Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finalizada su XVIII Campaña Antártica, el buque de investigación oceanográfica “Hespérides” ha comenzado su viaje de regreso a España. El 2 de marzo zarpó del puerto de Usuhaia y a mediados de mes realizará una escala técnica en el puerto de Buenos Aires, desde donde continuará a su base en el Arsenal Militar de Cartagena, informa la Armada Española.

El BIO “Hespérides” –comandante, capitán de fragata Jaime Cervera Valverde- inició su actual campaña el 15 de diciembre de 2011 y después de sendas escalas en Mar del Plata (Argentina) y Punta Arenas (Chile), continuó su viaje para iniciar una campaña de 44 días en la Antártida, en un recorrido de seis mil millas náuticas navegadas por la zona, para hacer posible dos proyectos de investigación en los que han participado diversos organismos militares y públicos vinculados al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), universidades españolas e Instituto Hidrográfico de Marina.

La campaña del BIO "Hespérides" ha durado 44 días y ha navegado 6.000 millas en zonas polares

Por lo que se ha informado, el primer proyecto ha consistido en el fondeo de diferentes equipos científicos para la obtención de muestras de sedimentos y agua, así como un levantamiento batimétrico de la zona a cargo de personal del Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), continuación de los trabajos ya realizados en febrero de 2009 y enero y febrero de 2010 a bordo del BIO “Las Palmas”.

Del trabajo resultante de este proyecto se editarán nuevas cartas náuticas que cancelarán las existentes y que cubrirán zonas que actualmente no están incluidas en la Cartografía Náutica Nacional. Las zonas de trabajo han sido la Costa Sur de la Isla Livingston, Isla Decepción, Islas Shetland del Sur y el Estrecho de Bransfield, todas en el continente antártico.

Durante el desarrollo de los trabajos realizados en la zona próxima a la base española “Gabriel de Castilla” se ha conseguido ultimar la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción, dotada de una calidad sin precedentes. La combinación del sondador multihaz del BIO “Hespérides” con el sondador de aguas someras portable del IHM, de reciente adquisición, hicieron posible este hito.

Se ha conseguido la batimetría con cobertura total del fondo marino del interior de la Isla Decepción

Los trabajos de campo realizados en la Península de Byers permitirán la elaboración de documentos de apoyo como son los derroteros, que contienen información relevante para la aproximación, fondeo y acceso a la playa desde embarcaciones menores, además de la fauna y vegetación de la zona.

En el levantamiento batimétrico del área situada al sur del Campamento Byers, se ha localizado un bajo aislado de 11 metros no hidrografiado hasta el momento y alejado de la costa en fondos de más de 35 metros. Se propondrá que lleve por nombre “La Pepa”, en homenaje al bicentenario de la que fue la primera Constitución española, que se cumplirá el próximo 19 de marzo.

Al sur del Campamento Byers se ha localizado un bajo aislado de 11 metros, para el que se propone el nombre de "La Pepa"

Además de la labor científica, el buque oceanográfico español también ha realizado misiones logísticas, prestando apoyo a las distintas bases antárticas españolas y de otros países, traslado de personal y material científico y militar y auxilio en labores de avituallamiento.

El BIO “Hespérides” está a disposición de la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Es un buque de la Armada Española, construido en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán, en Cartagena -en cuya puesta a flote, en presencia de los Reyes de España, tuvimos el honor de estar presentes- y entró en servicio en 1991. Dispone de once laboratorios bien equipados que ocupan una superficie de 345 m². Su dotación la forman 55 personas y puede alojar, además, a 37 técnicos y científicos.

Fotos: BIO “Hespérides” / Armada Española

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la mañana del pasado 21 de febrero se celebró en el Arsenal Militar de Cartagena el acto de transferencia a la Marina senegalesa del patrullero “Conejera”, después de que hubiera causado baja en la  Armada española, en cumplimiento del acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros del 7 de octubre de 2011, por el que este buque y su gemelo “Dragonera” han sido vendidos por el precio simbólico de 100 euros cada uno a Senegal y Mozambique, para su dedicación a tareas de vigilancia marítima.

El acto estuvo presidido por el jefe del Órgano Auxiliar de la Jefatura del Arsenal Militar de Cartagena, capitán de navío Alfonso Blas Martinez de Lejarza, y por el jefe de la Delegación del Senegal, capitán de navío Amadou Sowj junto con el agregado de Defensa de la Embajada del Senegal en España, coronel Amadou Hamady Sy.

Arriado por última vez de la Bandera española en el patrullero "Conejera"

Los representantes de España y Senegal firman los documentos de transferencia

Última dotación española y primera senegalesa del patrullero "Conejera"

Las dos dotaciones formaron dando frente al patrullero y durante la ceremonia se arrió la insignia nacional y se ha izó la senegalesa con la interpretación de los himnos nacionales de España y Senegal por la Banda de Música, Cornetas y Tambores del Tercio de Levante de Infantería de Marina.

El 28 de febrero, el citado buque –al que las autoridades senegalesas no han cambiado de nombre, por el momento- arribó al puerto de Las Palmas, en escala técnica, camino de Dakar, en el que, posiblemente, sea el viaje más largo de su dilatada vida marinera. La travesía la hace acompañado por el patrullero de altura “Serviola” (P-71).

La seguridad marítima en la fachada atlántica africana ha empeorado de forma clara y paulatina en los últimos años. Se ha producido un incremento en el número de actos de piratería, tráficos ilícitos y ataques a infraestructuras críticas. Por su parte, los medios de vigilancia y seguridad marítima de los países de la zona son limitados o inexistentes.

La Armada es un actor clave, como instrumento de la Acción Exterior del Estado, en el Plan de Diplomacia de la Defensa. Esto se ha manifestado en su participación en ejercicios de cooperación para mejorar las capacidades de diversos países de África occidental en operaciones de estabilidad y seguridad marítima.

El patrullero "Conejera", visto por la aleta de babor

El patrullero “Conejera” es el cabeza de serie de cuatro buques ordenados en 1978. El proyecto corresponde a un patrullero ligero y versátil para la vigilancia costera encargado del control de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), cumpliendo misiones de escolta, vigilancia e inspección pesquera.

Los cuatro buques fueron construidos en el astillero de la Empresa Nacional Bazán, en San Fernando (Cádiz), entre diciembre de 1981 y mayo de 1982 y recibieron nombres de islotes del archipiélago de Baleares. Recibieron los nombres de “Conejera”, “Dragonera”, “Espalmador” y ”Alcanada”. A lo largo de su vida marinera, el primero tuvo su base en Cartagena; el segundo, en Huelva; el tercero, en Barcelona y el cuarto, en Barcelona, Tarragona y Castellón de la Plana. Todos ellos causaron baja en el transcurso de 2010.

La secuencia histórica de cada barco es la siguiente:

– “Conejera” (P-31, ex PVZ-31). Botadura: 9 de septiembre de 1981. Entrega: 31 de diciembre de 1981. Baja: 3 de diciembre de 2010.

– “Dragonera” (P-32, ex PVZ-32). Botadura: 25 de septiembre de 1981. Entrega: 31 de diciembre de 1981. Baja: 3 de diciembre de 2010.

– “Espalmador” (P-33, ex PVZ-33). Botadura: 11 de enero de 1982. Entrega: 10 de mayo de 1982. Baja: 11 de junio de 2010.

– “Alcanada” (P-34, ex PVZ-34). Botadura: 10 de febrero de 1982. Entrega: 10 de mayo de 1982. Baja: 11 de junio de 2010.

De 85 toneladas de desplazamiento, el patrullero “Conejera” mide 32,20 m de eslora total, 5,20 m de manga y 1,40 m de calado. El armamento está formado un cañón Oerlikon Mk. 10 de 20 mm y dos ametralladoras MG-3 de 7,62 mm y está equipado con un radar de superficie Racal Decca 1226 y un radar de navegación Sperry.

El equipo propulsor consiste en dos motores Bazán-MTU V8V16, con una potencia de 2.480 caballos acoplados a dos ejes, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos. A velocidad económica de 15 nudos tiene una autonomía de 1.200 millas. La tripulación máxima la forman 12 personas.

Fotos: Armada Española y Diego Quevedo Carmona