Redacción

La figura de “Amancio Rodríguez Castaños (1933-2014), almirante de la Armada española. Un palmero ilustre”, fue abordada el pasado viernes 9 de octubre por el historiador naval Juan Carlos Díaz Lorenzo, en la segunda sesión de las VII Jornadas Culturales de la Orden Franciscana Seglar, que se celebran en Santa Cruz de La Palma. Precedido por la presentación del conferenciante que hizo su hermano Pedro Manuel, Amancio Rodríguez Castaños fue uno de los palmeros más relevantes del siglo XX, copartícipe de la historia marinera de la Isla, en la que comparte espacio histórico con Francisco Díaz Pimienta y Antonio Fernández Rojas, además de una personalidad en el seno de la Armada española, en la que alcanzó el empleo de vicealmirante. 

Nacido el 5 de agosto de 1933 en Santa Cruz de La Palma, primogénito del matrimonio formado por Amancio Rodríguez Martín y Victoria Natividad Castaños Villarreal, es de señalar que Amancio Rodríguez Castaños fue terciario franciscano desde octubre de 1947. Tenía 20 años cuando ingresó en la Escuela Naval Militar, en Marín (Pontevedra). En agosto de 1956 embarcó en el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” -comandante, capitán de navío González López- para cursar el cuarto año de carrera. En 1957 ascendió a alférez de fragata, en 1958 a alférez de navío y en 1962 a teniente de navío, etapa en la que mandó el dragaminas “Ebro” (1968-1970).

El almirante Amancio Rodríguez Castaños, en Santa Cruz de La Palma (1995)

Con el empleo de capitán de corbeta (1972) fue segundo comandante del destructor “Álava” y más tarde ocupó destino en el Estado Mayor de la Flota y ayudante del comandante general de la Flota, almirante Juan Carlos Muñoz-Delgado y Pintó. En esta etapa, además, fue designado primer comandante de la corbeta “Descubierta” (1979-1980), entonces el buque más moderno de la Armada española, con el que hizo, en unión de su gemelo “Diana”, un viaje de circunvalación por América del Sur, promocionando el nuevo producto de la industria naval militar española.

Cuando ascendió a capitán de fragata (1980) desempeñó la jefatura de la Oficina de Valoración y Adiestramiento a Flota (OVAF), comandante del destructor “Alcalá Galiano” (1984-1985) y la jefatura de la sección de operaciones del Estado Mayor de la Zona Marítima del Mediterráneo. Con el empleo de capitán de navío (1985) fue jefe del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria (1987-1990) y en dicho año ascendió a contralmirante, desempeñando los cargos de subdirector de mantenimiento de la División Logística de la Jefatura de Apoyo Logístico y almirante jefe de la División Logística del Estado Mayor de la Armada.

En 1993 ascendió a vicealmirante y primero dirigió la División de Construcciones Navales Militares y en 1995 el cargo de almirante-jefe de la Zona Marítima de Canarias, bajo cuyo mando presidió el acto de entrega de la bandera de combate a la fragata “Canarias”, que se celebró en Santa Cruz de Tenerife y al patrullero de altura “Centinela”, ofrecida por el Cabildo Insular de La Palma (9 de julio de 1995). Asistió a las Fiestas Lustrales de la Bajada de la Virgen de Nuestra Señora de las Nieves y el 3 de agosto pasó a la reserva al cumplir la edad reglamentaria.

Diplomado de Estado Mayor de la Armada, especialista en armas submarina, realizó los cursos de lucha y guerra submarina, mantenimiento de torpedos y técnicas pedagógicas. Fue profesor de la Escuela de Armas submarinas, del Centro de Instrucción (CILAS) y de Adiestramiento de la Flota.

Estaba en posesión de la Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco, cinco cruces del mérito naval de primera clase con distintivo blanco, medalla militar de primera clase de las Fuerzas Armadas de Portugal y la cruz, encomienda, placa y Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, además de Hijo Predilecto de La Palma (1996) por acuerdo plenario unánime del Cabildo Insular. Contrajo matrimonio en enero de 1960 en Alemania con Anne Marie Fehst Brocke y tiene cuatro hijos.

Foto: José Guillermo Rodríguez Escudero

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Amancio Rodríguez Castaños navega desde la pasada madrugada la singladura eterna al amparo de la Virgen del Carmen, venerada Patrona de la Armada española. El ilustre paisano, admirado y querido amigo, mantuvo hasta el final de su vida terrenal una larga lucha vital y zarpó en silencio rodeado del cariño de su familia, después de una larga hospitalización en Madrid, ciudad donde residía desde hacía años. Se nos ha ido uno de los palmeros más relevantes del siglo XX, copartícipe de la historia marinera de la Isla, en la que comparte espacio con Francisco Díaz Pimienta y Antonio Fernández Rojas, así como una personalidad en el seno de la Armada española, en la que alcanzó el empleo de vicealmirante. 

Nacido el 5 de agosto de 1933 en Santa Cruz de La Palma, primogénito del matrimonio formado por Amancio Rodríguez Martín y Victoria Natividad Castaños Villarreal, tenía 20 años cuando ingresó en la Escuela Naval Militar, en Marín (Pontevedra). En agosto de 1956 embarcó en el buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” -comandante, capitán de navío González López- para cursar el cuarto año de carrera. En 1957 ascendió a alférez de fragata, en 1958 a alférez de navío y en 1962 a teniente de navío, etapa en la que mandó el dragaminas “Ebro” (1968-1970).

El almirante Amancio Rodríguez Castaños (1933-2014), pasa revista a una formación militar en el puerto de Santa Cruz de La Palma (1995)

Con el empleo de capitán de corbeta (1972) fue segundo comandante del destructor “Álava” y más tarde ocupó destino en el Estado Mayor de la Flota y ayudante del comandante general de la Flota, almirante Juan Carlos Muñoz-Delgado y Pintó. En esta etapa, además, fue designado primer comandante de la corbeta “Descubierta” (1979-1980), entonces el buque más moderno de la Armada española, con el que hizo, en unión de su gemelo “Diana”, un viaje de circunvalación por América del Sur, promocionando el nuevo producto de la industria naval militar española.

Cuando ascendió a capitán de fragata (1980) desempeñó la jefatura de la Oficina de Valoración y Adiestramiento a Flota (OVAF), comandante del destructor “Alcalá Galiano” (1984-1985) y la jefatura de la sección de operaciones del Estado Mayor de la Zona Marítima del Mediterráneo. Con el empleo de capitán de navío (1985) fue jefe del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria (1987-1990) y en dicho año ascendió a contralmirante, desempeñando los cargos de subdirector de mantenimiento de la División Logística de la Jefatura de Apoyo Logístico y almirante jefe de la División Logística del Estado Mayor de la Armada.

En 1993 ascendió a vicealmirante y primero dirigió la División de Construcciones Navales Militares y en 1995 el cargo de almirante-jefe de la Zona Marítima de Canarias, bajo cuyo mando presidió el acto de entrega de la bandera de combate a la fragata “Canarias”, que se celebró en Santa Cruz de Tenerife y al patrullero de altura “Centinela”, ofrecida por el Cabildo Insular de La Palma (9 de julio de 1995). Asistió a las Fiestas Lustrales de la Bajada de la Virgen de Nuestra Señora de las Nieves y el 3 de agosto pasó a la reserva al cumplir la edad reglamentaria.

Diplomado de Estado Mayor de la Armada, especialista en armas submarina, realizó los cursos de lucha y guerra submarina, mantenimiento de torpedos y técnicas pedagógicas. Fue profesor de la Escuela de Armas submarinas y del Centro de Instrucción y de Adiestramiento de la Flota. Estaba en posesión de la Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco, cinco cruces del mérito naval de primera clase con distintivo blanco, medalla militar de primera clase de las Fuerzas Armadas de Portugal y la cruz, encomienda, placa y Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, además de Hijo Predilecto de La Palma por acuerdo plenario unánime del Cabildo Insular. Contrajo matrimonio en enero de 1960 en Alemania con Anne Marie Fehst Brocke y tiene cuatro hijos.

Testimoniamos nuestra sincera condolencia a su viuda e hijos y, especialmente, a sus hermanos Alberto y Pedro Manuel, amigos entrañables de días felices, así como a su sobrino Fernando Rodríguez Sánchez, creador de la página web palmerosenelmundo.com. Hoy estamos de luto y nos embargan emociones importantes, entre ellas, primera y principal, la de haberle conocido y disfrutado de su amistad, de la que nos sentimos gratamente honrados.  

Descanse en paz.

Foto: José Guillermo Rodríguez Escudero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el día de hoy se cumplen 35 años de la entrega oficial de la corbeta “Descubierta” (F-31) a la Armada española, en ceremonia celebrada en el Arsenal Militar de Cartagena, donde el nuevo buque y los restantes de su serie tuvieron su base operativa durante muchos años. Fecha conmemorativa del año 1978 en la que ya había asumido el mando el entonces capitán de corbeta Amancio Rodríguez Castaños (Santa Cruz de La Palma, 1933), quien en el año lustral de 1995, con el empleo de vicealmirante, desempeñó el mando de la Zona Marítima de Canarias, como así se denominaba entonces.

