Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos 121 heridos es el balance del grave accidente sufrido ayer por el jet-foil “Horta”, catorce de ellos graves, informa la prensa de Hong Kong. A bordo viajaban 163 pasajeros y once tripulantes. El buque de alta velocidad perdió potencia bruscamente después de colisionar contra un objeto sumergido que no se ha podido identificar, cuando navegaba en las proximidades de la isla de Lantau, la mayor de Hong Kong. Tras la señal de auxilio, acudieron en su ayuda la policía naval, bomberos y personal de Shun Tak, compañía operadora del jet-foil, que ha sido remolcado al astillero de Cheung Sha Wan para su inspección.

A bordo se vivieron momentos de gran tensión y nerviosismo hasta que comenzó su evacuación. Al tener conocimiento de la noticia, médicos y enfermeras libres de servicio se pusieron a disposición de las autoridades, para ayudar en lo que fuera preciso. Los heridos están ingresados en siete hospitales y se teme especialmente por ocho de ellos, que fueron evacuados con medios aéreos. El suceso ha conmocionado a la sociedad local, en la que el jet-foil es un medio de transporte muy utilizado entre Kong Kong y Macao. El director de Marina, Maisie Cheng Mei-sze, ha ordenado una investigación de lo ocurrido.

El accidente del jet-foil “Horta” se ha saldado con 121 heridos

El jet-foil “Horta” es el antiguo “Jet-Ferry Two”, número 16 de los buques construidos por Boeing Marine, correspondiente a la serie 929-115. Entró en servicio en abril de 1980 en el canal de la Mancha operado por P&O Jet Ferries. En 1982 pasó a la propiedad de Far East Hydrofoil, con sede en Hong Kong, sociedad que después evolucionó a TurboJet. Es gemelo de los buques “Princesa Guayarmina” y “Princesa Guacimara”, que operó Trasmediterránea entre 1981 y 1991 y 1990. Desde entonces navegan en la zona rebautizados con los nombres de “Cacilhas” y “Taipa”. Allí también se encuentra el jet-foil “Urzela”, ex “Princesa Voladora”, ex “Flying Princess”, con el que Trasmediterránea inició en agosto de 1980 el puente marítimo entre las dos capitales canarias.  

Foto: SoHome Jacaranda / wikipedia

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Diez muertos y cuarenta desaparecidos es el balance provisional de un incendio declarado el pasado domingo, 28 de diciembre, a bordo del ferry italiano “Norman Atlantic”, en el transcurso de un viaje regular entre los puertos de Patras, Igoumenitsa (Grecia) y Ancona (Italia). El fuego se inició de madrugada y ha causado daños muy graves en la superestructura del buque, agravado además por condiciones meteorológicas adversas, con temporal de fuerza 8 y vientos de 50 nudos, lo que ha dificultado las labores de rescate.

A bordo, según informa la prensa italiana, viajan 422 pasajeros y 56 tripulantes, así como 222 vehículos. El buque, fletado por Anek Lines, quedó sin gobierno y el fuego se extendió con bastante rapidez, lo que provocó el pánico entre los pasajeros, varios de los cuales se lanzaron al agua. Al menos la mitad de las personas que van a bordo han sido evacuadas y la Marina italiana ha tomado parte activa en el rescate. El fuego impidió el acceso a algunos de los botes de salvamento y se habla de problemas de coordinación en las labores de abandono.

El fuego ha provocado diez muertos y daños graves en el buque

Foto: Marina Militare

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque frigorífico “Green Freezer” embarrancó en la noche del pasado miércoles en las proximidades de Faskrudsfjordur, en la costa oriental de Islandia. Quedó empotrado sobre unas rocas y escorado a la banda de estribor, muy cerca de la orilla. El Servicio de Guardacostas envió a un helicóptero para evaluar la situación, que parece provocada por una avería en la máquina. No se han producido vertidos y por el momento reina el buen tiempo, lo que puede favorecer el reflotamiento.

A bordo del “Green Freezer” se encuentran 17 tripulantes, sin novedad. La prensa islandesa informa que los armadores negocian el rescate y señala que la recompensa puede ascender a unos cien millones de dólares, el diez por ciento del valor del buque y de la carga que transporta. El barco, propiedad de Green Shipping AS y en servicio desde 1991, está abanderado en Bahamas y tiene un flete entre Rusia e Islandia. Este grupo naviero operó los buques “Green Bergen”, ex “Bentago” y “Green Alesund”, ex “Bencomo”, adquiridos a Fred. Olsen & Co. y muy conocidos en los puertos canarios. 

strand2

El buque “Green Freezer”, en el estado en que se encuentra tras la varada

Foto: Rúnar Snær Reynisson / RUV.is

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A las 09,55 h italiana comenzó la maniobra de salida del buque “Costa Concordia”, con una rotación de 90 grados hacia el Este y después se corregirá el rumbo hacia el Norte, para dirigirse hacia Génova, destino final de este viaje después de 30 meses de estancia forzosa en la costa de la isla de Giglio. Las condiciones meteorológicas son excelentes, por lo que se prevé que antes de mediodía el buque haya abandonado definitivamente la zona.

La expectación es máxima y se puede seguir en directo a través de los medios informativos italianos. Expectación y gran emoción, pues en la despedida suenan las campanas de las iglesias de la isla de Giglio, que ha sido coprotagonista de este destacado episodio. Dos remolcadores oceánicos de salvamento tiran a proa del pecio, a una velocidad estimada de dos nudos. La previsión es que en la noche del sábado lleguen a Génova y al día siguiente sea atracado en Voltri, donde se procederá a su desguace en los próximos dos años.

Los grandes cajones metálicos que lo sujetan permitirán el viaje final del buque

Finaliza el reflotamiento del buque “Costa Concordia” después de 30 meses de trabajo

Las comunicaciones marítimas regulares con la isla de Giglio permanecerán interrumpidas durante ocho horas. Cientos de personas, entre ellos muchos turistas atraídos por la novedad, presencian la espectacular maniobra, que pone punto final a una pesadilla que ha durado 30 meses y en la que la ingeniería naval y la ciencia relacionada con el salvamento marítimo han dado una lección magistral, que siempre será recordada. Antes ha habido que superar grandes dificultades y muchos momentos complicados.

El 13 de enero de 2012, el crucero de turismo “Costa Concordia” sufrió un accidente después de golpear el casco contra las piedras, en una maniobra de aproximación a la isla de Giglio, que resultó funesta, pues rasgó el costado de babor y se abrió una brecha de unos 70 metros. Para evitar su hundimiento, el buque invirtió el rumbo y quedó acostado y semihundido sobre la banda de estribor. A bordo, entre pasajeros y tripulantes, viajaban unas cuatro mil personas y se registraron 32 muertos. El capitán Schettino se encuentra enjuiciado por homicidio múltiple.

Fotos: Reuters y La Stampa 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En medios marítimos de Las Palmas de Gran Canaria se comenta la posibilidad de que el destino final del petrolero “Silver” sea el desguace. Los daños son muy importantes y por lo que se dice es más caro el arreglo que lo que vale el barco, dada la cantidad de metros cuadrados de plancha en la obra viva que hay que renovar. En estos días ha estado varado en ASTICAN, donde se ha procedido a una revisión a fondo de la obra viva y todo parece indicar que los daños son muy considerables. Queda pendiente la decisión final del armador, pero existe bastante escepticismo al respecto.

Este buque, construido en 2001 en astilleros de Turquía, navegó su primera etapa con el nombre de “Mar Cristina” y contraseña de la compañía española Naviera Marot. En abril de 2012 fue rebautizado “Mar Carmen”. En enero de 2013 pasó a llamarse “Adrar” y desde mayo de ese mismo año ostenta el nombre de “Silver”, abanderado en Marruecos. Figura como propiedad de Marcab, sociedad con sede en El Aaiun, aunque la gestión comercial estaba a cargo de una sociedad española vinculada a sus primeros propietarios.

El petrolero “Silver” varó el 23 de diciembre de 2013 en la costa de Marruecos

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos cuatro muertos y casi trescientas personas están desaparecidos después de que el ferry surcoreano “Sewol” se hundiera sobre el costado de babor. El suceso ocurrió a las 09 h local (20 h GMT) y la mayoría se encontraban en sus camarotes, obedeciendo las instrucciones dadas por la megafonía, según relataron algunos supervivientes. Otros pasajeros, provistos de chalecos salvavidas, saltaron por la borda y otros fueron rescatados por helicópteros desde la misma cubierta.

La noticia ha producido una gran consternación en el país asiático, pues en su mayoría se trata de estudiantes que iban en viaje de vacaciones. A bordo viajaban 459 personas, entre ellos 325 alumnos de segunda enseñanza, quince profesores, otros 89 pasajeros y treinta tripulantes. Hasta el momento han sido rescatados 164 personas y se tiene constancia de cuatro muertos, por lo que el número de desaparecidos es de 291, informa la prensa de Corea del Sur.

