Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque oceanográfico español “Ángeles Alvariño” se encuentra desde ayer tarde en el puerto de Santa Cruz de Tenerife para dar comienzo a su primera campaña en aguas de Canarias. Arribó procedente de Málaga y mañana, a primera hora, se hará de nuevo a la mar para el inicio de los trabajos asignados.

Los dos primeros, denominados INCOECO 1012, se llevarán a cabo hasta el 14 de noviembre y consisten en identificar y cartografiar los hábitats biogénicos y caracterizaciones de comunidades bentónicas y demaersales. El programa INFUECO 1112 desarrollará trabajos similares al anterior y están encuadrados dentro del proyecto INDEMARES.

Cuando finalice esta primera parte el buque regresará a Santa Cruz de Tenerife para el relevo del personal científico y entonces comenzará con los programados REPROCAN y HIERRO, que se prolongarán el 15 de diciembre, en que comenzará un levantamiento batimétrico de la PLOCAN, finalizando cuatro días después en que retornará a su base en Vigo.

Estampa marinera del buque oceanográfico «Ángeles Alvariño»

Foto: Instituto Español de Oceanografía

Juan Carlos Díaz Lorenzo

“Ángeles Alvariño” es el nombre de un nuevo buque oceanográfico botado el pasado viernes, 24 de febrero, en Astilleros Armón (Vigo), ceremonia en la que actuó de madrina su hija, María de los Ángeles Leira Alvariño. Está previsto que su armamento a flote concluya el próximo mes de julio y a partir de entonces estará a disposición del Instituto Españoles de Oceanografía.

El citado buque es casi gemelo del “Ramón Margalef”, que se ha estrenado en la erupción volcánica submarina de El Hierro.  En su construcción se han invertido 20 millones de euros procedentes del IEO y de Fondos Feder y supone un apoyo importante para los estudios de geología marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental, entre otras funciones.

El buque oceanográfico "Ángeles Alvariño", recién puesto a flote

Curiosas las palabras del director del IEO, Eduardo Balguerías, cuando dijo que espera que el buque “Ángeles Alvariño” sea “infinitamente mejor” que el buque “Ramón Margalef”, aunque luego precisó que éste responde “maravillosamente bien” pese a trabajar en “condiciones extremas” como es “estar encima de un volcán”, según leemos en un despacho de la agencia Europa Press. Entonces, ¿en qué quedamos?

La secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, presente en el acto, dijo que “la ciencia que quiere el Gobierno es la de la excelencia, calidad, la que genera conocimiento y cambios innovadores radicales; pero también es la que puede ser aplicada y resuelve problemas”. Todos estos requisitos los cumple el Instituto Español de Oceanografía (IEO), institución de la que destacó su labor.

El nuevo buque rinde homenaje a la memoria de María de los Ángeles Alvariño González (1916-2005), ferrolana, vinculada al IEO entre 1948 y 1957. Trabajó en campañas oceanográficas en España, Inglaterra y EE.UU., país en el que residió hasta su fallecimiento. Especialista en zooplancton, descubrió al menos 22 especies de organismos marinos y fue la primera mujer que embarcó en un buque científico británico. Su única hija, madrina de la botadura, es arquitecta y urbanista establecida en EE.UU.

Foto: IEO