Juan Carlos Díaz Lorenzo

Acciona-Trasmediterránea opera en todas sus delegaciones con el Sistema Acreditación de Residencia Automatizado (SARA), desarrollado por el Ministerio de Fomento, para los billetes de residentes en Canarias, Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla. Se suma así a las otras compañías de transporte marítimo y aéreo ue han habilitado este sistema, lo que evita al pasajero presentar el documento físico.

El citado sistema está plenamente operativo en todas las oficinas de venta de la naviera, cuya implantación se ha producido a primeros de este mes, informa la compañía. Con ello se facilita a los pasajeros el cumplimiento de los requisitos, exigidos desde el pasado mes de septiembre, de acreditar en cada viaje la condición de residente no peninsular para poder beneficiarse de  la bonificación al transporte marítimo.

Acciona Trasmediterránea forma parte del sistema SARA

Foto: Acciona-Trasmediterránea

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde 1967, con el primer “Guanarteme”, Naviera Petrogás –empresa fundada por Ramón Biosca Torrent, una de las figuras destacadas de los primeros tiempos de DISA- tiene a su cargo la distribución de combustibles en el archipiélago canario. En la actualidad y desde hace algunos años, la compañía se denomina Distribuidora Marítima Petrogás y es sucesora, ahora bajo la dirección de Santiago Rull Cullen, de la trayectoria seguida en su día por Ramón Oñate Ibarra y Pedro Onandía Torrontegui.

En la imagen vemos la maniobra, a primera hora de esta tarde, del petrolero “Guanarteme” en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife –como el resto de la flota de la compañía- es un buque de nueva generación, construido en astilleros de Turquía y puesto en servicio en 2004. Quimiquero IMO 2, al igual que su gemelo “Nivaria», registra 2.815 toneladas brutas y 4.222 toneladas de peso muerto y son sus principales dimensiones 94 m de eslora total, 14 m de manga y 5,2 m de calado máximo. Código IMO 9280134.

El petrolero «Guanarteme» maniobra en el puerto de Santa Cruz de La Palma

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió ayer una nueva escala programada del crucero de turismo “Queen Victoria”, que arribó a primera hora de la mañana procedente de Lisboa en viaje a Southampton, en esta oportunidad con 1.959 pasajeros a bordo y 979 tripulantes. El elegante buque de Cunard Line está en la actualidad abanderado en Bermudas por razones de índole fiscal y costes de explotación en lo que se refiere a tripulaciones.

“Durante su estancia en puerto los turistas y los tripulantes francos de servicio  animaron la zona portuaria y eso a pesar de la amenaza de la lluvia, que no se cumplió, lo que propició verlos en las calles de la ciudad, en los comercios, la hostelería, en las áreas de descanso pero, sobre todo, en la zona portuaria, donde no faltaron los gaiteros para animar el ambiente. Diez autobuses salieron de excursiones a Compostela, Cambados, La Toja y Bayona la Real”, comenta Alfredo  Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan.

Es un buque de la clase «Vista», construido en Italia

Visto de proa, a crujía, con los cabos dados a tierra por babor

Los gaiteros animaron el ambiente en la zona portuaria

En la maniobra de salida, visto por la amura de babor

Visto en toda su eslora por la banda de babor

Fotos: Alfredo Campos Brandón

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Palma, isla marinera por excelencia, cuyos vínculos históricos con la mar se remontan al siglo XV y alcanzó su mayor esplendor en el siglo XIX, ofrecerá el próximo jueves, 22 de noviembre, la bandera de combate al Buque de Acción Marítima “Rayo” (P-42), en el transcurso de una ceremonia naval que se celebrará a mediodía en el puerto de Santa Cruz de La Palma. Con este motivo también se desplazará al puerto palmero el BAM «Meteoro» (P-41), primero de la serie.

El acto estará presidido por el almirante jefe del Mando Naval de Canarias, Gregorio Bueno Murga y la madrina será, por razón del cargo político que ostenta, la presidenta del Cabildo. En su momento, y a iniciativa del Grupo Popular en la primera corporación insular, se adoptó el acuerdo institucional entre las fuerzas que lo componen de hacer entrega de la Bandera de Combate a uno de los nuevos BAM de la Armada española con base en Canarias.

El BAM «Rayo» es el segundo de su clase con base en Canarias

El gabinete del almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada contestó afirmativamente a la propuesta del Cabildo Insular de La Palma, fijándose la fecha para el 22 de noviembre. Con este acto, La Palma, isla en la que han nacido tres almirantes (Francisco Díaz Pimienta, Antonio Fernández Rojas y Amancio Rodríguez Castaños),  reafirma su relación con la Armada, como ya lo hizo anteriormente con la bandera de combate al patrullero “Centinela” y la medalla de oro de la isla al buque-escuela “Juan Sebastián de Elcano”.

En el acto también participará una compañía de honores que estará formada, además de las escuadras y secciones de la Armada, por una sección del Ejército de Tierra procedente del CEFOR de La Palma y la banda de música del Mando Aéreo de Canarias. El público que lo desee podrá visitar el BAM «Meteoro» mañana, miércoles, de 15,30 a 18 h y el BAM «Rayo», el jueves de 15,30 a 18 h y el viernes de 09,30 a 13,30 h. Es la primera vez que ambos buques visitan el puerto palmero y se trata de las unidades más modernas de la Armada Española en su clase.

Foto: Mando Naval de Canarias

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En su primera escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, esta mañana arribó el megacrucero panameño “MSC Divina”, procedente de Casablanca en viaje a Funchal, con una expedición de 3.200 turistas y 1.100 tripulantes. Coincide con otros cuatro buques de la industria turística: “Norwegian Spirit”, “Albatros”, “Azamara Quest” y “La Belle de l’ Adriatique”.

A bordo del buque “Norwegian Spirit” viajan dos mil pasajeros y 950 tripulantes; en el buque “Albatros”, 600 pasajeros y 350 tripulantes; en el buque “Azamara Quest”, 600 pasajeros y 400 tripulantes  y en el buque “La Belle de l’ Adriatique”, 200 pasajeros y 60 tripulantes. En total, en números redondos, algo más de 6.400 turistas han llegado hoy al puerto de Santa Cruz de Tenerife en una jornada tranquila, con el cielo cubierto y temperatura agradable.

Los buques «MSC Divina», «Norwegian Spirit» y «Albatros» comparten atraque

El buque “MSC Divina” es propiedad de MSC Cruceros y ha sido construido en Chantiers de l’ Atlantique, en St. Nazaire (Francia). Es una versión mejorada de la serie “MSC Fantasía” y entró en servicio en mayo de 2012. Inicialmente iba a llamarse “MSC Fantástica”, pero una sugerencia de la actriz Sofía Loren al propietario de la compañía hizo que se cambiara el nombre por el actual, en homenaje suyo.

De 139.072 toneladas de registro bruto, mide 333,30 m de eslora, 38 m de manga, 66,86 m de quilla a perilla y 8,29 m de calado máximo. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico con una potencia de 40.000 kw y una velocidad de 23,7 nudos. Dispone de 1.739 camarotes, es decir algo más de un centenar con respecto a los buques de la misma serie.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Redacción

En el transcurso de un acto celebrado el pasado 10 de noviembre en el Casino de Santa Cruz de Tenerife, Manuel Marrero Álvarez ingresó como miembro numerario de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, cumpliendo así con el acuerdo de la junta directiva adoptado en su día por unanimidad.

Abrió la sesión el presidente de la Academia, Enrique García Melón, quien dio paso al secretario, Manuel Garrocho Martín, para dar lectura al acuerdo plenario por el que se admite al nuevo académico, a propuesta de los miembros Enrique García Melón, José Perera Marrero y Juan Carlos Díaz Lorenzo y, a continuación, Manuel Marrero Álvarez pronunció su discurso de ingreso con una conferencia titulada “Edad de oro de los grandes trasatlánticos”.

Manuel Garrocho Martín lee el acuerdo de la junta directiva de la Academia

Entretenida y amena intervención en la que su autor hizo un recorrido histórico por los grandes protagonistas del transporte marítimo entre Europa y América en la primera mitad del siglo XX. Evocación de compañías navieras, barcos, personajes y hechos históricos en tiempos de paz y de guerra más destacados que jalonaron toda una época, con el relevante protagonismo de Gran Bretaña, Alemania, Francia, Holanda, Italia y España.

Dado su conocido afán y entusiasmo por las cosas de la mar y los barcos, la conferencia de Manuel Marrero Álvarez hizo revivir a los asistentes no sólo los principales hitos de la comunicación trasatlántica de la época y las vicisitudes de cada compañía (Cunard, White Star, Norddeutscher Llody, CGT, Italia di Navigazione…) y de sus buques, sino hilvanado todo ello con las razones políticas, sociales y económicas de cada momento.

Manuel Marrero Álvarez, en el transcurso de su intervención

«Edad de oro de los grandes trasatlánticos», conferencia del nuevo académico

La conferencia estuvo acompañada de una selección de imágenes de los grandes trasatlánticos ingleses “Mauretania”, “Lusitania”, “Aquitania”, “Olympic”, “Titanic” y “Britannic”; y los tres “monstruos” alemanes de Hapag: “Imperator”, luego “Berengaria”; “Vaterland”, luego “Leviathan” y “Bismarck”, luego “Majestic”, así como los buques “Ile de France” y “Normandie”, en el caso de Francia e Italia, con sus elegantes trasatlánticos “Rex” y “Conte di Savoia”.

Mención para EE.UU. con los trasatlánticos “América” y más tarde el célebre “United States”, imbatido en su clase en el cruce del Atlántico; el resurgir de Alemania con los trasatlánticos “Bremen” y “Europa”; Inglaterra, con los trasatlánticos “Queen Mary” y “Queen Elizabeth”, el primero conservado como hotel flotante en la costa oeste de EE.UU. y el segundo perdido por un incendio en aguas de Hong Kong.

El último tramo de su intervención lo dedicó a la Compañía Trasatlántica Española, la gran protagonista junto a Pinillos e Ybarra de las líneas trasatlánticas de nuestro país. Y lo hizo con un recorrido por los principales acontecimientos y los buques “Infanta Isabel de Borbón” y “Reina Victoria Eugenia”, “Alfonso XIII”, luego “Habana”; “Marqués de Comillas”, “Magallanes” y “Juan Sebastián Elcano”, “Virginia de Churruca” y “Satrústegui”, “Covadonga” y “Guadalupe”  y “Begoña” y “Montserrat”.

Juan Carlos Díaz Lorenzo, padrino del académico, contesta el discurso de ingreso

A continuación le contestó el vicepresidente de la Academia y padrino del nuevo académico, Juan Carlos Díaz Lorenzo, quien dijo que “hoy recibimos a una persona con un inusual sentido de la amistad en estos tiempos de hondas dificultades y arraigado materialismo, un sentido práctico y amable de la vida y una larga experiencia profesional directamente relacionada con el puerto tinerfeño”.

Manuel Marrero Álvarez nació en 1933 en Santa Cruz de Tenerife y estuvo unido a la Compañía Trasatlántica Española durante los 45 años que duró su vida laboral, desde su llegada en 1949. En una primera etapa como jefe de la oficina de los agentes de siempre de la centenaria naviera española, Sres. Viuda e Hijos de Juan La Roche, “sinónimo de honradez y prestigio, cuya manifiesta lealtad a la compañía, manteniéndose ajena a otros clientes, acabaría pasándole una dolorosa factura” y provocaría su cierre en 1984. Momento en el que la dirección de la compañía, en Madrid, nombró a Manuel Marrero delegado regional de Compañía Trasatlántica Española en Canarias, cargo que desempeñó por espacio de una década, hasta su jubilación anticipada.

 “Más allá del acontecer portuario, Manolo Marrero es hombre de buena memoria y apasionado de la historia naval, como hemos podido apreciar en su discurso de ingreso. Desde el principio de nuestra amistad compartimos vocación por la época de los trasatlánticos y su presencia en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. De ello nos ha dejado constancia en su libro titulado ‘Trasatlántica y la emigración canaria a América’, publicado en 2008”.

“Dicho libro es el reflejo de un amor irrepetible y escenificado en una compañía naviera que tanto ha significado en la historia del puerto de Santa Cruz de Tenerife –y de España y América Latina toda- y que figuró entre las más antiguas de Europa, pues en los últimos años, en manos de unos empresarios de dudosa capacidad, Trasatlántica se hundió irremisiblemente”.

“La Academia se enriquece hoy con la llegada de Manuel Marrero Álvarez por las razones que he dicho con anterioridad. Y estoy seguro que también el nuevo académico se enriquece en su conocimiento y afectividad con la experiencia y la amistad de todos nosotros que, desde hoy y al menos oficialmente, somos sus nuevos amigos y colegas académicos”.

Enrique García Melón impone la medalla de la Academia al nuevo académico

Manuel Marrero y Juan Carlos Díaz Lorenzo se funden en un abrazo

Manuel Marrero Álvarez, arropado por los miembros de la Academia

Juan Carlos Díaz Lorenzo y Manuel Marrero Álvarez

A continuación, el presidente de la Academia le impuso la medalla y le entregó el título acreditativo y la insignia correspondiente, momento en el que ambos se fundieron en un emotivo abrazo, haciéndolo a continuación con su padrino de ceremonia entre los aplausos de los académicos asistentes y de sus familiares. Excusaron su asistencia los académicos Roberto González Díaz, Alberto Darias Príncipe y Antonio Burgos Ojeda, por encontrarse fuera de la isla.

Fines de la Academia de Ciencias de la Navegación

La Academia Canaria de Ciencias de la Navegación tiene como fines Investigar y fomentar el estudio de la navegación, en sentido amplio, así como su enseñanza y difusión; estimular las publicaciones sobre temas relacionados con la navegación; organizar convenciones, jornadas y cursos que ayuden a un mejor conocimiento de la navegación, por parte de nuestra comunidad archipielágica, tan dependiente del sector marítimo; colaborar en la formación del profesorado, en sus múltiples perfiles y estudiar lo relativo a la normativa, nacional e internacional, relacionada con la navegación en general.

Entre sus principales actividades, realiza encuentros con personas estudiosas de temas relacionados con la navegación, promueve la organización de cursos y jornadas sobre las ciencias de la navegación, publicar estudios y trabajos relacionados con los fines expresados y fomenta la organización de convenciones, jornadas, cursos y conferencias, relacionados con los diferentes aspectos de la navegación.

Los miembros numerarios de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación son los siguientes:

1.- Enrique García Melón, capitán de la Marina Mercante, doctor en Ciencias del Mar y en Marina Civil, catedrático de la Universidad de La Laguna.

2.- Juan Carlos Díaz Lorenzo, historiador, investigador y periodista, licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Santiago de Compostela.

3.- Manuel Garrocho Martín, capitán de la Marina Mercante y doctor en Marina Civil

4.- Juan Imeldo Gómez Gómez, jefe de máquinas, doctor en Marina Civil y profesor titular de la Universidad de La Laguna.

5.- Arturo Hardisson de la Torre, doctor en Farmacia y catedrático de la Universidad de La Laguna

6.- José Perera Marrero, capitán de la Marina Mercante, doctor en Marina Civil y profesor titular de la Universidad de La Laguna.

7.- Antonio Burgos Ojeda, doctor en Medicina, profesor titular de la Universidad de La Laguna.

8.- Roberto González Díaz, capitán de la Marina Mercante y doctor en Marina Civil, capitán del buque-hospital “Esperanza del Mar”.

9.- Francisco Noguerol Cajén, capitán de la Marina Mercante y doctor en Marina Civil, práctico del puerto de Santa Cruz de La Palma.

10.- Juan Antonio Irigoyen Jiménez, capitán de corbeta (RNA) y doctor en Marina Civil.

11.- Enrique Melón Rodríguez, doctor en Marina Civil, profesor contratado de la Universidad de La Laguna.

12.- Abel Camblor Ordiz, doctor en Marina Civil, profesor titular de la Universidad de Oviedo.

13.- Antonio Fraidíaz Becerra, doctor en Marina Civil, profesor titular de la Universidad de Cádiz.

14.- Santiago Iglesias Baniela, bidoctor en Marina Civil (Universidad de La Coruña y Universidad de La Laguna), profesor titular de la Universidad de La Coruña.

15.- Antonio Manuel Couce Calvo, capitán de fragata del Cuerpo General de la Armada y  diplomado de Estado Mayor.

16.- Gonzalo Lozano Soldevilla, doctor en Biología y en Marina Civil, profesor titular de la Universidad de La Laguna.

17.- José Manuel Martínez Mayán, doctor en Marina Civil, profesor titular de Escuela Universitaria, Universidad de La Coruña.

18.- Luis Alonso Santos Jara, doctor en Marina Civil, profesor asociado de Universidad.

19.- Daniel García Gómez de Barreda, doctor en Ciencias del Mar, profesor titular de la Universidad de Cádiz.

20.- Carlos Pérez Labajos, doctor en Marina Civil, profesor titular de la Universidad de Cantabria.

21.- Alberto Darias Príncipe, doctor en Historia y catedrático de la Universidad de La Laguna.

22.- Manuel Marrero Álvarez, directivo naviero y delegado regional de Compañía Trasatlántica Española en Canarias (1984-1993).

Asimismo, son miembros correspondientes de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, las siguientes personas:

1.- María Concepción Rodríguez Rodríguez, capitán de la Marina Mercante y doctora en Marina Civil.

2.- César Rodríguez Quintana, capitán de la Marina Mercante y doctor en Marina Civil.

Fotos: Manuel Marrero Díaz

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Por primera vez en el puerto de Santa Cruz de La Palma la estampa marinera del crucero de turismo “Thomson Majesty”, que es la de un barco bonito, elegante y bien proporcionado. Está al servicio de Tui Cruises, fiel cliente de los puertos canarios en la temporada de invierno y sustituye al buque “Thomson Destiny”, ahora explotado por Louis Cruises en el Mediterráneo.

De 40.876 toneladas brutas, 21.602 toneladas netas y 2.700 toneladas de peso muerto, mide 207,26 m de eslora total, 27,60 m de manga y 6,20 m de calado. Está propulsado por cuatro motores Wärtsila 6R42, con una potencia de 21.120 kw sobre dos ejes y una velocidad de 20,5 nudos. Tiene capacidad para 1.460 pasajeros. Código IMO 8814744.

Es un barco bonito, elegante y bien proporcionado

Construcción número 1.312 del astillero Wärtsila, en Turku (Finlandia), el buque fue contratado por la compañía Birka Line y sobre el proyecto iba a llamarse “Birka Queen”. Construido en dique seco, el 23 de enero de 1990 se procedió a la colocación del primer bloque de su quilla y el 15 de noviembre de 1991 flotó por primera vez. Diferencias surgidas en torno al precio final, al parecer por un error de cálculo del astillero y la quiebra de Wärtsila, lastraron la entrega del buque a su propietario.

Kvaerner Masa, sociedad industrial de nueva creación compró el astillero de Turku y gestionó la terminación y venta del buque, que fue entregado en julio de 1992 a Majesty Cruise Line y bautizado con el nombre de “Royal Majesty”. Comenzó entonces una etapa con bastante éxito con base en el puerto de Nueva York.

Visto por la amura de estribor, en su primera escala en el puerto palmero

En mayo de 1997 se vendió a la compañía Norwegian Cruise Line y lo abanderó en Bermudas con el nuevo nombre de “Norwegian Majesty”. Entre los meses de enero y abril de 1999 fue alargado con una nueva sección de 33,60 m de eslora, realizándose los trabajos en el astillero Lloy-Werft, en Alemania.

En abril de 2008 el buque fue vendido a Louis Cruise Line, aunque siguió al servicio de Norwegian Cruise Line. En noviembre de 2009 pasó a bandera de Malta con el nuevo nombre de “Louis Majesty” y unos meses después, el 3 de marzo de 2010, su nombre saltó a primera línea informativa cuando un golpe de mar en medio de un fuerte temporal en el mediiterráneo occidental provocó la rotura de cristales y dos muertos, entrando de arribada forzosa en el puerto de Barcelona.