Los helicópteros acuden en ayuda del ferry “Sewol”, que comienza a hundirse

El buque se ha acostado totalmente sobre la banda de babor

El ferry “Sewol”, de construcción japonesa, se dirigía a la isla de Jeju, una zona turística de la región. El viaje desde incheon, su puerto de partida, tiene una duración de unas 14 horas. Cuando lanzó la llamada de socorro, se encontraba a unas tres horas de llegar a su destino. A falta de lo que dictamine la comisión oficial, se especula con la posibilidad de que el barco tocara fondo con un arrecife y abriera una vía de agua, pues algunos pasajeros hablan de que habían escuchado y sentido un ruido fuerte antes de que el barco comenzara a hundirse.

Las condiciones meteorológicas eran buenas, a diferencia del tiempo reinante más al norte del lugar del suceso, en el que hay una densa niebla, que ha obligado a la cancelación de varios servicios de ferry. Una veintena de helicópteros y una treintena de lanchas del servicio de guardacostas de Corea del Sur y otras embarcaciones acudieron en ayuda de los pasajeros y tripulantes del buque, así como 160 buzos, que están recorriendo el interior.

Fotos: AP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un golpe de mar provocó la rotura de una ventana del crucero de turismo “Marco Polo” e hirió a varios pasajeros, uno de los cuales, de 85 años de edad, falleció después de que fuera evacuado por medio aéreos, informa la prensa británica. Otros 14 pasajeros resultaron heridos de diversa consideración. El suceso se produjo el pasado viernes cuando el mencionado buque regresaba a Tilbury, en medio de un fuerte temporal.

A bordo del veterano buque viajaban 735 pasajeros en un viaje fletado por el touroperador británico CMV, así como 349 tripulantes. Zarpó el 5 de enero en un crucero de 42 días de duración. Una ola gigante golpeó al barco después de que hubiera zarpado de las Azores y enfilaba la zona sur occidental del canal de la Mancha, en condiciones meteorológicas muy adversas. La viuda alabó el comportamiento de la tripulación, pero cuestionó el estado de mantenimiento del buque. 

El crucero de turismo “Marco Polo” es muy conocido en el mercado británico

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La sección de popa del buque español “Luno”, empotrada desde ayer en las piedras de un dique en el acceso al puerto de Bayona, se ha hundido la pasada madrugada sobre la banda de estribor y sólo es visible la mitad de la superestructura. De los 127 metros cúbicos de combustible que contenían los tanques, se han derramado al menos unas veinte toneladas, según estimaciones de las autoridades francesas. La zona del accidente sigue muy castigada por el duro temporal.

Un fallo eléctrico total en el buque cuando se encontraba en las proximidades del citado puerto francés, acabó propiciando el accidente debido a las adversas condiciones meteorológicas. Sus once tripulantes y el práctico que se encontraba a bordo están a salvo, después de que fueran rescatados por un helicóptero. Por lo que se ha informado, hasta su salida el pasado martes del puerto de Pasaia, donde se encontraba amarrado desde el 9 de enero, estuvo realizando reparaciones. La sección de proa, encallada en la playa, ha sido inspeccionada y, en principio, no se ha detectado derrame de combustible.

El buque “Luno”, partido en dos. La pasada madrugadase hundió la mitad de la popa

Representantes de Naviera Murueta se encuentran desde ayer en el lugar del accidente, colaborando con la subprefectura de la zona, a la que tienen que presentar un plan para la recuperación de los restos del barco. Puestos en contacto con las compañías aseguradoras, se ha informado de que, previsiblemente, será la compañía holandesa Smit Tak la encargada de los trabajos de recuperación de los restos.

La situación meteorológica en las próximas horas prevé un empeoramiento de las condiciones del mar, con olas superiores a cinco metros y fuertes rachas de viento, lo que no sólo retrasará las labores sino que, previsiblemente, causará mayores destrozos en la sección de popa del buque “Luno”, en servicio desde hacía veinte años. El ministro francés de Transportes, Frédéric Cuvillier, se encuentra en la zona y ha presidido una reunión del gabinete de crisis convocado al efecto.

Foto: AP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque español “Luno”, propiedad de Naviera Murueta, embarrancó esta mañana a la entrada del puerto de Bayona (Francia), en el lugar conocido como Barre d’Anglet y poco después se partió en dos trozos, según informan medios franceses. A bordo se encontraban once tripulantes que fueron rescatados por dos helicópteros del Servicio de Salvamento Marítimo galo. Uno de ellos está herido.

Al parecer, una avería eléctrica dejó al buque sin gobierno y éste quedó a merced del temporal reinante, que lo arrastró contra la escollera del puerto. Dos remolcadores y el práctico salieron en su auxilio, pero se complicó la operación y al final sobrevino el siniestro. Unas horas después, por efecto de la mar, se partió en dos y la corriente arrastró hasta la playa la sección de carga.

Helicópteros de Salvamento rescataron a los tripulantes del buque “Luno”

El buque zarpó ayer del puerto de Pasaia (Guipúzcoa) en lastre, para cargar palanquillas de acero. En las últimas horas la costa atlántica está siendo azotada por un fuerte temporal de viento y lluvia, con ráfagas que han superado los 150 kilómetros por hora. En esas condiciones tan adversas, la caída de planta del buque “Luno” se convirtió en una trampa fatal.

Construido en Astilleros Murueta, en Guernica, entró en servicio en 1994. Era un buque polivalente de carga general, de 3.446 toneladas brutas y 4.635 toneladas de peso muerto, en un casco de 101 m de eslora, 15 m de manga y 6,30 m de calado. En varias ocasiones le vimos atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, en el que estaba matriculado. Código IMO 9072329. 

Foto: Jean-Daniel Chopin (sudouest.fr)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Más allá de la intencionalidad política e informativa de algunas declaraciones que hemos visto en los medios informativos regionales, sorprende el inusitado interés que la embarrancada de un petrolero marroquí en las costas de su país ha causado en Canarias, por aquello de que una posible marea negra afecte a las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Es conocida la contundente oposición a las prospecciones petrolíferas en la zona y este suceso les ha venido como anillo al dedo.

Algunos colegas siguen sin dominar el lenguaje mínimo exigible para este tipo de circunstancias y no se asesoran convenientemente. Dicen que el barco ha naufragado, cuando en realidad está varado en la orilla, en lo que parece un fondo aplacerado de arena. Si hubiera naufragado, estaría hundido y no es el caso. El nombre del petrolero es “Silver” y el puerto de matrícula Layounne, que es el antiguo El Aaiún. Pero el nombre no es “Silver Layounne”, como hemos leído.

A juzgar por los calados que se aprecian en la imagen, no parece que el buque tenga la cantidad de combustible que se ha informado

Se dice, asimismo, que transporta cinco mil toneladas de combustible que cargó el 19 de diciembre en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. A juzgar por los calados que vemos en las imágenes, no parece que tenga dicha cantidad de líquido en sus tanques. Sería bueno escuchar la opinión de profesionales competentes en el asunto, es decir, capitanes de la Marina Mercante especializados en este tipo de barcos, que los hay y muy buenos. Es lógica, por supuesto, la preocupación existente y de que arrecie el mal tiempo que pueda ocasionar daños estructurales en el doble casco del buque, que hasta ahora ha resistido la situación.

Al parecer, dos remolcadores llegados desde Tarfaya y Agadir han intentado sin éxito la primera maniobra para reflotarlo. Se dice que viene otro más potente desde más lejos para intentarlo en la siguiente pleamar. No sabemos muy bien cómo se ha producido el accidente, pues la información que llega de Marruecos no es muy clarificadora. Los vecinos marroquíes no son, precisamente, un ejemplo de transparencia en ese aspecto. Es llamativo el oportunismo político del Cabildo de Lanzarote y su interés en inmiscuirse en los detalles del supuesto vertido de combustible en un país vecino, como si un Cabildo tuviera competencias que corresponden a las relaciones bilaterales entre Estados. Misión que corresponde a las instancias oportunas y en este caso es bueno fiarse de quienes tienen la responsabilidad de ello, pues les va, entre otras razones, su credibilidad.

El colmo lo hemos leído en unas declaraciones de un controvertido político canario criado al amparo de CEPSA y DISA, llamado Fernando Ríos Rull. Ahora ejerce de comisionado para las Relaciones Internacionales del Gobierno de Canarias, cuando dice, según lo publicado en Diario de Avisos, que “lo cierto es que desconocemos hasta si España está preparada para afrontar un gran vertido junto a Canarias, y con qué medios cuenta y dónde se hallan”. Qué poco sabe el señor Ríos Rull del nivel y la capacidad de actuación que tiene la Sociedad Estatal de Salvamento (SASEMAR) y la preparación profesional muy reconocida que posee a nivel internacional para este tipo de situaciones. Se olvida, intencionadamente suponemos, de que todos los días pasan petroleros cargados de crudo y derivados por los dos canales organizados para el tráfico marítimo internacional existentes en Canarias. Así nos va. 

Foto: LE360