones.

El buque tomó forma en el astillero de Viana do Castelo y es la crónica de un fracaso. En su día fue contratado por AtlanticoLine para operar en el archipiélago de Azores, pero sucedió que en las pruebas de mar, celebradas en 2009, no alcanzó la velocidad contractual, por lo que fue rechazado por el Gobierno autónomo azoriano. En los seis años que han transcurrido desde entonces ha estado envuelto en la polémica y ha tenido varios compradores, entre ellos el grupo griego Thersarco y el Gobierno de Venezuela en tiempos de Hugo Chávez.

Este será el futuro aspecto del buque “Norwegian Explorer”

Sabemos también que hubo contactos con algunas navieras españolas, pero no acabó en acuerdo, principalmente por su limitada velocidad. Sin embargo, para la citada naviera noruega encaja perfectamente en sus planes tanto por su tamaño como por su capacidad estimada en 320 pasajeros y será estrenado en viajes turísticos por la costa de Noruega y el Ártico, donde Hurtigruten tiene una presencia notable y es un claro referente en el sector turístico especializado. 

De 7.025 toneladas brutas y 630 toneladas de peso muerto, mide 97,53 m de eslora total y 18 m de manga. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico con una potencia de 11.200 kw que accionan dos azimuth y mantiene una velocidad de 17 nudos. Tiene capacidad para 750 pasajeros, de ellos 74 en 27 camarotes. Código IMO 9434060. El garaje dispone de yelmo de proa y rampa trasera y tiene muy buen aspecto, por lo que todo parece indicar que Hurtigruten ha hecho una buena compra.

Foto: Hurtigruten

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días es noticia en Azores la incorporación del buque “Mestre Simao”, primero de dos ferries de nueva generación contratados por la compañía Atlânticoline en el astillero Armón, en Burela (Lugo). Es un barco bonito, pintado con unos colores atractivos y tiene su base en el puerto de Horta, señalando así el comienzo de una nueva etapa en la historia de las comunicaciones del archipiélago atlántico. Hasta ahora el servicio se hacía con barcos convencionales y en verano se refuerza con buques alquilados.

Nos alegra, y mucho, que el archipiélago azoriano haya avanzado en la dirección adecuada, a pesar del retraso tan considerable acumulado en esta materia. ¿Se imaginan nuestros lectores un escenario parecido en Canarias o en Baleares?. Por lo que leemos en los blogs de los colegas portugueses especializados, la decisión justa y necesaria de dotar a Azores de este tipo de buques tiene nombre y apellidos: Carlos Reis, destacado dirigente de la administración regional. Una mente avanzada en pleno siglo XXI.

Estampa marinera del ferry “Mestre Simao”, a su llegada a Horta

Es el primero de una serie de dos buques gemelos construidos en Lugo

Tiene capacidad para 333 pasajeros y ocho vehículos

Cuando entre en servicio el segundo ferry, se establecerá un servicio triangular en las islas del grupo central, que tomará el relevo definitivo a los buques convencionales “Cruzeiro das Ilhas” y “Cruzeiro do Canal”. Por las declaraciones del actual presidente del Gobierno regional, Vasco Cordeiro, parece que las ideas están claras y no hay riesgo de retroceso en lo que se refiere a fortalecer el transporte marítimo interinsular con buques de nueva generación, como el que hoy nos ocupa que, aunque su tamaño pueda parecernos pequeño, se considera adecuado para las necesidades actuales de aquella tierra.

Armón construye un segundo buque gemelo con capacidad para 333 pasajeros y ocho vehículos y hay intención de un tercer buque un poco más pequeño, para 287 pasajeros y 12 vehículos. La inversión total es de 18,6 millones de euros. El ferry “Mestre Simao” registra 748 toneladas brutas y 224 toneladas de peso muerto, mide 40 m de eslora y 10,75 m de manga y está propulsado por dos motores MTU, con una potencia de 2.240 kw acoplados a un eje y una hélice de paso variable y una velocidad de 16 nudos. Ojalá no esté lejano el día en que haya que sustituirlos por otros mayores, porque ello significará que el transporte marítimo habrá consolidado sus objetivos.

Fotos: Miguel Nóia (oportodagraciosa.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La compañía portuguesa Atlânticoline negocia alquilar un trimarán de Austal para que opere entre varias de las islas del archipiélago de Azores, informa Manuel Bettencourt en su página web oportodagraciosa.com. En la actualidad y sólo en los meses de verano existe un servicio de ferry y fast-ferry entre las islas del grupo central, contratado con una compañía griega, disponiendo las demás de enlaces a cargo de buques menores.

Sin embargo, en los últimos meses, el Gobierno autónomo ha emprendido un plan de modernización portuaria, consistente en la construcción de rampas para facilitar las operaciones de carga rodada, ya que no todos los puertos azorianos disponen de este medio. Es de advertir, asimismo, un incremento considerable en el número de escalas de cruceros de turismo. Azores tiene grandes atractivos, lo que es tenido en cuenta por las compañías de la industria turística.

