Juan Carlos Díaz Lorenzo

La operación de embarque del casco del buque “Adelaide”, segundo LHD construido en Navantia Ferrol para la Royal Australian Navy, será embarcado a partir del próximo 10 de diciembre en aguas de la ría de Vigo, informa El Faro de Vigo. Se desecha así repetir la operación realizada con el primer buque, llamado “Canberra”, en el puerto exterior de A Coruña debido a las dificultades encontradas. La ría viguesa ofrece mejores garantías, aún en invierno, resaltan medios marítimos.

El buque semisumergible “Blue Marlin”, propiedad de la compañía Dockwise, navega en dirección al puerto de Ferrol, donde le será instalada la cuna en el muelle de armamento de Navantia, sobre la que se ubicará el casco del segundo LHD australiano, que será remolcado a la ría de Vigo. Se ha previsto una semana de trabajo para asegurar el transporte del buque antes de emprender el largo viaje, que habrá de concluir en febrero de 2014, con la llegada de ambos a Melbourne.

El embarque del primer LHD para Australia entrañó más dificultades de las previstas

Foto: Xoán Porto / Revista Naval (revistanaval.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la imagen de José Javier Pérez Martín vemos cruzarse los buques “Volcán de Taburiente” y “Benchijigua Express”, esta tarde, en aguas del puerto de Santa Cruz de La Palma. Dos barcos, cada cual en su estilo, que son ejemplos de la modernidad en el transporte que se vive en Canarias. Ambas compañías prestan un servicio de calidad que conecta a la isla cada día con el puerto de Los Cristianos, aunque supeditado –excepto domingos en el caso de Naviera Armas– a la escala en La Gomera. Y esto es lo que no puede ser.

No puede ser que La Palma dependa de los intereses de ambas navieras y de los políticos de la Isla Colombina en lo que a su transporte marítimo se refiere. No puede ser que Naviera Armas salga del puerto palmero a las cuatro de la madrugada –excepto hoy, que lo hace a las 16 h– con tal de asegurar el viaje de la mañana a los gomeros, a costa de los palmeros. No puede ser que Fred. Olsen salga a las 05,30 h por la misma razón y haya cambiado la salida de los domingos a las 15 h para dar mejor servicio al cliente de La Gomera en detrimento del cliente de La Palma. No puede ser que en fechas críticas haya que compartir la capacidad del barco dejando pasajeros y coches en tierra.

Esta estampa se repite en el puerto palmero una vez a la semana, cada domingo

Abrigamos ilusiones con el nuevo equipo de gobierno del Cabildo Insular de La Palma –visto el absoluto desinterés del grupo recién censurado– para que ejerza la influencia debida y, tratando de buscar el equilibrio entre los concurrentes, logre que se mejore la franja horaria del transporte marítimo con la isla. Nada que objetar a la calidad del servicio de ambas navieras, con el refuerzo semanal –poco conocido y poco usado, por cierto– de Trasmediterránea con el ferry “Murillo”. Económico y buen servicio a bordo. Es preciso mejorar y avanzar en la búsqueda de otras soluciones, como la que permita al restablecimiento, al menos dos o tres veces por semana, de una línea directa entre Santa Cruz de La Palma y Santa Cruz de Tenerife, que se puede hacer en cinco horas. Así dependeremos menos de la influencia de los gomeros, al menos en este tema.

Foto: José Javier Pérez Martín   

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A remolque del remolcador de altura “Pau da Luz” llegaron el pasado 2 de noviembre al puerto de Santander los patrulleros “Mouro” (P-24) y “Bergantín” (P-30), en su último viaje procedente de Ferrol, para proceder a su desguace en las instalaciones de Recuperaciones Siderúrgicas y Navales (RESYNA), informa el capitán José Luis Díaz Campa.

Se trata de dos buques de la clase “Anaga”, de una serie de diez unidades, de 319 toneladas de desplazamiento y construidos en el astilleros de la Empresa Nacional Bazán en San Fernando (Cádiz). El buque “Mouro” entró en servicio en julio de 1981 y causó baja en junio de 2010 y el buque “Bergantín”, dado de baja también en la misma fecha, fue incorporado en julio de 1982.

El patrulllero «Mouro» estuvo en servicio casi treinta años 

El patrullero «Bergantín» es el último de los diez buques de la clase «Anaga»

Fotos: José Luis Díaz Campa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los pasajeros habituales de la línea Cádiz-Canarias le conocen desde hace años. Se llama Juan José Blanco Morales y es una de las caras amables de Trasmediterránea, en cualquiera de los barcos en los que se encuentre. En la actualidad se desempeña como encargado de bar en el buque “Murillo”, que cada semana hace posible la línea marítima que en 1917 será centenaria a cargo de la compañía en la que trabaja. Tiene en su haber tantas historias y anécdotas de gentes que van y vienen que posee argumento suficiente como para escribir un libro.

Juan José es un hombre entrañable, buen conversador, profesional destacado y competente y mejor persona. Gaditano de pura cepa, nacido hace 54 años en Tarifa en el seno de una familia numerosa –“somos nueve hermanos”–, le conocemos desde hace mucho tiempo y siempre hemos visto en él a un profesional íntegro, que ama y disfruta con su trabajo y se siente muy vinculado a la empresa naviera de la que forma parte.

Juan José Blanco Morales es un excelente profesional y magnífico conversador

“Mi vida siempre ha sido la de una persona trabajadora desde que tenía 14 años. Desde niño, en que ayudaba a mi familia con la carpintería en los cascos de los barcos, ya veía que mi futuro estaría relacionado en próximos años con la mar. No me entusiasmaba estudiar, por lo que un día, siendo un chiquillo, tuve una pequeña conversación con mis padres y les comenté qué les parecería que dejara los estudios y empezara a trabajar. A ellos les sorprendió esta reacción mía, pero les pareció bien y fueron ellos mismos los primeros que me apoyaron para que saliera adelante”.

En 1996, en unión de uno de sus hermanos, regentó en su ciudad natal el bar “El Ancla”, “que es el más meridional de Europa”, resalta. Pero cuando aquella etapa acabó  “aproveché para sacar los títulos necesarios animado para embarcar e involucrarme de lleno en otra nueva andanza de mi vida. Mis inicios marineros estuvieron relacionados con la compañía ISNASA, en la que empecé haciendo la ruta Algeciras-Ceuta, pero al cabo de una corta estancia nos informan que la empresa iba a desaparecer”.

“Así que llegó el momento de espabilarme –prosigue– y envié currículum a varios sitios, entre ellos y recibido con mucha suerte el que llegó a Trasmediterránea. De modo que en pocos días dejé ISNASA y embarqué en el ferry ‘Ciudad de Zaragoza’, en el que hice dos campañas como camarero en primera instancia y administrativo en la segunda. A medida que me fui relacionando con la compañía ví con buenos ojos que aquí estaba mi futuro y así se ha cumplido. Desde entonces voy donde me mandan y siempre trato de cumplir con mi deber desde el primer día hasta el último”.

«Juan J, Sister», uno de los barcos de más grato recuerdo

Su siguiente barco fue el ferry “Juan J. Sister” en la línea Málaga-Melilla, “en el que empecé a echar mis raíces. Comento el dato anecdótico de esta campaña, y la resalto con creces, porque tuve la oportunidad y el orgullo de conocer y trabajar junto al capitán Juan Soutuyo. A partir de entonces entro en una relativa constancia de trabajo y vacaciones, de las que me llaman casi siempre antes de terminarlas a ver si puedo embarcar en cualquier barco donde haga falta un camarero. Casi todas las llamadas y propuestas las ha confirmado, porque siempre me ha gustado tener la confianza de la empresa. Siempre he querido que me llamaran para trabajar cerca de casa y así poder disfrutar de mi familia que vive toda en Tarifa, pero unas veces la suerte ha estado de mi lado y otras no tanto”.

Juan José Blanco ha navegado, entre otros, en los buques “Ciudad de Valencia”, “Ciudad de Salamanca”, “Ciudad de La Laguna”, “Ciudad de Palma”… “En resumen, creo que he estado en todos los barcos de la compañía, en los rápidos y en los convencionales, incluso en los barcos de carga. Una de mis mejores campañas la viví cuando me destinaron al canal de la Mancha, a bordo del ‘Fortuny’. El barco hacía la línea Bilbao-Portsmouth en una travesía de 27 horas. Gran experiencia la vivida en esa campaña y con mucho gusto la haría de nuevo”.

“Y que no se me olvide cuando me llamaron para embarcar en el buque ‘Ciudad de Valencia’ para ir de Barcelona a Civitavecchia (Roma), con motivo de la canonización de José María Escrivá de Balaguer. Estuvimos dos días atracados en el mencionado puerto, que es el de la capital romana. Es uno de los mejores recuerdos que continuamente llegan a mi mente del tiempo que llevo en la compañía”.   

En 1998, echando en falta a su familia, Juan José decidió abrir un paréntesis y desembarcó para abrir con su mujer un negocio en Tarifa llamado “La Bodeguita”. Poco después surgió la posibilidad de trabajar en el ferry griego «Lenno» que hizo la línea Tarifa-Tánger, en el que embarcó “cien días, hasta que el barco se fue”. En 1999 volvió a Trasmediterránea y “a raíz de ahí fue todo sobre ruedas y me hicieron encargado de bar y así hasta la actualidad”.

Nuestro protagonista conoce Canarias desde hace tiempo. Se estrenó a bordo del ferry “Villa de Agaete”: “Llegué un fin de año, como casi siempre me toca pasarlo fuera de casa y fui a La Gomera. Hice esta primera vez la travesía Los Cristianos-La Gomera-El Hierro y terminé la campaña super encantado. Además, siempre mantendré un especial recuerdo de mi estancia en Canarias».

El ferry «Murillo» cubre en la actualidad la línea Cádiz-Canarias

Le preguntamos por el trabajo bien hecho y nos contesta: “Eso siempre me ha preocupado mucho. Me gusta que todo esté ordenado y preparado al mínimo detalle desde que empieza la travesía y durante toda ella». Acaban de llegar unos pasajeros al bar “Corsario”, a bordo del ferry “Murillo”, en el que Juan José Blanco Morales tiene su responsabilidad. Les atiende de inmediato y luego nos dice: “En fin, en reglas generales, quería y quiero transmitir que soy un tripulante más trabajando para esta empresa, y siempre he querido integrarme y volcarme al cien por cien, porque me lo ha dado todo y a ella [Trasmediterránea] le debo mi trabajo. Por eso me gusta aportar continuamente ideas nuevas y ser alguien activo y efectivo”. Buen criterio, a nuestro entender.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo y Manuel Mohedano Torres

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A primera hora de la tarde de ayer vimos navegando en el canal que separa las islas de Tenerife y Gran Canaria a un velero de cuatro palos con todo el aparejo desplegado. Por su proa, a unas cuatro millas, navegaba otro buque de su misma clase con el aparejo aferrado y sobre la máquina, camino ambos del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Sabíamos que se trataba de los buques “Sea Cloud” y “Sea Cloud II”, protagonistas de la feliz coincidencia de escalas a las que nos referíamos en la anterior noticia publicada en esta misma sección. Nuestro estimado amigo y colaborador Tave Myliu captó anoche estas magníficas imágenes de ambos buques atracados en el muelle sur, en una estampa que tiene evocación de los años idos para siempre.

Envuelto en la leyenda desde que comenzó a surcar los mares hace 80 años, el buque «Sea Cloud» está considerado uno de los barcos más lujosos del mundo. De línea marinera muy elegante, arbola cuatro palos aparejado de bricbarca y su interior se asemeja a la magnificencia de los grandes palacios franceses, decorado con refinadas porcelanas y tapices, baños en mármol y las llaves de los mismos en oro. Esta cargado de multitud de historias y anécdotas, proporcionadas por los muchos años de vida marinera que encierran sus cuadernas desde su puesta en servicio en 1932 y los personajes que han viajado a bordo a lo largo de tan dilatada vida marinera.

Los buques «Sea Cloud II» y «Sea Cloud», atracados en el puerto tinerfeño

Desde febrero de 2001, el veterano “Sea Cloud” tiene un compañero de singladuras llamado «Sea Cloud II«Es un buque de factura netamente española, proyectado por la empresa SENER, fundada a finales de la década de los años cincuenta por el prestigioso ingeniero naval Enrique de Sendagorta Aramburu y construido en Astilleros Gondán (Asturias). Ambos buques tienen la gracia y la elegancia de unas estampas marineras que son la evocación de una toda una época de la navegación. La jarcia y el velamen se mezclan en cuidada armonía con la propulsión diesel y el encanto de unos cascos pintados de blanco que son ejemplo de pulcritud y belleza.

El buque «Sea Cloud II» es de proyecto y construcción española

Visto en toda su eslora por babor, en la noche otoñal del puerto tinerfeño

Ochenta años de vida marinera tiene en sus cuadernas el buque «Sea Cloud»

Es un buque mundialmente conocido, con un largo historial en su haber

Fotos: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Es frecuente que coincidan en el puerto de Santa Cruz de Tenerife dos buques de una misma compañía turística, aunque no lo es tanto que lo sean de una clase poco común, como es el caso de los dos grandes yates “Sea Cloud” y “Sea Cloud II”, que desde esta tarde comparten atraque en el muelle sur. Llegaron a media tarde, el primero procedente de Las Palmas de Gran Canaria y el segundo de Puerto del Rosario y permanecerán hasta mañana, a mediodía.

El primero es un barco cargado de mucha historia, construido en 1931 en Alemania como yate privado. El segundo, mucho más moderno, es de factura española, pues tomó forma en Astilleros Gondán y entró en servicio en febrero de 2001. Un tercer buque, llamado “Sea Cloud Hussar”, en construcción en el astillero de Marín, se ha convertido en la triste historia de un grave fracaso y todavía no ha sido entregado. Sea Cloud Cruises es una prestigiosa compañía de capital alemán.

El buque «Sea Cloud II», construido en España, visto por la banda de babor

El histórico «Sea Cloud», en tiempos «Angelita», el yate del dictador Trujillo

Los dos buques atracados en el muelle sur, vistos desde el muelle norte

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Celebra Alpidio Armas, presidente del Cabildo Insular de El Hierro, el nuevo escenario del transporte marítimo con su isla. Transporte subvencionado, que costará 18 millones de euros en los próximos cuatro años, que es la duración del contrato entre el Gobierno de Canarias y Caflaja, S.L.U. Curioso nombre de una de las sociedades que controla Antonio Armas Fernández, presidente de Naviera Armas, quien ayer firmó el contrato con Domingo Berriel, consejero de Obras Públicas.

Ocho frecuencias semanales para una previsible ocupación que, salvo excepciones, será manifiestamente baja. No importa. Paga la caja pública. El doble de lo que la clase política herreña le pareció aceptable, en un momento dado. La generosidad de Naviera Armas resulta llamativa. El servicio principal está a cargo del catamarán “Alcántara Dos”, que inicia hoy sus servicios. Cuando las embarcaciones rápidas están de retirada por su elevado consumo y costes de explotación –con la excepción de Fred. Olsen Express, que mantiene la apuesta–, la oferta principal se basa en este tipo de buque que hará seis rotaciones semanales, más otros dos el ferry “Volcán de Taburiente” para asegurar la carga rodada. 

El catamarán «Alcántara Dos» ha iniciado hoy el nuevo servicio

El catamarán “Alcántara Dos”, fletado a Trasmediterránea a través de un bróker, cubrirá el servicio con el número de frecuencias indicado, excepto sábados. Lunes, miércoles y viernes saldrá de El Hierro a las 14 h y de Los Cristianos a las 17 h. Martes y jueves saldrá a las 07 h de El Hierro y de Los Cristianos a las 17 h. Los domingos, saldrá a las 16 h de El Hierro y a las 19,30 h de Los Cristianos. Este horario parece un galimatías. A nuestro modo de ver sería más fácil para el éxito de la línea y la comodidad del pasajero un solo horario, con una hora fija de salida desde cada puerto. 

Martes y jueves el ferry “Volcán de Taburiente” –el barco que nunca descansa– hará sendas rotaciones entre Los Cristianos y El Hierro, vía La Gomera, con salida a las 08,45 h y regreso desde El Hierro a las 14 h. A continuación enlazará con su línea habitual a La Gomera y La Palma. El documento firmado establece que la naviera no podrá modificar las condiciones. Y Alpidio Armas, principal protagonista del “asalto” en mayo de 2012 al ferry “Volcán de Taburiente” –¿se acuerdan?–, lo que causó considerables perjuicios a los pasajeros de La Gomera y La Palma y un extra coste a la naviera y no pasó nada, afirma que “los herreños tenemos motivos extraordinarios para estar contentos”. No es para menos.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El “fast ferry” español “Federico García Lorca” ha sido rebautizado “San Francisco de Asís”, nombre elegido por la compañía venezolana Nueva Conferrys, como apreciamos en la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Juan Gabriel Mata. El citado buque se encuentra amarrado en el puerto de Algeciras, donde está siendo acondicionado antes de emprender el largo viaje de cruce del Atlántico, en el que es posible que haga escala técnica en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, como ya lo hizo el catamarán “Virgen del Valle II”, ex “Euroferrys Pacífica”.

El citado buque estuvo hasta hace poco al servicio de la compañía Balearia, que lo ha vendido a la mencionada naviera estatal venezolana, reorganizada a partir de su expropiación en septiembre de 2011 por el Gobierno de Hugo Chávez. El 6 de noviembre entró en el dique seco de Gibdock, en Gibraltar, donde permaneció varado durante nueve días en trabajos de carenado y pintura de su nueva imagen corporativa.

El buque «Federico García Lorca» ha sido rebautizado «San Francisco de Asís»

El “fast ferry” “San Francisco de Asís” es un buque monocasco de aluminio naval construido en el astillero Rodriquez, en Pietra Ligure (Italia) y entró en servicio en 2001. Registra 5.637 toneladas brutas y 2.000 toneladas de peso muerto y mide 115 m de eslora total -96,20 m de eslora entre perpendiculares-, 17 m de manga. 11 m de puntal y 2,50 m de calado. Está propulsado por cuatro motores diesel que accionan “water jets” y le permite mantener una velocidad de 34 nudos. Tiene capacidad para 896 pasajeros y 195 coches. Código IMO 9241542.

Foto: Juan Gabriel Mata

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Parece que los ceutíes se han aprendido la lección y quieren lo que se merecen: barcos en condiciones. De suerte que la compañía Balearia se la ha tenido que envainar y el intento de situar el ferry “Poeta López Anglada” en la línea Algeciras-Ceuta se ha convertido en un estrepitoso fracaso y la naviera ha tenido que dar marcha atrás, con tal de no empañar su imagen y mantener su cuota de mercado.

En Ceuta no quieren el ferry que homenajea al poeta López Anglada, aunque haya nacido en la ciudad y Adolfo Utor, viendo que las cosas no son como él quiere, antes de generar un desaguisado imprevisible con sus clientes, ha recogido velas y por lo que leemos en los medios informativos ceutíes, ha dicho en Radio Ceuta que “nos hemos replanteado mantener el (ferry) “Passió per Formentera” con carácter indefinido tras la respuesta de pasión y clamor generalizado para que no dejase de prestar servicio”.

Ceuta no quiere el ferry «Poeta López Anglada», próximo a cumplir 30 años

La realidad es que tras esa declaración de amor hacia el público ceutí, está el rechazo de la delegación del Gobierno y de otros medios locales a un barco entrado en años –cumplirá treinta en 2014-, aunque sea más grande que el mencionado “Passió per Formentera”. La corriente que se ha levantado en contra y el impacto que ello podría tener en la ocupación de la mencionada línea, les ha obligado a dar marcha atrás y reconsiderar su postura. La respuesta ha sido rápida y clara: no hay relevo.

Pero, a modo de advertencia, Adolfo Utor ha dicho también que, vencidas las exigencias marcadas por el contrato, “sin los ingresos del Estado este buque no es viable económicamente”, por lo que ha trascendido que Balearia concurrirá al próximo concurso aunque sea en unas condiciones diferentes a las exigidas últimamente, de modo que la línea pueda ser rentable. Mientras tanto, el servicio Algeciras-Ceuta se mantendrá con cuatro rotaciones del ferry “Passió per Formentera” y el barco dormirá en Ceuta y otras tantas rotaciones del catamarán “Avemar Dos”.

Con la incorporación del ferry “Poeta López Anglada”, ex «Daniya», Balearia pretendía mantener sus posiciones con unos costes inferiores y, supuestamente, unas tarifas más bajas. Lo curioso del caso es que el ferry “Passió per Formetera” tiene bandera de Malta y emplea a tripulaciones que no son nacionales. Y los nuestros, mientras tanto, en la calle y con serias dificultades de embarque. Y Adolfo Utor sigue al frente de la Asociación de Navieros Españoles, o quizás  de la ¿Asociación de Navieros Extranjeros?. Así nos va.

Foto: Javier Ortega Figueiral

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Medios marítimos venezolanos han afirmado que Nueva Conferrys –la compañía resultante de la expropiación de Conferrys en tiempos de Hugo Chávez– tiene cerrado el contrato para la adquisición del catamarán “Dolphin Jet”, operado por FRS Iberia en las líneas del Estrecho. Los hechos parecen confirmarlo habida cuenta de que el nombre del buque ha sido borrado y se están pintado en los costados los colores de la mencionada compañía estatal venezolana.

Nueva Conferrys depende de Bolivariana de puertos (Bolipuertos), compañía estatal competente en esta materia. Por su mediación se han adquirido los buques de alta velocidad “Euroferrys Pacífica” y “Federico García Lorca”. El primero ya está operativo en Venezuela rebautizado con el nombre de “Virgen del Valle II” y el segundo se está acondicionando en el puerto de Algeciras para emprender el largo viaje de entrega. Sabemos también que ha habido gestiones con Fred. Olsen Express para el buque “Benchijigua Express”, pero no ha trascendido acuerdo alguno.

El catamarán «Dolphin Jet», hasta hace poco al servicio de FRS Iberia

Al contrario de lo que sucede en Europa y en otras partes del mundo, el coste del combustible no es problema en Venezuela y la mencionada compañía Nueva Conferrys estaba necesitada de nuevos buques, que resolvieran las carencias importantes que existen en las comunicaciones marítimas del país, sobre todo entre Cumaná y la isla Margarita, que es el destino vacacional preferente. El Gobierno venezolano se lo ha tomado en serio y ha resuelto encontrar soluciones comprando buques de segunda mano, en venta y amarrados debido al elevado coste de explotación.

El buque “Dolphin Jet” se estrenó en 2004 en el Lago Ontario, en la línea entre Toronto y Rochester con el nombre de “Spirit of Ontario I”. Desde 2007 se encuentra operativo en Europa, con algunos períodos de amarre, desde su adquisición por Förde Reederei Seetouristik (FRS). Dispone de la certificación MLC 2006 (Maritime Labour Convention), convenio sobre trabajo marítimo adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (ILO) en febrero de 2006 y ratificado en agosto de 2012 por 30 países que representan más del 33% del tonelaje bruto mundial. 

Foto: FRS Iberia