Juan Carlos Díaz Lorenzo

Entre los días 14 y 18 de agosto, fechas del puente, Fred. Olsen Express y Naviera Armas han movido algo más de 140.000 pasajeros, en números redondos, manteniendo así la tendencia registrada en los últimos meses, en los que las ofertas de las compañías marítimas han posibilitado un notable incremento en el número de pasajeros y vehículos en régimen de equipaje. En el caso del puerto de Las Palmas de Gran Canaria, el incremento ha sido de un 40 % de pasajeros en el primer semestre, en relación a igual periodo del año anterior.

Naviera Armas, según leemos en la edición digital de hoy del periódico “La Provincia”, cifra en 18.000 pasajeros movidos cada día del puente; y Fred. Olsen, en 50.300 pasajeros en total. Las líneas de mayor demanda siguen siendo Gran Canaria-Morro Jable y Tenerife-Gran Canaria, aunque otras, como Tenerife-La Gomera, Tenerife-La Palma y Tenerife-El Hierro también han tenido una demanda considerable. Fred. Olsen ha cambiado algunos horarios que han permitido una mayor flexibilidad y evitan el colapso en el puerto de Los Cristianos, incapaz de absorber el movimiento de vehículos cuando coinciden los dos barcos.

Fred. Olsen ha movido unos 50.000 pasajeros en el puente de agosto

En enero pasado, Naviera Armas sorprendió con una sensible bajada de tarifas para sobrellevar mejor la “cuesta de enero”. Luego la ha ido prolongando en el tiempo y con ello ha conseguido llenar los barcos a precios irrisorios, aunque está claro que cuando las tarifas son económicas, la población se mueve. Tal estrategia ha obligado también a Fred. Olsen Express a modificar sus tarifas y todo ello sucede a pesar de que, tanto en una como en otra, el precio del combustible, los costes laborales, los costes de amortización y las tarifas portuarias siguen siendo las mismas. Habrá que ver cuánto tiempo más podrán mantener esta competencia.

Hemos de tener en cuenta que este escenario se produce en medio de una crisis que está golpeando severamente a la clase media y trabajadora, en la que la tasa de desempleo y la falta de ingresos limita y mucho la capacidad de movimientos. Al mismo tiempo, la voracidad tarifaria del “monopolio de facto” aéreo existente en Canarias se convierte en otro cuello de botella para muchos pasajeros a los que no les queda otro remedio que “entrar por el aro” y mover a una familia en vacaciones sale muy caro. Para apaciguar el malestar creciente, Binter oferta algunas tarifas más económicas que, en todo caso, no facilitan como debiera la conectividad del archipiélago.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De nuevo en el puerto de Vigo la estampa marinera del buque “MSC Ópera”, que arribó esta mañana a primera hora procedente de St. Peter Port en viaje a Lisboa, con una expedición de 2.102 pasajeros y 709 tripulantes, consignado por Bergé Marítima. La presencia de MSC Cruceros en el puerto de Vigo es bastante asidua en los últimos tiempos. “Para las visitas programadas en excursiones utilizaron diez autobuses que visitaron los lugares de interés acostumbrados; otros disfrutaron en la ciudad, áreas comerciales, animando las cafeterías y terrazas”, comenta Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan.

El buque “MSC Ópera” y su gemelo “MSC Lírica” son de factura francesa. Construcción número L32 del astillero Alstom de l’ Atlantique, en Saint Nazaire, entró en servicio en mayo de 2004. Es un buque de 59.058 toneladas brutas, 33.747 toneladas netas y 6.260 toneladas de peso muerto, en un casco de 251 m de eslora total, 28,80 m de manga y 6,60 m de calado. Tiene capacidad para 2.200 pasajeros y está propulsado por cuatro motores Wärtsila 12V38A, con una potencia de 30.600 kw sobre dos ejes y una velocidad de 21 nudos. Código IMO 9250464.

MSC Cruceros es un cliente asiduo del puerto de Vigo

El buque “MSC Opera” maniobra para atracar babor al muelle

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace tiempo que el puerto de Las Palmas de Gran Canaria ha consolidado su protagonismo como escala “off shore”, dando así cobertura a un sector en notable crecimiento en el Golfo de Guinea, donde las prospecciones y extracciones de petróleo están al alza. Varios elementos confluyen para que eso sea así: un tejido empresarial sólido y competitivo, reparaciones navales capaces desde el punto de vista técnico, una logística consolidada, diversos servicios auxiliares y una Autoridad Portuaria competente y formada por profesionales que demuestran con su trabajo constante y exitoso su amor por su puerto.

Uno de los ejemplos más recientes es la presencia de la plataforma “Cajun Express”, cuya maniobra de llegada ha captado nuestro estimado amigo y colaborador Jorge Rodríguez Suárez.  Ha llegado para una estancia de un mes, aproximadamente, con la finalidad de realzar reparaciones navales  y avituallamiento, antes de emprender una nueva campaña en el oeste de África. Leemos en la prensa de Las Palmas el impacto económico que ello supone para la ciudad, con un movimiento de pertrechos, repuestos y unos 250 tripulantes.

La plataforma “Cajun Express”, a su llegada al puerto de Las Palmas

El remolcador “Uranus” tiene a su cargo el remolque de la plataforma

La plataforma, lista de maniobra, muestra su llamativa estampa marinera

Entre los repuestos que esperan sobre muelle vemos dos hélices azimutales

Propiedad de Transocean y abanderada en Liberia, la plataforma “Cajun Express” está contratada desde mayo pasado por el plazo de un año por la firma escocesa Cairn Energy para una campaña de prospecciones en aguas de Senegal, Mauritania y Marruecos. Arribó al puerto de Las Palmas a remolque del remolcador de altura “Uranus”. Se trata de una plataforma semisumergible de la clase “Forex Xpress” preparada para perforar en ambientes moderados y profundidades de hasta 8.500 metros.

Con la llegada de esta plataforma, han coincidido en el puerto grancanario cuatro unidades de esta naturaleza: “GFS Artic I”, propiedad de Transocean, fondeada desde hace varios meses frente a Vegueta, pendiente de alquiler o comprador; “Noble Globetrotter II”, en viaje de estreno, subcontratada por Shell; y “Stena Drillmax”, de la que ya nos hemos ocupado en esta misma sección, que se encuentra en trabajos de mantenimiento a cargo de ASTICAN.

Fotos: Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Diaz Lorenzo

Tenemos que lamentar, una vez más, una tragedia en aguas de Filipinas, que posiblemente se pudo evitar. El país asiático nos tiene acostumbrados a noticias contadas en muertos y desaparecidos, como consecuencia de naufragios provocados por malos tiempos, graves incumplimientos de las normas de seguridad, defectuoso o inexistente mantenimiento de los buques y sobrecarga del número máximo de pasajeros.

Y de nuevo el país filipino es noticia con el hundimiento del ferry “St. Thomas Aquinas”, un buque de construcción japonesa, de 2.947 toneladas de peso muerto, que se hundió ayer después de una colisión con el buque mercante “Sulpicio Express”, con un trágico saldo de 31 muertos y 172 desaparecidos, tras un brutal encontronazo ocurrido en las costas de la región central del archipiélago.

El ferry “St. Thomas Aquinas” se suma a la lista de las tragedias marítimas

Por lo que leemos en la prensa internacional, el ferry -propiedad de Asia Marine B.V. y operado por 2GO Travel- se hundió poco después de la colisión, cuando se encontraba a una milla de las costas de la provincia de Cebú. Las informaciones son algo confusas y hablan de que iban a bordo unos entre 700 y 800  pasajeros y 116 tripulantes, que han conseguido salvar sus vidas después del encontronazo y el rápido hundimiento del buque accidentado.

El ferry “St. Thomas Aquinas”, construido en 1973, realizaba un viaje entre Surigao, en el sur del archipiélago y la provincia de Davao, con una escala intermedia en Cebú. Aunque los tripulantes filipinos gozan de cierto prestigio a nivel internacional y forman parte de multitud de tripulaciones, de nuevo se les pone en entredicho y habrá que esperar al resultado de las investigaciones para conocer las razones de tan triste noticia.   

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El buque “Urania Mella”, construido para la recogida de hidrocarburos vertidos al mar, ha sido reacondicionado para el suministro de “bunkering” en el puerto de A Coruña y en la actualidad presta servicio rebautizado con el nombre de “Monte Arucas”. El citado buque es propiedad de Sertosa Norte, una de las sociedades del Grupo Ibaizábal.

Para su función de recogida de vertidos de hidrocarburos estaba equipado con dos brazos flotantes o tangones y preparado para operar tanto con “skimers” para la absorción de los hidrocarburos recogidos en los tanques, como para estibar barreras de contención. Está dotado de un sistema de posicionamiento dinámico para efectuar sus operaciones con una gran precisión en la maniobra.

El buque “Monte Arucas”, abarloado al buque “Dongchangai” en el puerto de A Coruña

Construido en Astilleros Cardama (Vigo), entró en servicio en 2009 y hasta hace poco ha estado fletado por la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo, pero la falta de actividad en el cometido para el que había sido adaptado determinó la decisión de devolverlo a su función original, con lo que el puerto coruñés dispone de un nuevo servicio.

De 1.590 toneladas brutas y 4.370 toneladas a plena carga, mide 73,50 m de eslora total -71,97 m de eslora entre perpendiculares-, 15 m de manga, 5,20 m de puntal y 4,20 m de calado máximo. Puede cargar 3.100 metros cúbicos de combustible y 40 metros cúbicos de agua potable y está propulsado por dos motores Guascor que accionan un sistema Schottel azimutal fuera borda y le permite mantener una velocidad de siete nudos. 

Foto: José R. Montero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una explosión ocurrida el pasado miércoles en el submarino indio “INS Sindhurakshak” ha provocado la muerte de los 18 tripulantes –tres de ellos oficiales– que en ese momento se encontraban a bordo cuando el buque se encontraba atracado en un astillero de Mumbai, informan fuentes militares de India. El acceso se ha visto complicado por las deformaciones sufridas por las escotillas, debido a las altas temperaturas registradas tras la deflagración.

La consternación por el impacto de la tragedia es notable. En un discurso pronunciado ayer con motivo del 66 aniversario de la independencia de la India, el primer ministro, Manmohan Singh, lamentó la pérdida del submarino y reiteró que “se teme que los 18 valientes marineros hayan perdido sus vidas”. La cadena de televisión NDTV mostró imágenes de la explosión, que iluminó el cielo de Mumbai y por el momento se desconoce la causa de la tragedia, aunque algunas fuentes se han referido a que unos operarios cometieron un error al cargar un misil de crucero tipo Klub.

El submarino “INS Sindhurakshak” es el noveno de la clase Kilo de la Marina de India

La Marina de Guerra de India ha mostrado tradicionalmente un especial interés por proveerse de material procedente de la antigua URSS y de la actual Rusia. Sin embargo, en los últimos años ha ampliado sus proveedores a EE.UU. y Europa. El accidente del submarino “INS Sindhurakshak” ha sido el peor registrado en la Marina militar del país asiático y se ha producido días después de que las autoridades del país hayan presentado el primer portaaviones de construcción nacional, llamado “INS Vikrant” y el inicio de pruebas del reactor atómico del primer submarino nuclear construido en India, bautizado con el nombre de “INS Arihant”.

El submarino “INS Sindhurakshak” es el noveno de la clase Kilo (Tipo 636) de la Marina de Guerra de India, construidos en Rusia. Se trata de un buque de propulsión convencional, que entró en servicio en diciembre de 1997. Desplaza 2.325 toneladas en superficie y 3.076 toneladas en inmersión y mide 72,60 m de eslora. En junio de 2010, el Ministerio de Defensa de India y el astillero Zvezdochka firmaron un contrato para la renovación del buque, por importe estimado de 80 millones de dólares y entró de nuevo en servicio en junio pasado.  

Foto: Chris Desmond (USN)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Óscar Molowny Pérez, agente de aduanas y consignatario de buques en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, falleció el pasado 6 de agosto en la ciudad de su residencia a la edad de 93 años. De su dilatada trayectoria profesional recordamos la larga etapa en la que fue el consignatario de CAMPSA, en la época en la que la flota del Monopolio era cliente asiduo del puerto tinerfeño. Tuvimos oportunidad de conocerle y de tratarle en innumerables ocasiones. Tenemos un gratísimo recuerdo de su persona y de su buen y bien hacer y aquí queremos dejar constancia de nuestro sentimiento de gratitud a su memoria.

Recordamos, especialmente, las gestiones que nos hizo para visitar los petroleros de CAMPSA que hacían escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y, en concreto, la entrevista con el capitán Pedro Balart Estalella y otros tres tripulantes del petrolero “Camporrubio” -jefe de máquinas y dos marineros-, que evitaron una tragedia cuando se encontraba atracado el 26 de mayo de 1985 en el pantalán de la refinería de CEPSA en Algeciras. En aquella triste fecha se produjo la explosión del petrolero “Petragen One”, que provocó también la explosión del petrolero “Camponavia”, de la misma contraseña que el “Camporrubio”, con doloroso saldo de vidas humanas y graves daños materiales.

El petrolero “Camporrubio” -capitán, Pedro Balart Estalella-, en su primera escala en Santa Cruz de Tenerife después de la tragedia de la terminal petrolera de Algeciras

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Empresa de Navegaçao Elcano, filial brasileña de la española Empresa Naviera Elcano, ha incorporado recientemente a su flota el buque “Forte de Sao José”, un “bulkcarrier” de nueva generación que sustituye al buque “Castillo de Arévalo”, que ha sido vendido para desguace.

El buque, construido en astilleros de Japón, inicialmente iba a llamarse “Panamax Challenger” y está abanderado en Panamá. Registra 41.799 toneladas brutas y 78.000 toneladas de peso muerto, en un casco de 225 m de eslora total y 32 m de manga. Código IMO 9512032. 

Panorámica aérea de popa del nuevo “bulkacrrier” “Forte de Sao José”

Foto: Empresa Naviera Elcano / Jorge Rodríguez Suárez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fragata “Numancia” (F-83) se encuentra navegando de regreso a España tras concluir su participación en la operación “Atalanta” de lucha contra la piratería en el Índico, integrado en la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), informa la Armada española. Dentro de diez días arribará a la Base Naval de Rota, cinco meses después de su salida, en los que ha navegado más de 25.000 millas náuticas en 112 días de mar. 

En 2009, la fragata española fue la primera unidad de la Armada española que ejerció como buque de mando de la Operación. El balance de su participación en la operación “Atalanta” ha incluido la visita y registro a 38 embarcaciones dedicadas a la pesca y al transporte de mercancías. Los helicópteros embarcados, pertenecientes a la 10ª Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves, han efectuado más de 140 horas vuelo, en las que han realizado misiones de Inteligencia y Reconocimiento (ISR), vigilancia de superficie, protección de fuerza, evacuación médica y apoyo logístico. 

La fragata “Numancia” navega en el tránsito de regreso a España

La fragata “Numancia” tomó parte en el planeamiento y conducción de la reunión de autoridades que tuvo lugar frente a Mogadiscio el 24 de junio, y en la que varios ministros del Gobierno Federal de Somalia se reunieron con representantes de la Unión Europea, a bordo de la fragata portuguesa “Alvares Cabral”. La fragata española estuvo encargada de la coordinación de la protección de fuerza durante el evento, uno de sus helicópteros proporcionó escolta a los helicópteros de transporte de las fragatas “Alvares Cabral” y “Augsburg”, y el equipo de operaciones especiales embarcado estuvo preparado para llevar a cabo una misión de recuperación de personal. 

Como acciones destacadas, la fragata “Numancia” y sus helicópteros llevaron a cabo también dos evacuaciones sanitarias durante el despliegue. En la primera, un miembro de la tripulación del buque de apoyo logístico británico “Fort Victoria”, que sufría una afección cardiaca, fue transportado en helicóptero a Salalah (Omán). En la segunda, dos miembros de la tripulación del mercante “Perla”’, que habían sufrido quemaduras durante un incendio y que recibieron tratamiento inicial a bordo de la fragata australiana “Newcastle”, fueron transportados por la fragata española hasta Victoria (Seychelles), donde ingresaron en el hospital.

Cuando el mercante secuestrado “Albedo” se hundió en su fondeadero de Haradhere, la fragata “Numancia” fue la primera en llegar a la zona y su comandante fue nombrado jefe de la escena de acción para las labores de salvamento y rescate. Estas acciones fueron llevadas a cabo durante los dos primeros días por la fragata “Numancia” y por un avión P-3 de patrulla marítima español desplegado en Yibuti.

La dotación de la fragata española también ha proporcionado adiestramiento, en el marco de la LMCB (Local Maritime Capacity Building), a los guardacostas de Yibuti, a los guardacostas de Seychelles y a la Marina de Tanzania, en apoyo de la misión de adiestramiento de la Unión Europea EUCAP NESTOR. Después de cuatro meses en el área de operaciones, la fragata “Numancia” ha sido relevada por el buque de acción marítima “Meteoro”, que se ha integrado por primera vez en la operación “Atalanta”. 

“Blas de Lezo” 

La fragata “Blas de Lezo” (F-103) arribó a su base en el Arsenal Militar de Ferrol el pasado domingo, después de dos meses de navegación por aguas del Mediterráneo y el Mar Negro. El buque partió el 5 de junio para integrarse como buque de mando en la Agrupación Permanente de Escoltas de la OTAN en el Mediterráneo, SNMG-2 (Standing NATO Maritime Group 2).

Durante este tiempo la Agrupación, al mando del contralmirante de la Armada española Eugenio Díaz del Río Jáudenes, ha estado compuesta de forma permanente por la fragata “Blas de Lezo” y el buque de la marina turca “Salihreis”, y en menor periodo de tiempo por la fragata italiana “Aliseo”.

La fragata “Blas de Lezo” permanecerá en Ferrol hasta el 30 de agosto

Durante estos dos meses la Agrupación ha participado en la operación “Active Endeavour” de la OTAN”, cuyo objetivo principal es disuadir del posible uso del Mar Mediterráneo a organizaciones con propósitos terroristas, realizando para ello labores encaminadas a mejorar el conocimiento del entorno marítimo y llevando a cabo operaciones de seguridad marítima.

Asimismo, ha tomado parte en el ejercicio internacional “Breeze 13”, organizado por la Marina búlgara en aguas del Mar Negro a principios del mes de julio, con la participación de unidades búlgaras, griegas, turcas y norteamericanas. Como fuerza permanente de la OTAN, la Agrupación ha hecho presencia naval en los puertos de Souda, en la isla griega de Creta, Aksaz y Estambul en Turquía, Odesa en Ucrania y Varna en Bulgaria. En estos tres últimos puertos, el buque recibió la visita de los embajadores españoles en Turquía, Ucrania y Bulgaria.

El próximo 30 de agosto, la fragata “Blas de Lezo” zarpará rumbo a Málaga para reencontrarse con el resto de barcos que componen la fuerza, a la que se unirá la fragata alemana “Sachsen”. Posteriormente, la fuerza volverá a tomar parte en la Operación Active Endeavour en el Mediterráneo y participará en el ejercicio internacional “Brilliant Mariner 2013”, organizado por la Marina italiana y donde se certificará a la fuerza naval de reacción rápida de la Alianza. En octubre será relevada por la fragata “Álvaro de Bazán” como buque de mando de la Agrupación. 

Fotos: Armada Española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El catamarán venezolano “Virgen del Valle II” arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife esta mañana con tres horas de retraso sobre la hora estimada y lo vimos maniobrar con tal facilidad para atracar en la primera sección del dique del Este, que pareciera lo hubiera hecho con anterioridad muchas veces en el mismo sitio. A bordo se encontraba el práctico Carlos Fumero, que salió a su encuentro a unas dos millas entre puntas.   

Se trata de una escala técnica para suministrarse combustible y avituallarse antes de emprender el largo viaje de cruce del Atlántico rumbo a El Guamache y Puerto la Cruz, donde comenzará una nueva etapa por cuenta de la compañía Consolidada de Ferrys C.A. (Conferrys), expropiada en septiembre de 2011 a golpe de decreto por el difunto presidente Hugo Chávez. Conferrys atiende la línea de la isla Margarita, el más importante de los destinos vacacionales de Venezuela.

El catamarán “Virgen del Valle II”, a su llegada al puerto de Santa Cruz de Tenerife

El buque inicia una nueva etapa con el nombre de “Virgen del Valle II”

A la contraseña de Conferrys, fundada en 1965, pertenecieron también los ferries “Isla de Cubagua” (ex “Skandia”) e “Isla de Coche” (ex “Nordia), comprados a la compañía finlandesa Silja Lines y a los que vimos pasar en octubre de 1974 por el puerto de Santa Cruz de Tenerife, en el viaje de entrega a Venezuela. Los cascos de estos buques eran idénticos a los de los buques “Botnia” y “Floria”, adquiridos en 1975 por Compañía Trasmediterránea y rebautizados “Ciudad de La Laguna” y “Villa de Agaete”.

Hasta hace unos días, el catamarán “Virgen del Valle II” era propiedad de Trasmediterránea. Ex “Pacífica”, ex “Euroferrys Pacífica”, el buque operó durante su etapa española en las líneas del Estrecho y en los últimos años ha permanecido amarrado a intervalos y estaba en venta desde hacía tiempo, al igual que otros buques de la citada compañía del Grupo Acciona. En los planes de la nacionalizada Conferrys figura dotarla de buques más nuevos y de mayor capacidad, sin que importe en exceso el consumo de combustible, pues en Venezuela la producción y el precio está mucho más asequible que en la maltrecha economía europea.

En ambos costados está pintada una alegoría de la bandera de Venezuela

En las chimeneas todavía aparece pintada la contraseña de Trasmediterránea

Construido por encargo de la compañía Euroferrys, en otro tiempo competidora y después adquirida por Trasmediterránea, se trata de un buque de alta velocidad de factura australiana, uno de los proyectos emblemáticos de Austal Ships, estrenado el 24 de mayo de 2001 en la línea Algeciras-Ceuta. El 10 de junio de 2004 su nombre saltó a primera plana informativa tras una colisión con el fast-ferry “Almudaina”.

Es un buque de 8.397 toneladas brutas y 750 toneladas de peso muerto, en un casco de 101 m de eslora total, 26,65 m de manga y 4,65 m de calado. Está propulsado por cuatro motores Caterpillar con una potencia de 28.800 kw que accionan cuatro “water-jets” y le permite mantener una velocidad de 37 nudos. Puede transportar 951 pasajeros y 251 vehículos. Cuando se incorporó a la línea del Estrecho causó auténtica sensación y hasta su venta ha sido el mayor buque de su clase que ha operado en la zona. Código IMO 9235866. 

El buque se estrenó en mayo de 2001 con el nombre de “Euferrys Pacífica”

El buque, de construcción australiana, figuró en su día entre los mayores del mundo

En su nueva etapa figura inscrito en la matrícula naval de Pampatar

Lo vimos maniobrar con tal facilidad que pareciera un asiduo de nuestro puerto

Detalle del alerón de estribor del catamarán “Virgen del Valle II”

Vista de proa del catamarán “Virgen del Valle II”, listo de maniobra

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo