Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Consejo de Ministros aprobó este viernes, 24 de julio, el nombramiento del almirante Francisco Javier Franco Suanzes como nuevo almirante de la Flota (ALFLOT), quien releva al almirante Santiago Bolíbar Piñeiro. Asimismo, el almirante José Antonio Ruesta Botella ha sido nombrado segundo jefe del Estado Mayor de la Armada y el almirante Juan Rodríguez Garat, almirante jefe de personal (ALPER).

Francisco Javier Franco Suanzes (Madrid, 1953) ingresó en 1972 en el Escuela Naval Militar y en 1977 recibió el despacho de alférez de navío. Ha estado embarcado en el destructor “Jorge Juan”, dragaminas “Júcar”, corbeta “Infanta Elena”, fragata “Santa María” y fue Jefe de Órdenes de la 41ª Escuadrilla de Escoltas. Ha sido comandante del patrullero “Javier Quiroga”, corbeta “Cazadora” y fragata “Numancia”.

Francisco Javier Franco Suanzes, nuevo Almirante de la Flota

Entre sus destinos de tierra figuran la Oficina de Valoración de Adiestramiento a Flote (OVAF) y profesor en el Centro de Instrucción de Guerra Electrónica. También ha estado destinado en la Sección de Planes de Recursos Humanos y en la Jefatura de Personal de la Armada. Entre 2003 y 2006 fue director de la Escuela Naval Militar, con sede en Marín (Pontevedra).

Ascendido a contralmirante, dirigió la División de Operaciones del Estado Mayor de la Armada y el Grupo de Unidades de Proyección de la Flota, compuesto por el portaaviones “Príncipe de Asturias”, los buques anfibios y las embarcaciones de desembarco. En agosto de 2009 ascendió a vicealmirante, empleo en el que estuvo al frente al Mando Naval de Canarias -en julio de 2010 asistió a la Bajada de la Virgen de las Nieves, en La Palma, donde tuvimos ocasión de conocerle- y la Fuerza de Acción Marítima. Desde septiembre de 2012 desempeñaba el cargo de segundo AJEMA. Es especialista en Electrónica y diplomado en Guerra Naval. Está casado y tiene tres hijos.

Segundo AJEMA

El nuevo segundo jefe del Estado Mayor de la Armada es el almirante José Antonio Ruesta Botella (Madrid, 1955). Ingresó en la Armada en 1973 y recibió el despacho de alférez de navío en 1978. Ha estado destinado en las fragatas «Extremadura» y «Asturias», corbeta «Descubierta» y patrullero  «Alsedo». También lo ha estado en la  41 ª Escuadrilla de Escoltas, Estado Mayor de la Flota y Agrupación Naval Permanente de la OTAN en el Mediterráneo como oficial de guerra en superficie.

En tierra ha estado destinado en el Cuarto Militar de Su Majestad el Rey, dos veces en el Estado Mayor de la Armada (inicialmente asignado a un grupo de trabajo para la reorganización de la Armada y posteriormente como Jefe de la sección de Planes y Proyectos), donde merece destacar que durante su segundo período en el Estado Mayor participó activamente en la definición de los nuevos programas de construcción naval. También ha ocupado destinos en la Escuela de Guerra Naval y en la Escuela Naval Militar.

José Antonio Ruesta Botella, nuevo Segundo AJEMA

Fue comandante del patrullero «Lazaga», remolcador de altura «Ferrol”, buque de desembarco anfibio «Pizarro» y buque anfibio «Castilla». Es especialista en comunicaciones navales y desde 1992 diplomado de Guerra Naval. Ascendió a contralmirante en septiembre de 2007, desempeñando el cargo de director de Enseñanza Naval, periodo en el que participó activamente en la transformación del Sistema de Educación Naval, para ajustarlo al Sistema Europeo diseñado a partir de los acuerdos de Bolonia.

Después pasó a ejercer el cargo de almirante-jefe de la División de Planes del Estado Mayor de la Armada, destino que desempeñó durante cinco años en los empleos de contralmirante y vicealmirante.  Ascendió a almirante el 18 de octubre de 2013, fecha en que fue nombrado Almirante Jefe de Personal (ALPER).   

Jefe de Personal

El tercer nombramiento corresponde al almirante jefe de Personal, en la persona de Juan Rodríguez Garat (Ferrol, 1956). Ingresó en el Armada en 1974 y fue promovido al empleo de alférez de navío en 1979. Ha estado embarcado en las corbetas «Infanta Elena» y «Diana» y las fragatas «Cataluña» y «Andalucía».

Ha sido comandante del patrullero “Alsedo”, corbeta “Diana”, fragata “Álvaro de Bazán” y jefe de la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Otros destinos importantes han sido el Estado Mayor de la STANAVFORMED, jefe de la Sección de Planes Estratégicos de la División de Planes del Estado Mayor de la Armada y mando de la Fuerza Marítima Permanente nº 1 de la Alianza Atlántica, en cuyo relevo en enero de 2009 fue ascendido a contralmirante.

Juan Rodríguez Garat, almirante Jefe de Personal

Entre otros destinos en tierra ha sido profesor de Organización en la Escuela de Guerra Naval, Estado Mayor de la Flota, Estado Mayor de la Armada, gabinete del AJEMA, jefe de la División de Operaciones, jefe del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota y comandante del Grupo de Acción Naval 2.

En 2011 ascendió a vicealmirante y fue nombrado almirante de Acción Naval. Es especialista en Comunicaciones y diplomado en Guerra Naval, realizó el curso de Estado Mayor en Greenwich (Reino Unido) en 1993 y obtuvo un Máster en Estudios de Defensa por la Universidad de Londres. Está casado y tiene cinco hijos.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un amable colaborador, Nicolás Arocha, fotografió ayer la llegada del ferry italiano “Albayzin” al puerto de Santa Cruz de Tenerife, en las que apreciamos una imagen externa algo descuidada. En ellas vemos cómo el óxido brota a borbotones por varios puntos de las amuras, los escobenes y bajo el puente, lo que parece falto de un mantenimiento adecuado.

Este buque está fletado por Trasmediterránea a una naviera italiana y cubre la línea Cádiz-Canarias. A su llegada al puerto gaditano tiene una escala de algo más de 24 horas. En Las Palmas hace dos escalas, de cinco y seis horas los jueves y los sábados; en Santa Cruz de Tenerife, de siete horas los jueves (la escala de los viernes es nocturna) y de ocho horas en Santa Cruz de La Palma.

No es nuestra intención entrometernos en el trabajo a bordo. Sabemos que la acción del agua salada es implacable. Sólo llamamos la atención sobre lo que nos parece un aspecto que se debe corregir, pues la imagen de un buque siempre es importante y máxime cuando se trata de un barco de pasaje. Quizás no sea responsabilidad directa de Trasmediterránea, pero tome nota la compañía si así lo estima oportuno.

El óxido brota por la amura de babor en varios puntos

Y lo mismo se aprecia por la amura de estribor

Fotos: Nicolás Arocha

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Sucedió tal día como hoy hace 21 años. Bajo un sol de justicia, en la factoría de la Empresa Nacional Bazán en San Fernando (Cádiz), se procedió a la botadura del buque “Albayzín”, primero de tres monocascos de alta velocidad que fueron contratados por Compañía Trasmediterránea. Aunque éste se botó pintado con los colores de la compañía en tiempos de la presidencia de Luis Delso, ya estaba comprometido con la compañía argentina Buquebús, cuyo presidente figuraba entre los invitados. Dolores Montoya, viuda de Camarón de la Isla, cumplió con el ceremonial del madrinazgo. Lo recordamos con precisión, pues estuvimos presentes.

En el momento de su entrega fue el fast-ferry monocasco en aluminio mayor del mundo, con una eslora de 95,20 m, capacidad para 450 pasajeros y 84 coches. Propulsado por cuatro motores Caterpillar que accionan “wáter-jets” y le permite mantener una velocidad de 37 nudos. Siguieron otros dos buques llamados “Alcántara” y “Almudaina” y otro mayor, “Silvia Ana L”, al que vimos pasar en noviembre de 1996 por el puerto de Santa Cruz de Tenerife camino de Argentina. Bazán invirtió una fortuna en maquinaria e instalaciones, pero el mercado mostró preferencia por los productos de Australia, que hoy son líderes en el mundo.

Momento en el que el buque «Albayzin» toma contacto por primera vez con el agua

Foto: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Santa María” partió el pasado 15 de julio de su puerto base en Rota junto con el buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria” rumbo a Palma de Mallorca y desde hoy se ha integrado en la Segunda Agrupación Naval Permanente de la OTAN (SNMG-2 en sus siglas en inglés), informa la Armada española. El despliegue se prolongará hasta finales de agosto en la operación “Active Endeavour” de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo.

La SNMG-2 está compuesta por dos buques españoles, la fragata “Santa María” y el buque de aprovisionamiento de combate “Cantabria”, la fragata alemana “Hamburg”, el destructor estadounidense “Donald Cook” y la fragata canadiense “Winnipeg”’. En la fragata española ha embarcado una Unidad Aérea de la X Escuadrilla y un pelotón de seguridad de Infantería de Marina. Están previstas escañas en Aksaz (Turquía) y Túnez.

La fragata «Santa María»,  navegando, vista por la amura de estribor

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un incendio en la sala de máquinas del megacrucero “Freedom of the Seas”, cuando se encontraba atracado en el puerto de Falmouth (Jamaica), sembró la alarma mientras salía denso humano por la chimenea. No obstante fue apagado por los sistemas contraincendios en una rápida actuación de la brigada especializada, que demostró su eficacia ante este tipo de circunstancias.  

El capitán del buque, acompañado de miembros de su staff, recorrió el buque para comprobar que todos los pasajeros y tripulantes estaban sin novedad, como así ha sido. El megacrucero “Freedom of the Seas” realiza un crucero de siete noches con base en Cape Cañaveral (EE.UU.) con escalas en Labadee (Haití), Falmouth (Jamaica), Georgetown (Gran Caymán) y Cozumel (Méjico).

2cee7c75-a432-4005-9fa0-480d6b3db9da_1000

La densidad del humo escapó a través de la chimenea del buque

Foto: twitter (@royalcaribbean)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A la espera de que el Gobierno de Cuba conceda la autorización correspondiente, en EE.UU. ya lo han hecho por segunda vez para que una filial de la naviera española Balearia pueda operar una línea marítima de pasajeros y carga rodada entre los dos países. La primera autorización por parte de la Administración estadounidense se produjo en junio pasado, cuando el Bureau of Industry and Security dio su visto bueno para el establecimiento de una línea regular entre ambos países.

Con ambas autorizaciones, Balearia está más cerca de poder ser los primeros en abrir una línea marítima entre EE.UU. y Cuba. La idea consiste en implementar el modelo de transporte que tiene vigente en España y operar dos líneas de ida y vuelta entre Cayo Hueso y La Habana (tres horas) y entre Port Everglades y La Habana (diez horas). Una de las embarcaciones asignadas será el catamarán “Pinar del Río”, en servicio desde 2011 en Bahamas. Este buque dispone de los certificados del U.S. Coast Guard para iniciar sus operaciones de inmediato.

El catamarán «Pinar del Río» está preparado para la línea Cayo Hueso-La Habana

Foto: Vlad «Ximik» Lysak / myship.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta mañana se ha celebrado a bordo del buque LHD “Juan Carlos I”, atracado en la Base Naval de Rota, el acto de despedida del almirante Santiago Bolíbar Piñeiro como Almirante de la Flota (ALFLOT), cargo que ha desempeñado durante casi cuatro años, informa la Armada española. A la ceremonia asistieron diversas autoridades civiles y militares de la Bahía de Cádiz.

