Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se complica el arresto del buque-escuela argentino “Libertad” en el puerto de Tema (Ghana). El juez que ordenó la confiscación el emblemático velero de la Armada de la República Argentina ha dispuesto, además, que no se le suministre combustible, lo cual podría generar problemas de fluido eléctrico para mantener operativos los principales sistemas a bordo. El canciller argentino, Héctor Timerman, en nombre de la presidenta de la República, hace responsable al gobierno de Ghana de lo que le pueda suceder al buque hasta su liberación.

El buque-escuela “Libertad”, en su reciente escala en Las Palmas

Poco parece que tales amenazas impresionen al juez que mantiene el barco bajo arresto. Y como se piensa que el asunto puede ir para largo y el sentimiento de humillación nacional está comenzando a calar profundo en la sociedad argentina, después de 18 días de estadía forzosa el pasado sábado se ha dado la orden de la evacuación de la tripulación del buque, retenido por un embargo del fondo de inversión NML que reclama a Argentina una deuda de 284 millones de dólares más intereses.

Se ha intentado una solución, igualmente rechazada, cuando el fondo de inversión NML ha pedido una fianza de 20 millones de dólares para zanjar la cuestión. Los demandantes incluso han ofrecido pagar el pasaje de la repatriación de los tripulantes, de nueve nacionalidades (a bordo hay cadetes e invitados de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Sudáfrica), pero la respuesta oficial también ha sido negativa. El asunto, como se indica, dará mucho que hablar en los próximos días y la presidenta argentina tiene que lidiar dentro y fuera de su país con una situación que pone en aprietos a la imagen nacional.

Foto: Bermaxo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los medios marítimos portugueses se hacen eco de la noticia del arresto en los últimos días de tres buques de la compañía Classic International Cruises (CIC), debido a dificultades financieras. El cierre de la línea de crédito por parte del banco Montépido Geral ha precipitado los acontecimientos. De todos modos, los problemas económicos de la empresa no son nuevos.

Los buques “Princess Danae” y “Athena” están amarrados en Marsella y el buque “Arion” en Kotor (Montenegro). El buque “Princess Daphne” está fletado a una compañía alemana. El buque “Funchal” está inactivo en Lisboa desde hace varios meses, pendiente de una reforma de sus instalaciones. CIC está negociando un acuerdo con el banco para el pago de los salarios atrasados de sus tripulantes y su repatriación.

El buque “Princess Daphne” estuvo hace poco en Tenerife

Fundada por el armador George P. Potamianos, establecido en Portugal, el reciente fallecimiento de éste ha hecho que la gestión de Classic International Cruises pase a manos de sus hijos, en una época de dificultades económicas, que ahora se han agravado con la decisión del citado banco. La programación ha sido cancelada, los pasajeros devueltos a sus sitios de origen y los barcos amarrados.