Pendientes de que el gas no se esfume

septiembre 2, 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por lo que hemos leído en la prensa local, parece ser que el muelle de ribera del puerto de Granadilla estará terminado en este año. Desde la presidencia de la Autoridad Portuaria se dice que supondrá un revulsivo para la creación de puestos de trabajo en el sur de Tenerife. Eso, en términos concretos, ¿qué quiere decir? ¿habrá duplicidad de empleos en prácticos, estibadores, amarradores, remolcadores y la propia organización de la administración pública? Ya veremos si todo esto es verdad y cuál será la estructura de costes de una plantilla duplicada en la factura final de los clientes, si es que llega el caso, con un puerto principal en horas bajas.

Estamos de acuerdo en que el puerto de Granadilla está llamado a atender determinados tipos de tráficos industriales. Desde el mantenimiento de las plataformas petrolíferas –suponemos que habrá que tener en cuenta las condiciones de vientos reinantes en la zona para garantizar los amarres– y el incremento de talleres especializados, la descarga de “clinker” para la industria del cemento, pues la actual instalación de Cueva Bermeja tiene fecha de caducidad y, especialmente, la instalación de la regasificadora que permitirá el suministro de gas natural licuado.  

La demanda internacional de GNL ha aumentado mucho en los últimos años

Este es un tema interesante, que confiamos en que el puerto de Tenerife llegue a tiempo, pues no vayan a pensar nuestros estimados lectores que estamos solos en el empeño. A 50 millas de distancia también se está trabajando en el asunto y aunque aquí quizás se consiga hacerlo primero, ya sabemos lo que pasa cuando se desata una competencia feroz, en la que al final unos ganan y otros pierden. Sabemos que el Cabildo Insular de Tenerife tiene interés en el asunto, según unas declaraciones de Miguel Becerra y la poderosa DISA anda por el medio.

A propósito del gas natural licuado –opción necesaria, sobre todo en buques de nueva generación–, los primeros clientes podrían ser los grandes metaneros y poco más. El tráfico cautivo en el suministro de “bunkering” seguirá consumiendo fuel y gasoil, caso de Trasmediterránea, Naviera Armas, el brazo naval de DISA y combustibles ligeros para Fred. Olsen, así como los clientes de paso con las restricciones de emisiones de azufre que entrarán en vigor dentro de poco. Remotorizar las plantas propulsoras de los buques es una obra de envergadura y tiene un coste elevado. Sin embargo, todo hay que decirlo, bueno será poner cuanto antes en el mapa internacional a esta zona del Atlántico, para que se sepa que existe la posibilidad de suministro de gas natural licuado.   

Hemos de decir, además, que no todos los males del puerto tinerfeño son directamente imputables a la discutible gestión política del presidente de la Autoridad Portuaria. Hay otros actores que también tienen su parte de culpa, como aquellos que tienen intereses preferentes en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria y éstos priman sobre el puerto tinerfeño. Y en ese abanico entran algunas consignatarias, navieras y compañías petroleras que están presentes en ambos puertos. Los cruceros de turismo están bien, son bonitos, traen muchos “visitantes” (suma de pasajeros y tripulantes) y nos brindan estampas portuarias vistosas durante unas horas, pero no sólo de ellos vive el puerto tinerfeño, segmento en el que, por cierto, estamos a la baja.

Para muestra de lo que decimos, aquí va un botón. En el primer semestre de 2014, los puertos canarios han registrado un incremento del 29,2 % en el tráfico de cruceros y han superado el millón de pasajeros. En el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, el incremento ha sido del 54,5 % (576.062 pasajeros), lo que lo sitúa en el tercero a nivel nacional después de Barcelona (947.873 pasajeros) y Baleares (591.263). Santa Cruz de Tenerife baja al cuarto puesto en la lista (448.121 pasajeros turísticos) y hasta no hace mucho la situación era diferente.

P.D. De la terminal de contenedores TCT, del frecuente caos en el que se encuentra sumido el puerto de Los Cristianos y el malestar que ello supone para los usuarios y los vecinos de la localidad, hablaremos en una próxima ocasión. Y mientras tanto, y desde hace un mes, la cafetería de la estación marítima de Santa Cruz de Tenerife está cerrada, lo mismo que la de Los Cristianos. No importa. Agosto es mes de vacaciones.

Foto: Julio A. Rodríguez Hermosilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: