Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días hizo escala en aguas de Gibraltar el megayate “Azzam”, que es el mayor del mundo. En los medios especializados se atribuye a la propiedad de Khalifa Al Nahyan, presidente de Emiratos Árabes Unidos. Tiene el sello inconfundible del astillero alemán Lürssen, en Bremen, que cada día se supera más, como podemos apreciar en la imagen de Daniel Ferro. El diseño de este buque salió del tablero de la firma de ingeniería naval Nauta Yatchs y la arquitectura y decoración interior fue encomendada a Christophe Leoni.

Durante los tres años que ha durado su construcción, ha sido un secreto bien guardado. En los medios especializados, se dice que el buque ha costado 605 millones de dólares y que el coste anual de mantenimiento estimado es de unos 60 millones de dólares. Mide 180 m de eslora, 20,8 m de manga y 14,1 de puntal.  Está propulsado por un sistema CODOG (combinado de dos turbinas de gas y dos motores diesel) que suma una potencia de 94.000 caballos, acciona cuatro “water jets” y le permite mantener una velocidad de 34 nudos.

El megayate «Azzam», fondeado en aguas de Gibraltar

El secreto se desveló el 5 de abril de 2013, fecha en la que fue puesto a flote. Entregado el 9 de septiembre siguiente, la construcción del buque fue dirigida por el ingeniero Mubarak Saad al Ahbabi. Se sabe muy poco del detalle interior del gigantesco buque, al que la prensa especializada describe como “lujoso y sofisticado en un giro de estilo imperio”. Al igual que el yate de Abramovich, está dotado con un sistema de posicionamiento dinámico, helipuerto, piscina, un mini-submarino, cristales antibalas y un sistema de defensa antimisiles. Y acorde a los tiempos tecnológicos, todo el buque se controla desde un ipad.

Foto: Daniel Ferro

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Imeldo Barreto León y Epifanio Perdomo López, únicos supervivientes de la tragedia del buque noruego “Berge Istra” ocurrida hace casi 39 años, viajaron hoy a bordo del fast-ferry “Bencomo Express” en la línea Santa Cruz de Tenerife-Agaete. El capitán Javier Carrasco les recibió y atendió durante la travesía. Un gesto cargado de gran emotividad, pues ambos han relatado en los últimos años su odisea que está recogida en un libro, reportajes de prensa y un documental audiovisual.

El último día del año 1975 y primeros del mes siguiente, la prensa tinerfeña destacó en primera página la trágica noticia del hundimiento del buque noruego “Berge Istra”, de 227.550 toneladas de peso muerto y abanderado en Liberia, propiedad de la compañía noruega Sig. Bergesen. Era, entonces, uno de los buques mayores del mundo en su clase, tipo ore oil / bulk oil (OBO), construido en el astillero de Pula (Croacia, entonces Yugoslavia) y puesto en servicio en 1972.

Imeldo Barreto, Epifanio  Perdomo y el capitán Javier Carrasco

La tragedia del «Berge Istra» ocurrió hace 39 años. Han vivido para contarlo

Solo dos tripulantes de un total de 32 hombres –de los cuales doce eran canarios– consiguieron salvar la vida y los dos son tinerfeños: Imeldo Barreto León (entonces 41 años) y Epifanio Perdomo López (39 años). Veinte días después del trágico suceso, el 18 de enero de 1976, fueron rescatados por un pesquero japonés cuando se encontraban a bordo de una balsa milagrosa, en la que pasaron todo tipo de penurias y pensaron que iban a morir de hambre y sed.

El documental “Los náufragos del Berge Istra”, dirigido por Víctor Calero, recoge la historia de estos dos náufragos, que son estrellas de primer orden en el argumento central del trabajo. Lo cual es de agradecer y nos trae el emotivo recuerdo del libro “La tragedia del Berge Istra. Odisea de dos tripulantes tinerfeños” [Madrid, 1998], del que es autor el abogado tinerfeño José Delgado Díaz y en el que tuvimos el honor de escribir el prólogo y coordinar la edición.