El trimarán de Austal que quiere fletar Atlânticoline es un primo hermano del “Benchijigua Express”, aunque algo más pequeño: 102 m de eslora total, 26,80 m de manga y 4,20 m de calado. Tiene capacidad para 1.165 pasajeros y 254 coches. La propulsión corresponde a tres motores MTU 20V8000, que accionan tres “water jets” y le permite mantener una velocidad de 40 nudos. El buque está disponible, por lo que si el acuerdo se firma, será posible verlo operando el próximo verano.

Vista de proa del trimarán de Austal que quiere fletar Atlânticoline

Foto: Austal Ships

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nuestro estimado amigo y colega Manuel Bettencourt nos envía desde el puerto de Graciosa (Azores) unas magníficas fotografías del fast ferry Hellenic Wind, propiedad de Hellenic Seaways y operado por la compañía portuguesa AtlanticoLine para cubrir las líneas marítimas de las islas centrales del archipiélago de Azores, en unión del ferry Express Santorini.

La campaña de verano con embarcación rápida comenzó el 7 de junio y finaliza el 27 de septiembre –el ferry convencional se mantendrá operativo hasta el 10 de octubre- e, inicialmente, el servicio había sido adjudicado a Fred. Olsen Express y su buque Bonanza Express.

En su despedida del puerto de Graciosa, Manuel Bettencourt dejó constancia del momento embarcado en la lancha de prácticos Electra. El citado fast ferry, construido en los astilleros de Riva Trigoso (Italia) y puesto en servicio en junio de 1997, es el antiguo Superseacat Two, de 4.500 GRT y 100 metros de eslora, con capacidad para 800 pasajeros y 175 coches, propulsado por cuatro motores Ruston y una velocidad de 37 nudos.

El fast ferry "Hellenic Wind" es un buque construido en 1997

El buque maniobra en su última escala en Graciosa

Es el segundo de una serie de cuatro buques gemelos

Estampa marinera del buque atracado en el puerto de Graciosa

Elegante estampa marinera del fast ferry "Hellenic Wind"

Fotos: Manuel Bettencourt (Graciosa, Azores)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El archipiélago de  las Azores está formado por nueve islas divididas en tres grupos, que suman una superficie de 2.333 kilómetros cuadrados. Son, como las nuestras, islas de origen volcánico y, precisamente, el cono del volcán de Pico, que emerge a una altura de 2.352 metros sobre el nivel del mar, es la montaña más alta de Portugal. 

El grupo oriental está formado por las islas de São Miguel y Santa María; el grupo central, por las islas de Terceira, Graciosa, São Jorge, Pico y Faial y el grupo occidental, por las islas de Flores y Corvo. La población total es de unos 256.000 habitantes. 

En la actualidad, existen en Azores dos compañías marítimas: Transmacor (Transportes Marítimos Açorianos Ltda.), fundada en 1987, con una flota de cuatro buques –dos de ellos catamaranes- y AtlanticoLine, establecida en 2005, que dispone de tres buques –dos fletados y una lancha rápida con capacidad para 12 pasajeros-, siendo ésta la única compañía que enlaza todas las islas, mientras que la primera cubre cuatro de las cinco islas del denominado grupo central. 

En la isla Graciosa reside nuestro estimado amigo y colaborador Manuel Bettencourt, observador del movimiento portuario de la zona y autor del blog http://oportodagraciosa.blogspot.com/. En los meses de verano, AtlanticoLine refuerza el servicio marítimo con el fletamento de barcos tipo ferry y fast-ferry. 

En el verano de 1999 y fletado por Açor Line estuvo por aquellas latitudes el ferry Bajamar, de Líneas Fred. Olsen y para este año también estaba previsto que asumiera el servicio rápido de AtlanticoLine el fast-ferry Bonanza Express, lo cual finalmente no se llevó a cabo, por lo que el contrato fue adjudicado a la siguiente compañía que presentó su oferta, Hellenic Seaways, que ha emplazado los buques Express Santorini y Hellenic Wind

En las fotos que nos envía Manuel Bettencourt vemos el fast ferry Hellenic Wind maniobrando y atracado en el puerto de Graciosa, así como el barco de cabotaje Paulo da Gama, que enlaza el archipiélago y la costa portuguesa y el ferry Express Santorini.

El fast ferry "Hellenic Wind" en aguas de la isla Graciosa

Rampa lateral del fast ferry para descarga de vehículos

La misma rampa es utilizada para el desembarque de pasajeros

Estampa marinera del buque "Hellenic Wind" en el puerto de Praia

Maniobra de salida del fast-ferry "Hellenic Wind"

El barco de cabotaje "Paulo da Gama" maniobra en el puerto de Praia

El ferry "Express Santorini", atracado en el puerto de la isla Graciosa

Este ferry, de construcción francesa, tiene 36 años de vida marinera

Fotos: Manuel Bettencourt