Fotos: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Durante unos días permaneció atracado en el muelle del arsenal militar de Las Palmas el buque anfibio “Johan de Witt” (L-801), de la Real Marina de Holanda, como apreciamos en la foto de nuestro colaborador David Pérez Rivero. Este buque es similar a los españoles “Castilla” y “Galicia”, tipo LPD (Landing Platform Dock) y es de aplicación tanto militar como civil en casos de emergencias.

Construido en el astillero «De Schelde», en Vlissingen (Holanda), el 18 de junio de 2003 se procedió a la puesta de quilla, el 13 de mayo de 2005 resbaló por la grada y en 2007 entró en servicio. Es el segundo LPD de la Real Marina de Holanda de la clase “Rotterdam” y rinde homenaje a la figura de Johan de Witt, destacado personaje de la política del siglo XVII en los Países Bajos.

El buque LPD holandés «Johan de Witt», en el Arsenal Militar de Las Palmas

Es un buque de 16.680 toneladas de desplazamiento a máxima carga, siendo sus principales dimensiones 176,35 m de eslora total, 29,20 m de manga y 5,55 m de calado máximo. Está propulsado por un sistema diesel-eléctrico con una potencia de 22.000 caballos sobre dos ejes, que le permite mantener una velocidad de 19,5 nudos. Tiene una tripulación de 146 personas y puede embarcar 547 marines con sus equipos completos.

Dispone de una cubierta de vuelo de 58 x 25 m y un hangar de 600 metros cuadrados de superficie, lo que permite alojar a seis helicópteros de tipo medio (NH-90, Lynx o Sea King) o cuatro helicópteros pesados (EH-101 Merlin o CH-47D Chinook). En su cometido de buque de desembarco tiene un dique inundable y tres cubiertas para lanchas de desembarco y vehículos ligeros y pesados, que suman 2.675 metros cuadrados de superficie. Está equipado con sistemas y sensores para la guerra electrónica, dos cañones Goalkeeper de 30 mm y cuatro cañones de 20 mm.

Foto: David Pérez Rivero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace tiempo el puerto de Las Palmas de Gran Canaria se ha convertido en una importante base de apoyo logístico para la industria “off shore” que acontece en el Golfo de Guinea, en el que varios países ribereños están metidos de lleno en el sondeo y extracción de petróleo crudo. Es también puerto de escala en las idas y venidas con Asia, África y América.

Una red de industrias auxiliares se ha instalado en torno a esta actividad, que genera buenos ingresos, de modo que es muy frecuente ver a plataformas petrolíferas, grandes remolcadores “off shore”, buques sísmicos, “suppliers” y asimilados entrando y saliendo del recinto portuario. Las fotos de nuestro colaborador David Pérez Rivero son un ejemplo de ello.

El buque «Maersk Lancer», visto por la amura de estribor

Vista de popa de la cubierta principal del buque «Maersk Lancer»

Buque de apoyo «Samsom», dotado de una imponente grúa

Buques «Mariska G» y «Samsom»

«Ocean Explorer», buque de investigación sísmica

«Western Regent», otro buque para la exploración del fondo marino

ASTICAN tiene bastante trabajo con la presencia «off shore»

Fotos: David Pérez Rivero

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En la paz de la noche palmera, la estampa marinera del crucero de turismo “Albatros” se recorta en las aguas tranquilas del puerto insular, y lo destaca una guirnalda de luces que lo recorre de proa a popa, como apreciamos en la imagen de nuestro estimado amigo y colaborador José Javier Pérez Martín. Al resguardo del Risco de la Concepción y del dique de abrigo, la escala placentera tiene la atracción de una isla única, diferente y preferida por los turistas.

El turismo marítimo de invierno ha encontrado en La Palma, desde hace tiempo, uno de sus destinos preferidos. Cada año va a más y eso a pesar de la crisis, que también afecta aunque en menor medida a los mercados emisores europeos. La industria ha crecido de una manera descomunal y una parte de los buques de última generación hacen presencia en la isla, aunque también otros más clásicos, como este “Albatros”, que con sus cuarenta años de vida marinera es el reflejo de una época de la construcción naval.

Las luces de la ciudad y las del puerto se hacen patentes

La guirnalda de luces remata la estampa iluminada del crucero «Albatros»

Fotos: José Javier Pérez Martín