Fotos: Javier Carrasco

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Considerando las previsibles trabas y restricciones que Competencia pondría a la compra de Trasmediterránea por Balearia, la naviera que preside Adolfo Utor ha desistido de la operación. Parece ser que la concentración de cuota de mercado que ello supondría en Baleares y la zona del Estrecho invalidaría el posible acuerdo. Otro rumor que ha circulado en el ambiente, en el sentido de que Vicente Boluda también podría estar interesado, queda descartado.

Razón por la cual la atención se centra ahora en el fondo de inversión Cerberus. La operación podría cerrarse en breve, en un precio que podría oscilar entre 100 y 120 millones de euros. Acciona tiene prisa en quitarse a Trasmediterránea de encima y si los objetivos se cumplen, será antes de que finalice este año. Existe una gran inquietud entre el personal en saber qué vendrá después y para ello habrá que esperar a que se produzca la noticia del cambio de propietario.

1308996

La venta de Trasmediterránea podría producirse antes de que finalice el año

Foto: Manuel Mohedano Torres

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una de las personalidades más relevantes de la Armada española en las últimas décadas, el contraalmirante José Ignacio González-Aller Hierro, rindió su última singladura el pasado 26 de octubre en Madrid, a la edad de 79 años. Este hombre, militar y humanista, destacó en ambos hemisferios y su nombre está estrechamente asociado al mundo apasionante de la historia naval de España. Tuvimos el honor de conocerle hace ya unos cuantos años, en su despacho del Museo Naval y, para sorpresa nuestra, aquel primer día de nuestra incipiente amistad –gracias a la introducción telefónica que nos había hecho el almirante Manuel Acedo Manteola, de gratísimo recuerdo– nos enseñó y explicó personalmente las salas y las colecciones que integran el maravilloso espacio que no sólo era su responsabilidad, sino también su dedicación constante convertida en generosa vocación.

“Ni la más honrosa, bondadosa y épica elegía le hace justicia a tan grandísimo ser humano, que nos deja además un enorme y generoso legado científico. Fue exponente de la mejor tradición de los marinos ilustrados de la Armada española. Su siempre afectuosa presencia y su enorme entrega y trabajo por la patria y la cultura, marcaron su existencia. Sisiño, como cariñosamente se le conocía, vivió una vida plena, con la fuerza del honor y la pasión. Singular biografía de un ser humano brillante y excepcional que intentaremos reflejar en este breve post de espejo de navegantes. Hablamos de un marino ilustrado. De los más notables, que ha podido tener nuestro país en los últimos tiempos. El camino del honor lo lucía con orgullo, junto a su uniforme de botón de ancla”, escribe Javier Noriega en ABC.

José Ignacio González-Aller Hierro, en sus años de submarinista

José Ignacio González Aller Hierro nació en 1935 en Las Palmas de Gran Canaria, en el seno de una familia relacionada con la Armada en tercera generación. Ingresó el 1 de septiembre de 1954 en la Escuela Naval Militar. Fue compañero de promoción del Rey Juan Carlos I y en enero de 1958 embarcaron en el puerto de Cádiz para realizar el crucero de instrucción de cuarto curso de carrera a bordo del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”, entonces bajo el mando del capitán de navío José Ramón González. Cursó las especialidades de submarinos, artillería y tiro naval, así como el curso de diplomado en Guerra Naval. Navegó en el crucero “Galicia”, los submarinos “G-7” y “S-22” y los destructores “Alcalá Galiano” y “Jorge Juan”.

Fue jefe de órdenes de la Flotilla de Submarinos y jefe de operaciones del Grupo Aeronaval de la Flota, embarcado en el portaaeronaves “Dédalo”. Fue segundo comandante del submarino “Isaac Peral” y comandante del patrullero “Gaviota”, del submarino “Cosme García”, del destructor “Lángara”, del transporte de ataque “Castilla” y jefe de la Flotilla de Submarinos de Ataque. En la suma de años de la etapa de los barcos grises participó en las operaciones de evacuación de Sidi-Ifni, vigilancia del banco pesquero canario-sahariano, Sahara y Marruecos y las unidades del Pacto de Varsovia en el Mediterráneo y un largo etcétera de acciones diversas. 

f

Junto a su hijo, el CN Benigno Gonnzález-Aller Gross

En tierra desempeñó, entre otros, los destinos de vocal secretario de la Junta de Doctrina de Guerra, profesor adjunto de la Escuela de Submarinos, jefe de sección en las Divisiones de Logística y Táctica del Estado Mayor de la Armada, jefe de la Unidad de Estudios y Planes en la Dirección General de Política de Defensa y ayudante de los almirantes generales Suanzes de la Hidalga y Salas Cardenal, que fueron jefes del Estado Mayor de la Armada.

Y aunque la carrera militar fue su médula existencial, su gran pasión fue la historia naval en el más amplio sentido de la palabra. Porque el contraalmirante José Ignacio González-Aller fue un historiador naval de gran calado, supo bucear en las fuentes documentales con acertada visión e interpretación de los hechos y, fruto de su constancia y dedicación de algo más de medio siglo, nos ha dejado un legado sencillamente impresionante.

En noviembre de 1991 asumió la dirección del Museo Naval y del Instituto de Historia y Cultura Naval, desarrollando en ambos una labor encomiable, en la que contó, entre otros apoyos destacados, con la acreditada competencia de Dolores Higueras como directora técnica. Hasta el punto de que desde entonces el Museo Naval es un referente internacional, fruto del ingente trabajo realizado durante casi una década. Etapa en la que se produjo una remodelación integral, dotándole de una nueva estructura que ha permitido la catalogación, restauración e incremento de los fondos patrimoniales.

El almirante González-Aller Hierro tenía una gran bondad y admirable sencillez

Porque no solo hay que referirse al Museo Naval en sí, sino también a las actuaciones realizadas en cuanto a restauraciones en el palacio de El Viso del Marqués, en el que tiene su sede en archivo de la Armada; la Torre del Oro de Sevilla, el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz), la recuperación del patrimonio pictórico en las ciudades departamentales, las  zonas marítimas y la Jurisdicción Central de Marina, los incrementos patrimoniales de la Biblioteca y el Archivo del Museo Naval de Madrid y los museos de Ferrol, San Fernando y Cartagena.

Publicó muchísimo, no menos de 70 libros y capítulos destacados en obras importantes. Participó en multitud de actos académicos y promovió infinidad de actividades culturales relacionadas con la Armada en todo el país y también en el extranjero. Como director del Instituto de Historia y Cultura Naval, presidió el consejo rector de “Revista de Historia Naval”. En marzo de 2000 pasó a situación de retirado y siguió participando activamente en todo lo que tenía que ver con su profesión y vocación, dejando siempre huella noble de su buen y buen hacer, de su profundo conocimiento y sabiduría y su gran capacidad docente, conversador ameno, docto y entretenido.

Obtuvo diversos reconocimientos profesionales y académicos tanto nacionales como internacionales, y estaba en posesión de las siguientes condecoraciones: Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, Gran Cruz del Mérito Naval, Gran Cruz, Placa, Encomienda y Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, cuatro cruces al Mérito Naval con distintivo blanco, Medalla del Sahara, Medalla de la Paz de Marruecos, Mención Honorífica sencilla de la Armada, Comendador de la Orden de Mayo al Mérito Naval, de la República Argentina,  Medalla de la Orden Tamandaré, de Brasil; Orden Francisco de Miranda en primera clase, de la República de Venezuela y caballero honorario de la Legión.

Descanse en paz el ilustre marino, cuya memoria es honra de la Armada y de España.

Fotos: Familia González-Aller

“Drujba”, ex “Murillo”

noviembre 10, 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Esta es la estampa marinera que muestra el ferry búlgaro “Drujba”, tras su reciente adquisición. Como nuestros lectores pueden comprobar, se trata del antiguo “Murillo” (25.028 GRT/2002), de Trasmediterránea. Ciertamente no han necesitado mucha imaginación, pues se han limitado a pintar de color verde ambas chimeneas con la misma disposición que tuvo cuando fue español. A media eslora, en grandes caracteres, el título Port Bulgaria West, que corresponde a la compañía propietaria del buque.

Se trata de una sociedad pública de aquel país que gestiona la actividad portuaria en la región suroeste de la bahía de Burgas. De la gerencia se ocupa una sociedad denominada PB Management, con sede en la mencionada ciudad. En junio de este año, después de una breve etapa de amarre en el puerto de Palma de Mallorca, el buque “Murillo” –el más nuevo de los ferries de pasaje de la decadente Trasmediterránea– cambió de bandera. Estamos absolutamente convencidos de que sus actuales propietarios han hecho una buena compra.

Estampa marinera del ferry búlgaro «Drujba», ex «Murillo»

Foto: Plamen Nikolov (marinetraffic.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días se cumplen dos años de la venta del buque “Volcán de Tejeda” a la compañía AB Maritime, cuya contraseña enarbola desde entonces con el nuevo nombre de “Sinaa”, como vemos en la foto de Roderick Eime. El buque cubre una línea en aguas del Mar Rojo, entre las ciudades de Nuweibaa y Aqaba, que es su puerto base, situado en el extremo sudoeste de Jordania. Es una zona conocida por sus balnearios, hoteles de lujo y práctica de deportes acuáticos y relacionados con el desierto.

Arab Bridge Maritime es una naviera participada por los gobiernos de Jordania, Egipto e Iraq, aunque son los dos primeros los que tienen el control efectivo. Fundada en noviembre de 1985 con un capital social de seis millones de dólares, distribuidos equitativamente entre las tres partes, en la actualidad alcanza los cien millones de dólares. En la actualidad tiene siete buques: tres fast-ferries, uno de ellos de carácter turístico; tres ferries –entre los cuales está el buque “Amman”, ex “Manuel Azaña”– y un rolón.  

El ferry jordano «Sinaa», ex «Volcán de Tejeda», cubre la línea Aqaba-Nuweibaa

Foto: Roderick Eime (shipspotting.com)

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Con la ceremonia de colocación del primer bloque de la quilla de la construcción número 230, comenzó el pasado 30 de octubre el proceso de construcción sobre grada del buque de apoyo a plataformas contratado por la compañía petrolera mejicana Pemex Exploración y Producción. El “flotel”, que así es como se conoce a este tipo de barcos, deberá ser entregado en julio de 2016. Se calcula un millón de horas de trabajo para una parte de la plantilla.

Este buque polivalente será el primero de porte civil que tome forma en el astillero de Navantia en Ferrol, después de una larga etapa de construcción exclusiva de buques militares. Tendrá unas dimensiones de 131,20 m de eslora total, 27 m de manga y un peso muerto aproximado de unas siete mil toneladas. Podrá alojar a 700 personas y dispondrá de un sistema de posicionamiento dinámico de última generación para ofrecer un máximo confort en alta mar.

El primer bloque corresponde al doble fondo de la sala de máquinas

Foto: Navantia

Acciona juega al despiste

noviembre 7, 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Acciona juega al despiste en la venta de Trasmediterránea. Para ello se ha sacado una carta de la manga. En los nueve primeros meses del año, el beneficio antes de impuestos (Ebitda) es de unos 30 millones de euros. Se está aplicando un férreo control de gastos para conseguir una mayor eficiencia en las operaciones, que pasa, por lo visto, por alquilar barcos extranjeros –italianos, en su mayoría–, con el argumento de que permiten obtener un mayor rendimiento por viajero y metro lineal de carga rodada. A cambio, parte de la flota propia está amarrada. Los rolones han sido abanderados en el extranjero y están esperando flete o comprador. Más probable lo segundo que lo primero.

Pese a esta mejoría de los números, que Acciona pretende le sea favorable en el proceso de venta, parece que podrá vender Trasmediterránea en poco más de 100 millones de euros. En libros tiene un valor de 110 millones de euros, según lo publicado. Extraoficialmente sabemos que Balearia no ha renunciado a la operación. Sabemos también que hay un “fondo buitre” que planea sobre la compañía casi centenaria. No son navieros –tampoco lo era Acciona–, por lo que es imprevisible lo que pueda suceder, si finalmente se decanta a su favor. Lo que sí sabemos es que en los últimos años se han cometido muchos errores, algunos intencionados, que han permitido a otros crecer a su costa y se hacen la competencia. Y a buen entendedor…

Con 21 años de vida marinera, el ferry «Juan J. Sister» es un referente en Trasmediterránea

Foto: Manuel Mohedano Torres

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Royal Caribbean está intercambiando barcos entre Europa y América, de modo que los buques “Independence of the Seas”, “Liberty of the Seas” y “Adventure of the Seas” han puesto fin, de momento, a su presencia en esta parte del mundo. Los dos primeros ya están en aguas americanas y el tercero ha estado hoy en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, antes del cruce del Atlántico.

Arribó esta mañana procedente de Funchal y esta noche continuó viaje a St. Marteen. En la magnífica fotografía de Esteban González, le vemos poco antes de su partida. Ha sido un día otoñal de temperatura agradable y las calles del centro de la ciudad se han llenado de turistas durante unas horas, mientras que otro medio millar salieron en excursiones contratadas a bordo a El Teide, La Laguna y el Loro Parque, en Puerto de la Cruz.

Magnífica imagen de la estampa marinera del buque «Adventure of the Seas»

El buque “Adventure of the Seas” es uno de los miembros del quinteto de la clase “Voyager”, construcción número 1.346 del astillero Kvaerner Masa, en Turku (Finlandia) y entró en servicio en octubre de 2001. Registra 137.276 toneladas brutas y mide 311,12 m de eslora total, 38,60 m de manga y 8,60 m de calado. Está propulsado por seis motores Wärtsila 12V46C, acoplados a dos ejes y una potencia de 42.000 kw y una velocidad de 22 nudos. Código IMO 9167227.

Foto: Esteban González (imaxfotocanarias.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Balearia ha sido la única empresa naviera que se ha presentado al concurso de la línea de interés público de transporte marítimo Algeciras-Ceuta-Algeciras. El hecho de ser la única oferta presentada, no supone que el concurso se le adjudique automáticamente, ya que se debe comprobar que cumple todos los requisitos exigidos, aunque permitirá acortar los plazos de tramitación.

El pliego de condiciones del concurso especifica que la empresa adjudicataria deberá ofrecer al menos cuatro rotaciones diarias. Además se aclara que la DGMM y el adjudicatario convendrán cada año las medidas necesarias para hacer frente al previsible aumento demanda de los días punta de la Operación Paso del Estrecho (OPE) y otros casos en los que una gran demanda pueda colapsar los servicios normales.

«Poeta López Anglada», uno de los barcos de la flota de Balearia

El buque debe pernoctar en Ceuta y realizar la primera salida a las 06 h, para facilitar la conexión con otros medios de transporte. La última, desde Algeciras, sería a las 23,20 h. Estipula, además, que en la fecha de adjudicación del contrato, los buques adscritos al servicio no podrán superar los 15 años de antigüedad, salvo que estén empleados en los mismos tráficos en la actualidad, en cuyo caso pueden llegar a los 25 años. La capacidad mínima será de 750 pasajeros y 100 vehículos.

El pliego de condiciones señala que en caso de que las condiciones climatológicas no permitan la prestación de los servicios de alta velocidad de la misma línea, el buque adscrito al contrato acepte los pasajeros de estos servicios, siempre que lo permita su capacidad. Finalmente, por causa de interés público o por aglomeración de pasajeros, el buque deberá realizar los viajes adicionales que el capitán marítimo de Ceuta le indique.

Foto: Javier Ortega Figueiral