En el acto participó un batallón de honores compuesto por una compañía del Tercio de Armada y otra formada por personal de la Flotilla de Aeronaves y de la Fuerza de Acción Naval. El almirante de la Flota, que próximamente pasará a la situación de reserva tras cuarenta años de servicio activo, tuvo ocasión durante el acto de despedirse de la Bandera y de dirigir unas palabras a los asistentes. Unas horas antes había recibido en el puerto de Cádiz la llegada del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”.

El almirante Santiago Bolíbar Piñero, en su alocución de despedida

Nació en 1950 en Pontevedra. Obtuvo el despacho de alférez de navío en 1975, empleo en el que desempeñó destinos a bordo de la fragata “Andalucía”, fragata “Vicente Yánez Pinzón” y destructor “Méndez Núñez”. Ascendido a teniente de navío en 1978, embarcó en las fragatas “Baleares” y “Cataluña”, fue comandante de brigada y profesor en la Escuela Naval Militar y estuvo en el buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” en el crucero de instrucción de 1986. Ascendió a capitán de corbeta en 1988 y desempeñó destinos en el Estado Mayor de la Flota y Flotilla de Aeronaves como jefe de la División de Armas.

Ascendió a capitán de fragata en 1995, desempeñando en el Estado Mayor de la Flota el destino de jefe de la Sección de Inteligencia. En 2011 ascendió a capitán de navío y ejerció el destino de secretario del Estado Mayor de la Armada. En 2005 ascendió a contralmirante, siendo destinado como jefe de la División de Sistemas de Información y Comunicaciones del Estado Mayor de la Armada y jefe CIS de la Armada. En septiembre de 2006 fue nombrado comandante del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota y en mayo de 2008 fue promovido al empleo de vicealmirante y nombrado almirante-jefe del Arsenal de Ferrol.

Como Almirante de la Flota tiene como responsabilidad principal la preparación y generación de la Fuerza, así como el planeamiento, dirección y control de la ejecución de las misiones específicas, que con carácter permanente, se le asignen en tiempo de paz. Ascendió a almirante el 8 de abril de 2011, día en que asumió el mando de la Flota.

En cuanto a mando, siendo teniente de navío fue comandante del remolcador de altura “Mahón” (1986/1987); de capitán de corbeta mandó la nao histórica “Santa María” y la flotilla en la celebración del V Centenario del Descubrimiento (1990/1992), con las que recorrió unas 27.000 millas en 300 días de mar. También mandó en este empleo el patrullero de altura “Chilreu”.

El almirante Bolibar besa la Bandera en su acto de despedida

De capitán de fragata mandó la fragata “Baleares” (1999/2000) y participó en múltiples ejercicios y maniobras e integrados en la Fuerza Permanente de la OTAN en el Atlántico durante cuatro meses. De capitán de navío fue comandante del Centro de Evaluación y Apoyo a la Calificación para el Combate (CEVACO) (2000/2002) y comandante del buque escuela “Juan Sebastián de Elcano” (2002/2003), efectuando el LXXV crucero de instrucción, que correspondió a la décima vuelta al mundo con una duración de nueve meses y medio.

En el empleo de contralmirante y como comandante del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota en 2006 mandó la Fuerza Anfibia Operativa 150, desplegada durante dos meses en el Líbano hasta el reembarco de las Unidades de Infantería de Marina, enarbolando su insignia a bordo del buque de desembarco “Galicia”.

En 2007 mandó el Grupo Táctico durante el despliegue Galiber 07, primer despliegue del Grupo de Combate de dos meses en el Mediterráneo y el Atlántico, enarbolando su insignia en el portaviones “Príncipe de Asturias”. En 2008 mandó la Fuerza Anfibia a bordo del buque de desembarco “Galicia” durante el despliegue Espabras 08, de dos meses de duración en el Atlántico, efectuando ejercicios anfibios en Brasil y Canarias, siendo el primer despliegue de un grupo anfibio de esta duración en los tiempos actuales. El almirante Bolíbar Piñero es a su vez comandante del Mando de Vigilancia y Seguridad Marítima.

Especialista en artillería y tiro naval y operaciones aeronavales, tiene en su haber el curso de Coordinación de Fuegos a nivel de División, Curso de Guerra Naval y el de Defensa de la OTAN en el Colegio de Defensa de esta organización en Roma. Es Caballero de la Legión de honor francesa y está en posesión de quince condecoraciones militares españolas y extranjeras, entre las que destacan la Gran Cruz al Mérito Naval y la Gran Cruz de San Hermenegildo.

Fotos: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Motril se ha revelado como un exitoso punto de embarque en la línea de Melilla, y como alternativa factible a los puertos de Málaga y Almería. Se ha puesto de manifiesto, de nuevo, con el fin del Ramadán, que ha incrementado considerablemente el número de pasajeros y vehículos que quieren cruzar el brazo de mar que separa el sur de la Península y el norte de África.

Este tráfico provoca un incremento notable de la actividad en la localidad de Motril y un lleno de la capacidad de los ferries “Volcán de Tinamar” y “Volcán de Tamasite”, que el pasado fin de semana colgaron el cartel de “no hay billetes”. Lo cual motivó la programación de cuatro viajes extraordinarios, tratando de dar respuesta a las demandas de la OPE 2015. El crecimiento en lo que va de campaña es del 29%, informa la prensa granadina.

El ferry «Volcán de Tinamar» cubre la línea Melilla-Motril

Foto: Manuel Mohedano Torres

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Llega un momento en el que, acostumbrados a verlos, los buques perforadores no son noticia. Pero en este caso sí lo es. Se llama “Ocean Blacklion” y arribo ayer al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, que es el gran centro de reparaciones navales en esta zona del Atlántico. Y es noticia porque, según lo publicado, viene a terminar su armamento a flote mediante un contrato firmado con ASTICAN.

El citado buque está recién estrenado. Construido en el astillero Hyundai Heavy Industries, factoría de Ulsan (Corea del Sur), fue entregado el pasado 22 de mayo a la empresa Diamond Offshore Drilling Services, con sede en Houston (EE.UU.). De 51.500 toneladas brutas y 34.000 toneladas de peso muerto, la torre puede perforar una profundidad de 12.000 m en una superficie de agua de 3.600 m. Código IMO 9662631.

El buque perforador «Ocean Blacklion», a su llegada ayer a Las Palmas

Foto: Manuel Figueroa García

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ibiza está siendo este verano uno de los destinos más demandados para los pasajeros de Trasmediterránea. Razón por la cual la naviera del Grupo Acciona ha sumado un barco más a las comunicaciones con la isla desde Barcelona y ha recuperado la alta velocidad entre Valencia e Ibiza.

Desde el pasado fin de semana y hasta primeros de agosto se espera el mayor número de desplazamientos en barco a la isla desde la península. En total, Trasmediterránea oferta  este verano 24.000 plazas semanales ida y vuelta  desde Barcelona y Valencia a Ibiza, en alta velocidad y en ferries. 

El buque de alta velocidad “Almudaina Dos” sale a diario del puerto de  Valencia a las 13,30 h y regresa de Ibiza a las 18,30 h. La travesía dura tres horas y media en este buque que tiene capacidad para 700 pasajeros y 150 vehículos, con tarifas desde 60 € por persona y 91.50 € el vehículo por trayecto. 

El fast-ferry monocasco «Almudaina Dos» refuerza en verano la línea de Ibiza

La alta velocidad cuenta con servicios de bar y variedad en restauración, productos telepizza, copas, etc. El servicio de catering bebida+snack está incluido en el precio del billete de la acomodación preferente, informa la naviera.

Este verano se han reforzado también las salidas en los ferries de Trasmediterránea hacia Ibiza con seis salidas semanales desde Valencia y otras seis desde Barcelona, con entretenimiento a bordo y una oferta variada de restauración. 

Otra de las novedades en la línea Barcelona-Ibiza es la incorporación del ferry “Juan J. Sister”. Desde Barcelona y Valencia, Trasmediterránea ofrece también viaje con billete único hasta la isla de Formentera, vía Ibiza, en colaboración con una naviera local.

Foto: Trasmediterránea