La apuesta de Fred. Olsen por La Palma

enero 8, 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La presencia de Fred. Olsen en La Palma no es nueva. La histórica compañía noruega mantiene vínculos con la isla desde hace más de ochenta años, cuando las primeras motonaves de su contraseña –Betancuria, Breñas, Bajamar y Bañaderos– comenzaron a hacer escala en el puerto de Santa Cruz de La Palma para cargar la preciada fruta verde que luego se distribuía en los mercados europeos.

Así pasaron los primeros años de este servicio y después del paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, en la que se perdió la motonave Breñas, los barcos fruteros de Fred. Olsen volvieron de nuevo a La Palma, asegurando así uno de los renglones vitales de la economía insular.

En abril de 1966, Fred. Olsen sr., hijo de Thomas Olsen, visitó La Palma y se quedó prendado de las posibilidades de la isla. Así lo hizo saber a las autoridades de la época y en declaraciones a la prensa local, como recoge la crónica de Diario de Avisos. En dicho año, los veteranos fruteros fueron relevados por los novísimos ferries Black Watch y Black Prince, a los que en 1970 se unió otro buque similar llamado Blenheim.

En 1986, cuando habían transcurrido veinte años del eficiente servicio de estos buques en la zafra frutera de Canarias con destino al Reino Unido y Continente, Fred. Olsen & Co. irrumpió en el sector de los cruceros de turismo, escenario nuevo que, sin embargo acumulaba la experiencia de las líneas regulares de pasajeros entre Noruega e Inglaterra, iniciada a partir de 1937 con los buques Bretagne, Black Prince y Black Watch. Suspendido a comienzos de 1940, con motivo de la II Guerra Mundial, el servicio se restableció a la vuelta de la paz y se reforzó en 1951 y 1953 con los nuevos buques Blenheim y Braemar, que sustituyeron a los buques Black Prince y Black Watch, perdidos durante la contienda.

Desde mediados de la década de los sesenta, y en los meses de verano, los nuevos ferries Black Watch y Black Prince, rebautizados para la ocasión con los nombres de Venus y Júpiter, tomaron el relevo de los buques de pasaje convencionales. En dicho tráfico también participaron otros barcos de Fred. Olsen & Co., algunos de ellos fletados: Vikingfjord, Buenavista, Bonanza –que después sería el segundo Benchijigua-, Christian IV, Skagen (después rebautizado Borgholm), Blenheim, Bolero, Borgen, Viking III, Bolette, Braemar y Bayard.

En 1987 Fred. Olsen Cruise Line comenzó su existencia con el crucero Black Prince, tras la reconversión del antiguo ferry en los astilleros Wärtsila, dotado de la primera marina flotante instalada en un buque de esta naturaleza, a modo de desplegable por la popa y con capacidad para 527 pasajeros. De nuevo el puerto de Santa Cruz de La Palma figuró entre los preferidos de los itinerarios de la compañía, y desde entonces su presencia ha sido constante.

En noviembre de 1996 se incorporó el segundo buque de cruceros, Black Watch, recuperando así el nombre del antiguo ferry gemelo del Black Prince. Este buque es un crucero clásico, construido con el nombre de Royal Viking Star y puesto en servicio en junio de 1972. Tiene capacidad para 820 pasajeros.

Los cruceros "Boudicca" y "Black Watch", en Santa Cruz de La Palma

En agosto de 2001 la flota de cruceros se incrementó con el buque Braemar, construido en los astilleros Unión Naval de Levante (Valencia) y puesto en servicio en junio de 1993 con el nombre de Crown Dynasty. Tiene capacidad para 977 pasajeros, después del alargamiento del casco efectuado en astilleros alemanes.

En febrero de 2006 entró en servicio el crucero Boudicca, gemelo del Black Watch y, al igual que éste, construido con tal finalidad con el nombre de Royal Viking Sky y puesto en servicio en junio de 1973. Ambos buques, y otro más que conforma la serie –actual Albatros, ex Royal Viking Sea-, fueron alargados a comienzos de la década de los ochenta en astilleros alemanes cuando eran propiedad de Royal Viking Line.

El 30 de diciembre de 2010 coincidieron tres cruceros de Fred. Olsen en el puerto de Santa Cruz de La Palma

La última adquisición de Fred. Olsen Cruise Line es el buque Balmoral, puesto en servicio en enero de 2008. Es el más grande de su flota y tiene capacidad para 1.230 pasajeros, construido en astilleros alemanes y entregado en junio de 1988 con el nombre de Crown Odyssey. Es un barco elegante, de tamaño medio y un referente de prestigio en el sector.

A comienzos de 2008, Fred. Olsen Cruise Line contaba entonces con cinco cruceros de turismo, lo que permitió ampliar sus itinerarios en diversos escenarios mundiales, aunque con preferencia en el mercado europeo y, especialmente, por el turismo británico, cuya fidelidad por precios, calidad del servicio a bordo e itinerarios es una de sus características.

Los tres cruceros, en una panorámica de la bahia y la capital palmera

Otra perspectiva, con Santa Cruz de La Palma como anfitriona

En mayo de 2009 fue vendido el buque Black Prince a la compañía venezolana SAVECA, propietaria de Ola Cruises y rebautizado Ola Esmeralda. Presentado como el primer crucero de bandera venezolana, colisionó frontalmente con la oposición del gobierno bolivariano, de modo que, después de varios meses amarrado y generando gastos, el buque fue abanderado en Sierra Leona y fletado por Naciones Unidas como hotel flotante en la capital de Haití, tras el terremoto que asoló en enero de 2010 al desgraciado país caribeño.

Canarias es uno de los destinos preferidos de Fred. Olsen Cruise Line y su presencia resulta especialmente notable en los puertos de San Sebastián de La Gomera, Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas y Arrecife de Lanzarote. Son frecuentes, asimismo, los itinerarios que hacen escala en varias islas del archipiélago canario, además de Madeira y otros destinos con base en Dover.

Salida del crucero "Balmoral", dejando por babor al crucero "Black Watch"

Los vínculos de Fred. Olsen con La Gomera son sobradamente conocidos y se remontan a 1904, cuando comenzó la explotación agrícola del sur de la isla, en la comarca de Playa Santiago. En 1974 inició sus singladuras la compañía Ferry Gomera con el primer Benchijigua, un barco que señaló un antes y un después en la historia de la isla y de las comunicaciones marítimas en Canarias.

Líneas Fred. Olsen y su marca comercial Fred. Olsen Express es una de las mejores compañías del sector a nivel europeo, con una flota formada por buques de alta velocidad y el mejor servicio a bordo, sin duda alguna. La Palma tiene la suerte de contar con la presencia de esta compañía y de su buque insignia, Benchijigua Express, el mayor trimarán del mundo, en servicio desde mayo de 2005.

Fotos: Gabilón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: