Ejemplo de valor y coraje

febrero 5, 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días hemos tenido la inmensa satisfacción de compartir una velada entrañable con el capitán Tomás González Sánchez-Araña y su esposa, Soledad Méndez, tras conseguir recalar a buen puerto, al resguardo de la vida, después de un año de singladuras difíciles, capeando los temporales más duros con los que jamás se había enfrentado. Lo ha hecho en las mejores condiciones posibles, con buen calado y francobordo y hoy tiene y mantiene una sonrisa y la expresión sincera en su rostro de su talante entrañable.

El amigo Tomás nos dijo el mismo día en que le diagnosticaron un cáncer que iba a capear el temporal que se le avecinaba como nunca lo había hecho hasta entonces. Y nosotros, que conocemos su vida marinera, su arrojo y su valentía, sabíamos a ciencia cierta que lo iba a hacer con todo su esfuerzo, su gran capacidad y su mayor tesón. Y así ha sido.

Tomás y Sole, un esfuerzo compartido y bien respaldado

Hace unos días, los doctores que le han atendido en el Hospital La Candelaria, donde ha recibido el tratamiento correspondiente, le han dado el alta médica y ahora toca hacer las revisiones periódicas. Durante todo este tiempo nos hemos mantenido en permanente contacto. Sin duda, el que las cosas hayan salido bien se debe, asimismo, al empeño y la dedicación constante y permanente que ha puesto Sole, abnegada y entregada en todo tiempo y circunstancia.

Tomás tiene de nuevo su voz clara y su expresión vital latente. Su alegría es un canto a la vida. Sus ganas de vivir y sus ansias de emprender nuevas singladuras, oteando la línea del horizonte desde Las Caletillas o desde Hermigua, o quizás desde las tierras anchas y llanas de la castellana Zamora. Da igual. Lo importante, lo realmente importante, es mantener el rumbo correcto y seguir compartiendo singladuras emocionales, una forma de disfrutar de su amistad, su experiencia y sus conocimientos en CEPSA, Fred. Olsen, Alisur y en Salvamento Marítimo. Una escuela de sabiduría náutica inagotable.

Con un loro que vino de Venezuela, en sus años de mar y barcos

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anuncios

11 comentarios to “Ejemplo de valor y coraje”

  1. Desde luego, “el que tiene un amigo …” Yo si se lo que tengo en la persona de mi amigo Juan Carlos Díaz Lorenzo, una amistad inquebrantable en todas la circunstancias vitales, que el conoce como nadie, tanto en el aspecto profesional de la Mar como el personal.
    Gracias amigo, porque tu apoyo en todo momento ha sido fundamental para capear mis borrascas personales.

    • Arturo Villalba said

      No lo sabía, un abrazo muy grande y como dice Juan Carlos tú has vencido tormentas mayores. Esta la pasas de través.

  2. José de Barrasa said

    Tomás me alegro muchísimo de tu recuperación, un fuerte abrazo.

  3. Laureano said

    Enhorabuena por tu recuperación, Tomás. Desde Vilassar de Mar te envío mis mejores deseos para esta nueva singladura de tu vida. Un abrazo.

  4. José Chinea said

    Me alegro por su recuperación. Precisamente en esta página Juan Carlos se hizo eco en marzo del 2010 de una comida que tenían pendiente ambos con mi padre y mi tío José Luis que no se pudo concretar finalmente, una pena. Ánimo y mucha salud!!!!!!!

  5. Rubén Darío said

    Enhorabuena por tu recuperación,

  6. Manuel Garrocho Martín said

    Un abrazo fuerte Tomás y a seguir “navegando”, que nos quedan muchas singladuras por la proa.
    M. Garrocho.

  7. Muchas gracias a todos, queridos compañeros y amigos en general, porque vuestro apoyo fue fundamental para ganarle batalla al “bicho” ese.
    Seguiremos avante. Un abrazo y repito ¡Gracias amigos!

  8. Admirado Tomás, nunca es tan dura la mar como la vida y has vencido en ambas empresas. Enhorabuena y a seguir a “toda máquina”. Felicitar también a “Sole” por esa entrega y apoyo incondicional y a JC Díaz Lorenzo por esa redacción llena de sentimiento y fuerza a la par.

    Felipe Antelo

  9. […] día se supo enfermo y le plantó cara a la nueva situación con decisión y energía, ejemplo de valor y coraje, afrontando sus sesiones de “quimiquera”, como él decía, con bastante optimismo. Capeó en […]

  10. […] día se supo enfermo y le plantó cara a la nueva situación con decisión y energía, ejemplo de valor y coraje, afrontando sus sesiones de “quimiquera”, como él decía, con bastante optimismo. Capeó en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: