Tiempo de ilusión y esperanza

enero 1, 2016

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La llegada de Ricardo Melchior a la presidencia de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife nos ha devuelto la confianza sobre el puerto en el que siempre hemos creído y, sin embargo, hace tiempo habíamos perdido la ilusión. Tenemos poderosas razones para ello y en el poco tiempo que el veterano político y gestor tinerfeño lleva al frente de la entidad, ya nos ha dado muestras de que estamos asistiendo a un tiempo nuevo.

Ricardo Melchior tiene, a nuestro juicio, la preparación, la capacidad y la experiencia suficientes para llevar al puerto tinerfeño al puesto en el que debe estar y no en el que otros han querido que esté, evitando así que lesione sus intereses. Tiene, además, un profundo amor por Tenerife, que es la base espiritual de su existencia como político que defiende a su tierra. Tiene carácter para afrontar la toma de decisiones y el respaldo de una profesión técnica con la que se estrenó, precisamente, en una empresa portuaria tinerfeña, la Compañía Auxiliar del Puerto (CAPSA). Sabe moverse en despachos, tiene contactos a todos los niveles y buenas relaciones y una personalidad intachable.

Su capacidad como político eficiente está ampliamente demostrada en su etapa como vicepresidente y presidente del Cabildo Insular de Tenerife y senador. Sólo el tranvía es un botón de muestra de lo que aquí afirmamos. Y hay más cosas. Ahora estamos, como decimos, ante un tiempo nuevo y ya se está notando su desembarco en la presidencia de la Autoridad Portuaria. El sector marítimo-portuario local ha pasado de la expectación inicial del relevo, reconociendo lo positivo de su predecesor, a la credulidad y el empuje del nuevo gestor.

Ricardo Melchior imprime dinamismo e ilusión en su gestión

Vamos por partes. Las reparaciones navales han entrado en una nueva dimensión de la mano de una empresa llamada Tenerife Shipyards. Está generando expectativas creíbles y dando pasos firmes y solventes. Está abriendo la puerta a una magnífica oportunidad laboral especializada para los jóvenes. Su capacidad y certificación profesional ha hecho posible la presencia de las plataformas petrolíferas y los buques perforadores y suppliers que llenan el dique del Este y la Dársena Pesquera, además de otros. Veremos pronto un dique flotante para ampliar su capacidad operativa, hasta ahora limitada a reparaciones en fondeo y atraque. La dirección comercial de Puertos de Tenerife -de la mano de Airam Díaz- ya tiene poderosos argumentos para ofrecer más y mejores servicios en los foros donde se deciden las operaciones de mantenimiento y reparaciones de la industria off shore.

Los cruceros de turismo tienen en el puerto de Santa Cruz de Tenerife a un referente internacional. Tenemos una isla atractiva y generosa, en la que está el Teide. A nueva terminal será una realidad en 2016. La promoción anual en Miami y Londres desde hace más de veinte años viene dando sus frutos en la marca conjunta “Cruises in the Atlantic”, aunque las navieras y los turistas saben dónde elegir mejor.

A Dios lo que es Dios y al César lo que es del César. Últimamente escuchamos con cierta frecuencia voces impertinentes y desinformadas que pretenden arrebatarle a Tenerife lo que le corresponde. Que no se lleven a engaño. El hecho de que algunas navieras hayan cambiado de base operativa no significa que esa sea una decisión que les dure toda la vida. La interpretación sesgada y sectaria de las estadísticas es sólo una demostración de cuanto decimos. Y en cualquier momento puede cambiar el signo de los acontecimientos. Cuidado. Siendo conscientes, además, de que los enemigos de Tenerife no descansan.

Aunque conocíamos algunos detalles, la presentación hace unos días de las conclusiones finales del proyecto PELICAN Gas nos ha hecho comprender la dimensión de un desafío que nos hará entrar en una nueva dimensión. El suministro de gas natural licuado (GNL) a buques es una demanda internacional que va en progresión geométrica. Hace tiempo que el ingeniero José Rafael Díaz Hernández, actual director de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, viene trabajando sigilosamente en el asunto y podemos afirmar que más pronto que tarde el puerto tinerfeño figurará en la red que podrá suministrar este tipo de combustible.

Nuestra bien amada CEPSA, sin embargo, está dando muestras de su escasa o nula apuesta por el suministro de combustible en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Tiene más y mejores intereses a 50 millas de distancia e incluso en otros puertos, como Ceuta o Algeciras. Eso es legítimo, pero no comprendemos por qué no hace lo mismo en la isla que acogió a la empresa petrolera con sus mejores afanes hace más de 80 años. Frente a esa situación no hay que lamentarse, sino actuar. Y puesto que CEPSA no puede o no quiere favorecer su presencia en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, bueno será encontrar alternativas fiables. Conocemos los pasos que se están dando en ese sentido, pero se nos ha pedido prudencia y la vamos a mantener. Dicho de manera, habrá novedades. Y pronto.

La terminal de contenedores sigue siendo una de las asignaturas troncales pendientes. Queremos pensar que TCT y el Grupo OHL no han traído seis enormes grúas para tenerlas de escaparate. Tenemos la convicción, además, de que el colectivo de trabajadores portuarios de Tenerife tiene un nivel profesional reconocido y el listón de su capacidad operativa está muy alto. Ellos son parte importante e interesada del proceso. A más barcos, más trabajo. Y aunque los números señalan que se está produciendo un repunte importante de la actividad portuaria en tráfico de mercancías, sólo el transbordo hará posible que el puerto de Santa Cruz de Tenerife repunte significativamente en ese segmento.

Somos conscientes de que queda mucho por hacer y no pretendemos agobiar. Hay que encontrar una solución a la salida del puerto de Los Cristianos y sería deseable que las navieras que prestan el servicio eviten coincidir en las llegadas. Sabemos que es una cuestión de índole comercial y de competencia entre ellas, pero alguna solución factible habrá que encontrar. La policía portuaria hace lo que puede -un reconocimiento, además, para el nivel profesional y la entrega de este colectivo-, pero el cuello de botella que se forma a la salida dice poco de una sociedad moderna.

El puerto tiene que recuperar el contacto con la ciudadanía. Nos alegra observar un cambio de actitud en la relación puerto-ciudad y puerto-cabildo. Santa Cruz de Tenerife no existiría si no fuera por su puerto. Nadie mejor que Ricardo Melchior y Eduardo Bezares para avanzar en esa dirección. Observamos, además, una política de comunicación más dinámica y fluida. Falta hacía. Hay que pensar en el muelle norte como punto de encuentro de la historia y la ciudad marinera que nace y se abriga al resguardo de Anaga.

En unas tarifas competitivas que, sin menoscabar la ley, nos hagan atractivos y diferenciados. En una mejora de los servicios a los yates y veleros que cruzan por estas latitudes del Atlántico y generar con ello un polo de atracción en la Dársena de Los Llanos. Una necesidad, a nuestro entender, que hay que extender a los puertos de Los Cristianos, La Palma, El Hierro y La Gomera. Y, en definitiva, en el respeto y el amor de la ciudadanía hacia su puerto, su importancia, sus valores y sus dirigentes, conscientes de que es la primera puerta de la economía insular. En creer y apoyar con fe su presente y su futuro. Eso es cosa de todos. Pocas veces como ahora habíamos tenido tanta ilusión en el tiempo nuevo que vive el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Foto: cedida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: