Juan Carlos Díaz Lorenzo

La División de Sistemas de Información y Telecomunicación (DIVCIS) del Estado Mayor de la Armada ha autorizado la Sección de Ciberdefensa. Este departamento, que sustituye a la Sección de Coordinación y Seguridad, asume los cometidos de ésta, así como el planeamiento, dirección y control de la Ciberdefensa militar en el ámbito específico de la Armada.

El desarrollo de las nuevas tecnologías lleva consigo la aparición de un nuevo dominio, denominado ciberespacio, que constituye una parte esencial para el funcionamiento de los países, el bienestar de los ciudadanos y la Seguridad Nacional. En un contexto de crecientes incidentes que han comprometido la seguridad de instituciones públicas y privadas, la defensa cibernética se ha convertido en uno de los principales retos de las organizaciones de seguridad, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, informa la Armada española.

En España, tanto la Directiva de Defensa Nacional como la Estrategia de Seguridad Nacional hacen especial énfasis en fortalecer las capacidades de prevención, detención y respuesta a los ciberataques. En este marco, en fechas recientes, se ha creado el Mando Conjunto de Ciberdefensa de las Fuerzas Armadas.

La nueva sección del EMA vigilará el entorno de la denominada ciberdefensa

Foto: Armada española

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Recientemente hemos tenido la oportunidad de hacer un viaje a Cádiz a bordo del ferry “Murillo”, que es el barco que Acciona Trasmediterránea ha destinado a la línea de Canarias para la campaña de verano. Releva al ferry “Albayzin”, al que, en nuestra opinión, supera en todos los aspectos. Está mejor equipado para el pasaje, las cubiertas exteriores son más amplias y es un barco que ofrece su propia identidad. Tiene buen comportamiento en la mar, dispone de salones espaciosos y rincones coquetos. Viajar a bordo es una experiencia agradable.  

Se trata, además, del buque más nuevo de su clase que tiene la compañía y salvo la carencia de la piscina, sus instalaciones tienen un nivel muy aceptable para que el pasaje disfrute del viaje, que es de unas 33 horas desde la salida del puerto de Arrecife de Lanzarote, a medianoche del sábado, hasta media mañana del lunes en que llega a Cádiz. Debido al contrato que la compañía tiene firmado con el Estado –y que expira el próximo otoño–, la línea de Canarias se compone de una rotación semanal que incluye escalas en los puertos de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma, Puerto del Rosario (Fuerteventura) y Arrecife (Lanzarote).

El ferry «Murillo», atracado en el puerto de Cádiz, cabecera de la línea de Canarias

Desde 1917, Trasmediterránea tiene a Cádiz como puerto base de la línea

Fachada del puente del buque «Murillo»

Visto por la banda de estribor, atracado en Puerto del Rosario

Las escalas del buque en los puertos de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Santa Cruz de La Palma son lo suficientemente largas como para permitir que el pasaje pueda bajar a tierra durante unas horas y disfrutar de una agradable estancia para paseos y compras. El trayecto entre Gran Canaria y Fuerteventura ofrece el aliciente de contemplar la costa occidental de la isla majorera, al igual que el trayecto entre La Palma y Tenerife permite apreciar la costa norte con El Teide majestuoso al fondo, los roques de Anaga y el litoral del municipio de Santa Cruz de Tenerife hasta la entrada a puerto. Del mismo modo que las entradas en cada uno de los puertos ofrece siempre el atractivo de la llegada de viaje por mar. Las escalas en Puerto del Rosario y Arrecife de Lanzarote son muy breves y están sincronizadas para las operaciones de carga y/o descarga y embarque y/o desembarque de pasaje.  

Con las primeras luces del nuevo día, el barco llega al puerto de Las Palmas

El viaje es un reencuentro entrañable con la mar inmensa

Amanece un nuevo día a bordo del ferry «Murillo» en aguas de Canarias

Dos iconos de la moderna arquitectura de la ciudad de Las Palmas

El Club Náutico de Tenerife, al resguardo de la cordillera de Anaga

El histórico vapor «La Palma», atracado en el muelle norte

La prolongada erosión ha moldeado el paisaje de Fuerteventura

La costa de Puntallana, en la aproximación al puerto de Santa Cruz de La Palma

La costa norte de la isla de Tenerife, vista desde la banda de estribor

Punta Anaga y los Roques de Anaga, al través del buque «Murillo»

Cádiz, ciudad histórica, se abre al mar desde sus profundas raíces

El Puente de la Pepa es una obra de ingeniería espectacular

Cádiz tiene un encanto especial. Hacía años, demasiados quizás, que habíamos hecho nuestra última escala. Y entonces, como ahora, volvimos a encontrarnos con el capitán Francisco Font Betanzosviejo y buen amigo de días felices en su etapa en Compañía Trasmediterránea. Lo mismo que Daniel García Gómez de Barreda, oficial radioelectrónico y profesor de la Universidad de Cádiz, además de apreciado colega y miembro de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación.

La capital gaditana está preciosa. Se ha trabajado mucho y bien en los últimos años en la conservación y adecuación de los espacios públicos. Pasear por sus calles y cruzar sus plazas es una delicia y un recorrido que se nos antoja un reencuentro con la historia sumada en siglos. La zona donde antes estuvo Astilleros de Cádiz se ha reconvertido en residencial y muy cerca tiene su arranque el extraordinario Puente de la Pepa, una obra de ingeniería impactante que cruzará la bahía de Cádiz en un recorrido de 3,15 kilómetros. Durante nuestra estancia tuvimos ocasión también de visitar la sede del Instituto Hidrográfico de la Marina.

Francisco Luna Enseñat, capitán del buque «Murillo»

Maniobra de llegada a Santa Cruz de La Palma. Asiste el práctico Francisco Noguerol

Panorámica del puente de mando del buque «Murillo», visto desde babor

El tercer oficial informa a los pasajeros de la importancia del simulacro de salvamento

Foto de familia de los pasajeros participantes en el ejercicio de salvamento

El viaje nos dio la primera oportunidad de llegar por mar a Puerto del Rosario

En el caso de la línea de Canarias, el producto «avión + barco» contribuye a favorecer los desplazamientos con la Península. Puesto a disposición de los usuarios desde hace varias semanas, consiste en que el pasajero viaja en avión a Sevilla y el coche en ferry a Cádiz, disponiendo la compañía un servicio de autobuses programado para el traslado desde el aeropuerto sevillano hasta el puerto gaditano, y viceversa en los viajes de vuelta. Este producto, que tiene una gran aceptación, nació como solución de urgencia debido a un incendio ocurrido a bordo del ferry “Manuel Soto” y desde entonces se ha convertido en todo un éxito.

La sala de butacas tiene capacidad para 150 asientos en sectores diferenciados

La sala de butacas es amplia y está bien iluminada con luz natural y artificial

El buque tiene capacidad para 658 pasajeros, número suficiente para cuando a máxima ocupación la gente pueda moverse con comodidad y no exista sensación de agobio. El concepto obedece a un proyecto “ro-pax”. La recepción está situada en la cubierta 7, desde la que se abre a babor y estribor se encuentran los camarotes de clase turista. Un pasillo amplio conduce a los camarotes de clase preferente, 16 en total, lo suficientemente espaciosos y bien equipados. Otras puertas a cada banda y escaleras permiten un fácil y cómodo acceso al exterior y cubierta superior, lo que invita al paseo y disfrutar del espectáculo siempre grandioso de la mar inmensa. Las mascotas tienen un trato magnífico en los espacios asignados, suficientes, amplios y bien ventilados. 

Recepción y punto de encuentro central del buque «Murillo»

En la cubierta 7 ase encuentra el paseo «Los Navíos»

Acceso al comedor principal desde popa por la banda de babor

Acceso al comedor principal y tienda del buque visto desde proa

Vista parcial del comedor. Al fondo, el comedor a la carta

Este es uno de los rincones más atractivos del comedor

Desde la recepción parte una escalera amplia que conduce a la cubierta 8, en la que a la banda de babor existe un salón de butacas dividido en tres ambientes con capacidad para 150 plazas y dos salones para uso y disfrute del público, entre los que destaca el denominado “El Corsario”, que es sin duda alguna uno de los más coquetos que hemos conocido en un buque de esta clase.  La decoración corresponde a Oliver Design.

Si en el futuro este buque se mantiene en la línea de Canarias, entendemos que la compañía debe plantearse que el salón de butacas existente a proa en la banda de babor sea devuelto a su condición de comedor de clase preferente, pues el actual, aunque cumple su función, no es el adecuado y resta capacidad al comedor de clase turista. Del mismo modo que la carencia de accesos exteriores cómodos en los puertos de escala, debido a la inexistencia de las adecuadas infraestructuras portuarias, dilata en el tiempo el embarque y/o desembarque del pasaje cuando la demanda es importante,

El salón-bar de proa ocupa la esquina de la banda de babor

El salón-bar «Corsario» es el rincón más coqueto del barco

Para los viajes en verano, este espacio es un magnífico reclamo

El bar semeja a un navío con su mascarón de proa

El barco está limpio por dentro y por fuera y el cuidado es constante. Se aprecia que está bien mantenido y de eso se ocupa una tripulación que sabe hacer bien su trabajo. Al frente de los respectivos equipos están un contramaestre y un mayordomo, a quienes coordina un primer oficial que ejerce de sobrecargo. Hace poco se acaba de estrenar conexión wi-fi gratuita, lo que es un indudable aliciente para los pasajeros que disfrutan del mundo de las comunicaciones y les hace más entretenido el viaje, además de mantener la conexión con el exterior.

Tuvimos la oportunidad de conversar varias veces con el capitán Francisco Luna Enseñat, mallorquín, hombre jovial y atento, que lleva toda su vida profesional en Trasmediterránea, desde su estreno como alumno en los “vientos” de la compañía. Conversamos también con el jefe de máquinas, Antonio “Antxon” Alonso Torrientes, así como con los otros oficiales de puente y de máquinas y con el mayordomo y los camareros que atienden al pasaje –Domingo, Salvador y Juan– en el bar de proa y el trato atento de todos los que tienen a su cargo el comedor, entre ellos José Antonio, gaditano de pura cepa. Y es que a bordo la tripulación es un reflejo de armonía, profesionalidad y disparidad geográfica, pues los hay canarios, gallegos, andaluces, catalanes, levantinos, vascos, mallorquines y también de tierra adentro.

La tripulación está formada por profesionales entregados a su trabajo

Capitán, oficiales y alumnos del «Murillo», en una foto de familia con el autor

Construcción número 291 de la factoría sevillana de Izar, hoy Navantia, el 7 de julio de 2000 se firmó el contrato para la construcción de este buque, que recibió el nombre de “Murillo” y resbaló por la grada el 19 de septiembre de 2001, en ceremonia que amadrinó la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. Seis meses después, el 14 de marzo de 2002 se entregó a Trasmediterránea y se estrenó en las líneas de Baleares.

El 21 de diciembre siguiente se firmó con Naviera Arrecife, A.I.E. un nuevo contrato en el que Compañía Trasmediterránea subrogaba en la compañía citada todos los derechos y obligaciones que había adquirido al firmar el contrato originario con los Astilleros de Sevilla. Naviera Arrecife, A.I.E. abonó a Compañía Trasmediterránea todos los desembolsos que esta había realizado al astillero constructor del buque, que a esa fecha se elevaban a 5.320 millones de pesetas. Paralelamente, Compañía Trasmediterránea firmaba con Naviera Arrecife, A.I.E. un contrato de arrendamiento a casco desnudo por el que, cuando el buque entrara en servicio, sería fletado a su propietario por un período de seis años, con opción a compra, lo que se llevó a efecto en los términos acordados.

Las chimeneas paralelas, una de las señas de identidad del buque «Murillo»

Trasmediterránea tiene un contrato con el Estado para cubrir la línea de Canarias

Es un buque de 24.813 toneladas brutas (GRT), 8.058 netas (GRN) y 6.948 de peso muerto (TPM), siendo sus principales dimensiones 180 metros de eslora total -168,70 m de eslora entre perpendiculares-, 24,30 de manga, 15,30 m de puntal y 6,50 de calado máximo. Dispone de 2.196 metros lineales para carga rodada y figura inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. De la estética de su estampa marinera llama la atención sus dos chimeneas gemelas, que contribuyen a darle una adecuada proporción a sus formas.  Código IMO 9237242.

El equipo propulsor se ha demostrado eficaz. Está compuesto por cuatro motores Wärtsila 9L38, cuatro tiempos, simple acción y nueve cilindros cada uno, con una potencia de 32.300 caballos acoplados a dos ejes y hélices de paso variable, que le permite alcanzar y mantener una velocidad máxima de 22,8 nudos. Sala de máquinas diáfana y fácil de moverse entre los motores principales, auxiliares y otros equipos, todo controlado por sistemas informáticos de nueva generación desde la sala de control y el puente de mando. Para las maniobras en puerto dispone de dos hélices transversales de 1.300 caballos de potencia y paso variable.

Pareja de motores principales de la banda de babor

Consola de control central de la sala de máquinas

Vista parcial del cuadro eléctrico del buque «Murillo»

El ferry “Murillo” es el último de una serie de cinco buques, aunque éste tiene notables diferencias respecto de sus predecesores. Los anteriores fueron contratados por el armador británico Cenargo International y entraron en servicio bautizados con los nombres de “Brave Merchant”, “Dawn Merchant”, “Midnight Merchant” y “Northern Merchant”. Se da la circunstancia de que todos ellos navegaron durante una temporada fletados por compañías navieras españolas en el área de Baleares y Levante, ostentando, por el orden citado, los nombres de “Blanca del Mar” (ISCOMAR), “Pau Casals” (Balearia), “El Greco” (Acciona Trasmediterránea) y “Zurbarán” (Acciona Trasmediterránea). 

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Se cumplen veinte años, tal día como hoy, de la botadura de la fragata “Canarias” (F-86) en el astillero de la Empresa Nacional Bazán, en Ferrol, en cuyo acto estuvimos presentes. El proyecto de este buque está basado en la fragata estadounidense FFG, cuyo cabeza de serie recibió el nombre de “Oliver Hazard Perry”. Sin embargo, al diseño original se le realizaron algunas modificaciones para atender los requerimientos de la Armada.

Se trata del sexto y último buque de la serie FFG de la Armada española, construidos todos ellos en el astillero ferrolano entre 1984 y 1993. En la actualidad forman parte de la 41ª Escuadrilla de Escoltas. Aunque inicialmente este buque iba a llamarse “Galicia”, algo tuvimos que ver para que se llame “Canarias”.

La fragata «Canarias», en grada, preparada para su botadura

Unos meses antes de su botadura, en un viaje en el “jet-foil” entre Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, abordamos al entonces presidente del Gobierno de Canarias, Jerónimo Saavedra Acevedo y le planteamos la cuestión. Le gustó la propuesta y nos dijo: “Tendrás noticias”. Unas semanas después tuvo el gesto de llamarnos para decirnos: “Ya está. Tendremos barco con el nombre de Canarias”.

Jerónimo Saavedra, actual Diputado del Común en Canarias, contactó con el entonces almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, Carlos Vila Miranda, a quien formuló la propuesta que tuvo respuesta afirmativa. El almirante Vila, de muy grato recuerdo, había sido comandante del Mando Naval de Canarias y conocía y apreciaba mucho a esta tierra atlántica.

En 1995 y también a sugerencia de quien suscribe, el Gobierno de Canarias, entonces presidido por Manuel Hermoso Rojas, adoptó el acuerdo de ofrecerle la Bandera de Combate, cuyo acto solemne se celebró en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. La madrina de la ceremonia fue su esposa, María Asunción Varela y la recibió el primer comandante del buque, capitán de fragata José María Heras y Sánchez Ocaña. Por entonces era almirante-jefe de la Zona Marítima de Canarias el vicealmirante Amancio Rodríguez Castaños -admirado y querido amigo-, natural de Santa Cruz de La Palma.

Foto: Navantia / Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), con sede en Cádiz, abrirá sus puertas al público mañana, 21 de junio, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Hidrografía. Durante la jornada se celebrarán visitas y conferencias en las salas de conferencias y de exposiciones del Archivo Histórico, ambas con un aforo máximo de 40 personas. A partir de las 08,30 h, en la entrada del IHM, se proporcionarán las entradas para todas las visitas de la mañana según orden de llegada hasta agotar el aforo, informa la Armada española.

Sede del Instituto Hidrográfico de la Marina, en la ciudad de Cádiz

El programa de actos del Día Mundial de la Hidrografía organizado por el Instituto Hidrográfico de la Armada es el siguiente:

09 h. Primer turno de visita a la Sala de Exposiciones del Archivo Histórico.

09,45 h Conferencia: “Estudios de la marea en el litoral español”, a cargo del capitán de fragata Juan A. Rangel Ortega.

10,30 h. Segundo turno de visita a la Sala de Exposiciones del Archivo Histórico.

11,15 h. Conferencia: “La carta náutica: herramienta fundamental para la seguridad marítima”, a cargo del capitán de fragata Álvaro Guitart del Prado.

12,15 h. Conferencia: “Campañas para los levantamientos hidrográficos del Instituto Hidrográfico de la Marina”, a cargo del capitán de fragata José Daniel González-Aller Lacalle.

13 h. Tercer turno de visita a la Sala de Exposiciones del Archivo Histórico.

14 h. Clausura: Reunión conmemorativa del CCXV Aniversario de la Hidrografía Española para todo el personal hidrógrafo.

En el siguiente enlace, los lectores podrán acceder a un resumen de la misión e historia del Instituto Hidrográfico de la Marina.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Mientras los técnicos de Mitsui O.S.K. Lines y del astillero Mitsubhisi Heavy Industries tratan de encontrar una explicación a la fractura que provocó que el buque portacontenedores “MOL Comfort” se partiera en dos, éste sigue a flote con sus dos mitades sin que se hayan hundido hasta el momento, como inicialmente se había informado. Los 26 tripulantes -11 rusos, un ucraniano y 14 filipinos- están a salvo.

Las dos secciones del buque siguen a flote de manera estable pese al mal tiempo reinante en la zona. Se desmiente así, también, que se haya producido una mancha apreciable de petróleo, como inicialmente se había publicado. Al mismo tiempo se ha organizado el remolque de las dos secciones a cargo de remolcadores especializados y una patrullera ha salido desde el puerto de Jebel Ali para dar cobertura a la operación.

El buque «MOL Comfort», quebrado, antes de partirse en dos

La sección de popa, vista por la banda de estribor

La sección de proa, por babor. Se aprecia el mal tiempo reinante

Las dos secciones derivan a una velocidad de unos dos nudos en dirección este-noreste, en la situación 12º 57’ N y 61º 10’ E.  Este dato ha sido ofrecido por el MRCC de Mumbai a través de su cuenta en twitter y están vigiladas de cerca por el buque “Sanderling Ace”, de la flota de MOL Lines. Es previsible que algunos contenedores situados en las bandas puedan caer al agua, si persiste el mal tiempo. Entre las dos mitades suman unos 4.500 TEUS.

Se trata de un buque relativamente nuevo, pues entró en servicio en 2008 con el nombre de “APL Russia”. Construido en el astillero Mitsubhisi, factoría de Nagasaki, es propiedad de Mitsui OSK Lines y estaba operado por MOL Shipmanagement, de Singapur, desde julio de 2012. Tiene un registro bruto de 86.692 toneladas y mide 316 m de eslora total, 46 m de manga y 13,20 m de calado. Puede cargar 8.000 TEUS. Código IMO 9358761.

Fotos: MRCC Mumbai (vía gcaptain.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

FRS Iberia refuerza su flota para la OPE 2013 con la llegada del catamarán “Dolphin Jet”, con el que aumenta la capacidad de transporte en 750 plazas y 200 vehículos. El citado buque, que ya operó anteriormente para esta misma compañía con el nombre de “Tánger Jet II”, realizará las rotaciones entre Algeciras y Tánger Med, consiguiendo aumentar FRS un 20% de las rotaciones para estos meses de la OPE 2013.

El buque “Dolphin Jet” se estrenó en 2004 en el Lago Ontario, en la línea entre Toronto y Rochester con el nombre de “Spirit of Ontario I”. Desde 2007 se encuentra operativo en Europa, con algunos períodos de amarre, desde su adquisición por Förde Reederei Seetouristik (FRS). Dispone de la certificación MLC 2006, (Maritime Labour Convention), convenio sobre trabajo marítimo adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (ILO) en febrero de 2006 y ratificado en agosto de 2012 por 30 países que representan más del 33% del tonelaje bruto mundial. 

Estampa marinera del catamarán «Doplhin Jet»

Foto: FRS Iberia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Trasmediterránea  destina a  la Operación Paso del  Estrecho  diez  barcos: tres catamaranes de alta velocidad –Milenium Dos, Milenium Tres y Euroferrys Pacífica– y siete ferries. La compañía ofertará una media de 40.000 plazas diarias, en ambos sentidos, a partir de finales de mes que se refuerzan las rotaciones y se incorporan dos buques más a la flota actual. Una de las novedades es la incorporación este verano  a la OPE del  ferry  Sorolla, a partir del hoy martes día 18, en la línea Almería-Melilla

Este buque tiene capacidad para 1.000 pasajeros y 330 vehículos y goza de una gran acogida por la amplia oferta y calidad de sus servicios y acomodación. Este ha hecho este año las líneas de Canarias y Melilla durante las varadas reglamentarias de los buques que habitualmente conectan con la ciudad autónoma.

Estampa marinera del ferry «Sorolla»

En total, la compañía dedica cuatro buques a las conexiones desde Almería a Melilla, Nador, en Marruecos y Orán y Ghazaouet, en Argelia. El próximo jueves comienza dos conexiones semanales a Oran -jueves y sábados- y se pasa de una a tres conexiones semanales con el puerto argelino de Ghazaouet,-lunes, miércoles  y viernes-, con el buques Las Palmas de Gran Canaria, informa la compañía

Se incrementan también las conexiones de Almería con Marruecos  y, desde finales de junio, se pasa de una a tres  rotaciones diarias  con Nádor, con dos buques, uno llamado Vronskiy, ex Wisteria y otro ferry que se incorporará a la línea a finales de mes. Trasmediterránea  dedica un buque más durante el verano entre Málaga y Melilla, donde opera desde primeros de junio un buque rápido,  además del ferry Juan J. Sister que cubre a diario todo el año esta línea.

Los dos «Milenium» y el «Euroferrys Pacífica» son la aportación de alta velocidad

Desde Algeciras operarán tres buques con Tánger-Med, dos ferries y un catamarán de alta velocidad,  para  ofertar hasta nueve rotaciones diarias en total, los días de mayor demanda. Los ferries destinados a esta línea son Ciudad de MálagaSherbatiskiy, ex Oleander y un catamarán de alta velocidad que se incorporará a la línea a finales de mes.

Entre Algeciras y Ceuta se incrementan con alta velocidad el número de rotaciones que pasan de tres a cuatro salidas diarias en cada sentido  a partir de este fin de semana  y hasta seis rotaciones diarias en fechas de mayor demanda. Trasmediterránea incrementa también durante el verano los servicios de ocio y entretenimiento a bordo. Sus buques ofrecen una amplia oferta de restauración en ferries, con platos también para celiacos y otros elaborados con alimentos halal y servicio de bar en los buques de alta velocidad.

Fotos: Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un buque portacontenedores operado por la compañía MOL Lines, llamado “MOL Comfort”, se partió hoy en dos y se hundió posteriormente, informa el Indian Coast Guard. El suceso acaeció a unas 200 millas de la costa de Yemen y a unas 840 millas de Mumbai. Los 26 tripulantes que iban a bordo se encuentran a salvo.

El buque se hundió con una carga de 4.500 contenedores, varios de los cuales permanecen a flote, por lo cual se han emitido los avisos a los navegantes del peligro que ello supone para la navegación por la zona. Por lo que se ha informado, también se ha producido un derrame de combustible que indica el lugar donde se produjo el naufragio.

El buque, partido en dos, se hundió posteriormente con su carga

No se conocen oficialmente las causas por las que el buque quebró en dos. No es, desde luego, un suceso frecuente. Los tripulantes, doce rusos y catorce filipinos, lograron ponerse a salvo en dos balsas y un bote salvavidas y en su auxilio acudieron los buques “Hanjin Bejing”, “Zim India” y “Yantian Express”.

Se trataba de un buque relativamente nuevo, pues entró en servicio en 2008 con el nombre de “APL Russia”. Construido en el astillero de Nagasaki, era propiedad de Mitsui OSK Lines y estaba operado por MOL Shipmanagement, de Singapur, desde julio de 2012. Tenía un registro bruto de 86.692 toneladas y medía 316 m de eslora total, 46 m de manga y 13,20 m de calado. Código IMO 9358761.

Foto: PTI Photo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hace unos días se celebró en Madrid el vigésimo encuentro de un grupo de antiguos directivos, capitanes, jefes de máquinas y oficiales de flota de Compañía Trasatlántica Española, la centenaria naviera española que feneció hace pocos años, víctima de una discutible gestión empresarial.

La memoria fértil sigue presente en torno a la amistad y quienes de alguna manera mantienen vivo el espíritu de la “otra Trasatlántica”, aquella compañía que dio prestigio a la Marina Mercante española en la época de los trasatlánticos que unieron España y América y los barcos de carga, conocida en el exterior como Spanish Line.

En esta oportunidad se ha celebrado el XX encuentro de «la otra Trasatlántica»

En esta oportunidad tuvimos ocasión de saludar y compartir mesa y mantel con José Ignacio de Ramón, Rafael Jaume Romaguera, Carlos Peña Alvear, José Ángel González Guisande, Manuel Padín García, Juanjo Loredo, Lucinio Martínez Santos, Luis Mínguez, Manuel Marrero Álvarez y Juan Cárdenas Soriano. Excusó su asistencia el capitán Francisco Bilbeny Costa.

Un encuentro entrañable y emotivo de los coprotagonistas de muchos años de singladuras en el cruce del Atlántico y de la gestión técnica, económica y comercial de la compañía. Memoria lúcida de quien durante más de 150 años fue un claro referente en el sector naviero nacional y naufragó en un inmerecido final.

Luis Mínguez, José Ignacio de Ramón y Lucinio Martínez Santos

Manuel Padín García, Juanjo Loredo y Manuel Marrero Álvarez

Rafael Jaume Romaguera, Juan Carlos Díaz Lorenzo, Juan Cárdenas Soriano, José Ángel González Guisande y Carlos Peña Alvear

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A partir de mañana el Museo Naval de Cartagena abrirá al público la futura sala de interpretación de Isaac Peral, situada en el antiguo taller de calderería del Arsenal, para que los visitantes puedan seguir de cerca los trabajos de restauración del histórico submarino, del que en septiembre próximo se cumplirá el 125 aniversario de su botadura.

Hace seis meses que el submarino “Isaac Peral”  se trasladó desde el paseo marítimo hasta el museo con el fin de recuperar su casco y seguir exponiéndolo sin prolongar su deterioro. En esta fase del proyecto, cada martes y jueves el Museo Naval de Cartagena organizará visitas guiadas concertadas previa reserva para grupos de hasta 15 personas en horario de 12:30 a 14 h. Los interesados en seguir este recorrido pueden recibir más información y efectuar las reservas en el teléfono 968.127.138.

El submarino «Isaac Peral», en su traslado al Arsenal de Cartagena

Después del análisis iniciado en enero del estado del casco y de los procedimientos de intervención más adecuados, esta apertura provisional coincide con la fase de limpieza del casco, cuyo objetivo consiste en devolverle al submarino su imagen original, transformada por los sucesivos repintes, cortes y traslados sufridos.

Se conservará la mayor parte de la imprimación superficial de color plata que ha servido como protector del acero y se eliminará la película de consistencia plástica formada por varias capas de pintura acumuladas durante décadas. En las zonas más dañadas se aplicarán productos inhibidores para detener la oxidación.

El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) —dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte— ha asesorado técnicamente la restauración, enmarcada en un amplio proyecto en el que han participado la Armada, el Ayuntamiento de Cartagena y las fundaciones Repsol y Juanelo Turriano. A la iniciativa se han sumado también instituciones locales como el Centro Tecnológico Naval, la Universidad Politécnica de Cartagena, el Instituto Politécnico y el Centro de Formación Profesional de los Salesianos.

La museografía de la nueva sala se completará con el despacho de Isaac Peral, objetos personales, colecciones de planos y otros fondos vinculados al inventor y al submarino, pertenecientes a los museos navales. Una gran arcada acristalada de 90 metros cerrará este espacio, de forma que el sumergible permanecerá siempre visible desde el exterior. La inauguración oficial será en la primera quincena de septiembre, dentro de los actos conmemorativos del 125 aniversario de la botadura, informa la Armada española.

Foto: Armada española