Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un cambio de estrategia, el Gobierno finlandés ha decidido adquirir la mayoría del capital social de la sociedad Aker Arctic, hasta ahora en manos de STX Group, de Corea del Sur, con vistas a la protección y potenciación de la industria naval nacional, que tiene un reconocido prestigio a nivel internacional. De modo que, en breve, cuando se materialice el acuerdo, el 66 % de Aker Arctic estará en manos estatales y el precio fijado de la operación ha sido de nueve millones de euros.

Los políticos de la oposición y los sindicatos habían criticado abiertamente al gobierno por su escaso apoyo a la industria naval. La decisión de STX Finland de cerrar el astillero de Rauma y la pérdida de 700 empleos reavivó el malestar latente en la sociedad finlandesa. Sin embargo, se ha producido un cambio de actitud que ha hecho renacer las ilusiones de una etapa, que promete futuro habida cuenta de la especialización de la firma Aker Arctic en buques polares y las previsiones de incremento del tráfico mercante por el ártico ruso.

Dos buques rompehielos finlandeses, proyectos de Aker Arctic

Paralelamente, el acuerdo del gobierno finlandés mejora las perspectivas comerciales y financieras de STX Finland, que dispone de dos astilleros en servicio, entre ellos el de Turku, el más importante del país. Una agria polémica sacudió la conciencia nacional cuando hace unos meses, ante la negativa del Gobierno a conceder un préstamo, se perdió la posibilidad de un contrato por valor de mil millones de euros con Royal Caribbean. Y eso que Finlandia tiene en su haber el hito de la construcción de los mayores cruceros del mundo.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un plazo de siete meses, el estudio de ingeniería Aker Arctic Technology diseñará el primer buque rompehielos que tendrá la República Popular China, informa la compañía finlandesa. El encargo es una acción conjunta del State Oceanic Administration (SOA), Chinese Arctic  and Antarctic Administration (CAA) y Polar Research Institute of China (PRIC), interesados en construir un nuevo buque para la investigación en territorios árticos y antárticos.

La experiencia de Aker Arctic, que ha diseñado y construido el 60 % de los buques de su tipo existentes en el mundo, ha resultado determinante para el encargo del Gobierno chino. En líneas generales se trata de un buque de 120 m de eslora, 22,30 m de manga y 8,50 m de calado. Estará propulsado por un sistema diesel-eléctrico que accionará hélices azimutales y dispondrá de alojamiento para 90 personas. La clasificación corresponde al Lloyd’s Register y la China Classification Society (CCS).

Imagen aproximada del aspecto exterior del futuro rompehielos chino

Foto: Aker Arctic