Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante del Arsenal de Cartagena, Fernando Zumalacárregui y el director del astillero de Navantia en Cartagena, Manuel Filguiera, presidieron el pasado 14 de junio el acto de unión de las secciones de popa del submarino S-81 “Isaac Peral”, primero de los cuatro buques de la serie S-80 que el citado astillero construye para la Armada española.

Por lo que se ha informado, se prevé que en el transcurso del presente año se realicen las uniones del resto de las secciones que componen el sumergible, de modo que es previsible que en el próximo mes de noviembre el buque esté totalmente ensamblado. La previsión es que sea puesto a flote en mayo de 2013 y entregado en marzo de 2015.

El almirante Zumalacárregui y el director del astillero cartagenero destacaron la importancia de este hito, un paso más en un proyecto de envergadura, así como la colaboración existente entre la Armada y Navantia para conducir a buen puerto este “importantísimo programa”, que señala un hito en la historia de la Marina y de la construcción naval militar.

El almirante Fernando Zumacalárregui, en su intervención

Foto: Navantia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El patrullero de altura “Vencedora” (F-79) cumplió el pasado 27 de marzo treinta años de su entrega oficial a la Armada española y lo ha hecho navegando en aguas de África Occidental, donde participa en el desarrollo de actividades de formación en el ámbito bilateral y de representación con países del Golfo de Guinea y del África occidental subsahariana, informa el Mando Naval de Canarias.

Durante su estancia en el puerto de Tema (Ghana), quinta y última escala que ha realizado en un país del Golfo de Guinea, el comandante y el segundo comandante del patrullero español asistieron con la embajadora de España en Accra, Olga Cabarga Gómez, a una reunión en el Ministerio de Defensa ghanés. Allí trataron asuntos relacionados con la cooperación bilateral en materia de seguridad marítima, problema que ha empeorado mucho en el Golfo de Guinea en los últimos años.

La delegación española y miembros del Ministerio de Defensa de Ghana

El objetivo de estos ejercicios de cooperación consiste en mejorar las capacidades de diversos países de África occidental en el ámbito de la seguridad marítima mediante la realización de diversos ejercicios tanto en la mar como en puerto. A su regreso a bordo, el buque español se hizo a la mar, teniendo como próxima escala Guinea Conackry.

El patrullero de altura “Vencedora” es el último de una serie de seis buques construidos como corbetas de la clase “Descubierta”, que integraron en su tiempo la 21ª Escuadrilla de Escoltas. Es un proyecto de diseño español que aprovechó parte de las experiencias obtenidas en la construcción de las corbetas de la clase “Joao Coutinho” para la Marina de Portugal.

El patrullero de altura "Vencedora" (F-79), fondeado en Tema

Ordenados el 7 de diciembre de 1973, los cuatro primeros buques –“Descubierta”, “Diana”, “Infanta Elena” e “Infanta Cristina”- fueron construidos en la factoría de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena y los cuatro restantes, ordenados el 25 de mayo de 1976, en la factoría de Ferrol.

La construcción del buque “Vencedora” (F-36) comenzó el 1 de mayo de 1978 con la puesta de quilla. El 27 de abril de 1979 se procedió a su botadura y el 27 de marzo de 1982 causó alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada. Al igual que sus gemelos, ha demostrado su capacidad para las funciones diseñadas.

Asistencia a un bote de pesca en aguas de Costa de Marfil

En la actualidad, sus principales misiones como patrullero de altura consisten en la vigilancia la protección de los intereses marítimos nacionales, el apoyo a la flota pesquera nacional en los caladeros donde faena, la lucha contra la contaminación marítima, la detección y seguimiento de actividades de inmigración ilegal y la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

El proyecto F-30 pertenece a la segunda fase del Plan Naval de finales de la década de los sesenta, que preveía la construcción de una serie de 12 escoltas costeros. Transcurrido el tiempo se redujo a ocho buques, más otro que encargó en 1978 la Marina de Marruecos (“Lt. Col. Errhamani”). Los dos últimos de la serie no llegaron a formar parte de la Armada española –“Centinela” y “Serviola” sobre el proyecto-, pues fueron vendidos en 1983 a la Marina de Guerra de Egipto y entraron en servicio en 1984 con los nombres de “El Suez” y “El Abuqir”.

Fotos: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El 15 de febrero, el personal de Navantia Cartagena procedió al montaje del motor eléctrico principal (MEP) del primero de los cuatro submarinos de la clase S-80, que se están construyendo para la Armada Española. Dicho motor ha sido desarrollado por la empresa Cantarey, filial de la multinacional española Gamesa.

Por lo que explica Navantia, “se trata de un innovador diseño que tiene como atributos su reducidísimo tamaño, un peso 20% inferior al motor utilizado en los submarinos Scorpene, con una firma acústica extremadamente baja, el doble de resistencia al choque y capaz de suministrar la máxima potencia de forma continua, lo que supone una potencia específica en igualdad de operación superior en un 50% respecto a otros submarinos”.

El MEP del primer submarino S-80, instalado a bordo

El montaje de este equipo en la sección 1 del primer submarino de la serie supone el primer hito significativo en la etapa de armamento del S-81. En los próximos meses se irán realizando los montajes de los módulos principales que permitirán la unión de secciones para su posterior puesta a flote, prevista para el próximo año.

Cerca de un millar de empleados pertenecientes a industrias auxiliares españolas colaboran con el astillero de Cartagena en la ejecución del programa S-80. Son más de cuarenta las compañías implicadas directamente en el desarrollo de este proyecto de alta tecnología, que supone algo más de once millones de horas de trabajo, entre ingeniería y producción. De ellas, casi el 40% corresponden a horas propias que realiza personal de Navantia, mientras que el resto es ejecutado por empresas auxiliares. De estas últimas, en torno al 65% están ubicadas físicamente en Cartagena o en la región de Murcia.

Montaje fotográfico de los submarinos de la clase S-80

Recientemente, el Ministerio de Defensa hizo públicos los nombres de los cuatro submarinos de la clase S-80. La orden ministerial aparece publicada en el BOD del pasado 30 de enero y asigna los siguientes nombres: “Isaac Peral” (S-81), “Narciso Monturiol” (S-82), “Cosme García” (S-83) y “Mateo García de los Reyes” (S-84).  Los tres primeros honran a inventores de submarinos y el cuarto al almirante García de los Reyes, primer jefe del Arma Submarina de la Armada Española.

La secuencia de entrega de los cuatro nuevos submarinos será la siguiente: S-81, marzo de 2015; S-82, noviembre de 2016; S-83, marzo de 2017 y S-84, mayo de 2018. El primero de la serie está previsto que sea puesto a flote en mayo de 2013. Los cuatro buques ya están en construcción, en diferentes fases del programa.

Los submarinos de la clase S-80 son buques diseñados de acuerdo con las especificaciones planteadas por la Armada Española. Se trata de submarinos oceánicos de tonelaje medio con capacidad de realizar misiones de larga duración en escenarios alejados de su base, actuando con un elevado nivel de discreción.

Su cometido básico consiste en cumplir las misiones siguientes: proyección del poder naval sobre tierra, guerra naval especial, protección de una fuerza desembarcada, vigilancia, protección de una fuerza naval, y disuasión. Sus condiciones tácticas están garantizadas por un sistema de combate muy avanzado. Estarán equipados con un sistema integrado de control de plataforma que permita la operación con una dotación reducida y un elevado grado de automatismos con control remoto.

Fotos: Navantia y Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cuatro unidades de la Armada de Portugal que han causado baja serán hundidas intencionadamente en aguas del Algarve para que sirvan de pecios visitables por submarinistas profesionales y deportivos, informa Luis Miguel Correia. Se trata de los buques “Oliveira e Carmo”, “Comandante Hermenegildo Capelo”, “Zambeze” y “Almeida Carvalho”.

De los citados centramos nuestra atención en el buque “Oliveira e Carmo”, última de las cuatro corbetas de la clase “Baptista de Andrade”, construida en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena, que formaba parte del grupo inicial de seis corbetas de la clase “Joao Coutinho”, de las cuales las tres primeras fueron construidas en los astilleros Blohm & Voss, en Hamburgo (Alemania) y las tres restantes en los citados astilleros de Bazán, en Cartagena.

La corbeta "Baptista de Andrade", cabeza de serie de su clase

Los diez buques son el resultado de un proyecto del ingeniero Rogério d’ Oliveira con la asistencia y desarrollo de Blohm & Voss y de la Empresa Nacional Bazán, si bien las cuatro últimas son una versión más moderna en cuanto a sensores y armamento respecto de sus predecesoras. Todas ellas fueron construidas para prestar servicios en las colonias portuguesas en África. En 1977, cuando se había consumado la retirada de Portugal de Angola y Mozambique, se anunció su venta a la Armada de la República de Colombia, pero la operación no llegó a producirse.

De 1.252 toneladas de desplazamiento standard y 1.348 toneladas a plena carga, mide 84,59 m de eslora total -81 m entre perpendiculares-, 10,30 m de manga y 3,30 m de calado. Propulsadas por dos motores Pielstick 12PC2V400, con una potencia de 10.560 caballos que accionan igual número de ejes y le permitía alcanzar una velocidad máxima de 24 nudos. A velocidad de crucero de 18 nudos tenía una autonomía de 5.000 millas náuticas. Disponía de una plataforma a popa para el apontaje de un helicóptero ligero y su dotación máxima estaba formada por 113 tripulantes.

El primer bloque de la corbeta “Oliveira e Carmo” (F 489) fue puesta en grada el 1 de junio de 1973. El 22 de febrero de 1974 se puso a flote y el 28 de octubre de 1975 fue entregada a la Armada de Portugal. Los tres buques precedentes recibieron los nombres de “Baptista de Andrade” (F-486), “Joao Roby” (F-487) y “Afonso Cerqueira” (F-488). Todas ellas estaban en servicio entre noviembre de 1974 y octubre de 1975. Este modelo de buque sirvió de base para el desarrollo de las futuras corbetas españolas de la clase “Descubierta”.

Las corbetas "Oliveira e Carmo" y "Honorio Barreto", desarmadas, en Lisboa

El armamento era de tipo convencional formado por un cañón de 100 mm a proa, dos cañones Bofors de 40 mm y seis turbos lanzatorpedos ASW de 325 mm. En cuanto a detección y electrónica montaba un radar AW-2 TM-626 Pollux y un sonar Diodon, así como un radar de navegación Decca. En sus últimos tiempos han cumplido misiones diversas y, sobre todo, de vigilancia de la Zona Económica Exclusiva y de los archipiélagos de Azores y Madeira, actuando en realidad como patrulleros de altura.

Las corbetas construidas en Alemania recibieron los nombres de “Joao Coutinho” (F-475), “Jacinto Cándido” (F-476) y “General Pereira D’Eca” (F-477), mientras que los buques restantes de la misma serie construidas por la Empresa Nacional Bazán en Cartagena fueron bautizados con los nombres de “Augusto de Castilho” (F-484), “Honorio Barreto” (F-485) y “Antonio Enes” (F-471). Entraron en servicio entre marzo de 1970 y junio de 1971.

Fotos: U.S. Navy y Luis Miguel Correia (lmcshipsandthesea.blogspot.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Ministerio de Defensa ha hecho públicos los nombres de los cuatro submarinos de la clase S-80 en construcción en los astilleros de Navantia, en Cartagena, contratados por la Armada Española. La orden ministerial aparece publicada en el BOD del pasado 30 de enero y asigna los siguientes nombres: “Isaac Peral” (S-81), “Narciso Monturiol” (S-82), “Cosme García” (S-83) y “Mateo García de los Reyes” (S-84).  Los tres primeros honran a inventores de submarinos y el cuarto al almirante García de los Reyes, primer jefe del Arma Submarina de la Armada Española.

La secuencia de entrega de los cuatro nuevos submarinos será la siguiente: S-81, marzo de 2015; S-82, noviembre de 2016; S-83, marzo de 2017 y S-84, mayo de 2018. El primero de la serie está previsto que sea puesto a flote en mayo de 2013. Los cuatro buques ya están en construcción, en diferentes fases del programa.

Montaje fotográfico de los submarinos de la clase S-80

Los submarinos de la clase S-80 son buques diseñados de acuerdo con las especificaciones planteadas por la Armada Española. Se trata de submarinos oceánicos de tonelaje medio con capacidad de realizar misiones de larga duración en escenarios alejados de su base, actuando con un elevado nivel de discreción.

Su cometido básico consiste en cumplir las misiones siguientes: proyección del poder naval sobre tierra, guerra naval especial, protección de una fuerza desembarcada, vigilancia, protección de una fuerza naval, y disuasión. Sus condiciones tácticas están garantizadas por un sistema de combate muy avanzado. Estarán equipados con un sistema integrado de control de plataforma que permita la operación con una dotación reducida y un elevado grado de automatismos con control remoto.

Foto: Armada Española