Juan Carlos Díaz Lorenzo

Llega un momento en el que, acostumbrados a verlos, los buques perforadores no son noticia. Pero en este caso sí lo es. Se llama “Ocean Blacklion” y arribo ayer al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, que es el gran centro de reparaciones navales en esta zona del Atlántico. Y es noticia porque, según lo publicado, viene a terminar su armamento a flote mediante un contrato firmado con ASTICAN.

El citado buque está recién estrenado. Construido en el astillero Hyundai Heavy Industries, factoría de Ulsan (Corea del Sur), fue entregado el pasado 22 de mayo a la empresa Diamond Offshore Drilling Services, con sede en Houston (EE.UU.). De 51.500 toneladas brutas y 34.000 toneladas de peso muerto, la torre puede perforar una profundidad de 12.000 m en una superficie de agua de 3.600 m. Código IMO 9662631.

El buque perforador “Ocean Blacklion”, a su llegada ayer a Las Palmas

Foto: Manuel Figueroa García

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado mes de enero se encuentra en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria el petrolero marroquí “Silver”, después de que hubiera protagonizado una varada en la costa de Marruecos cargado con unas cinco mil toneladas de fuel. Cuando se consiguió ponerlo de nuevo a flote, el 14 de enero, viajó al puerto de la capital grancanaria para evaluar daños y decidir su reparación. Entonces se consideró la posibilidad de hacerlo en Navantia (Cádiz) o en ASTICAN, donde finalmente está siendo reparado.

El buque embarrancó el 23 de diciembre de 2013 en las proximidades del puerto de Tan-Tan. Nunca un accidente marítimo en la costa de Marruecos había causado tanta preocupación en la clase política y ecologista de Canarias como en esta ocasión. La proximidad a las costas de Lanzarote hizo temer los efectos de una marea negra, que no llegó a producirse. Dos remolcadores contratados por el armador, Derhem Sliman, consiguieron reflotar el barco, sin que se produjeran daños en el casco.

El petrolero marroquí “Silver”, varado en las instalaciones de ASTICAN

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En las instalaciones de ASTICAN se encuentra en reparaciones la draga de succión “Porto Novo”, abanderada en el registro de Madeira (Portugal). Se trata de uno de los buques de su especialidad con base en Caniçal. Dada la proximidad geográfica y los precios suponemos que a sus propietarios les resulta más económico desplazar el buque al puerto de Las Palmas que hacerlo al continente.

Tiene sus años. Entró en servicio en 1971, después de su entrega por el astillero Vuijk & Zonens, localizado en Capelle Aan Den Ijssel (Holanda), con el nombre de “Hudson Stream”. En enero de 1972 pasó a llamarse “Bowstream” y desde enero de 1996 navega con su actual nombre. Registra 1.424 toneladas brutas y llama la atención por la instalación que lleva sobre cubierta. Código IMO 7039464.

La draga portuguesa “Porto Novo”, en las instalaciones de ASTICAN

Foto: David Pérez Rivero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En las instalaciones de Astilleros Canarios (ASTICAN) se encuentra el buque hospital “Africa Mercy”, efectuando reparaciones y trabajos de carenado general. Permaneció unos días atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y se desplazó a Las Palmas para realizar tales labores, considerado la inexistencia de los mismos en su base de descanso habitual en sus idas y venidas a su labor humanitaria en el continente africano.

El citado buque pertenece a una asociación norteamericana de carácter humanitario denominada Mercy Ships, que atiende a poblaciones del Tercer Mundo proporcionándoles asistencia médica. En ese sentido, se trata del hospital flotante no gubernamental más grande del mundo.

A esta misma asociación pertenecía el histórico buque “Anastasis”, adquirido en 1978 y retirado en junio de 2007, también muy conocido en el puerto tinerfeño, pues tanto en su última etapa como en la anterior –se trataba de un antiguo trasatlántico italiano llamado “Victoria”, construido en 1953- era un asiduo visitante.

El buque-hospital “Africa Mercy”, varado en ASTICAN

El relevo lo ha tomado el buque “Africa Mercy”, un antiguo ferry mixto para el transporte ferroviario y de pasajeros entre las islas de Dinamarca, construido en los astilleros de Elsinore y fue puesto en servicio en agosto de 1980 con el nombre de “Dronning Ingrid”, estrenándose en la línea Kosor-Nyborg.  Tiene dos gemelos llamados “Kronprins Frederik” y “Prins Joachim”.

Es un buque de 10.606 toneladas brutas, 5.088 netas y 5.199 de peso muerto, y mide 152 m de eslora total, 23,70 m de manga y 5,64 m de calado máximo. Estaba propulsado por seis motores Burmeister & Wain-Alpha 16U28LU, acoplados a tres ejes y con una potencia de 18.978 kw, que le permitía  desarrollar una velocidad de 18,5 nudos.

En su época danesa tenía capacidad para 2.280 pasajeros en trayectos cortos y de ellos, 474 en camarotes. Podía transportare cuatro vagones de ferrocarril o su equivalente a 200 coches y 625 metros lineales para carga rodada. Código IMO 7803188.

Adquirido por Royal Mercy Valletta Ltd. (Mercy Ships Lindale, Texas, EE.UU.), desde Nakskov hizo viaje a Newcastle con el nombre provisional de “Ingrid”, donde se procedió a su reacondicionamiento para su nueva etapa con el nuevo nombre de “Africa Mercy” (“Esperanza de África”). El equipo propulsor se redujo a cuatro motores. Dispone de seis quirófanos y una planta de hospitalización para 78 camas. Todos sus tripulantes son voluntarios procedentes de todo el mundo.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En las instalaciones de Astilleros Canarios (ASTICAN) se encuentra efectuando reparaciones el petrolero brasileño “Castillo de Plasencia”, a donde arribó el pasado 19 de abril procedente de Salvador de Bahía (Brasil). El citado buque es propiedad de Lauria Shipping y está operado por la Empresa de Navegaçao Elcano, una filial de la compañía española Empresa Naviera Elcano.

Se trata de un petrolero de productos y quimiquero, construcción número 888 de los astilleros Mitsubhisi Heavy Industries en su factoría de Shimonoseki (Japón) y fue botado el 15 de enero de 1987 con el nombre de “Golden Angel”. En septiembre del citado año entró en servicio con el nombre de “Stolt Aspiration”, contraseña  de Stolt Tankers y abanderado en Liberia. El 13 de abril de 2005 colisionó en aguas del río Mersey, en Liverpool, con el buque “Thorngarth”, resultando con daños de diversa consideración. Desde enero de 2008 navega con el nombre de “Castillo de Plasencia”, en homenaje a la fortaleza situada en la citada ciudad de la provincia de Cáceres.

De 7.901 toneladas brutas, 4.080 toneladas netas y 12.219 toneladas de peso muerto, mide 128,90 m de eslora total -121 m entre perpendiculares-, 20,21 m de manga, 11 m, de puntal y 6 m de calado. Propulsado por un motor diesel, que le permite mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 8610019.

El buque "Castillo de Plasencia", en las instalaciones de ASTICAN

La contraseña de Elcano, en la chimenea del buque

Perspectiva de la superestructura del buque

"Castillo de Plasencia", matrícula naval de Río de Janeiro

Fotos: Bermaxo (bermaxofotos.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Grupo Masaveu recibirá mañana, 21 de marzo, el nuevo buque cementero Cristina Masaveu, después de que en estos últimos días haya verificado satisfactoriamente las pruebas de mar. Como ya hemos informado en nuestra sección “De la mar y los barcos”, este buque ha sido terminado en Astilleros de Santander –una empresa de Germán Suárez, presidente de ASTICAN-, a donde llegó en abril de 2010 remolcado desde Gijón, después de que el astillero S.A. Juliana se declarara en concurso de acreedores.

Los  trabajos de armamento en dique y a flote, concertados en un plazo de once meses y unas 410.000 horas, se han cumplido según lo contratado, contando para ello con el propio personal del astillero y las empresas auxiliares subcontratadas. Han consistido en el montaje del motor principal y los motores auxiliares, la instalación eléctrica, el equipamiento de carga neumático autodescargable, el equipamiento náutico, la habilitación y el tratamiento de superficies y otros de acero de armamento. 

El nuevo buque ha sido diseñado para la carga, transporte y descarga de cemento y productos afines (cenizas volantes, escoria molida, alúmina…), realizando las operaciones en circuitos cerrados con la finalidad de evitar cualquier tipo de contaminación, incluida la acústica, siendo, por tanto, especialmente respetuoso con el medio ambiente. Está dotado de tecnología puntera en propulsión, maniobra y economía de combustible, tanto en navegación como en las operaciones de carga y/o descarga, y preparado para que sea autosuficiente en la generación de potencia eléctrica en condiciones adversas.

La construcción del buque Cristina Masaveu ha supuesto una inversión de 30 millones de euros. Mide 133 metros de eslora y 18 metros de manga, registra 8.416 toneladas brutas (GRT) y 10.600 toneladas de peso muerto. Está propulsado por un motor diesel que le permite mantener una velocidad de 18 nudos y lleva una tripulación de 20 personas. Ha sido inscrito en la matrícula naval de Las Palmas. Código IMO 9443762. De su gestión se ocupa el grupo naviero asturiano Alvargonzález.

Más información y reportaje en nuestra sección “De la mar y los barcos”

Estampa marinera del buque cementero "Cristina Masaveu"

Nueva imagen Masaveu Tudela-Veguín

El nuevo buque, visto de popa por la banda de babor

Fotos: Capitán José Luis Díaz Campa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

ASTICAN, el gran centro de reparaciones navales de Canarias, está en pleno apogeo. Hoy lo pudimos comprobar en un breve paseo por sus alrededores. Tanto en seco como a flote, hay un número importante de barcos efectuando trabajos de carenado general y reparaciones diversas.

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife, por el contrario, y después del cierre y desmantelamiento de Astilleros de Tenerife (la antigua NUVASA), no existe ese tipo de oferta, salvo reparaciones a flote, con las limitaciones que ello supone. En Las Palmas, la visión y la decidida gestión del equipo de Germán Suárez está dando sus frutos desde hace mucho tiempo.

Pues, como decimos, ASTICAN está lleno de barcos y de trabajo en un sector altamente especializado y para muestra, dos botones: el velero Sea Cloud II, uno de los cruceros más importantes del mundo en su género y el “fast-ferry” Bonanza Express, de la flota de Fred. Olsen Express, figuran entre la casi veintena de barcos que pudimos contar, entre ellos frigoríficos, transportes de cargas congeladas, un buque portacontenedores, un buque sísmico, varios transportes de cargas congeladas de la flota de Laskaridis, pesqueros, remolcadores de salvamento y apoyo “off shore”, etcétera.

El crucero "Sea Cloud II", en labores de carenado general

El fast ferry "Bonanza Express", en trabajos de pintura

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo