Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, realizó el pasado viernes, 20 de noviembre, su primera visita oficial a La Palma, que ha sido, además, la primera que el ilustre marino ha hecho en su vida a la isla. En el transcurso de la mañana y acompañado por el comandante de la Ayudantía Naval de La Palma, capitán de corbeta Francisco Sequeiro, cumplimentó al presidente del Cabildo Insular, Anselmo Pestana; alcalde de la ciudad, Sergio Matos y director insular de la Administración del Estado, Miguel Ángel Morcuende.

A mediodía, las visitas fueron devueltas a bordo del patrullero oceánico “Tornado” (P-44), en el que enarbolaba su insignia el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, quien se mostró gratamente impresionado de su estancia en La Palma. El comandante del buque, capitán de corbeta Salvador Moreno Regil, ofreció un recorrido por las instalaciones y explicó las diferentes misiones para las que está capacitado. Asistieron el director insular de la Administración del Estado, Miguel Ángel Morcuende; el consejero del Cabildo Basilio Pérez, el coronel Juan Diego Villasán y los oficiales de la Guardia Civil Pedro Peinado y José A. Nieves. 

Foto de familia en el castillo del BAM “Tornado” (P-44)

Durante la estancia en La Palma del BAM “Tornado” hubo jornada de puertas abiertas y a su regreso a su base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria, el buque entra en un periodo de ajuste y alistamiento para emprender a comienzos del próximo año una campaña de cinco meses en la operación “Atalanta”. El consejero José Basilio Pérez entregó un obsequio al comandante del buque y éste le correspondió una foto dedicada del buque de su mando.

El comandante del BAM “Tornado”, en la presentación del buque de su mando

En el puente de mando, explicando las capacidades del buque

El consejero Basilio Pérez recibe una foto dedicada del BAM “Tornado”

Un recuerdo de La Palma para la cámara de oficiales del BAM “Tornado”

ALCANAR

El nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR), Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo (Pontevedra, 1960) ingresó en la Escuela Naval Militar en agosto de 1979 y finalizó sus estudios en julio de 1984, siendo promovido al empleo de alférez de navío. Especialista en Electrónica y Oficial de Acción Táctica (TAO), está diplomado en Estado Mayor por la Escuela de Guerra Naval (1998).

Entre sus destinos a bordo figura el destructor “Gravina”, patrullero “Villaamil”, corbeta “Vencedora” y Jefe de Órdenes de la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Ha sido comandante del dragaminas “Ebro” y el BIO “Las Palmas”, con el que participó en la campaña antártica 2000/2001. Ascendió a capitán de fragata en julio de 2003, empleo con el que en noviembre de 2007 asumió el mando de la fragata “Navarra”.

En tierra figuran los destinos de profesor en la Escuela Naval Militar (1994-1997), miembro de la Representación Militar de España ante los Comités Militares de la OTAN y la Unión Europea (2001-2004) y consejero técnico en el gabinete del ministro de Defensa (2004-2007). En julio de 2012, poco después de su ascenso a capitán de navío, asumió la dirección de la Escuela Naval Militar. En octubre pasado ascendió a contralmirante y unos días después asumió el Mando Naval de Canarias.

Nieto e hijo de marinos militares –su padre, Marcial Sobrino Buhigas era profesor de la Escuela Naval Militar cuando nació su hijo– está en posesión de la Encomienda y Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, cuatro cruces del Mérito Naval, Cruz del Mérito Militar y Cruz del Mérito Aeronáutico. Está casado con María Franco Suanzes y tiene tres hijos.

El almirante Sobrino Pérez-Crespo procede de una familia estrechamente vinculada a la cultura gallega. Entre sus antepasados figuran el popular médico pontevedrés Luis Sobrino, que dirigió el Hospital Provincial y lideró iniciativas culturales como la fundación de la Filarmónica en 1921, así como Luis Sobrino, miembro fundador de la Sociedad Arqueológica y el pintor Enrique Campo Sobrino.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo es el nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias, según hemos podido saber en fuentes solventes. Está recién ascendido, después de que el pasado viernes así lo decidiera el Consejo de Ministros a propuesta del almirante-jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río. Releva en el cargo al vicealmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa, recientemente ascendido y nombrado almirante de Acción Marítima (ALMART).

Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo (Pontevedra, 1960) ingresó en la Escuela Naval Militar en agosto de 1979 y finalizó sus estudios en julio de 1984, siendo promovido al empleo de alférez de navío. Especialista en Electrónica y Oficial de Acción Táctica (TAO), está diplomado en Estado Mayor por la Escuela de Guerra Naval (1998).

Entre sus destinos a bordo figura el destructor “Gravina”, patrullero “Villaamil”, corbeta “Vencedora” y Jefe de Órdenes de la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Ha sido comandante del dragaminas “Ebro” y el BIO “Las Palmas”, con el que participó en la campaña antártica 2000/2001. Ascendió a capitán de fragata en julio de 2003, empleo con el que en noviembre de 2007 asumió el mando de la fragata “Navarra”.

Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo es el nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR)

Entre sus destinos en tierra figuran los de profesor en la Escuela Naval Militar (1994-1997), miembro de la Representación Militar de España ante los Comités Militares de la OTAN y la Unión Europea (2001-2004) y consejero técnico en el gabinete del ministro de Defensa (2004-2007). En julio de 2012, poco después de su ascenso a capitán de navío, asumió la dirección de la Escuela Naval Militar.

Nieto e hijo de marinos militares –su padre, Marcial Sobrino Buhigas también fue profesor de la Escuela Naval Militar cuando nació su hijo– está en posesión de la Encomienda y Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, cuatro cruces del Mérito Naval, Cruz del Mérito Militar y Cruz del Mérito Aeronáutico. Está casado con María Franco Suanzes y tiene tres hijos.

El almirante Sobrino Pérez-Crespo procede de una familia estrechamente vinculada a la cultura gallega. Entre sus antepasados figuran el popular médico pontevedrés Luis Sobrino, que dirigió el Hospital Provincial y lideró iniciativas culturales como la fundación de la Filarmónica en 1921, así como Luis Sobrino, miembro fundador de la Sociedad Arqueológica y el pintor Enrique Campo Sobrino.

Foto: G. Santos / Faro de Vigo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa ha sido designado almirante comandante del Mando Naval de Canarias y tomará posesión de su cargo el próximo 2 de agosto, en una ceremonia naval que se celebrará en el Arsenal Militar de Las Palmas y que estará presidida por el almirante de Acción Marítima, vicealmirante Salvador Delgado Moreno. Manuel de la Puente Mora-Figueroa releva al oficial de su mismo rango Gregorio Bueno Murga.

El nuevo almirante comandante del Mando Naval de Canarias nació el 19 de mayo de 1958 en Cádiz e ingresó en 1977 en la Armada como alumno aspirante de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra). Recibió su despacho de alférez de navío en 1982, se especializó en Artillería y Tiro Naval y en 1996 se graduó en la Escuela de Guerra Naval.

Manuel de la Puente Mora-Figueroa, nuevo ALCANAR

Durante su trayectoria profesional en la Armada, Manuel de la Puente ha estado destinado en las fragatas “Baleares”, “Asturias” y “Numancia” y el destructor “Churruca”. Ha sido comandante del patrullero “Laya” (teniente de navío), cazaminas “Sella” (capitán de corbeta), fragata “Blas de Lezo” (capitán de fragata) y buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” (capitán de navío).

En sus destinos en tierra figura el Centro de Instrucción y Adiestramiento de la Armada y del Centro de Valoración y Calificación Operativa para el Combate de la Flota. Estuvo destinado en la Sección de Programas de la División Logística del Estado Mayor de la Armada y, posteriormente, fue jefe de la Sección de Operaciones de la División de Operaciones del citado Estado Mayor. En enero de 2012 ascendió al empleo de contralmirante y hasta su reciente nombramiento desempeñaba la jefatura del Estado Mayor de la Flota. 

Designado en septiembre de 2009 comandante del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, en enero de 2010 emprendió su 81º crucero de instrucción, que le llevó en un viaje por varios países latinoamericanos (Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Perú y Ecuador) y Estados Unidos. Otros familiares del nuevo ALCANAR también fueron comandantes del emblemático embajador flotante de España: Manuel de la Puente y Magallanes (1946-1948) y Manuel de la Puente y Sicre (1983-1984). 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque de acción marítima (BAM) “Relámpago” (P-43) llegó esta mañana a su base del Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria después de algo más de cinco meses de campaña, tras finalizar su despliegue por aguas africanas. Durante este tiempo, ha participado también en la operación “Atalanta” en aguas del Océano Índico y en unos ejercicios en el Golfo Pérsico, informa el Mando Naval de Canarias.

La ceremonia naval de bienvenida estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Gregorio Bueno Murga. El BAM “Relámpago” –comandante, capitán de corbeta Antonio González-Tánago de la Lastra- zarpó el 17 de agosto de 2012 de la base naval de Rota (Cádiz) para incorporarse a la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Índico, bajo mando de la Unión Europea.

El BAM “Relámpago” es el primero de su clase en participar en la Operación “Atalanta”

Durante su despliegue rescató a un bote con 68 personas a la deriva

Familiares y amigos de la tripulación del buque, a su llegada a Las Palmas 

El buque de la Armada española hizo escala en puertos de Qatar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, con el objetivo de reforzar las relaciones institucionales con dichos países y, a su vez, presentar el buque, entregado el 6 de febrero de 2012. Después, como parte de la colaboración de la Armada con la Secretaría General de Política de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores, el BAM “Relámpago” ha realizado un conjunto de actividades en países de África Occidental y Golfo de Guinea, zona de creciente interés para España, para contribuir al Plan de Diplomacia de la Defensa.

El despliegue del BAM “Relámpago” ha sido el primero que ha realizado un buque de su clase esta operación. Es el tercero de los buques de su clase configurados como patrulleros oceánicos. La concepción del programa BAM está basada en buques de altas prestaciones, costes de adquisición y mantenimiento reducidos y gran nivel de polivalencia, no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación y ayuda humanitaria.

Fotos: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Palma y la Armada Española renovaron sus vínculos afectivos e históricos en el transcurso de la ceremonia naval celebrada a mediodía del pasado jueves, 22 de noviembre, en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en la que el Cabildo Insular, representado por su presidenta, Guadalupe González Taño, hizo entrega de la Bandera de Combate al Buque de Acción Marítima “Rayo” (P-42).

Se cumplía así un acuerdo institucional de la primera corporación insular, adoptado en su día por unanimidad a propuesta del Grupo Popular, después de consultar al entonces almirante comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR) y actual almirante de Acción Marítima (ALMART), vicealmirante Salvador Delgado Moreno.  El acuerdo se trasladó para su aceptación al gabinete del almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada, que contestó afirmativamente.

Comienza la ceremonia naval con el traslado de la Bandera a tierra

La Bandera recibe los honores de ordenanza

Con este acto, La Palma, isla en la que han nacido tres almirantes -Francisco Díaz Pimienta, Antonio Fernández Rojas y Amancio Rodríguez Castaños-, reafirma su relación con la Armada Española, como ya lo hizo anteriormente con la Medalla de Oro de Santa Cruz de La Palma al buque-escuela “Galatea” (1943), la Bandera de Combate al patrullero “Centinela” (1995) y la Medalla de Oro de La Palma al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” (1998).

La ceremonia estuvo presidida por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, contralmirante Gregorio Bueno Murga, que pasó revista a las fuerzas que le rindieron honores. El día anterior había llegado en su primera visita oficial a La Palma desde que tomó posesión de su cargo y cumplimentó a las primeras autoridades insulares.

El almirante del Mando Naval de Canarias pasa revista a las fuerzas militares

El almirante del Mando Naval de Canarias saluda a la sección de Infantería de Marina

El almirante saluda a las autoridades civiles y militares presentes en el acto

Tras la entrega de la Bandera de Combate al comandante del buque, capitán de corbeta Vicente Rubio Bolívar, la presidenta del Cabildo Insular –que no respetó la tradición en su condición de madrina y prescindió de la peineta y la mantilla- expresó su voluntad “de quedar vinculada de esta forma permanente al futuro de este buque”, al que deseó grandes éxitos. “En este día tan señalado, deseo expresar mi más sincera y cordial felicitación a toda su dotación, a la que uno la de todos los palmeros, a los que hoy represento”.

La presidenta del Cabildo agradeció al Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma y a la Autoridad Portuaria su colaboración en la realización del acto, con el que “se pone de manifiesto, una vez más, el entrañable y continuado vínculo entre las gentes de La Palma y la Armada Española, tantas veces mostrado en el pasado por gestos notables de ayuda mutua y solidaridad”.

La presidenta del Cabildo besa la Bandera antes de entregarla al comandante

El comandante del BAM “Rayo” recibe la Bandera de Combate de su buque

La presidenta del Cabildo Insular de La Palma se dispone a leer su discurso

Destacó que la Bandera entregada es “símbolo de nuestro país, quisiera que fuera en el futuro depositaria del espíritu de grandeza y sacrificio tradicionales en nuestra Armada. Virtudes a las que se añade un esmerado concepto de servicio y entrega a los demás, basado en la generosidad, la lealtad, la eficacia y la disciplina. Estad seguros de que de esta forma serán dignos de cuantos marinos les antecedieron en el servicio a nuestro país, para la que estáis obligados a reverdecer nuevos éxitos y esperanzas”, e invitó a la tripulación a que “sean siempre fieles, con convencimiento profundo, al juramento que en su día prestaran, de servirla y engrandecerla”.

El comandante del buque agradeció la entrega de la Bandera de Combate y destacó en su discurso de agradecimiento que “hoy es un gran día para los que tenemos el orgullo de servir España a bordo del ‘Rayo’. Asistimos a un acto cargado de solemnidad y tradición, que dejará una huella imborrable en nuestras vidas”.

“Esta ceremonia tiene como protagonista a la Bandera. La Bandera que nos une, une a quienes tenemos la responsabilidad de formar las fuerzas armadas y también a todos aquellos españoles que al contemplarla ven en ella representados los más altos valores, la tradición, la herencia recibida y la esperanza de un gran futuro”.

“Esta Bandera, que la madrina me ha entregado y que de acuerdo con la tradición he recibido rodilla en tierra, nos recuerda el compromiso que cada uno de nosotros adquirimos en su día, y que, llegado el momento, y en caso necesario, nos demandará el más alto sacrificio”.

El comandante del BAM “Rayo”, CC Vicente Rubio Bolívar, en su intervención

El comandante Rubio Bolívar señaló que “mediante esta entrega, hoy se renuevan los lazos de unión entre La Palma y la Armada. Lazos que vienen de muy antiguo y que han perdurado durante siglos. La vocación marinera de los palmeros, intrínseca a su carácter insular entronca con la vocación de todos los que hemos decidido servir a España en la mar”.

“La grandeza de esta isla y de su gente –dijo-, unida al cariño que siempre ha mostrado por la Armada contribuye a que todos los que componemos la dotación del ‘Rayo’ nos sintamos hijos adoptivos de La Palma” y manifestó que “en años venideros, con cariño, entrega y lealtad mostrará esta Bandera a lo largo y ancho de los siete mares”.

Por último enfatizó que “todos los que hoy formamos parte de la dotación del “Rayo” y los que nos releven en el futuro, pondremos todo nuestro empeño en defender y honrar esta Bandera, la defenderemos siempre, y la honraremos cumpliendo a diario con nuestros deberes y obligaciones”, e hizo un ruego a la Virgen del Carmen, como patrona de los marinos y a la Virgen de las Nieves, como patrona de los palmeros, “entre los que desde hoy se cuenta el ‘Rayo’, que nos proteja y de larga vida a este buque para que sea digno de llevar esta bandera y pasear el orgullo de ser español por todos los mares del  mundo”.

La sección de Infantería de Marina efectuó una descarga de fusilería

En la ceremonia naval participó una compañía de honores que estuvo formada, además de las escuadras y secciones de la Armada y de Infantería de Marina, por una sección del Ejército de Tierra del Centro de Formación de Tropas de La Palma y la banda de música del Mando Aéreo de Canarias, que desfilaron al finalizar el acto, después de que hubiera sido izada la Bandera de Combate en el tope del BAM “Rayo”.

A continuación, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias y la presidenta del Cabildo Insular subieron a bordo del BAM “Rayo” para firmar en el Libro de Oro del buque y antes de desembarcar se tomó una foto de familia con toda la dotación.

La presidenta del Cabildo firma en el Libro de Oro del BAM “Rayo”

Foto de familia en la cubierta de vuelo del BAM “Rayo”

Los buques “Rayo” y “Meteoro”, atracados en el puerto de Santa Cruz de La Palma

El BAM “Rayo” (P-42) es el segundo buque de su clase

El acto contó con la asistencia de las primeras autoridades civiles y militares de La Palma, entre ellas el alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos; varios consejeros del Cabildo y el coronel del CEFOR, José Pardo de Santayana. Asistieron, asimismo, el general Colás Campo, jefe de la Subinspección del Mando de Canarias y el general Sánchez Medina, jefe de Zona de la Guardia Civil de Canarias; el capitán de navío Blas Romero, comandante naval de Santa Cruz de Tenerife, varios alcaldes, diputados nacionales y regionales, senadora por La Palma, los presidentes de las instituciones culturales y científicas más relevantes de La Palma y otros invitados.

En el puerto palmero se encontraba atracado, asimismo, el BAM “Meteoro” (P-41), primero de la serie de los cuatro BAM construidos, todos ellos con base en el Arsenal Militar de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata, en su clase, de los buques más avanzados de la Armada Española.

Fotos: José Guillermo Rodríguez Escudero, Mando Naval de Canarias y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Salvador Delgado Moreno, presidió el pasado lunes, 16 de julio, el acto celebrado en el Arsenal Militar de Las Palmas en honor de la Virgen del Carmen, Patrona de la Armada. En el patio de armas formaron las dotaciones de las distintas unidades y en los muelles próximos estaban atracados y empavesados el patrullero oceánico “Rayo” (P-42) y el buque “Petrel I”, del Servicio de Vigilancia Aduanera.

La fiesta grande de la Armada y de las gentes de la mar contó, además, con la presencia del alcalde de la ciudad de Las Palmas, Juan José Cardona; el vicepresidente del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez; el vicepresidente del Parlamento de Canarias, Julio Cruz; el presidente del Tribunal Superior de Justifica de Canarias, Antonio Castro Feliciano; miembros del Cuerpo Consular, así como el general jefe del Mando Aéreo de Canarias, Javier Salto Martínez-Avial; el general jefe de la Guardia Civil en Canarias, Juan Sánchez Medina; y el jefe del GEBRILCAN, general de brigada García-Vaquero.

La ceremonia naval se celebró en el patio de armas del Arsenal Militar

Formación de dotaciones asistentes a la ceremonia naval

La Bandera se dirige a ocupar su posición en la ceremonia

Siguiendo el ceremonial naval, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias fue recibido con los honores de ordenanza y el acto dio comienzo con puntualidad, acompañado por un sol de justicia y calor veraniego.

Primero se procedió a la imposición de condecoraciones al personal militar y civil que se hizo merecedor de ello y, a continuación, a la despedida del personal de la Armada que ha pasado a la situación de reserva en el último año naval, entregándole el almirante comandante general unos obsequios.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias pasa revista

Imposición de condecoraciones a personal militar

Traslado de la corona de laurel hasta el monumento a los Caídos

El momento más emotivo llegó en el momento del acto de homenaje a los Caídos, depositando una corona de laureles ante el monumento erigido en el patio de armas, en el que el almirante comandante del Mando Naval estuvo acompañado por el capitán de la Marina Mercante Sergio Sánchez Hernández, de la flota de Naviera Armas; Aurelio Saavedra Villaverde, presidente de la Cooperativa de Pescadores de San Cristóbal y Yolanda Luque González, subcampeona del mundo de vela en la modalidad Láser 4.7.

El almirante y los invitados acompañan a depositar la corona

Honor , respeto y recuerdo emotivo  a los Caídos

Discurso del almirante

A continuación, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias pronunció un discurso en el que comenzó agradeciendo la presencia en el acto de las autoridades civiles y militares, así como la de todos aquellos compañeros de otros ejércitos, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, “que han mostrar hoy su cercanía a la Armada en un día tan señalado para nosotros, como es la celebración de nuestra Patrona, la Virgen del Carmen”.

“Quiero referirme –prosiguió- muy especialmente a quienes desde la  marina mercante, de pesca o deportiva, mantienen una vinculación directa con la mar y, por ello, comparten con nosotros el mismo patronazgo. A todos ellos y, en particular, a quienes hoy les representan en este acto, en nombre de la Armada, nuestra más sentida felicitación”.

Recordó el almirante comandante del Mando Naval de Canarias que la Armada celebra esta festividad desde hace más de cien años, pues “fue en 1901 cuando, por real decreto, se declaró Patrona de la Marina de Guerra a Nuestra Señora del Carmen, formalizando así un sentimiento profundamente arraigado entre los navegantes; sentimiento que tal vez muchos no entiendan pero que el marino conoce muy bien, pues son muchas las situaciones difíciles y comprometidas en las que puede verse en la mar y donde el conocimiento, los medios y la experiencia no siempre son suficientes para salir airoso”.

“Los demás seguiremos viendo en vosotros un ejemplo a seguir”

A continuación tuvo palabras de felicitación para quienes recibieron la Cruz del Mérito Naval, la Orden de San Hermenegildo o la Cruz a la Constancia. “Además de la justa satisfacción personal por el reconocimiento al esfuerzo realizado –señaló-, estas recompensas deben serviros de estímulo para continuar día a día haciendo vuestro trabajo como lo habéis hecho hasta ahora. Así, los demás seguiremos viendo en vosotros un ejemplo a seguir y la distinción que acabáis de recibir cobrará todo su significado. Mi felicitación particular al personal de los Ejércitos de Tierra y Aire cuyo reconocimiento con la Cruz del Mérito Naval encierra, además, el agradecimiento de la Armada por vuestro desinteresado apoyo y colaboración con nosotros”.

Panorámica del patio de armas del Arsenal Militar, durante la celebración

Se refirió, asimismo, a los compañeros que tras una larga trayectoria profesional en la Armada han pasado a la reserva en este año. “Sed conscientes –dijo- que vuestro esfuerzo y sacrifico han contribuido a construir la Armada que hoy disfrutamos. Tenéis por ello nuestro respeto, reconocimiento y afecto; sabed que la Armada os seguirá acogiendo siempre y se sentirá orgullosa de contar con vosotros en cuantas ocasiones nos honréis con vuestra presencia”.

En el eje central de su discurso, el almirante Delgado Moreno se refirió a la “profunda transformación” que ha sufrido el Mando Naval de Canarias durante este año. Y es que hace unos días apenas finalizó el redespliegue de unidades “iniciado hace algo más de un año para agrupar en la misma base a toda las unidades de la misma clase, buscando así racionalizar los costes de mantenimiento”. Como conocen nuestros lectores, los patrulleros de altura “Cazadora” y “Vencedora” cambiaron su base a Cartagena; y los patrulleros “Medas”, a Cádiz; “Tagomago”, a Málaga y se produjo la baja del “Grosa”.

“Meteoro” (P-41), primero de cuatro BAM en versión oceánica

El relevo lo han tomado los nuevos Buques de Acción Marítima (BAM) en su versión de patrullero oceánico, de los cuales ya se han incorporado los tres primeros, “Meteoro”, “Rayo” y “Relámpago” y hoy,  jueves 19 se ha entregado a la Armada el buque “Tornado”, cuarto y último de la serie. Los tres primeros han finalizado con éxito su programa de actividades de entrada en servicio y se encuentran ya desempeñando misiones operativas. Está previsto que el buque “Tornado” se traslade a Las Palmas de Gran Canaria a primeros de septiembre y se incorpore a su ciclo operativo en enero.

El almirante Delgado Moreno destacó que “este cambio ha supuesto la reducción en el número de unidades asignadas al Mando Naval. Si embargo, los nuevos barcos aportan mayores y más modernas capacidades que permitirán, no sólo mejorar la seguridad en el entorno marítimo del archipiélago, sino también estar presentes en nuevos escenarios, donde nuestra presencia, hasta ahora, era limitada”.

“Pero estas nuevas capacidades demandan también nuevas necesidades de apoyo que van a suponer un cambio significativo en las instalaciones del Arsenal. Talleres adecuados a las nuevas tecnologías, acondicionamiento de muelles, nueva instalación eléctrica, redes de datos de mayor capacidad, mayor preparación del personal técnico, introducción de un nuevo concepto de mantenimiento, etc. Todo ello está ya en marcha, aunque a un ritmo más lento del inicialmente previsto, y continuará en el futuro según nos permitan los recursos disponibles.

Los patrulleros “Cazadora” y los “tacañones” ya son historia en Canarias

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias recordó que “durante este año, la actividad de las unidades se ha visto reducida con respecto al año anterior. No obstante, además de la misión permanente de vigilancia marítima del archipiélago, se han mantenido los despliegues y ejercicios más importantes, entre los que quiero destacar los llevados a cabo por los patrulleros “Cazadora” y “Vencedora”, en la costa occidental de África y Golfo de Guinea que, junto con la visita de alto nivel efectuada a las autoridades más relevantes en el ámbito de la Defensa de Mauritania, Senegal y Cabo Verde, han supuesto un impulso importante para las relaciones con los países ribereños en el campo de la seguridad marítima y que, sin duda, dará sus frutos con el paso del tiempo”.

El almirante Delgado Moreno también recordó la participación de la Armada en operaciones reales: en el Líbano, en el marco de la operación Libre Hidalgo, los desactivadores de explosivos de la Unidad de Buceo del Mando Naval y de la unidad cinológica de la Unidad de Seguridad de Infantería de Marina. En la operación Romeo Alfa, en Afganistán, donde se encuentran destacados dos oficiales de Infantería de Marina. En la operación “Unified Protector”, en Libia, donde también participaron nuestros desactivadores de explosivos. Y en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el océano Índico, donde se desplegó un equipo operativo de Infantería de Marina, a bordo del buque de asalto anfibio “Galicia”.

Salvador Delgado Moreno, almirante comandante del Mando Naval de Canarias

Incidió, asimismo, “en nuestro empeño porque la sociedad canaria sepa lo que somos y lo que hacemos, hemos hecho un gran esfuerzo para difundir la imagen de la Armada y de lo marítimo”. Se refirió, en concreto, al Organismo de Apoyo al Personal, la Delegación del Instituto de Historia y Cultura Naval y la Comisión Naval de Regatas, que han organizado diferentes eventos culturales y deportivos tanto en Gran Canaria como en Tenerife.

Se ha creado, en colaboración con la Universidad, la cátedra de Historia Naval y se han impartido más de un centenar de conferencias divulgativas en centros de enseñanza de todo el archipiélago, con asistencia de más de 5.500 alumnos y han visitado los barcos e instalaciones más de 1.600 personas, pertenecientes a 39 centros de enseñanza y asociaciones. “Con la misma idea, hicimos todo lo posible para acercar a los ciudadanos la celebración del 475 aniversario de la Infantería de Marina, la más antigua del mundo,  llevando a cabo una demostración anfibia en la playa de Las Canteras”, destacó.

En este contexto, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias felicitó a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria por la reciente concesión del Diploma de Honor de los Premios Virgen del Carmen, “en atención a su intensa y larga contribución a la difusión de los temas de la mar y de la Armada en particular”.

Las instalaciones del Arsenal Militar, a la izquierda de la imagen

En la segunda parte de su discurso, el almirante Delgado Moreno se refirió a la “difícil situación que estamos atravesando” y dijo que “la falta de recursos nos afecta muy directamente, como a todos. Pero esta falta de recursos, no nos hace más débiles. La Armada es una institución que forma parte de la historia de España y que ha sabido introducirse en la modernidad sin renunciar a sus valores, tradiciones y costumbres. Y son precisamente esos valores, tradiciones y costumbres los que sustentan nuestro compromiso de servicio a España y constituyen la verdadera fortaleza de nuestra organización. Creyendo en ellos, seremos capaces de afrontar el mayor esfuerzo y sacrificio que la situación actual nos demanda y estaremos en condiciones de disponer de todas nuestras capacidades cuando los vientos sean más favorables”.

Destacó, asimismo, “el espíritu de colaboración mutua que preside nuestra relación con los otros Ejércitos y la Guardia Civil, así como con los organismos de las diferentes administraciones; esta forma de proceder constituye un ejemplo a seguir; simplifica y facilita nuestro trabajo y contribuye a un empleo más eficiente de los recursos que el Estado pone a nuestra disposición”.

La  solemne ceremonia naval festeja a la Patrona de la Armada

Antes de finalizar su intervención, el almirante tuvo un recuerdo emocionado para los miembros de la Armada y gentes de mar “que durante este año nos dejaron para siempre” y de manera muy especial para el comandante Lorenzo Viedma; subteniente Félix Villar; brigada Salvador Arboleda; cabo primero Isidro León y personal laboral Pedro Rodríguez Cuesta, a quienes, resaltó, “os tenemos presentes”.

Para concluir el almirante imploró a la Virgen del Carmen para “que guarde  esta tierra canaria y a sus gentes; proteja a nuestras familias  y nos proteja y ayude a cada uno de nosotros en nuestro quehacer diario al servicio de la Armada y de España” y con las voces, a las que se unieron todos los asistentes, “que dan testimonio de nuestro amor a la Armada, a España, y de lealtad a Su Majestad el Rey: ¡Viva España¡,¡Viva el Rey¡”.

Tras el desfile de las fuerzas que rindieron honores, formado por secciones de marinería y de Infantería de Marina con el acompañamiento de la banda de música de Aviación, se ofreció una copa de vino español en la residencia de oficiales del Arsenal Militar, en la que, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias brindó “por el primer soldado y el primer marino de España: S.M. el Rey”.

El coronel Pardo de Santayana, condecorado con la Cruz al Mérito Naval y su esposa

La celebración de la festividad de la Virgen del Carmen nos dio la oportunidad, además de saludar a las autoridades militares y civiles presentes, y colegas del Cuerpo Consular en Las Palmas, de reencontrarnos con viejos amigos. Juan José Laforet, cronista oficial de Gran Canaria y de la ciudad de Las Palmas, riguroso investigador y docente de reconocido prestigio y Javier Sánchez-Simón, ex presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

También tuvimos ocasión de conversar con el coronel José Pardo de Santayana y Gómez de Olea, director del Centro de Formación de Canarias, con sede en Breña Baja (La Palma); capitán de navío Félix Díaz Espinar, jefe de Estado Mayor del Mando Naval de Canarias; capitán de navío Juan Carlos Soler García, jefe del Arsenal Militar de Canarias; capitán de navío Diego Carlier Millán, director del Museo Naval de Canarias, primogénito de Diego Carlier Pacheco, que fue comandante de Marina de Santa Cruz de Tenerife, lo mismo que el capitán de navío Francisco Romero Díaz del Río y el capitán de fragata Luis García Rebollo, director de la oficina de Organismo de Apoyo al Personal en Las Palmas.

Fotos: Mando Naval de Canarias, Juan Carlos Díaz Lorenzo, Bermaxo y Puertos del Estado

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Salvador Delgado Moreno, presidió el pasado sábado, 16 de julio, los actos celebrados en el Arsenal Militar en honor de la Virgen del Carmen, Patrona de la Armada. En el patio de armas formaron las dotaciones de las distintas unidades dispuestas para la ocasión y en los muelles próximos estaban atracados y empavesados los patrulleros Cazadora (P-78), Vencedora (P-79), Tagomago (P-22), Grosa (P-25) y Medas (P-26), así como el buque Petrel I, del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Los patrulleros de altura "Cazadora" y "Vencedora", empavesados

La fiesta grande de la Armada y de las gentes de la mar contó, además, con la presencia del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero; la delegada del Gobierno, Dominica Fernández; el vicepresidente del Parlamento de Canarias, Manuel Fernández; el presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna; el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Vicente Garrido; el diputado del Común, Manuel Alcaide, así como el general jefe del Mando Aéreo de Canarias, Eugenio Ferrer Díaz; el general jefe de la Guardia Civil en Canarias, Miguel Martínez; y el jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 94, coronel Carlos Ovejas Amondarain.

Historia y tradición

Nuestra Señora del Carmen fue declarada Patrona de la Marina de Guerra por Real Orden de 19 de abril de 1901, firmado por la reina María Cristina. Con ello se unificaron las ceremonias religiosas que celebraba el personal de Marina de la Corte los días 2 de mayo de 1866 y 3 de julio de 1898, fechas aniversario de los combates navales de El Callao y de Santiago de Cuba, respectivamente, en los que hubo que lamentar un elevado número de víctimas.

En un principio se celebraban dos actos. El primero, para mantener vivo el espíritu de compañerismo y de afecto y en el segundo se dedicaban sufragios a todos los hermanos de armas que la muerte había arrebatado, evitando así la creencia que pudiera existir de que con las celebraciones de los días 2 de mayo y 3 de julio se dedicaban recuerdos a unos fallecidos con olvido de otros.

Más reciente en el tiempo, por instrucción del Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada 03/2007, se han dictado unas normas para la unidad institucional de los actos y celebraciones que organizan las autoridades de la Armada en los diferentes entornos geográficos para conmemorar la festividad de la Virgen del Carmen.

La fiesta se celebra en todos los centros y unidades de la Armada y de Infantería de Marina, allá donde quiera que se encuentren. La devoción a la venerada Patrona está sólidamente unida a la condición de marino, por lo que en los barcos se celebra mientras navegan, en misiones en el extranjero o desplegadas fuera de sus bases.

En la Escuela Naval Militar es tradición que se haga coincidir este día para celebrar la Jura de Bandera de los alumnos aspirantes a oficiales del primer curso, así como para entregar los despachos a los nuevos oficiales de la Armada que han finalizado sus estudios y comienzan así su carrera militar.

La devoción a la virgen del Carmen está compartida, igualmente, por los marinos mercantes, los pescadores, los deportivos y las gentes de la mar, sea cual sea su condición. España es uno de los países donde más arraigada se encuentra esta advocación. Los pescadores la han nombrado su fiel protectora y en la Armada Española es conocida, además, como “la Estrella de los mares”.

Nuestra Señora de Monte Carmelo, referida comúnmente como Virgen del Carmen, es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Su denominación procede del llamado  Monte Carmelo, en Israel, un nombre que deriva de la palabra Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como “jardín”. En la actualidad existen en activo órdenes carmelitas repartidas por todo el mundo, masculinas y femeninas, que giran en torno a esta destacada figura mariana.

En tiempos de la corona de Aragón apareció en nuestro país el primer convento carmelita, situándose su fecha fundacional entre 1265 y 1269. Su propagación fue rápida por todo el país, llegando en 1358 a Sevilla, desde donde en 1499 se impulsó la creación de la Provincia Bética Carmelitana. En esta época empezaron a surgir las primeras comunidades femeninas de religiosas carmelitas.

En el siglo XVI, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz introdujeron profundas reformas en el seno de la Orden dando origen a los Carmelitas Descalzos, una nueva congregación más austera que se separa de la orden matriz, la cual pasó a llamarse Carmelitas Calzados o de la Antigua Observancia.

Acto en el Arsenal Militar

Siguiendo el ceremonial castrense, el almirante comandante del Mando Naval fue recibido con los honores de ordenanza y el acto dio comienzo con puntualidad, acompañado por el buen tiempo y una oportuna nube que se estacionó sobre esta parte de la ciudad, disipándose a última hora.

Primero se procedió a la imposición de condecoraciones al personal militar y civil que se hizo merecedor de ello y, a continuación, a la despedida del personal de la Armada que ha pasado a la situación de reserva en el último año naval, entregándole el almirante comandante general unos obsequios.

Homenaje a los Caídos, presidido por el almirante comandante del Mando Naval de Canarias, Salvador Delgado Moreno

El momento más emotivo llegó en el momento del acto de homenaje a los Caídos, depositando una corona de laureles ante el monumento erigido en el patio de armas, en el que el almirante comandante del Mando Naval estuvo acompañado por el capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos y el presidente de la Federación Insular de Vela de Gran Canaria, Alejandro Barrera Vela.

Discurso del almirante

A continuación, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias pronunció un discurso en el que comenzó agradeciendo la presencia en el acto de las autoridades civiles y militares, así como la de todos aquellos compañeros de otros ejércitos, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “que han querido unirse a nosotros en la celebración en un día tan señalado para la Armada, el día de nuestra Patrona, la Virgen del Carmen”.

“Quiero tener –prosiguió- una mención especial para quienes comparten con nosotros la condición de gente de mar y por ello el mismo patronazgo: las marinas mercante, de pesca y deportiva, cuyos representantes hoy también nos acompañan. A todos ellos, en nombre de la Armada, nuestra más sentida felicitación”.

“Hoy, nosotros, como herederos y depositarios de nuestras tradiciones, usos y costumbres, tenemos la responsabilidad de conservar y transmitir esta tradición más que centenaria, contribuyendo así a fomentar el sentimiento de orgullo de pertenencia a la Armada y perpetuar el recuerdo de nuestra historia”.

El almirante comandante reconoció que el último año ha sido “difícil” y que el Mando Naval “no es ajeno a las limitaciones presupuestarias”, por lo que “hemos hecho un gran esfuerzo para suplir la escasez de recursos. Priorizando necesidades, diseñando y ejecutando un intenso y riguroso programa de adiestramiento en puerto y rentabilizando al máximo el tiempo disponible en la mar, hemos conseguido mantener certificadas todas las unidades en los niveles exigidos para las misiones que les han sido asignadas”.

Patrullero de altura "Cazadora"

“Así, hemos podido desempeñar nuestra misión principal de vigilancia marítima de las aguas del Archipiélago Canario y hemos mantenido un patrullero disponible en permanencia a disposición de la Operación ‘Noble Centinela’, cooperando con el Centro de Coordinación Regional de Canarias, en apoyo a las operaciones de control de la inmigración ilegal, afortunadamente con contadas incidencias”.

“En el marco de la iniciativa que está llevando a cabo la Armada para fomentar las relaciones con las marinas de los estados ribereños del África occidental y Golfo de Guinea, este Mando Naval está teniendo una participación relevante; el patrullero Centinela, con un equipo operativo de la Unidad de Seguridad de Infantería de Marina de Canarias, efectuó un despliegue de más de dos meses de duración con escalas en los diferentes puertos de la zona, despliegue que repetirá el patrullero Cazadora en los próximos meses”.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias dijo que las unidades adscritas a esta Zona Marítima también han participado en ejercicios nacionales e internacionales, destacando el Phoenix Express en aguas del Mediterráneo oriental, en el que participó el patrullero Vencedora; y el Flotex 10, en aguas de Canarias y del Estrecho de Gibraltar, que contaron con la participación de los patrulleros Centinela y Vencedora.

Patrullero de altura "Vencedora"

También destacó la participación en operaciones reales de un equipo operativo de Infantería de Marina de la Unidad de Seguridad a bordo de la fragata Victoria en aguas de Somalia, “donde tuvieron una destacada actuación en la desarticulación de varios grupos de piratas” y el personal del equipo de desactivación de explosivos de la Unidad de Buceo del Mando Naval en la operación ‘Libre Hidalgo’, en el Líbano, formando parte del contingente número XIII.

En este repaso por las actividades desarrolladas por las unidades de la Armada en Canarias, el almirante comandante del Mando Naval mencionó, asimismo, “la importante labor llevada a cabo por el Arsenal y el Órgano de Apoyo al Personal, sin cuyo concurso no sería posible la actividad operativa de los buques y unidades basadas en el archipiélago”.

El almirante se refirió, asimismo, al reciente traslado del patrullero Centinela a la base naval de Ferrol, después de 19 años de vida marinera en aguas de Canarias y la próxima llegada, en agosto, del nuevo buque Meteoro, primero de los cuatro BAM (buques de Acción Marítima), que será entregado el próximo 28 de julio a la Armada. “Aunque durante los próximos meses –matizó- estará sometido a un intenso programa de evaluación, adiestramiento y certificación en aguas de la península, la silueta de estos barcos comenzará muy pronto a ser familiar en los muelles de este Arsenal”.

El almirante comandante del Mando Naval de Canarias también tuvo palabras para quienes habían sido condecorados con la Orden de San Hermenegildo y la Cruz del Mérito Naval: “Además de la justa satisfacción personal por el reconocimiento al esfuerzo realizado, estas recompensas deben serviros de estímulo para continuar día a día haciendo vuestro trabajo como lo habéis hecho hasta ahora. Así, los demás seguiremos viendo en vosotros un ejemplo a seguir y la distinción que acabáis de recibir cobrará todo su significado”.

Patrulleros "Tagomago" y "Grosa", abarloados

En la despedida a los compañeros que han cerrado su última singladura en el servicio activo, les habló en lenguaje marinero: “Arriáis el aparejo con las rifaduras propias del sacrificio de una profesión dura, pero lo hacéis con el pañol de la experiencia bien cargado y con la satisfacción de haber sabido capear todos los temporales que se han cruzado en vuestra derrota”.

En sus palabras finales, el almirante comandante del Mando Naval destacó “el espíritu de colaboración mutua que preside nuestra relación” con los otros Ejércitos y organismos de las diferentes administraciones, pues “esta forma de proceder, que agradezco sinceramente, constituye un ejemplo a seguir; simplifica y facilita nuestro trabajo y contribuye a un empleo más eficiente de los recursos que el Estado pone a nuestra disposición”.

También tuvo un recuerdo emocionado para “quienes dejaron de navegar para siempre junto a nosotros” y para los compañeros del Ejército de Tierra del Regimiento Soria nº 9, recientemente fallecidos en Afganistán y concluyó invocando la protección de la Patrona de la Armada y con las voces, a las que se unieron los asistentes, “que dan testimonio de nuestro amor a la Armada, a España, y de lealtad a Su Majestad el Rey: ¡Viva España¡,¡Viva el Rey¡”.

El almirante y el presidente del Gobierno canario, junto a otras autoridades, en el desfile de las fuerzas que rindieron honores

Tras el desfile de las fuerzas que rindieron honores, formado por secciones de marinería y de Infantería de Marina con el acompañamiento de la banda de música de Aviación, se ofreció una copa de vino español en la residencia de oficiales del Arsenal Militar, en la que, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias brindó “por el primer soldado y el primer marino de España: S.M. el Rey”.

El almirante comandante del Mando Naval, junto a otros jefes e invitados

La celebración de la festividad de la Virgen del Carmen nos dio la oportunidad, además de saludar a las autoridades militares y civiles presentes, y colegas del Cuerpo Consular en Las Palmas, de reencontrarnos con viejos amigos. Juan Francisco Fonte, periodista jubilado del periódico La Provincia, con quien tuvimos la oportunidad de compartir momentos destacados de la Marina Mercante en Canarias; Pedro Mederos, capitán marítimo de la provincia de Las Palmas; Javier Sánchez-Simón, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, quien en breve dejará su cargo con una gran satisfacción por el trabajo realizado; Juan Francisco Martín, director comercial de la Autoridad Portuaria de Las Palmas y Juan José Laforet, cronista oficial de Gran Canaria y de la ciudad de Las Palmas, riguroso investigador y docente de reconocido prestigio.

También conversamos con el coronel de Aviación Carlos San José Martín, delegado de Defensa; capitán de navío Félix Díaz Espinar, jefe de Estado Mayor del Mando Naval de Canarias; capitán de navío Juan Carlos Soler García, jefe del Arsenal Militar de Canarias; capitán de navío Diego Carlier Millán, director del Museo Naval de Canarias, primogénito de Diego Carlier Pacheco, que fue comandante de Marina de Santa Cruz de Tenerife, lo mismo que los capitanes de navío Francisco Romero Díaz del Río y José María de Mora y Cayetano; y el capitán de fragata Luis García Rebollo, director de la oficina de Organismo de Apoyo al Personal en Las Palmas.

Juan Carlos Díaz Lorenzo, CN Soler García, Juan Francisco Fonte, Pedro Mederos, CF García Rebollo, Juan Francisco Martín y Rafael del Castillo

Juan J. Laforet, Juan C. Díaz Lorenzo, CN Carlier, Javier Sánchez-Simón, Juan F. Fonte, CF García Rebollo y CN Romero y Díaz del Río

Juan José Laforet, CN Diego Carlier Millán y Juan Carlos Díaz Lorenzo

CN Diego Carlier Millán, CN Francisco Romero Díaz del Río, Juan Carlos Díaz Lorenzo y CN José María de Mora y Cayetano

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El contralmirante Salvador Delgado Moreno se estrenó recientemente en su nuevo cargo como almirante comandante del Mando Naval de Canarias, en el transcurso de un acto castrense celebrado en el Arsenal Naval de Las Palmas y, posteriormente, ha cumplimentado a las primeras autoridades civiles y militares de Canarias. Releva en el cargo al almirante Francisco Javier Suanzes, que ha sido ascendido y pasa destinado al Mando de Acción Marítima, con sede en Cartagena.

En su discurso de toma de posesión, el almirante comandante del Mando Naval de Canarias manifestó el compromiso de la Armada para luchar contra la inmigración ilegal, la piratería, el narcotráfico, la contaminación marina y la explotación ilícita de los recursos marítimos.

“Vivimos un momento –dijo-, donde el entorno marítimo está tomando un mayor protagonismo cada día… Pero esta libertad también permite que florezcan actividades ilegales que no sólo amenazan el comercio marítimo, sino que también afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos”.

Se refirió, asimismo, a los recortes presupuestarios, lo cual obliga a ser más eficientes, sin que por ello los barcos dejen de salir a la mar y cumplir con las misiones asignadas. Para el próximo verano está prevista la llegada del primero de cuatro nuevos buques BAM, que relevarán progresivamente a las patrulleras con base en Las Palmas.

Salvador Delgado Moreno (Cartagena, 1956) ha ostentado el mando de varios buques de la Armada y, entre ellos, el buque-escuela Juan Sebastián de Elcano. En 1980, con 23 años de edad, estuvo destinado en el patrullero Villamil, por entonces asignado a la vigilancia del banco pesquero canario-sahariano. Especialista en Comunicaciones, Inteligencia y Logística y diplomado en Guerra Naval, hasta su reciente nombramiento desempeñó la jefatura de la División de Logística del Estado Mayor de la Armada. Está casado y es padre de cuatro hijos.

A mediados del próximo mes de junio el almirante comandante del Mando Naval de Canarias visitará la isla de La Palma, coincidiendo con un homenaje a la figura del almirante Francisco Díaz Pimienta, que está organizado, en colaboración con el Cabildo Insular y el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, por el almirante retirado Rafael Martín de la Escalera Mandillo, quien visitó la isla, con tal motivo, el pasado fin de semana.

El almirante Salvador Delgado, en la audiencia con el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero

Foto: Presidencia del Gobierno de Canarias