El almirante Rodríguez Castaños ha sido el único palmero del siglo XX que alcanzó dicho rango en la Armada española y su nombre está asociado a la historia de la isla marinera por excelencia en la que nacieron otros dos almirantes: Francisco Díaz Pimienta, en el siglo XVI y Antonio Fernández Rojas, un siglo después. En los ocho meses en que estuvo al frente de la Zona Marítima de Canarias, además de las funciones propias de su cargo, desempeñó una intensa actividad relacionada con la Armada, caso de la entrega de la bandera de combate al patrullero “Centinela”, en Santa Cruz de La Palma y la fragata “Canarias”, en Santa Cruz de Tenerife. Tiempo después, el Cabildo Insular de La Palma le distinguió con el honroso título de Hijo Predilecto.

Amancio Rodríguez Castaños (Santa Cruz de La Palma, 1933)

Amancio Rodríguez Castaños ingresó en 1953 en la Escuela Naval Militar. En 1957 obtuvo el despacho de alférez de fragata y un año después el empleo de alférez de navío. En 1962 ascendió a teniente de navío, en 1972 a capitán de corbeta, en 1980 a capitán de fragata y en 1985 a capitán de navío. En 1990 ascendió a contralmirante y en 1993, a vicealmirante. Entre otros destinos destacados de su carrera figuran los siguientes. comandante del dragaminas “Ebro”, segundo comandante del destructor “Álava”, comandante de la corbeta “Descubierta” y comandante del destructor “Alcalá Galiano”, jefe de la Oficina de Valoración y Adiestramiento a Flote (OVAF), jefe del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, subdirector de mantenimiento de la División Logística de la Jefatura de Apoyo Logístico, almirante jefe de la División Logística del Estado Mayor de la Armada, almirante director de Construcciones Navales Militares y, por último, almirante-jefe de la Zona Marítima de Canarias.

Diplomado de Estado Mayor, especialista en armas submarinas, profesor de la Escuela de Armas Submarinas y del Centro de Instrucción y de Adiestramiento de la Flota, está en posesión de la Gran Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco, cinco cruces del mérito naval de primera clase con distintivo blanco, medalla militar de primera clase de las Fuerzas Armadas de Portugal y cruz, encomienda, placa y gran cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Casado en Alemania con Anne Marie Fehst Brocke, tiene descendencia y reside en Madrid. 

Las corbetas de la clase “Descubierta” son buques de diseño español, construidos a partir de la experiencia tecnológica de la Empresa Nacional Bazán en el programa de las corbetas de clase “João Coutinho” para la Armada Portuguesa. Un ingeniero naval nacido en Lanzarote, Antonio Armas López, participó en ambos proyectos. De un total de nueve corbetas construidas, las cuatro primeras tomaron forma en el astillero de Cartagena y las cinco restantes en el astillero de Ferrol. Las seis unidades adscritas a la Armada española formaron la desaparecida 21ª Escuadrilla de escoltas, con base en Cartagena. Con estas corbetas, la Empresa Nacional Bazán reforzó su expansión internacional, ya que fue el primer buque moderno de combate diseñado en España que fue exportado, con dos unidades a Egipto y una a Marruecos.

Estampa marinera de la corbeta “Descubierta” (F-31), primera de la serie

En el primer trimestre de 1980, las corbetas “Descubierta” y “Diana” hicieron un largo viaje de promoción para su presentación a los mandos navales y autoridades de diversos países latinoamericanos, ocasión en la que navegaron por el canal de Panamá, bordearon la costa oeste del continente sudamericano y después de cruzar los canales patagónicos, regresaron a nuestro país por el Atlántico en un recorrido de 20.000 millas náuticas en 74 singladuras.

El 9 de octubre de 1989 se convirtió en el primer buque español que participó en una fuerza de la OTAN, al incluirse en una activación de la Fuerza Naval no permanente de la OTAN en el Mediterráneo (NAVOCFORMED). En la Armada Española se las conoció con el apodo de “hormigas atómicas” debido al poderoso armamento que portaban para lo limitado de su desplazamiento, de 1.640 toneladas. En 2000, la corbeta F-31 fue reconvertida en patrullero de altura (P-75) y entonces se procedió a la modificación de una parte de su poderoso armamento y equipos de sensores. El 30 de junio de 2009 causó baja en la Lista Oficial de Buques de la Armada.

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo