Un blanco sueño de juventud

julio 15, 2014

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La memoria fértil nos hace desgranar el rosario de los recuerdos de un blanco sueño de juventud. Viendo las imágenes que nos brindan nuestros amigos Manuel Candal Casado y Quique Blanco Tarrela, testigos presenciales de la llegada el pasado domingo del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” a la ría de Pontevedra, donde se encuentra la Escuela Naval Militar, de regreso de su 85º crucero de instrucción, evocamos el paso del tiempo, medido en años, en el que viajamos a bordo del gallado velero. 

Del sonido agudo del silbato del contramaestre en las maniobras, del izado y el arriado de las velas, de los travesaños a mano para virar el cabestrante, de las guardias de mar en los alerones del puente abierto, de la mar mansa y a veces brava, del crujido seco del casco tras el duro pantocazo, de los rociones de salitre impregnando el rostro, del ruido ligero del agua en el costado, de la escora permanente a babor con el velamen desplegado, de la limpieza rítmica de la cubierta, de los ratos de asueto en el combés y en la malla del bauprés, del momento del rancho, de las clases y las partidas de cartas y dominó en la camareta, del toque de diana y el toque de oración, del compañerismo entrañable hecho virtud y el trato amable y respetuoso del comandante, los oficiales y los suboficiales, de la misa dominical con el páter, de la bandera de España, majestuosa, grande y hermosa aleteando al viento y dejando por la popa una estela de espuma fina y efímera…

El embajador navegante de España regresa a la Escuela Naval Militar

Ha pasado el tiempo y la evocación de aquella experiencia vivida y cada día más lejana, se resiste a dejar de ser algo cercano y por momentos nos hace pensar que hemos vuelto a bordo. Y de alguna manera así sucede. No existían entonces las nuevas tecnologías que hoy nos invaden y la vida cotidiana tenía su dosis de monotonía y también de agudeza e ingenio. Las horas pasaban lentas y a veces parecía que el tiempo se había detenido. La memoria fértil, como decíamos, se mantiene desde entonces como un blanco sueño de juventud, acaso uno de los más hermosos de nuestra vida.

En las bellas imágenes de los distinguidos colaboradores gallegos, vemos al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” con el aparejo aferrado y sobre la máquina, dando avante para atracar estribor al muelle de torpedos. Mañana, 16 de julio, será testigo destacado de la celebración de la festividad de la Virgen del Carmen, Patrona de la Armada española y de las gentes de la mar, en cuyo transcurso se procederá a la entrega de los despachos a los nuevos oficiales.

La llegada del buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano” siempre es un acontecimiento

Ayudado por dos remolcadores maniobra para atracar al muelle de la Escuela Naval

Fotos: Manuel Candal Casado y Quique Blanco Tarrela

Anuncios

Una respuesta to “Un blanco sueño de juventud”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: